Portada - Últimas noticias

Rusia ha vetado en el Consejo de Seguridad de la ONU el proyecto de resolución sobre Siria presentado por EE.UU., Francia y el Reino Unido tras el ataque químico en la localidad siria de Jan Sheijun (provincia de Idlib), que, según estos países, fue perpetrado por las fuerzas gubernamentales sirias.

¿Qué propone la resolución?

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) informó que actualmente su misión de investigación está recabando información sobre los hechos de todas las fuentes disponibles para analizarla y posteriormente presentar un informe ante el Consejo Ejecutivo de la OPAQ. Según el documento, el Consejo de Seguridad pide a la misión "informar de los resultados de su investigación tan pronto como sea posible".

La resolución señala que "el Consejo de Seguridad condena los casos de uso de armas químicas en Siria, en particular el ataque contra Jan Sheijun", y que "ninguna de las partes en Siria debe utilizar, desarrollar, producir, adquirir, almacenar o transferir armas químicas".

El documento también reza que todas las partes del conflicto sirio deben cooperar plenamente con la OPAQ, y recuerda que las autoridades de Damasco deben proporcionar al personal de la organización acceso a las instalaciones necesarias para la investigación y a la información sobre los registros de vuelos el 4 de abril, entre otras instrucciones.

Rusia exige "una investigación exhaustiva"

Rusia considera "inaceptable" la versión actual de la resolución de la ONU sobre Siria. Moscú cree que los países occidentales se han apresurado a culpar a Damasco del supuesto uso de armas químicas y aboga por llevar a cabo una investigación completa sobre este presunto empleo de agentes tóxicos en la provincia siria de Idlib.

El embajador adjunto de Rusia ante la ONU, Vladímir Safronkov, exigió investigar exhaustivamente los ataques químicos en Siria y expresó su "asombro" por algunas de las conclusiones sacadas por otros miembros del Consejo al respecto. "Hay que averiguarlo todo, realizar una investigación exhaustiva", indicó Safronkov en la reunión del Consejo de Seguridad este miércoles.

¿Cómo lo saben si nadie ha visitado el lugar del crimen?

"Escuché con asombro que los expertos franceses ya llegaron a la conclusión de que lo hizo Damasco (…) ¿Cómo lo saben si nadie ha visitado el lugar del crimen?", se preguntó Safronkov.

Por su parte, el enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, afirmó que Rusia y EE.UU. tienen que trabajar juntos para estabilizar la situación en el país y apoyar el proceso de resolución política del conflicto. "Tras los ataques [con misiles] de EE.UU., [el secretario general de la ONU] es consciente del riesgo de una escalada de violencia y llama a la moderación", afirmó De Mistura ante el Consejo de Seguridad.

Rusia al representante británico ante la ONU: "¡No se atreva a volver a insultar a Rusia!"

El representante permanente de Rusia ante las Naciones Unidas, Vladímir Safrónkov, durante una intervención ante el organismo internacional este miércoles ha exhortado al jefe de la delegación británica, Matthew Rycroft, a que deje de "ofender a Rusia", informa RIA Novosti.

Durante el debate sobre el uso de armas químicas en Siria el representante británico declaró que Rusia estaba "abusando" del derecho de veto y vertió críticas sobre Moscú por apoyar al Gobierno de Bashar al Assad.

A lo que Safrónkov le contestó: "¡No se atreva a volver a insultar a Rusia!". El representante ruso se ha dirigido a su homólogo británico diciéndole que ante la perspectiva de cooperación entre Rusia y Estados Unidos, el Reino Unido "se ha asustado, ha perdido el sueño". "Le da miedo. Hace todo lo posible para socavar esta cooperación. Míreme. No aparte la mirada, ¿por qué aparta la mirada?", ha exclamado.

Según Safrónkov, Rycroft "solo piensa en cómo obstaculizar los esfuerzos" del enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y no permite que se desarrolle el proceso político. El diplomático ruso ha destacado que los británicos buscan aportar "la confrontación y la hostilidad" al Consejo de Seguridad.

El representante de Rusia ha afirmado que Londres "sirve a los intereses de los grupos armados, muchos de los cuales acuchillan a cristianos y a miembros de otras minorías en Oriente Medio".

Uno de los últimos episodios que indican el deterioro de las relaciones entre Moscú y Londres fue la cancelación de la visita a Moscú del canciller británico, Boris Johnson, prevista para el lunes 10 de abril. Johnson explicó que tomó la decisión porque "el desarrollo de los acontecimientos en Siria ha cambiado la situación de manera fundamental".

Rusia ante la ONU: "Las provocaciones de extremistas con armas químicas en Siria pueden continuar"

En su declaración ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el embajador adjunto de Rusia, Vladímir Safronkov, ha señalado que existe "miedo a una investigación imparcial que pueda destapar un esquema elaborado de manipulaciones con las armas químicas" en Siria.

Safronkov ha destacado que Moscú "tiene todas las razones para creer que después de Jan Sheijun pueden seguir otras provocaciones por parte de los extremistas con armas químicas" en Siria.

El embajador adjunto ruso ha declarado que el ataque contra la base aérea de Shayrat (Homs, Siria) por parte de EE.UU., "llevado a cabo antes de la investigación internacional, fue realizado con infracción de las normas del derecho internacional y sin la autorización del Consejo de Seguridad". De esta manera, la aprobación del proyecto de resolución de la 'troika occidental', "de hecho, significaría la legitimización de este acto".

Safronkov ha subrayado que es importante "empezar un trabajo conjunto y ponerse de acuerdo de forma seria sobre un documento en que se van a fomentar nuestras estimaciones", y si los miembros del Consejo de Seguridad lo ven necesario "aprobar una resolución más profunda" sobre las armas químicas en el país árabe.

"Proyecto condenado al fracaso"

En Moscú habían "expresado de forma continua un desacuerdo rotundo" acerca del proyecto de resolución de los tres países de Occidente. De esta manera, el documento "quedó condenado al fracaso" por su carácter unilateral.

Safronkov ha destacado que "el proyecto de resolución determinaba a los acusados antes de llevar a cabo una investigación objetiva e independiente", lo que es "incompatible con las normas de la justicia".

Poco antes Safronkov ha expresado la esperanza de que Washington "reaccione de forma constructiva" a la propuesta de Rusia de enviar una misión internacional independiente a Jan Sheijun, así como a la base aérea de Shayrat.

El embajador adjunto de Rusia ante la ONU ha señalado que el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, "empezó a trabajar" en dicha propuesta, presentada por el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, durante la reunión bilateral mantenida este miércoles en Moscú. De esta manera, Safronkov ha calificado de "infructuosa" la consideración del proyecto de la resolución.

Trump demuestra que es un cretino. "La más hermosa tarta de chocolate": Trump ordenó atacar Siria mientras tomaba postre con Xi Jinping

El presidente de Estados Unidos relata ante las cámaras de la cadena Fox Business cómo fue el momento en el que ordenó que se lanzaran los misiles contra la base áerea siria.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump ha revelado que dio la orden de lanzar los misiles contra la base áerea militar siria cuando estaba cenando con su homólogo chino Xi Jinping.

"Estaba sentado en la mesa, terminando de cenar. Estábamos comiendo el postre, teníamos la más hermosa tarta de chocolate que jamás haya visto. El presidente [Jinping] la estaba disfrutando. Y entonces recibí un mensaje de los generales: 'Los barcos están en posición y cargados, ¿qué hace?'", ha desvelado Trump durante una distendida entrevista en el canal Fox Business.

El mandatario prosiguió su relato contando que después comunicó al líder chino que EE.UU. había lanzado 59 misiles "a Irak". La presentadora, Maria Bartiromo, lo corrigió diciendo se refería a Siria. "Sí, a Siria", recalcó el jefe de Estado estadounidense.

Trump mentiroso y falso: “La OTAN ya no está obsoleta”

La guerra civil en Siria debe terminar tan pronto como sea posible, ha anunciado este miércoles el presidente de EE.UU., Donald Trump, en una conferencia de prensa tras reunirse en Washington con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, informa la agencia TASS.

"Es hora poner fin a esta terrible guerra civil, derrotar a los terroristas y permitir que los refugiados regresen a sus hogares", dijo el mandatario norteamericano, quien además confía en que la Alianza Atlántica ayude al Ejército iraquí en la lucha contra la organización terrorista Estado Islámico.

"Espero que la OTAN empiece a desempeñar un rol importante en el apoyo a nuestros socios iraquíes en su lucha contra los terroristas", agregó Trump, al tiempo que comentó que su secretario de Estado, Rex Tillerson, ha hecho un gran trabajo durante su visita oficial a Rusia celebrada este miércoles.

Señor presidente Trump, ¿la OTAN es o no es obsoleta?

"Quiero agradecer el magnífico trabajo que ha realizado nuestro secretario de Estado para fortalecer a la OTAN, y por promover los intereses en seguridad de EE.UU. y sus aliados durante su viaje a Moscú. Ha hecho un enorme trabajo", agregó Trump.

Asimismo el jefe de la Casa Blanca ha rectificado y ahora considera que la Alianza Atlántica no es una institución obsoleta. "Yo había dicho que la OTAN era una organización obsoleta, pero hoy en día no es una institución obsoleta", agregó el presidente, argumentando que el bloque militar ha sido capaz de adaptarse a los nuevos retos como la lucha contra el extremismo islámico.

Durante su campaña presidencial, Trump hizo saltar las alarmas en repetidas ocasiones al advertir que EE.UU. defendería de forma automática a sus socios de la OTAN en caso de que fueran atacados, solo si es que existiera voluntad de estos países de pagar su parte correspondiente para obtener protección militar. Además había tildado a la Alianza de "obsoleta" y la acusó de no luchar contra el terrorismo.

El último y desconcertante nombramiento de Trump: Kevin Hassett

Julio Llorente

Tras ser elegido por Trump y a falta de que el Senado estadounidense refrende su nombramiento, el economista Kevin Hassett va camino de convertirse en presidente del Consejo de Asesores Económicos, un organismo que analiza e interpreta las evoluciones económicas y que aconseja al presidente de EEUU en materia de política económica. Tal y como recoge Breitbart News, Hassett, que ha escrito numerosos libros relacionados con la política fiscal, es contrario al discurso económico que mantuvo Trump durante la campaña electoral, basado en el ya famosos ‘compra americano, contrata americano’.

No en vano, Hassett defiende que para el crecimiento económico de EEUU deben concurrir dos factores: la importación de trabajadores y de consumidores (es decir, la inmigración); y la expansión de la subcontratación que deriva del libre comercio. Una de sus más conocidas tesis es, de hecho, que ‘un requisito indispensable para el desarrollo económico a largo plazo es la plena participación en la economía global y el sistema comercial.

En esta línea, el designado para el Consejo de Asesores Económicos por el presidente Trump – quien parece haber olvidado sus promesas de campaña – proclama la necesidad de recibir inmigrantes para lograr el desarrollo económico: ‘El crecimiento económico podría expandirse significativamente si la inmigración estadounidense se expandiese’.

Asimismo, Hassett disiente de la actitud contundente que el presidente pretendía mantener respecto a los abusos comerciales chinos: dumping, devaluaciones competitivas… De este modo, en 2010, aseguró que atacar la política comercial sino-estadounidense llevaría al país norteamericano a una situación semejante a la que padeció en los años treinta del pasado Siglo, tras el crac del 29.

El Gabinete de Trump, dividido

La decisión de Trump de bombardear una base aérea siria como réplica al ataque con armas químicas – supuestamente ordenado por el gobierno de Bachar Al-Assad – que acabó con la vida de 80 personas ha tornado explícitas las antes más o menos ocultas disensiones en el seno de su gabinete. Así, podemos decir que éste se divide entre los republicanos al uso, quienes vieron con buenos ojos el bombardeo; y los soberanistas, quienes percibieron aquél como una traición.

Las diferencias ideológicas entre ambos sectores son bastante claras. Mientras los republicanos al uso propugnan el libre comercio, se sienten cómodos con el proyecto globalista y defienden la proyección de los valores estadounidenses por todo el orbe; los soberanistas (con cuyo apoyo ganó Trump las elecciones) consideran que el libre comercio menoscaba a los trabajadores estadounidenses, reivindican el Estado-Nación frente a las tesis mundialistas y estiman que la política exterior del país debe constreñirse a la defensa de los intereses de los norteamericanos.

La pérdida de peso de Bannon en el Gabinete y el bombardeo de la base aérea siria ya evidenciaron que el establishment, los republicanos al uso, va ganando la partida. El nombramiento de Hassett como presidente del Consejo de Asesores Económicos no viene sino a refrendar tal evidencia.

Análisis: El “ultimátum” de Tillerson

 

Colonel Cassad

Brevemente, sobre el ultimátum de Tillerson.

“Queremos aliviar el sufrimiento del pueblo sirio. Rusia puede ser parte de ese futuro y puede jugar un papel importante en él. O Rusia puede seguir apoyando a la banda (Assad, Hezbollah, Irán), lo que, según creemos, no sería bueno para los intereses de Rusia a largo plazo”, afirmó. Según Tillerson, en Washington no se hacen predicciones sobre el calendario para la solución al conflicto sirio, pero Occidente está convencido de que las autoridades de Damasco serán reemplazadas en un futuro próximo. “Todos comprendemos que el reinado de la familia Assad está llegando a su fin”, concluyó el Secretario de Estado.

–Russian.RT.com

No es complicado ver que se presenta a Rusia la sencilla elección entre la continuación de la guerra fría y la capitulación. Exactamente lo mismo que se ofrecía a Rusia en los temas de Crimea y Donbass. La razón es relativamente sencilla: por mucho que las élites rusas querían integrarse en el mundo occidental, este no les aceptó y de ahí todo lo ocurrido desde 2014, que ha extendido en el tiempo el desastroso occidentalismo en Rusia. En el camino de llevar a cabo su propia política exterior -que mina el orden mundial del dominio de Washington-, Rusia se ha visto en una situación en la que se ha intentado retar su estatus como sujeto político en las guerras de Ucrania y Siria. Privar a Rusia de esa capacidad de realizar una política exterior propia es uno de los objetivos de la guerra fría de Estados Unidos. De esta forma, lo mismo que la administración Obama ofrecía en relación a Ucrania, ofrece Tillerson ahora en relación a Siria. Y como antes, las propuestas estadounidenses suponen la elección entre la capitulación y la guerra.

Es evidente que el abandono abierto de Assad, especialmente después de todos los sacrificios (hoy mismo, el Ministerio de Defensa ha anunciado la muerte de dos soldados rusos más), los recursos invertidos y los esfuerzos diplomáticos, no sería menos que una rendición. La retirada de tropas, el cese de la cooperación militar, la terminación de la cooperación con Irán, todo ello dañaría inmediata y decisivamente la posición de Rusia en Oriente Medio.

No estamos hablando de apoyo incondicional o parcial a Assad. Se intenta conseguir que Rusia abandone la postura que viene manteniendo desde 2015, que espera que Assad permanezca al frente del país hasta el final de la guerra y su futuro se decidiría en elecciones tras la guerra. Rusia defendió abiertamente esta postura, que parcialmente ha conseguido. Los actuales intentos están relacionados con la provocación de Khan Sheyhun, utilizada para destruir la vía diplomática y regresar a la exigencia de dimisión de Assad antes del final de la guerra, idea contraria a los intereses de Rusia e Irán y que no es sino un intento de recuperar el lema “Assad tiene que irse”, que nos devuelve a la administración Obama. De forma simultánea, con ayuda de Israel, intentan destruir la relación Rusia-Irán, que amenaza seriamente los planes de Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí en Oriente Medio.

Ambos lados son perfectamente conscientes de que es extremadamente improbable que ese ultimátum sea aceptado, teniendo en cuenta también que el Kremlin rechazó exigencias similares en cuanto a Donbass y Crimea. En el caso de Siria, incluso el tema de las sanciones es irrelevante, ya que en su mayor parte se refieren a Donbass y Crimea y nadie va a levantar esas sanciones antes de la “implementación de los acuerdos de Minsk”. Al contrario, antes de levantar las sanciones antiguas podrían llegar nuevas por Siria. En resumen, Estados Unidos no ofrece más que promesas y palmaditas en la espalda o nuevas amenazas, así que, si no hay acuerdo a nivel de los líderes de la diplomacia de ambos países sobre una reunión a medio plazo entre Putin y Trump, es posible que se siga produciendo un empeoramiento en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, algo que no solo afectará a Siria, sino a todos los demás escenarios actuales y futuros.

Fuente: Slavyangrad

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos