Portada - Últimas noticias

alt

BELGRADO (Sputnik) — La división de Kosovo entre serbios y albaneses podría ser una solución al problema, opinó el ministro de Exteriores serbio, Ivica Dacic.

"La separación, o como se denomine, en lo que es serbio y en lo que es albanés (…) es la única solución posible al compromiso, con el estatuto especial para nuestros monasterios e iglesias", escribió Dacic en un artículo publicado por el diario Blic al subrayar que es su propia opinión.

Según el político, los albaneses de Kosovo no quieren ser una parte de Serbia, y los serbios no tienen "ni fuerzas ni necesidad de pelear, pues no podrán conseguir nada con esto".

Subrayó que Kosovo nunca aceptará el control de Serbia ni los serbios kosovares acordarán ser parte de Kosovo o Albania.

La semana pasada el Blic publicó un artículo del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, en el que llamó a todos los sectores de la sociedad a discutir el problema de Kosovo con el fin de encontrar una solución para el ulterior desarrollo de su país.

Vucic insistió en una solución política al asunto de Kosovo a través de negociaciones con Pristina, sin conflictos similares a los ocurridos en los años 1998-1999 pero con determinación, paciencia y voluntad hacia compromisos.

Kosovo, antigua provincia serbia poblada mayoritariamente por albaneses, proclamó en 2008 su independencia de Belgrado de forma unilateral con el apoyo de EEUU y varios países europeos.

Serbia no reconoce la independencia de Kosovo pero bajo la presión de Bruselas se vio obligada a iniciar negociaciones para normalizar las relaciones con los albaneses de Kosovo con la mediación de la UE.

De los 1,8 millones de habitantes de Kosovo, 120.000 son serbios étnicos.

Serbia conmemora a las víctimas de la operación Tormenta. La limpieza étnica que los croatas ejecutaron contra los serbios con apoyo de la OTAN

BELGRADO (Sputnik) — Las autoridades de Serbia y de la República Srpska conmemoran junto con los ciudadanos a las víctimas de la operación militar Tormenta que Croacia llevó a cabo en 1995 y que dejó más de 2.000 serbios muertos y más de 200.000 expulsados, informó el Gabinete serbio.

Los eventos oficiales para honrar la memoria de las víctimas empezarán la tarde de este 4 de agosto en la localidad de Veternik, en el norte de Serbia, donde viven numerosos refugiados serbios procedentes de Croacia.

Se celebrará una misa de difuntos en un estadio local, así como intervendrán con discursos los presidentes de Serbia y de la República Srpska, Aleksandar Vucic y Milorad Dodik.

Además, se pronunciará Branka Maksimovic, una de los refugiados que hace 22 años lograron escapar de las unidades croatas armadas.

"Mientras avanzaba la columna de refugiados de 10 kilómetros a través de Bosnia y Herzegovina hacia Serbia, murieron o se dieron por desparecidas más de 2.000 personas (…), desde el inicio de las hostilidades en 1991 unos 610.000 serbios de Croacia y Bosnia y Herzegovina fueron acogidos en el territorio de Serbia", dice el comunicado del Gabinete citando a los datos de la Comisaría serbia de refugiados.

Entre el 4 y el 7 de agosto de 1995, Croacia empezó una amplia operación militar bautizada como Tormenta para recapturar las zonas centrales del país, pobladas por serbios y declaradas como Áreas Protegidas por las Naciones Unidas.

La Operación Tormenta, una de las etapas finales de la Guerra de Independencia Croata, puso fin a la autoproclamada República Serbia de Krajina, con un balance de cientos de muertos o desaparecidos y hasta 250.000 refugiados serbios.

En 1999, Zagreb llevó a Belgrado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por acusaciones de genocidio durante la Guerra de Independencia Croata.

Belgrado respondió con una demanda en 2010, alegando los cientos de miles de refugiados serbios en 1995.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS