Portada - Últimas noticias

DUBÁI (Sputnik) — El ministro del Interior de Bahréin, Rashid bin Abdullah Khalifa, acusó a Catar de espiar a las fuerzas militares y de seguridad bahreiníes.

"Catar continúa interfiriendo en los asuntos internos del Reino de Bahréin y espía a sus fuerzas de seguridad y las militares, lo que amenaza la seguridad nacional de Bahréin", dijo Khalifa en una entrevista con el diario Asharq Al Awsat.

Según el ministro, Doha continúa socavando la seguridad de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Egipto, "siguiendo con su política de tomar decisiones unilaterales, aceptar y albergar terroristas y extremistas".

El 5 de junio, estos cuatro países rompieron relaciones diplomáticas con Catar y suspendieron todas las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas con la pequeña monarquía del golfo Pérsico, a la que acusaron de patrocinar el terrorismo.

Al bloqueo diplomático se sumaron posteriormente Libia, Yemen, Maldivas, Mauritania y Comoras, también Jordania y Yibuti decidieron rebajar el rango de las relaciones diplomáticas con Catar, y Chad y Senegal llamaron a consultas a sus embajadores en Doha.

Para normalizar las relaciones, los promotores del boicot presentaron a Catar 13 condiciones, entre ellas, el cierre de la cadena de televisión Al Jazeera, la ruptura de los vínculos con Irán y con el movimiento de los Hermanos Musulmanes, así como el desmantelamiento de una base militar turca.

El Gobierno de Catar calificó de injustificado el bloqueo diplomático y de inviables las condiciones para levantarlo.

Un juego secreto se cuece en Oriente Próximo sin que nadie se dé cuenta

Si bien la situación en la región del golfo Pérsico a simple vista no ha cambiado mucho a lo largo de las últimas semanas, los países involucrados en la crisis de Catar siguen dando pasos tácticos que pueden tener grandes consecuencias para Oriente Próximo, opina para Sputnik el politólogo otomano HakanGunes.

El experto señaló que mientras en unas cuestiones todos los países de la región coinciden, en otros, sus puntos de vista son radicalmente opuestos. Gunes dio como ejemplo la semejanza de las posiciones de Turquía, Catar, Arabia Saudí y los Emiratos respecto al problema sirio y yemení.

Sin embargo, Riad y otros de sus aliados se pusieron en contra de Ankara y Doha después del derrocamiento de Gadafi en Libia.

"Es sorprendente que Catar siga con su política activa  opuesta a la de los países de la región. Las discrepancias entre Arabia Saudí y Catar ya han escalado hasta el punto que puedan resultar en una declaración mutua de guerra", dijo Gunes.

La base de la polémica entre los países de la región es el apoyo que Turquía presta a Catar, explicó el entrevistado.

"Si no fuera por Turquía, Catar ya habría aceptado la mayoría de las exigencias presentadas [por Riad], así que el país no podría hablar sobre su competencia con Arabia Saudí de manera tan fácil como lo hace ahora", agregó.

Gunes aludió a la presencia de los militares turcos en Catar como un factor que reduce la posibilidad de un enfrentamiento.

"Existe una posibilidad de que este enfrentamiento se convierta en una guerra, no obstante en caso de que los militares turcos sigan allí, los países que se les oponen verán complicado continuar haciéndolo", recalcó.

El entrevistado puso de relieve que Arabia Saudí podría tratar de neutralizar a Irán con tal de debilitar a Catar. Según aclaró, este paso diplomático puede causar cambios significativos en el equilibrio entre Irán y Arabia Saudí, que se encuentran en el eje de tensión.

Irán y Arabia Saudí ya desde hace 40 años vienen tratando de apoderarse de las zonas de influencia uno de otro, pues el hecho de que Turquía se una a este conflicto lo hace aún más complicado. Todos estos sucesos preocupan seriamente a Occidente, concluye el entrevistado.

Análisis: El poderío de Irán, entre Trump y Rusia

Roberto de la Madrid

‘Yo Donald Trump, hoy promulgué la ley para contrarrestar a los adversarios de Estados Unidos mediante sanciones que aprueba la imposición de nuevas medidas contra Irán, Corea del Norte y Rusia’.

Yo estoy a favor de medidas duras para castigar y disuadir el mal comportamiento de los regímenes deshonestos de Teherán y Pyongyang’. Estas palabras, o más bien el espíritu de estas palabras y lo que se esconden detrás sin duda es el primer y más grande reto a vencer en el mundo para el presidente Hasan Rohani, que estrena nuevo mandato presidencial.

Estas palabras son la declaración que firmó y sentenció el presidente de los EE.UU., Donald Trump, hace unos días al promulgar las sanciones contra Irán en un paquete que incluye a Rusia y Corea del Norte.

Hoy en la segunda parte del programa que prometimos ayer, abordaremos de fondo las sanciones antiiraníes, en el marco de los desafíos del presidente Rohani que comienza su segundo periodo presidencial, el 2017-2021, como resultado de haber ganado su reelección en las recientes presidenciales en el país persa.

Las sanciones son un desafío que enfrentará Rohani, pues no son las sanciones en sí el problema, sino como dije, el trasfondo que trata de detener el desarrollo persa, solo basta leer la animadversión que esconden:

"Además, el proyecto de ley (las sanciones) envía un mensaje claro a Irán y a Corea del Norte de que el pueblo estadounidense no tolerará su comportamiento peligroso y desestabilizador. Estados Unidos continuará trabajando estrechamente con nuestros amigos y aliados para controlar las actividades malignas de esos países", firma Trump, el 2 de agosto en la Casa Blanca.

¡Malignas! ¡Peligrosas! Solo esas dos palabras esconden la creencia para quien las dice, que el de la voz, sería como Dios y policía mundial, quien dicta que está mal y bien, y que ejecuta castigos globales para imponer su ley y su forma de ver las cosas.

El de la voz es: Trump, el presidente que eligieron los Estados Unidos. ¿Cuánto afecta esto a Irán? ¿Cómo contestará Irán? ¿Cómo afecta esto al reacomodo geoestratégico? donde una Europa podría tenderse más hacia Rusia y quizá también hacia Irán para no afectar sus negocios europeos ni su dignidad europea, si decidiera repudiar la imposición yanqui de nuevas sanciones, que empero, afectan más a Europa que a los sancionados.

Esto, en el concierto internacional, pero también abordaremos el desafío interno del mundo persa. Rohani si bien ha logrado reducir la inflación, comienza su segundo periodo con un desempleo galopante de 3 millones de personas, de los cuales, dos millones de los más importantes, los jóvenes de hasta 29 años de edad.

La desconfianza y la renuencia de los mercados -aunque Occidente diga que todas las sanciones están levantadas- aún permea en las esferas de la Sociedad Mundial de Telecomunicación Financiera Interbancaria (SWIFT) por su acrónimo en inglés (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication), que dicta qué, cómo, quién y cuándo conectan o desconectan a un país del famoso SWIFT, el código para transferir dinero a nivel internacional necesario para hacer negocios, exportaciones e importaciones.

También el tiempo de espera de la homologación de los sistemas de Irán que quedaron rezagados por las sanciones de años, como requisito para que entre a la canasta de transacciones mundial. El escenario es muy complicado porque además hay que incluir los precios del petróleo y el terrorismo sanguinario que rodea a Irán, como otros grandes desafíos que Rohani tendrá que tomar como al toro, por los cuernos.

Preguntemos esta noche: ¿Cuál es el poder real de Irán frente a toda esta intrincada lista de desafíos? Irán ha dicho que las sanciones de Washington no se quedarán sin respuesta. ¿Cuál será esa respuesta que prepara el presidente Rohani?

Los analistas contestan y usted toma la decisión, su opinión y su conclusión. Seamos punto de partida. Detrás de la Razón: el análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA

RECOMENDAMOS