Portada - Últimas noticias

alt

Desesperados por conseguir un cambio del sistema político en Irán, EE.UU. e Israel han decidido ejercer un plan B y sumergir el país en disturbios internos.

De acuerdo con un informe secreto filtrado y recogido el martes por los medios israelíes, el director del consejo de seguridad interna de Israel, Meir Ben Shabbat, y el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, se han reunido recientemente y han acordado aumentar presión sobre Irán desde el interior, sin buscar el colapso del sistema.

“La salida del presidente (de EE.UU., Donald) Trump del acuerdo nuclear (entre Irán y el Grupo 5+1) y la política estadounidense de crear presión sobre Irán van concomitante con la política israelí. Por ende, debemos expandir presión, dado que es un momento oportuno, un período crucial en que Irán se encuentra tanto diplomática como económicamente hablando”, se lee en el documento, según cita el israelí Hadashot TV news.

Para materializar este fin, Washington y el régimen de Tel Aviv han creado un cuerpo especial conjunto, cuyos miembros han mantenido varias reuniones conjuntas para discutir el caso, reveló el canal 10 de la televisión israelí.

Esta estrategia, sin embargo, no busca derrocar al sistema iraní, de hecho, “nadie piensa que es posible hacerlo”, solo busca generar caos, según una autoridad israelí, citada por el documento.

El plan, según el informe, incluye el despliegue de “equipos diplomáticos” en diferentes países del mundo, en concreto en países amigos de Israel como Austria, Hungría, la República Checa, España, Japón, Corea del Sur, Singapur, Australia, Canadá y países latinoamericanos para propagar un sentimiento iranófobo.

Los medios israelíes añaden que la cancillería israelí ha enviado una versión del documento que detalla el plan a las embajadas que tiene el régimen de Israel en el extranjero y pronto dará correspondientes instrucciones a los diplomáticos israelíes sobre cómo desempeñar su papel en el plan.

Riad usa “misiles prohibidos” israelíes para atacar Yemen

Un informe revela que Arabia Saudí ha usado armas de fabricación israelí para bombardear las ciudades yemeníes, en concreto, el puerto de Al-Hudayda (oeste).

Fuentes cercanas al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de EE.UU. indicaron el viernes al portal de noticias árabes Al-khaleej online que el régimen saudí usa “misiles prohibidos” suministrados por el régimen de Tel Aviv para atacar las zonas que están bajo el control del movimiento popular yemení Ansarolá, incluida Al-Hudayda, que se ha convertido en nuevo blanco de ataques de los saudíes y sus aliados.

“Israel ha equipado a la Fuerza Aérea saudí con misiles prohibidos y Riad los usa para bombardear varias de las provincias controladas por Ansarolá”, indicaron las fuentes estadounidenses que hablaron en condición de anonimato, sin detallar el tipo de estos misiles.

De hecho, Arabia Saudí usa los armamentos israelíes en Yemen para “probarlos” y “evaluar” su poder destructivo, además de los “efectos” que dejan sobre el cuerpo humano, añadieron.

Las fuentes consultadas también resaltaron que Riad no quiere, por el momento, confirmar que emplea los armamentos israelíes en la guerra que ha librado contra Yemen, por eso, ha anunciado que estas armas son de fabricación estadounidense.

Israel ha equipado a la Fuerza Aérea saudí con misiles prohibidos y Riad los usa para bombardear varias de las provincias controladas por (el movimiento popular yemení) Ansarolá”, indicaron fuentes cercanas al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Unos informes publicados en enero pasado corroboraban que Arabia Saudí busca comprar también los sistemas de interceptación de misiles de corto alcance Cúpula de Hierro (Iron Dome, en inglés), entre otros dispositivos bélicos desarrollados por los israelíes, pero ha pedido al régimen de Tel Aviv que los entregue a través de un país tercero.

El portal Defense World por su parte, ha señalado que con la Cúpula de Hierro israelí, Riad desea salvarse de los ataques misilísticos del Ejército yemení y los combatientes de Ansarolá, que se realizan para vengar la intervención militar que sufre su vecino norteño desde el 26 de marzo de 2015.

El Ejército de Yemen, que presentó el pasado martes su plataforma subterránea de lanzamiento de misiles, usa misiles como Qaher-1, Qaher M-2, Scud (misiles balísticos), Tochka y Kornet (misiles antitanques) para atacar blancos militares de los saudíes y sus aliados.

Israel elimina la vegetación de la Franja de Gaza con herbicidas

El ministerio de asuntos militares del régimen de Israel ordena la destrucción de la vegetación de la Franja de Gaza con herbicidas.

El alegato del régimen israelí para usar estos químicos es la seguridad, según ha informado la agencia de noticias Al-Quds Al-Arabi, que también ha advertido de las consecuencias negativas que el empleo de dichas sustancias, entre ellas Diuron, tiene para la salud de los gazatíes.

Las autoridades israelíes arguyen que usan los herbicidas para ayudar a los agricultores de la región a mejorar sus productos.

Según el informe, los aviones no tripulados israelíes (drones) han contaminado los productos agrícolas con sustancias tóxicas en el este de la Franja de Gaza.

La fuente ha agregado que los campos agrícolas palestinos, que se ubican en las inmediaciones de los puestos de control del régimen israelí en la frontera con el enclave costero, están contaminados.

Los granjeros locales afirman que los militares israelíes usan toxinas para eliminar la vegetación con el fin de tener una vista panorámica de la valla de separación, pero generalmente dispersan los herbicidas a decenas de metros dañando las tierras de los palestinos.

Uno de los directores del Ministerio de Agricultura de Gaza, Wael Sabet, ha dicho que el régimen ocupante no ha tomado ninguna medida para salvaguardar la vida de los pobladores.

Afirma que casi el 30 por ciento de las tierras agrícolas en la Franja de Gaza se encuentra en áreas expuestas a la contaminación venenosa del régimen de Israel.

La Franja de Gaza, bloqueada por Israel desde 2007, está al borde ‘de un hundimiento total’ por las políticas expansionistas de ese régimen. Este enclave ha sufrido tres invasiones israelíes, razón por la cual Gaza vive azotada por la pobreza, el desempleo, las penurias económicas, la falta de agua y electricidad, entre otros.

Actualmente, los hospitales en Gaza reciben más enfermos con problemas relacionados a la contaminación acuífera. El motivo: los ciudadanos tienen que beber agua cada vez más salada.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente