Portada - Últimas noticias

Catar ha desclasificado un documento diplomático que indica el papel directo de los príncipes herederos de Arabia Saudí y EAU en apoyar a Al-Qaeda en Yemen.

El documento de nueve páginas, fue enviado al canciller catarí, Mohamad Abdulrahman Al Thani, el 26 de octubre de 2016, e incluye las comunicaciones entre el embajador de Catar en Washington y el subsecretario para Terrorismo e Inteligencia Financiera del Departamento del Tesoro de EE.UU., según recoge el sitio web 'Al-Arabi'.

El texto indica que los príncipes herederos de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Mohamad bin Salman y Mohamad bin Zayed Al Nayhan, respectivamente han proporcionado ayuda a las dos destacadas figuras terroristas vinculadas al grupo Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA).

“El príncipe Mohamad bin Salman ha estado en comunicación constante con las figuras mencionadas en el informe. Él ha logrado, según el subsecretario, reunirse con algunos grupos leales a AQAP, una fuerza contra los Hutíes (el movimiento popular yemení Ansarolá)”, se lee en las notas filtradas.

El reporte dijo que Bin Salman ha mantenido contactos con Ali Abkar al-Hasan y Abdolá Faisal Sadiq al-Ahdal, dos figuras que se encuentran desde el año 2016 en la lista negra de Estados Unidos para los individuos y entidades que apoyan al terrorismo.

El príncipe (saudí) Mohamad bin Salman ha estado en comunicación constante con las figuras mencionadas en el informe. Él ha logrado, según el subsecretario, reunirse con algunos grupos leales a AQAP, una fuerza contra los Hutíes (el movimiento popular yemení Ansarolá)”, se lee en las notas filtradas.

Estados Unidos considera que el AQAP, con sede en Yemen, la rama más peligrosa del grupo terrorista Al-Qaeda, es una organización que ha aprovechado la prolongada agresión liderada por Arabia Saudí en Yemen, para expandir su presencia en varias zonas del este y sur del territorio yemení.

“Desde al menos el otoño de 2012, Abkar era un combatiente de AQAP y viajó con un grupo de otros jeques a Arabia Saudí y los EAU para reunirse con los príncipes saudíes y el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamad bin Zayed”, agregó el texto.

También revelaron que Abkar recibió 1,6 millones de dólares en 2015 a través del jefe de inteligencia saudí Jalid bin Ali al-Humaidan para proporcionar equipo militar a AQAP y a otros grupos terroristas activos en Yemen.

El documento añadió además, que Al-Ahdal había suministrado fondos a AQAP desde 2009 y manejado a combatientes extranjeros y que había sido un líder tribal de alto rango en la provincia oriental yemení de Hadramawt.

Bin Salman, el principal arquitecto de la devastadora guerra de dos años de Arabia Saudí en Yemen, fue nombrado heredero del trono el mes pasado. El joven de 31 años, también se cree que está detrás del reciente bloqueo diplomático y económico impuesto por Riad y sus aliados árabes a Catar.

Informe revela los "principales financiadores" del extremismo islamista en Occidente

El centro analítico británico Henry Jackson Society ha publicado un informe sobre la financiación extranjera de las ramas extremistas del islam en el Reino Unido. Arabia Saudita ha sido nombrado claramente como uno de los principales países 'exportadores' de extremismo en todo el mundo.

En los últimos 50 años, Riad, el aliado más cercano de Londres en Oriente Medio, ha invertido por lo menos 86.000 millones de dólares en el extremismo wahabí, la base ideológica de los movimientos extremistas y yihadistas en Occidente, muchos de los cuales se desarrollan en el Reino Unido, de acuerdo con el informe.

El mismo vincula a varias organizaciones benéficas sauditas con el crecimiento registrado en el número de ciudadanos británicos que se radicalizan y dejan el país para luchar por el grupo yihadista Estado Islámico en Irak y Siria. La forma de educación proporcionada por estas organizaciones promueve, según el centro analítico, una "dura interpretación wahabí de del islam aprobada por el Gobierno saudita".

Recientemente, según apunta el informe, el financiamiento toma la forma de proveer dinero a librerías, escuelas y colegios que distribuyen literatura extremista, incluyendo textos que instan a los musulmanes a convertir al Reino Unido en un Estado completamente islámico como Arabia Saudita.

"Declaraciones infundadas"

Una manifestación en el lugar del atentado contra musulmanes en Finsbury Park, Londres, el R3eino Unido, 20 de junio de 2017 / Marko Djurica / Reuters

Los diplomáticos saudíes en Londres, por su parte, ya han rechazado las conclusiones tomadas por el centro Henry Jackson Society.

En una declaración a la BBC, la Embajada saudí afirmó que las declaraciones sobre su supuesto apoyo al terrorismo son "infundadas y carecen de pruebas creíbles".

"No aprobamos ni toleramos las acciones o la ideología del extremismo violento y no nos detendremos hasta que estos pervertidos y sus organizaciones sean destruidos", aseveraron desde la misión diplomática saudí en la capital británica.

Limitar la financiación del extremismo

El informe señaló que varios países han tomado medidas para limitar la financiación del extremismo proveniente de otros Estados. En Austria, la financiación extranjera a mezquitas e imanes es ilegal desde 2015.

En Alemania, la influencia wahabí, alimentada por el dinero del petróleo de Arabia Saudita, también juega un papel clave en la radicalización de los musulmanes, según la investigadora Susanne Schröter, citada por Deutsche Welle. Por ello, los legisladores también han propuesto medidas para limitar la cantidad de donaciones dirigidas a grupos religiosos del extranjero.

La información disponible sobre la financiación extranjera del extremismo religioso en el Reino Unido es demasiado escasa para llegar a una conclusión completa, por lo que el Gobierno británico, no tiene ninguna legislación propuesta al respecto y debe iniciar una investigación pública sobre el tema, concluyó el informe.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente
galeria de videos