Portada - Últimas noticias

Según el Wall Street Journal el monto de los bienes confiscados a los adversarios y rivales políticos del príncipe heredero saudita Mohamed ben Salman se eleva a 800 000 millones de dólares [1].

Pero esa suma pudiera aumentar aún en 550 000 millones de dólares y alcanzar los 1 250 millardos [2], aunque gran parte de esos bienes se hallan en el extranjero, lo cual obligará a Arabia Saudita a realizar trámites legales para hacer valer sus derechos.

De esa manera, la represión actual contra los posibles rivales del príncipe heredero permitirá al reino reequilibrar su situación financiera, hoy gravemente afectada por el largo periodo de bajos precios del petróleo.

NOTAS

[1] “Saudis Target Up to $800 Billion in Assets”, Margherita Stancati y Summer Said, Wall Street Journal, 8 de noviembre de 2017.

[2] un millardo = mil millones

Riad obligó a Hariri a dimitir por negarse a luchar contra Hezbolá

Arabia Saudí obligó al premier libanés, Saad Hariri, a renunciar porque se negaba a luchar contra Hezbolá y desestabilizar El Líbano, informó Reuters.

De acuerdo con fuentes cercanas a Hariri, citadas el sábado de manera anónima por la agencia de noticias británica Reuters, el régimen de Riad redactó la renuncia de Hariri, buscando reemplazarlo con su hermano mayor, Bahaa.

De hecho, el reino árabe llegó a la conclusión de que Saad no estaba interesado en hacer frente al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), por eso le obligó a dejar su cargo.

Saad hizo escala el pasado 3 de noviembre en Riad, la capital saudí, y un día después dio a conocer desde allí su renuncia por sorpresa, alegando que había un plan para asesinarlo en El Líbano.

Las fuentes comentaron a Reuters que Hariri, antes de viajar al reino árabe, había dicho a sus ministros que reanudaría sus labores el pasado lunes (6 de noviembre) tras terminar su viaje. También, había adelantado que tenía previsto encontrarse el domingo pasado con el presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi, en el balnerario de Sharm el-Sheij, en el mar Rojo.

Según las fuentes, Saad recibió una llamada de las autoridades saudíes para sostener un encuentro con el príncipe heredero saudí, Mohamad bin Salman. Cuatro horas después, los saudíes le entregaron su discurso de renuncia para que lo leyera en la televisión, agregaron.

Lo que sucedió en esas reuniones, creo que (Hariri) reveló su postura hacia Hezbolá en El Líbano, que la confrontación desestabilizaría el país. Creo que (a los saudíes) no les gustó lo que escucharon”, señalaron las cercanas al premier libanés, Saad Hariri.

Indicaron que Hariri había urgido la necesidad de mantener buenas relaciones con Hezbolá por el bien y la estabilidad de El Líbano. “Lo que sucedió en esas reuniones, creo que (Hariri) reveló su postura hacia Hezbolá en El Líbano, que la confrontación desestabilizaría el país. Creo que (a los saudíes) no les gustó lo que escucharon”, señalaron las fuentes.

El Gobierno de Beirut cuestiona ampliamente la renuncia de Hariri. El pasado lunes, el presidente del país, Michel Aoun, afirmó que no se pronunciaría sobre si acepta o no la decisión de Hariri hasta que se confirmase que su renuncia fue “voluntaria”.

Las autoridades libanesas, además, acusan a los saudíes de haber retenido a Hariri. Aoun ha dado una semana para que Riad facilite la vuelta de Hariri al país, tal y como informaron los medios locales.

Sayyed Nasralá: Arabia ha ofrecido miles de millones de dólares a Israel para que ataque al Líbano

El secretario general de Hezbolá, Sayed Hassan Nasralá, reveló que Arabia ha incitado a Israel a atacar el Líbano. En un discurso emitido el viernes por Al Manar, con motivo del Arbaín del Imam Hussein y el Día del Mártir de Hezbolá, Sayed Nasralá dijo que no se trata de un análisis, sino de información.

El Arbaín

La concentración grandiosa a la que hemos asistido durante estos últimos años es una manifestación humana y moral sin precedentes. Hoy, la ciudad santa de Kerbala recibió a millones de fieles que se concentraron ante el Mausoleo del Imam Husain.

Unos 20 millones de visitantes, incluyendo la mayoría llegados a pie, han venido de las cuatro esquinas del mundo, según las últimas estadísticas de las autoridades iraquíes.

Hay fieles que han recorrido más de 1.000 kms desde la frontera irano-pakistaní.

Durante esta enorme marcha, es el pueblo iraquí o los voluntarios extranjeros quienes se ocupan de los servicios (comida, vivienda), que ofrecen a los fieles, mientras que las fuerzas de seguridad velan por el mantenimiento de esta última.

Si podemos definir el amor, la fidelidad y el sacrificio, podremos constatar que ellos se unen en Kerbala porque quieren rendir homanaje al Imam Husain, el Señor de los Mártires y el nieto del Profeta, que se sacrificó, él y su familia, para defender la religión y la justicia. Él encarna la dignidad otorgada por Dios a los hombres.

La dignidad de los mártires

Muchos de nuestros combatientes ganaron esta dignidad al caer como mártires. Los muyahidines se sacrificaron para defender la patria y a su pueblo.

Uno de los frutos de los sacrificios de nuestros mártires es que logramos liberar nuestras tierras y nuestros detenidos en el año 2000, abortando así el proyecto israelí contra el Líbano.

Gracias a esta dignidad, pudimos lograr también, en agosto de 2017, la Segunda Liberación de Líbano, mientras preservamos la seguridad y la estabilidad en nuestro país.

Y hoy, estamos ayudando a vencer a la mayor conspiración contra el Islam y la humanidad: el Daesh. Este grupo, que fue creado por Obama, Clinton y Arabia, está exhalando su último aliento. Y esto, gracias a nuestros mártires.

La dignidad, estabilidad y libertad que disfrutamos en el Líbano se debe a los mártires, no solo a los de Hezbolá, sino a todos los mártires …

El Líbano disfruta de una estabilidad sin precedentes

De aquí, quiero pasar al Líbano, que desde el sábado pasado conoce una crisis derivada de la dimisión forzada de su primer ministro, Saad Hariri. Toda la región está preocupada por la situación en el Líbano.

Desde hace un año, la situación en el Líbano se había convertido en muy estable, tras la elección de un presidente, la formación del gobierno, la aprobación del presupuesto, el acuerdo sobre la nueva ley electoral y el diálogo entre los partidos libaneses. Además de todo eso, los libaneses disfrutan de una seguridad sin precedentes.

El primer ministro, Saad Hariri, dijo incluso hace dos semanas que 9 millones de visitantes llegaron al Aeropuerto Internacional de Beirut en este año. De ellos, 2 millones lo hicieron en los meses de julio y agosto.

Esto es el resultado de la cooperación y de las concesiones realizadas por todos los partidos libaneses, además de la liberación de las regiones del Este (de los grupos takfiris).

En el contexto de este ambiente positivo, Arabia convocó, para sorpresa general, al primer ministro y le obligó a presentar su dimisión y a leer un comunicado redactado por los saudíes. Y, después de eso, ellos comenzaron a lanzar amenazas contra el Líbano.

Injerencia saudí sin precedentes

Arabia Saudí ha llevado a cabo una injerencia oficial sin precedentes para obligar a Saad Hariri a renunciar. Todos los libaneses son unánimes en este punto.

Hariri se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario en Arabia y le ha sido prohibido regresar al Líbano.

Arabia trata de eliminarlo del liderazgo de su partido, el Futuro, para imponer a un nuevo líder.

Los saudíes quieren un nuevo primer ministro en el Líbano y creen que pueden imponer su elección a los libaneses.

También recurrieron a la incitación para intentar que los libaneses se peleen y se maten entre ellos.

Arabia incitó a Israel a atacar al Líbano

Los saudíes han instado además a los países árabes y extranjeros a actuar contra el Líbano. Pero lo más peligroso de todo esto es la incitación de Arabia a Israel para atacar el Líbano. No menciono análisis, sino que revelo información. Arabia Saudí está dispuesta a pagar decenas de miles de millones de dólares a Israel por eso.

Arabia Saudí también pidió a Israel en 2006 que continuara su agresión contra Líbano hasta la erradicación de Hezbollah. Pero las evaluaciones de Israel son diferentes.

Está claro que Arabia declaró la guerra al Líbano y a Hezbolá.

Quisiera dirigirme a los libaneses para decirles que durante este año disfrutamos de una gran estabilidad, prosperidad económica y una seguridad.

Por el contrario, Arabia Saudí os llama a sabotear esta estabilidad y destruir vuestras casas con vuestas propias manos. ¿Estáis dispuestos a hacerlo?

En vuestra opinión, ¿quiere realmente Arabia Saudí ayudar a los libaneses?

Entendemos que Arabia y Hezbolá son adversarios, pero los libaneses deben aprender de lo que sucedió en la región.

En Siria, los príncipes saudíes dirigían la guerra desde Ammán. ¿Cuál fue el resultado? Ellos destruyeron Siria. Lo mismo cabe decir de Iraq y Yemen. Llamo a los libaneses a decidir su futuro con sabiduría. Vivimos en un período crucial.

Una dimisión ilegal y sin valor

Partiendo de ahí, condenamos esta flagrante injerencia saudí en los asuntos libaneses. Ellos no tienen el derecho a inmiscuirse en lo que sucede en nuestro país. Y condenamos sus vergonzosas actuaciones en el aeropuerto contra el primer ministro Hariri. Y consideramos, en tanto que miembros de Hezbolá y libaneses, que la humillación infligida al primer ministro libanés es una humillación a todo el Líbano.

Saad Hariri es el primer ministro del Líbano. Él no ha escrito ni una palabra del comunicado que fue obligado a leer durante su dimisión.

Llamamos, como ha hecho el bloque parlamentario del Futuro, al regreso de Hariri al Líbano. Si él quiere realmente dimitir, que vuelva al Líbano y haga lo que desee. Él podrá decir entonces si quiere seguir siendo primer ministro o renunciar. Pero él debe de regresar al país, puesto que resulta inaceptable que el primer ministro del Líbano continúe en una situación de arresto domiciliario.

Consideramos, pues, esta dimisión como ilegal y sin valor, porque ha sido realizada bajo coacción.

Saludamos, en este sentido, la sabia gestión del presidente Michel Aoun, y su coordinación con el presidente del Parlamento (Nabih Berri), que ha abortado los objetivos directos de esta dimisión.

Llamamos a las fuerzas políticas y al pueblo del Líbano a la vigilancia y a no prestar oídos a las provocaciones de algunos. La gente debe mantener su unidad para salvar al Líbano de esta crisis. No tengáis miedo.

Nuestra voluntad patriótica preservará el Líbano y su estabilidad. Frente a esta animosidad y frente a las amenazas (saudíes) debemos asumir nuestras responsabilidades y superar nuestras diferencias.

En lo que respecta a las alegaciones del canal saudí Al Arabiya sobre un intento de asesinato del primer ministro, las fuerzas de seguridad las han desmentido. Tales aseveraciones son peligrosas y muestran que Arabia Saudí insiste en desestabilizar el Líbano.

¿Están dispuestos los israelíes a lanzar una guerra contra el Líbano?

Con respecto a Israel, rechazamos la hipótesis de una guerra contra el Líbano, dadas las actuales condiciones políticas. Israel se da cuenta de que el costo de una guerra contra el Líbano sería demasiado alto. Israel no necesita ir a la guerra, puede aprovecharse de la situación a través de otras vías. La oficina de Netanyahu ha pedido a todas las embajadas israelíes que apoyen a Arabia en su guerra contra el Líbano. Israel está buscando sembrar la división y la discordia sin intervenir militarmente.

Hace dos semanas, grupos takfiris del Frente al Nusra entraron desde los territorios ocupados por Israel en la región siria de Hadar, donde llevaron a cabo un ataque. Pero gracias a la valentía de las fuerzas sirias y los habitantes de la zona, esta acción fracasó.

Israel desearía desatar una guerra sectaria entre los habitantes predominantemente drusos de Hadar y los combatientes de Al Nusra, que son mayoritariamente sunníes. Debemos ser cautelosos frente la posible reproducción de este escenario en el Líbano.

Hezbolá es más fuerte hoy que nunca y advertimos a Israel contra cualquier intento de aprovechar la actual situación.

Los israelíes trabajan según sus propios intereses. ¿Tienen interés en lanzar una guerra contra el Líbano? No lo creo. Ellos conocen la magnitud de nuestra fortaleza.

Los fracasos de Arabia en la región

El régimen saudí está muy irritado con Irán y con Hezbolá y ataca a este último porque no puede enfrentarse directamente con Irán. Entendemos su cólera, pero no podemos admitir sus reacciones. Arabia, viendo todos sus fracasos en Siria, en Iraq (donde apoyó el fallido referéndum en el Kurdistán), la guerra contra Yemen, que ya ha pasado los 1.000 días, etc cree que puede conseguir algún triunfo en el Líbano.

En Yemen, lanzaron una guerra atroz que causó la mayor hambruna en el mundo. Hezbolá ha sido acusado de un crimen histórico por condenar los crímenes saudíes en ese país. Sin embargo, los saudíes han fracasado en Yemen y nos acusan de trasladarnos allí desde Irán y disparar desde una zona controlada por los huthis el misil que cayó en el aeropuerto Rey Jaled de Riad. En realidad, es un problema de la mentalidad saudí el despreciar a los yemeníes. Sabez que ellos han adquirido la capacidad de fabricar misiles y drones. Los saudíes no creen esto. Pero deberían creerlo. Es porque subestimáis a los yemeníes que habéis fracasado.

De este modo, ellos culpan a Irán y a Hezbolá por sus fracasos.

Arabia ha fracasó también en la crisis con Qatar, que se ha negado a someterse a las presiones saudíes.

Y en Bahrein, habéis matado a jóvenes y sometido a un arresto domiciliario al Ayatolá Sheij Isa Qassem. Hoy en día, Bahrein está al borde del colapso. A finales de cada mes, el rey de Bahrein se ve obligado a ir a Arabia y los Emiratos a buscar dinero para pagar a los funcionarios.

Arabia se desahoga con el Líbano porque no puede enfrentarse a Irán

No es verdad que el Líbano esté bajo el control de Irán. Irán, como Arabia, tiene influencia en el Líbano, pero, a diferencia de Riad, Teherán no se entromete en los asuntos libaneses. No dice: nombrad a tal o cual persona primer ministro. Irán tiene influencia en Líbano, pero no la instrumentaliza para obtener ganancias. Os desafío a que me deis un solo ejemplo que contradiga mis afirmaciones. Arabia Saudí busca desahogarse con el Líbano porque no puede hacerlo contra Irán. Pero si el rey saudí cree que con estas medidas doblegará al eje de la resistencia, está completamente equivocado y experimentará nuevos fracasos.

No intentéis eliminar a Hezbolá. Nadie podrá hacerlo, sea quien sea.

No vamos a cambiar nuestra posición sobre lo que sucede en Yemen, puesto que se trata de una posición moral y humanitaria.

El ministro saudí de Exteriores, Adel al Yubeir, dijo que el pueblo libanés es inocente y está bajo el yugo de Hezbolá. Él declaró que su país va a salvar al pueblo libanés. ¿Cómo vais a hacerlo? ¿Cómo hicísteis en Yemen? La guerra de Yemen ha causado decenas de miles de muertos, la destrucción de escuelas, de lugares históricos… la propagación del cólera y la hambruna.

Los procedimientos que habéis adoptado contra el Líbano (amenazas de ataques e incitación entre sunníes y shiíes) ¿son capaces de salvar al pueblo libanés? ¿El incitar a Israel a hacer la guerra contra el Líbano es un medio de salvar a los libaneses? Vosotros sancionáis al Líbano porque es un país digno y libre que se niega a someterse a los dictados del reino.

A los libaneses digo: No tengáis miedo a las amenazas. Gracias a nuestra unidad somos capaces de superar esta situación.

En esta jornada del mártir, llamamos a los libaneses a adherirse aún más a la estabilidad y a preservar nuestro Estado y nuestra seguridad.

El príncipe saudí Bandar bin Sultan, promotor de la guerra de Siria, arrestado (¿y torturado?) en Arabia

El ex embajador saudí en Washington y antiguo jefe del servicio de inteligencia saudí, Bandar bin Sultan ben Abdelaziz, se encuentra entre los arrestados por las fuerzas de seguridad del régimen de Riad, informa la publicación británica Middle East Eye (MEE) citando fuentes informadas. Él fue también uno de los principales promotores de la guerra de Siria y padrino de los grupos terroristas.

“Durante los recientes arrestos, los hijos del (ex ministro de Defensa) príncipe Sultan ben Abdelaziz también han sido detenidos y sus cuentas bancarias congeladas”, se lee en el sitio web. El príncipe Bandar bin Sultan bin Abdelaziz, un ex embajador saudí en Washington, es una de las personas más famosas arrestadas. Tenía relaciones muy cercanas con el ex presidente de los Estados Unidos George W. Bush”.

Según esta fuente, las autoridades saudíes no han proporcionado ningún detalle sobre el destino que aguardaba a este príncipe saudí; simplemente dijeron que estaban investigando uno de los casos de corrupción financiera que afecta a una serie de contratos de venta de armas entre el Reino Unido y Arabia Saudí, conocida como Al Yamamah (la paloma en árabe), en los que participó Bandar ben Sultan ben Abdelaziz.

Tras la firma de los contratos de armas, por valor de 60.000 millones dólares, Londres ingresó una enorme suma de miles de millones de dólares en la cuenta bancaria personal de Bandar ben Sultan Ben Abdelaziz.

Con la excusa de la lucha contra la corrupción, el gobierno saudí ha lanzado desde la semana pasada una gran campaña de arrestos. Varios príncipes y ministros, en activo o retirados, están en la lista de arrestados.

Según Middle East Eye, el registro real de los arrestados es dos veces mayor que las estadísticas oficiales y ha superado el número de 500.

“Algunos de los arrestados han sido golpeados o torturados durante los interrogatorios, por lo que necesitan atención médica”, revela el sitio web.

Según algunos informes, el régimen saudí utiliza la tortura para extraer información sobre las cuentas bancarias de los detenidos.

Rusia muestra su apoyo a Hezbolá

El embajador de Rusia en el Líbano, Alexander Zasipkin, ha declarado que la formación de un gobierno libanés sin la presencia de Hezbolá, tal y como ha reclamado Arabia Saudí, es algo inconcebible.

En una entrevista con el canal de televisión Al Mayadin, Alexander Zasipkin, estimó también que el desencadenamiento de una guerra saudí o israelí contra el Líbano es poco probable.

“En mi opinión, la formación de un gobierno libanés sin la representación de Hezbolá es algo inconcebible. Incluso si el primer ministro libanés hubiera dimitido por su propia voluntad, la reivindicación de Arabia Saudí de formar un gobierno en el Líbano sin la presencia de Hezbolá sería algo inaceptable”, explicó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente