Portada - Últimas noticias

Rusia y China han preparado una “sorpresa” para Washington: tres medidas que afectarán a la economía de EEUU.

“El rechazo al dólar será la respuesta del Kremlin a las sanciones contra Rusia”, señaló el viceministro de Exteriores ruso, Serguei Riabkov.

Éstas no son palabras vanas. EEUU está incrementando la presión sobre China, adoptando medidas restrictivas a la importación de sus productos de acero, mientras aprueba más sanciones contra Rusia.

En respuesta, Moscú y Pekín prevén renunciar al sistema de pago en dólares en sus relaciones bilaterales. Los otros países miembros del grupo BRICS (Brasil, India y Sudáfrica) están dispuestos a hacer lo mismo próximamente.

No es una casualidad que la declaración de Riabkov se haya producido tras la cumbre del BRICS, que tuvo lugar del 1 al 3 de agosto pasado. En los pasillos de la cumbre se habló mucho de la puesta en práctica de un nuevo sistema monetario.

En la primera etapa, Rusia y China están ya dispuestas a efectuar el 50% de sus transacciones en sus monedas nacionales, lo que representa la suma impresionante de 100.000 millones de dólares de aquí a 2020.

En una segunda etapa, se trata de crear un nuevo banco que constituirá una alternativa al Banco Mundial, totalmente sometido a Washington.

La tercera etapa consistirá en la puesta en práctica de un nuevo sistema de transferencias bancarias para sustituir al SWIFT. Rusia ha aprobado desde hace tiempo su propio sistema. Ahora es el turno del resto de miembros del BRICS de hacer lo mismo.

El rublo se independiza del petróleo

Después de que el Congreso de EEUU aprobara las sanciones contra Rusia, la dependencia del tipo de cambio del rublo respecto al precio del petróleo alcanzó mínimos históricos.

Tras aprobar su nuevo paquete de sanciones en julio, el Congreso de EEUU quiso limitar la actividad de las compañías petroleras rusas.

Como consecuencia, esta medida condujo a que la elasticidad del rublo respecto al precio del petróleo se aproximase a mínimos históricos en el mes de julio.

La elasticidad es un concepto económico que refleja cómo una variable reacciona al cambio de la otra. De esta manera, se puede concluir que la dependencia del tipo de cambio de la moneda nacional rusa respecto al precio del crudo se ha reducido.

La disminución de la elasticidad del rublo ha contribuido, por su parte, a la respectiva reducción de la volatilidad del tipo de cambio de la moneda nacional rusa en comparación con el dólar estadounidense.

Aparte de eso, la debilidad de la moneda nacional estadounidense ha estado condicionada por el crecimiento de las esperanzas en el mercado de que el Sistema de la Reserva Federal de EEUU conservase en su nivel las tasas —tipos— de interés en 2017.

Pese al aumento de la tensión geopolítica y la consolidación de las sanciones antirrusas, los inversores extranjeros incrementaron sus inversiones en los valores rusos.

Esta mejora se debe en parte al hecho de que, en el pasado, los inversionistas foráneos habían subestimado las acciones y obligaciones de Rusia y habían optado por invertir en valores de otros mercados en vías de desarrollo.

Otro factor que contribuyó al aumento del interés de los inversores respecto a los valores rusos fue el atractivo tipo de cambio del rublo que se registró en el mes de junio.

El especulador Soros sigue apostando por la caída de la bolsa de EE.UU. pese a la acumulación de pérdidas

George Soros sigue apostando por la caída de las bolsas a pesar de que se le acumulan las pérdidas. El magnate de origen húngaro invierte en opciones que serían beneficiosas en un momento de retroceso de los mercados de valores de EE.UU. Lo constatan los documentos presentados por su fondo a las autoridades reguladoras de EE.UU.

De hecho, el Soros Fund Management ha vendido sus paquetes en PowerShares QQQ Trust, SPDR S&P 500 ETF y iShares Russell 2000 con fecha del pasado 30 de junio. Estas empresas son fondos que cotizan en bolsa con un largo historial en el mercado de valores de EE.UU. La triple apuesta le costó al inversionista estadounidense 1.800 millones de dólares, ha calculado Reuters. El portavoz de Soros, Michael Vachon, ha evitado ofrecer comentarios sobre la triple operación.

El pasado mes de enero Soros afirmó que era "imposible predecir" el comportamiento del entonces recién llegado a la Casa Blanca Donald Trump. A tenor de ese argumento predijo que los mercados se hundirían, algo que no se ha cumplido.

Tras las elecciones presidenciales Soros apostó por las posiciones cortas y perdió más de mil millones de dólares. Además, el magnate judío calificó a Trump de "impostor y potencial dictador", predijo la incertidumbre de los mercados mientras que otros actores valoraron el proteccionismo del nuevo presidente y se registró en estos un importante crecimiento.

El índice S&P 500 de EE.UU. ha experimentado una subida de un 10% en lo que va de año; el Nasdaq un 18% y el Dow Jones ha superado el 11%.

Soros es conocido porque amasar una fortuna al apostar por la depreciación de la libra británica en 1992. En septiembre de ese año, las posiciones cortas de Soros obligaron al Banco de Inglaterra a retirar la divisa nacional del Mecanismo de Tipos de Cambio Europeo por no poder mantenerla por encima del límite inferior acordado. En la jornada conocida como el 'miércoles negro' Soros sumó 1.100 millones de dólares y se ganó el apelativo del 'hombre que hizo caer la libra'.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

DONBASS TE NECESITA