Portada - Últimas noticias

China planea reformar sus Fuerzas Armadas para expandir su poder militar en tierra, mar y aire con el fin de proteger sus intereses estratégicos en una nueva era, informa la agencia japonesa Kyodo con referencia a un informe interno militar chino que tiene a su disposición. El documento fue difundido dentro de la Comisión Central Militar del país asiático en febrero de este año.

Las reformas incluirían la reorganización del sistema militar de comando y control de la estructura de cuatro niveles a una de tres, en consecuencia, la doctrina estratégica también debería ajustarse, reza el documento. Si las reformas avanzan, existe la posibilidad de una escalada de tensiones con países vecinos, incluido Japón, en los mares de la China Oriental y Meridional y en otros lugares, advierte el documento.

"A medida que nos abrimos y ampliamos nuestros intereses nacionales más allá de las fronteras, necesitamos desesperadamente una protección integral para nuestra propia seguridad en todo el mundo", cita la agencia el informe.

A través de una serie de ajustes a la estrategia militar, se fortalecería el "equilibrio, la dimensión y la expansión de la meta estratégica" de China. Hacerlo sería propicio para poder "de manera más efectiva manejar una crisis, contener un conflicto, ganar una guerra, defender la expansión de los intereses estratégicos de nuestro país de manera integral y cumplir los objetivos establecidos por el partido y el presidente Xi [Jinping]".

Superar a una potencia en declive

También el documento revela la disposición del gigante asiático para superar a EE.UU. en poderío militar. "Las lecciones de la historia nos enseñan que un fuerte poderío militar es importante para que un país crezca de ser grande a ser fuerte", reza el informe. "Un ejército fuerte es la forma de […] escapar de la obsesión de desatar una guerra inevitable entre un poder emergente y una hegemonía gobernante", añade.

Según los militares chinos, las reformas de las Fuerzas Armadas son un "punto de inflexión" significativo para que un país emergente "supere a un vehículo más lento en una curva", sugiriendo que EE.UU. está en declive, interpreta el informe la agencia Kyodo.

China se prepara para asestar un golpe contra la mayor economía mundial

EEUU no optó por un acuerdo con China y desencadenó una guerra comercial. China no atacó primera, pero ahora se ve obligada a responder a la ofensiva con fin de proteger sus intereses y los intereses de su pueblo, informó el Ministerio de Comercio del país asiático.

Las autoridades comerciales también se declararon dispuestas a recurrir a la Organización Mundial del Comercio.

Pekín prevé notificar al organismo sobre la situación actual y "defender el sistema de libre comercio multilateral junto con todos los países del mundo".

Cabe recordar que EEUU violó las reglas de la organización al gravar la mercancía china —estimada en 34.000 millones de dólares— con una tarifa arancelaria del 25%. Pekín, por su parte, aplicó otras medidas de respuesta.

A su vez, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con aplicar tarifas sobre la producción china estimada en otros 400.000 millones de dólares, en caso de que China aplicara medidas recíprocas.

El experto financiero chino, Li Kai, opinó que si bien fue EEUU el que desencadenó la guerra comercial, esta llegaría a perjudicar al propio Washington.

"Hasta último momento Pekín esperaba negociar con EEUU, pero a partir de ahora esta opción ya no es posible. Estados Unidos hizo caso omiso a las reglas de comercio internacional multilateral. Ellos optan por el unilateralismo, presentan demandas infundadas y también ponen precios cada vez más altos", resaltó el experto en la entrevista para Sputnik.

El analista agregó que los compromisos que asumió China no satisfacen a EEUU y advirtió que a partir de ahora la posición de China en las negociaciones será más dura que antes.

Anteriormente, el portavoz del ministerio de Comercio chino, Gao Feng, calificó de "terrorismo psicológico" a las amenazas estadounidenses y observó que Washington acababa de "abrir fuego contra todo el mundo, incluyéndose a él mismo", ya que la economía de EEUU inminentemente sufriría consecuencias graves, mientras todo el mundo debería oponerse a las iniciativas de la Administración Trump.

El experto financiero Mijaíl Beliáev consideró que la situación actual representa una seria división de las dos mayores economías del mundo y que no se trata de una guerra comercial, sino de un verdadero cambio arquitectónico global.

"Sin duda, China va a avanzar. Esta es su idea nacional. Convertirse en la potencia mundial número uno sigue siendo su aspiración desde hace miles de años. Así es su propia identificación. Acaban de enfrentarse dos ideologías: un país se identifica como el número uno, y el otro también pretende serlo", explicó Beliáev concluyendo que Pekín no cederá en ningún caso.

¿Cómo China recuperaría Taiwán?, relata un informe del Pentágono

Un informe del Pentágono de 2014 estableció las posibles opciones militares de China para invadir Taiwán y una de ellas era un gran asalto anfibio sobre la isla.

El análisis de una supuesta invasión de China a Taiwán elaborada en su día por el Departamento de Defensa estadounidense (el Pentágono), toma su relevancia en medio de las nueva escalada de tensiones entre Washington y Pekín.

Dado que EE.UU., bajo la Administración Donald Trump, ha iniciado un enfrentamiento directo contra China tanto a nivel económico como estratégico, no es nada extraño que salga a la palestra mediática informes como lo publicado el viernes por The National Interest en el que realcen las capacidades militares de Pekín para crear una opinión pública hostil respecto al gigante asiático.

Conforme el portal, China podría bloquear navalmente a Taiwán provocándole la hambruna, ya que la isla importa gran parte de sus alimentos y combustible. Pekín podría obligar a los buques a detenerse en los puertos de la parte continental china para su inspección. O bien, las autoridades chinas podrían declarar que las aguas alrededor de Taiwán son zonas de entrenamiento con fuego real, lo que desalienta a los barcos a entrar en dicha zona, tal como lo hizo en 1995.

China podría desatar una guerra cibernética o redada por parte de las Fuerzas de Operaciones Especiales “contra la infraestructura política, militar y económica de Taiwán para inducir temor en la isla y degradar la confianza de la población en el liderazgo de Taiwán”, añade el texto.

Por otro lado, China podría usar ataques aéreos de misiles y ataques de precisión contra sistemas de defensa aérea, incluyendo bases aéreas, sitios de radar, misiles, activos espaciales e instalaciones de comunicaciones para degradar las defensas de Taiwán y, de este modo, al poner en evidencia la ineficacia de Taipéi en la defensa territorial, Pekín neutralizaría el liderazgo de las autoridades taiwanesas ante su población, recoge el sitio estadounidense.

Por último, la Armada china podría lanzar un asalto total con anfibios por mar para apoderarse de islas taiwanesas como Pratas, Itu Aba, Matsu o Kinmen,— ubicadas en el mar de la China Meridional—, según la evaluación del Pentágono.

Sin embargo, esta opción militar acarrearía la inmediata condena internacional contra China, relata el medio al tiempo que subraya que este intento de recuperar la soberanía territorial por la parte china sería muy arriesgado para el país asiático.

China refuerza nexos con Europa del Este ¿esto divide a la UE?

China busca ampliar sus lazos económicos con Europa del Este, en medio de preocupaciones de la UE de que esta iniciativa china divida el bloque regional.

El primer ministro chino, Li Keqiang, ofrecerá este sábado a los líderes de los Países de Europa Central y Oriental (PECO) ampliar su relación de negocios durante una cumbre en Sofía, la capital de Bulgaria.

Li, quien participará en su séptima cumbre “16+1” en medio de una escalada de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, desatada por el presidente Donald Trump, también intentará disipar las crecientes dudas de algunos participantes sobre el valor de las reuniones anuales de este foro.

En esta edición, Bulgaria y China han identificado cuatro áreas potencialmente prioritarias para la cooperación económica de 2018: altas tecnologías, inversiones, asociación industrial y empresas conjuntas: infraestructura, agricultura y turismo.

La cooperación 16+1 no es de forma alguna una plataforma geopolítica. Algunos podrían decir que tal cooperación puede separar a la UE (Unión Europea), pero eso no es verdad”, declaró el primer ministro chino, Li Keqiang, en alusión a la celebración del VII foro de los líderes de los 16 países de Europa Central y Oriental y China.

La reunión va acompañada por un foro empresarial con la participación de cerca de 1000 empresarios de todos los países participantes en la cumbre que incluyen a miembros de la Unión Europea (UE) como Bulgaria, Croacia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia, además de los Estados de Albania, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro, Serbia y China.

El gigante asiático ha prometido miles de millones de dólares para proyectos de desarrollo en la región, parte de su estrategia para conseguir nuevos mercados para sus exportaciones, pero los acuerdos enfrentan cada vez un mayor escrutinio.

En este sentido, Li, quien necesita el respaldo de la UE en las disputas comerciales de su país con la Administración Trump,— una postura compartida al mismo tiempo por los europeos—, ha sido cuidadoso en subrayar el apoyo de China a la integración de Europa y a las leyes de adquisiciones e intercambio.

“La cooperación 16+1 no es de forma alguna una plataforma geopolítica. Algunos podrían decir que tal cooperación puede separar a la UE, pero eso no es verdad”, declaró el viernes Li en una conferencia de prensa conjunta con el anfitrión de la cumbre, el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov.

¿Por qué los bancos chinos se libran del dólar justo tras comprarlo?

El yuan se debilitó drásticamente el 3 de julio, lo que generó rumores sobre la participación del Estado en esta devaluación con el objetivo de fortalecer su moneda nacional en el mercado global durante la guerra comercial contra EEUU.

Junio de 2018 fue el peor mes para la divisa nacional china, que perdió un 3,3% de su valor respecto al dólar. Se depreció notablemente el 3 de julio de 2018 hasta cambiarse a 6,7204 yuanes por dólar, el punto más bajo desde el 7 de agosto del 2017.

"China ha acumulado una vasta experiencia y suficientes recursos políticos en los últimos años. Tenemos la seguridad de que el yuan mantendrá un tipo de cambio racional, equilibrado y estable", declaróPanGongsheng, vicegobernador del Banco Popular de China (PBOC).

No obstante, la caída ocurrió tres días antes de la fecha de imposición de aranceles estadounidenses por valor de 34.000 millones de dólares a las exportaciones chinas. Esa tensión comercial entre China y EEUU dio lugar a sospechas sobre la participación del Banco Central y del Estado en estos procesos que se usaron como arma en la guerra comercial.

"Parece que los bancos estatales están acumulando balas para evitar que el yuan caiga", compartió con Reuters un miembro del banco chino de Shanghái que decidió permanecer en el anonimato.

Con la devaluación del yuan, las exportaciones de EEUU a China se hacen más caras, de manera que aumentan las suposiciones de que el PBOC podría haber intervenido en el proceso de caída de su moneda. El economista jefe del banco internacional Renaissance Capital, Charlie Robertson, dijo a la revista Cronistas que esta tesis "es muy creíble".

Según los informes, los bancos estatales de China han estado comprando dólares con antelación  en nombre del PBOC y vendiéndolos en los mercados al contrato para respaldar su moneda nacional.

El banco central puede fortalecer la moneda nacional mediante su adquisición. Protegiendo el poder de compra del yuan, el país protege a sus ciudadanos de los riesgos de inflación y de los precios aumentados.

Al mismo tiempo, el Gobierno puede debilitar la moneda nacional, vendiéndola al mercado de divisas extranjero. Eso hará daño a los consumidores dentro del país, si bien podría fortalecer a las grandes economías de exportación, como China. Así, los bienes se abaratan para ser producidos dentro del país y por eso se vuelven más competitivos en el mercado global.

"Ocurrió por razones tales como el fortalecimiento del dólar estadounidense y las incertidumbres externas. Los fundamentos económicos se mantuvieron sólidos, los riesgos financieros se quedaron bajo control. Los pagos internacionales fueron estables y los flujos de capital transfronterizos resultaron ser más o menos equilibrados. China seguirá implementando una política monetaria prudente y neutral para mantener el yuan estable a un nivel razonable", explicó el gobernador de PBOC, YiGang, tratando de calmar a los mercados sin mencionar las acusaciones de los expertos estadounidenses.

China ha ido recortando su participación en el uso de la moneda estadounidense, promoviendo el yuan. Así comenzó a hacer pagos en yuanes en el ámbito del petróleo. China y Rusia planean utilizar exclusivamente yuanes y rublos en su comercio, evitando el uso de dólares.

La publicación Cronista opina que "si continúa el descenso del yuan, no pasará mucho tiempo hasta que el presidente Trump vuelva a repetir sus constantes acusaciones de que China devalúa su moneda para tener una ventaja competitiva en el comercio. Solo en abril tuiteó que el gigante asiático estaba, junto con Rusia, 'jugando al juego de la devaluación cambiaria' mientras EEUU sigue subiendo las tasas de interés".

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente