Portada - Últimas noticias

(Ernesto J. Navarro) El próximo 30 de julio se realizará la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente en Venezuela. La oposición asegura que impedirá la celebración del evento con sus guarimbas.

Luego de 100 días de protestas violentas, la oposición antichavista anuncia, una vez más, el inicio de una ofensiva final contra el presidente Nicolás Maduro.

Este lunes, el ultraderechista partido Voluntad Popular convocó a un trancazo, que pretendió la paralización del país.

Además de las guarimbas, mantienen la convocatoria a un ilegal plebiscito contra el presidente Maduro y su amenaza de impedir la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

No es la primera vez que la oposición al chavismo anuncia una avanzada final contra la revolución bolivariana. Tres meses de violencia después, ¿qué puede hacer pensar que se trata de la última ofensiva de los partidos de derecha?

La escalada

Para el internacionalista Basem Tajeldine, el aumento de la agresividad opositora de Venezuela hace recordar episodios como los ocurridos en Ucrania.

"En ese país aumentaron poco a poco las acciones violentas, hasta que el presidente tuvo que ceder. El escenario venezolano actual se parece mucho al ucraniano".

Entrevistado por RT, explicó que durante varios años la oposición "ha trabajado la psiquis de un sector de la población, que hoy acepta la violencia y la muerte con total normalidad. Es un sector que de verdad cree que lucha contra una dictadura. Una dictadura que no existe".

Tajeldine considera que en su escalada contra el chavismo no debe extrañar que muy pronto aparezca un "gobierno de transición" que, como ya ocurrió en otras latitudes, salga por el mundo a hacer campaña y, muy seguramente, "será reconocido por Estados Unidos".

Presión constituyente

Otra de las razones del anuncio de una ofensiva final opositora es "sin duda alguna la elección de la Asamblea Nacional Constituyente".

Consultada por RT, la exdiputada y actual candidata a la ANC Aleydys 'La Chiche' Manaure cree que la oposición aumenta su violencia a contrapelo de la opinión pública.

"La oposición no cuenta con una base de apoyo popular a las guarimbas. Las últimas encuestas ubican en casi 90% el rechazo nacional a las protestas violentas".

Finalmente, Manaure subraya que los partidos opositores "están siendo presionados por quienes dirigen esas acciones violentas que, en última instancia, son sus financistas extranjeros".

Lo que la oposición no quiere contar de los 100 días de protestas en Venezuela

Nathali Gómez

Luego de más de tres meses de acciones opositoras señaladas como violentas por el Gobierno venezolano, pareciera que la única salida con que cuentan los adversarios de Maduro es el diálogo.

Se cumplieron cien días de protestas en contra del Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. En estos tres meses, el volumen de manifestantes se redujo, pero se mantuvieron focos violentos que causaron un centenar de muertes.

En medio de las tensiones y el clima de inestabilidad política, el beneficio de casa por cárcel que se le otorgó a uno de los llamados "presos políticos", dio un giro de tuerca inesperado, que ha sido interpretado por algunos analistas como una posibilidad de diálogo y negociación.

Cien días atrás

El 31 de marzo, la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, le informó al país que había ocurrido una "ruptura del hilo constitucional". Luego de diez años en ese cargo, estas declaraciones conmocionaron al país.

Ortega Díaz se refería a las sentencias del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que asumía las competencias de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que se mantiene en "desacato" y cuyas acciones fueron declaradas nulas a partir de ese momento, reseña la emisora 'Alba Ciudad'.

Tras ese pronunciamiento, los organizadores de las protestas intensificaron sus acciones "para respaldar la destitución de los magistrados del TSJ", según 'El Nacional'. En ese contexto han muerto violentamente 107personas, según listas que manejan los medios locales.

El Gobierno responsabiliza a los factores opositores de causar muertes de civiles y militares con armas de fuego o de fabricación casera, quema y linchamientos de supuestos chavistas y uso de niños en acciones violentas.

De igual manera, se han hecho cierres de las principales vías de tránsito, ataques contra centros de salud, de acopio de alimentosy medicinas, sedes de organismos públicos, asedio a personal diplomático en el exterior, uso de bombas con excrementoscontra las fuerzas de seguridad, entre otras.

En estos cien días, la oposición ha repetido que los cuerpos de seguridad del Estado, encargados de contención de manifestaciones, "reprimen brutalmente" a la población civil.

Según cifras publicadas en los medios, del centenar de fallecidos, nueve han sido por causa de acciones prohibidas hechas por funcionarios de seguridad, de los cuales 34 se encuentran procesados o solicitados.

A través de las redes sociales, dirigentes han llamado a protestas para pedir la "destitución de los magistrados del TSJ", "la libertad de los 'presos políticos'" y "elecciones generales adelantadas", no previstas en el calendario electoral.

Frente a estas demandas, Maduro convocó a una Asamblea Nacional Constituyente, cuyos miembros se elegirán el 30 de julio, como una salida pacífica ante la crisis política que vive Venezuela. Además, el Consejo Nacional Electoral (CNE) informó que los comicios para votar por gobernadores se llevarán a cabo el 10 de diciembre de este año.

La más reciente acción para generar un clima de acuerdo y diálogo, la realizó el TSJ, que concedió arresto domiciliario a Leopoldo López, político de la derecha acusado de dirigir las protestas de febrero 2014 que ocasionaron la muerte de 43 personas, quien cumple ahora una pena de 13 años y nueve meses de prisión.

Una vez conocida la noticia, los partidos políticos de la oposición manifestaron su acuerdo con la medida, pero afirmaron que mantendrían sus "acciones de lucha" que según encuestas, son rechazadas por 85% de la población, reseña 'Telesur'.

¿Barco a la deriva?

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a un plebiscito, no contemplado en la Constitución para hacer una consulta nacional sobre la Asamblea Nacional Constituyente.

Su ex secretario general, Jesús Torrealba, manifestó que los opositores no cuenta con los medios logísticos ni tecnológicos para tal consulta y que actividades como  los "plantones" y "trancazos", donde se cortan las vías en impide el libre tránsito, no llevan a ninguna parte.

Además se refirió al "clima de tranquilidad necesario" para que los participantes se sientan motivados a participar en el plebiscito.

"Si hay conflicto, si hay violencia, si hay muertos, si hay conmoción, no va a haber gente en las colas (para votar)", dijo en una entrevista radial difundida en las redes sociales.

Por su parte, el economista y asesor político de la oposición, Luis Vicente León, considera que en la derecha existe una "división intrínseca" y que hay falta de liderazgo.

"¿Cómo va a salir la gente en los barrios asumiendo un riesgo personal si no tiene a alguien de quien se enamore?", se pregunta ante la poca convocatoria que han tenido las protestas en las zonas populares de Venezuela, recoge 'Prodavinci'.

En su opinión, la medida de arresto domiciliario a López es un "oportunidad para abrir las puertas a una negociación", a pesar de que la derecha venezolana solo plantee como posibilidad la "salida de Maduro".

La oposición, en su punto de vista, "actúa con sobreexpectativas, como si ya hubiera ganado, y siente que cualquier cosa que se le entregue a Maduro y el chavismo es una traición".

Maduro a Marco Rubio: "A Venezuela no la bloquea nadie"

(Nathali Gómez) El mandatario venezolano afirma que nada impedirá que Venezuela tenga una Asamblea Nacional Constituyente, cuyos miembros se elegirán el próximo 30 de julio.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, respondió este martes al senador estadounidense Marco Rubio con la tajante afirmación de que "a Venezuela no la bloquea nadie".

Rubio escribió en su cuenta de Twitter una serie de tuits donde afirmaba que la "reconciliación" era posible si la nación suramericana "cancelaba la Constituyente".

El mandatario venezolano expresó desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, que "ningún Gobierno del mundo puede venir a decirnos: 'paren la Constituyente o los bloqueamos'".

El senador por el Estado de la Florida publicó en las redes sociales que de aprobarse el proceso convocado por Maduro, como única salida ante la crisis política que atraviesa el país, "esperaran severas sanciones de EE.UU. y advirtió que "el tiempo se está agotando".

"El imperio dice que nos bloquea si la Constituye gana. Venezuela es un país libre, soberano y no se deja amenazar ni intimidar", afirmó con énfasis el jefe de Estado venezolano.

El republicano estableció como "condiciones" para la "reconciliación" y "restauración del orden democrático" las mismas exigencias que ha hecho la oposición venezolana: "liberar y conceder amnistía a todos los presos políticos" y realizar "elecciones supervisadas".

"Las protestas terminan si Venezuela vuelve al orden constitucional", afirmó Rubio. Y Maduro le contestó: "Venezuela vencerá con su Constituyente y el imperialismo se tragará sus palabras".

¿Por qué el obstáculo es la Constituyente?

En opinión del internacionalista venezolano Luis Quintana, consultado por RT, la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente, "fortalecería el poder de la revolución bolivariana", por lo que habría qué impedir que se lleve a cabo.

El senador hace esas advertencias "como si de él dependiera que EE.UU. impusiera más sanciones a Venezuela", agrega Quintana.

El analista explica que debido a la merma de las personas que participan en las protestas, que ya cumplieron cien días, y ante la falta de consenso en las sesiones de la Organización de Estados Americanos (OEA) para tratar el caso de Venezuela, "están tomando medidas desesperadas para generar conmociones".

Asimismo, explicó que el anuncio hecho el pasado sábado por el Tribunal Supremo de Justicia de conceder arresto domiciliario al opositor Leopoldo López "desconcertó a los opositores".

La propia esposa de López se había reunido con Rubio el pasado 15 de febrero para pedir la libertad del denominado "preso político", sentenciado a 13 años y nueve meses de cárcel por dirigir las protestas de 2014 que ocasionaron la muerte de 43 personas.

Quintana hizo referencia a que las presiones son mediáticas y políticas "por vías parlamentarias, de partidos políticos y personalidades".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos