Portada - Últimas noticias

El apoyo de Rusia a los actos del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) en Siria se ha convertido en un dilema estratégico para Israel.

El portal israelí DEBKAfile publicó el sábado un informe en el que abordó el conflicto entre el régimen de Israel y Hezbolá en Siria y el papel de Rusia en las tensiones entre ambas partes.

El informe también hace referencia a los movimientos de un convoy militar perteneciente a Hezbolá que va desde la ciudad suroccidental de Al-Zabadani hasta el monte de Hermón, región que junto a los altos de Golán —ocupados por el régimen israelí desde 1967— fueron anexionados al régimen israelí en 1981, sin que gozara del reconocimiento internacional.

El primer ministro de Israel, Benyamin Netanyahu, ha expresado reiteradamente su esperanza de que el presidente ruso, Vladimir Putin, detuviera el convoy de Hezbolá y obstaculizase “el despliegue de las fuerzas del movimiento libanés" cerca de dichas zonas anexionadas a Israel.

No obstante, se lee en el reporte, no solo Rusia no hizo nada para restringir los movimientos de Hezbolá, sino que trató de “persuadir a los rebeldes sirios para que se rindan” a las fuerzas del movimiento libanés en el monte de Hermón y los altos de Golán.

Ante los avances de Hezbolá en tales zonas y el rechazo de Rusia a satisfacer los intereses de Israel, el régimen de Tel Aviv atacó el viernes una posición del Ejército sirio cerca de la ciudad siria de Palmira (centro) con el objetivo de impedir el suministro de armas al movimiento libanés, según ha admitido el mismo Netanyahu.

Cabe mencionar que a raíz del ataque que realizaron los aviones de la fuerza aérea israelí, la Cancillería de Rusia convocó al embajador del régimen de Israel en Moscú, Gary Koren.

El informe de DEBKAFile se enmarca en las declaraciones del portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, quien días antes había asegurado que Moscú no permitirá al régimen israelí combatir a Hezbolá desde el territorio sirio

Rusia promete asistencia a Libia en la lucha contra el terrorismo

EL CAIRO (Sputnik) — El Gobierno ruso se comprometió a apoyar la lucha contra el terrorismo en el este de Libia, aseguró el presidente del Parlamento libio, Aguila Saleh Issa.

Libia vive actualmente bajo una dualidad de poderes con un Parlamento electo que sesiona en la ciudad de Tobruk, en el este del país, y un Gobierno de Unidad Nacional con sede el Trípoli y formado con el apoyo de la ONU y Europa.

"Rusia nos ha prometido ayuda en el combate al terrorismo", dijo Issa a Sputnik.

Señaló también que las autoridades del este de Libia pidieron asistencia a Moscú para formar a sus cuadros militares y dar mantenimiento técnico al material bélico.

"La mayoría de nuestros oficiales estudiaron en Rusia, dominan el idioma y saben cómo operar los equipos militares procedentes de ese país", puntualizó.

Las autoridades del este de Libia no dependen de Trípoli y cooperan con el Ejército nacional, al frente del general Jalifa Haftar, que lleva una prolongada batalla contra los islamistas.

Aguila Saleh Issa aádió que el Gobierno de Libia establecido en el este del país está dispuesto a cumplir los contratos militares firmados con Rusia en tiempos de Muamar Gadafi.

"Se crearán comités que controlarán la ejecución de los contratos suscritos con Rusia durante el gobierno de Muamar Gadafi", dijo en declaraciones a Sputnik.

Según agregó Aguila Saleh Issa, los contratos se cumplirán "con la buena voluntad de las dos partes".

Rostec confirma que EEUU compra fusiles kalashnikov a terceros países

Moscú, 14 mar (Sputnik). - EEUU compra fusiles de asalto kalashnikov para sus fuerzas armadas desplegadas en Afganistán a través de terceros países, declaró el director general de la corporación estatal rusa de tecnologías Rostec, Serguéi Chémezov.

"De hecho todos los países compran (fusiles kalashnikov) y aunque los norteamericanos no los compran directamente (a Rusia), los compran para las fuerzas armadas que se encuentran en Afganistán", dijo Chémezov en una entrevista con la cadena Rossiya 24 al indicar que EEUU compra esos fusiles "a través de otros Estados, incluidos países europeos, que antes formaban parte del Pacto de Varsovia".

Insistió en que las réplicas de los kalashnikov, que se producen por ejemplo en China, no son tan eficaces.

"Algunos llaman a veces esos fusiles (kalashnikov) desechables", enfatizó Chémezov al explicar que a pesar de que China lleva varias décadas fabricando estas armas, "todavía no aprendieron a fabricar los cañones, el metal que sirve para producirlos no es de muy buena calidad".

El consorcio Kalashnikov forma parte de la corporación estatal Rostec (Tecnologías de Rusia) y es el mayor fabricante ruso de armas de alta precisión.

Sus productos para uso civil incluyen escopetas, fusiles deportivos, máquinas, herramientas e instrumentos.

Kalashnikov suministra sus productos a casi 30 países.

Rostec controla el 51 por ciento del consorcio Kalashnikov y el restante 49 por ciento lo controlan inversores privados. (Sputnik)

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos