Portada - Últimas noticias

Este sábado, el presidente de Rusia, Vladímir Putin asistió como invitado a la boda de la ministra de Exteriores de Austria, Karin Kneissl, que se celebró en la localidad austriaca de Gamlitz. En su felicitación, el presidente ruso deseó a los recién casados "buena suerte y salud en su futuro común" y bromeó al recordar unas palabras de la política austriaca acerca de su afición a los perros de raza bóxer.

Durante la celebración, el líder ruso bailó con la novia y pronunció un brindis en alemán. En su discurso, Putin recordó una entrevista de Kneissl en la cual comentó que los dueños de perros de raza bóxer como ella "valoran la comodidad, tienen sentido del humor y no es fácil hacerles perder los estribos", y bromeó afirmando que "todas estas características son principales para la vida en familia".

"En Rusia se suele desear a los recién casados entendimiento y amor. Lo hago yo ahora con mucho gusto y les deseo a ustedes buena suerte y salud en su futuro en común", añadió Putin a continuación. "Por lo tanto, propongo brindar por su vida maravillosa en pareja", concluyó su discurso en alemán.

El mandatario regaló a la pareja con motivo de sus nupcias un cuadro con un paisaje rural, una extractora de aceite antigua y un 'samovar' fabricado en la ciudad rusa de Tula.

Putin se dirigió posteriormente a Berlín, donde mantuvo en la tarde de ese mismo día una reunión con la canciller de Alemania, Angela Merkel.

Putin se llevó a los cosacos

Hace 322 años, los cosacos ayudaron a Pedro el Grande tomar la fortaleza turca de Azov. Ahora están ayudando a Vladímir Putin a hacerse oír en Europa.

Este 18 de agosto, el Coro Cosaco de Kubán, fundado en 1811, acompañó a Putin a Austria y tocó en la boda de la ministra de Exteriores de Austria, Karin Kneissl. El grupo interpretó antiguas canciones rusas en alemán.

En el siguiente vídeo se puede ver cómo los huéspedes de Kneissl disfrutaron de la actuación.

De acuerdo con el director del Coro, Anatoli Arefiev, el público austriaco logró sorprender al grupo.

"Inesperadamente para nosotros, aunque ya estamos acostumbrados a 'iluminar' con la segunda o tercera canción; en este caso, literalmente desde la primera pieza, con la canción 'Yo amo a una cosaca', el salón comenzó a aplaudir y los recién casados comenzaron a bailar", señaló Arefiev.

Según el músico, esta reacción alegró mucho a los artistas. "Ya no teníamos que preguntarnos si les gustaba, si sentían nuestra energía. Sí la sintieron, recibieron y aplaudieron a nuestros artistas", agregó el director.

Merkel insiste en mantener buenas relaciones con Rusia

La canciller alemana, Angela Merkel, manifestó que Berlín defiende mantener buenas relaciones con Moscú, a pesar de la existencia de muchos problemas.

Merkel anunció el viernes que en su reunión, la cual se llevará a cabo en el palacio de Meseberg, hablará con el presidente ruso Vladimir Putin sobre asuntos diferentes como la crisis de Siria, el conflicto de Ucrania y la cooperación de energía.

La canciller alemana hizo hincapié en que Rusia ejerce una influencia significativa en todos estos asuntos y para llegar a una resolución pacífica con ellos, es necesario convencerlos a través de negociaciones varias.

“Habrá muchas controversias y problemas, pero haremos todo lo posible para reforzar y ampliar las cooperaciones bilaterales e internacionales”, afirmó Merkel.

Habrá muchas controversias y problemas, pero haremos todo lo posible para reforzar y ampliar las cooperaciones bilaterales e internacionales”, expresó la canciller de Alemania, Angela Merkel, a los periodistas sobre su reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin.

“Los problemas a los que nos enfrentamos, desde Ucrania y Siria a cooperaciones económicas, son tan numerosos que justifican mantener un diálogo permanente”, expresó la mandataria.

Añadió, asimismo, que su reunión será un encuentro de trabajo y no se debe esperar un resultado específico.

Las relaciones entre Moscú y Occidente empeoraron a raíz de la crisis de Ucrania y la adhesión de Crimea a Rusia tras el referéndum celebrado en marzo de 2014, en el que más del 96.77 % de los votantes avaló esta opción.

Los Estados Unidos y la Unión Europea impusieron varios paquetes de sanciones contra Rusia, a los que Moscú respondió vetando algunas importaciones agroalimentarias de esos países.

Igualmente, Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han experimentado un deterioro a niveles nunca vistos desde la Guerra Fría. Las dos partes se acusan mutuamente de llevar a cabo actos hostiles.

Estados Unidos, envió vehículos de combates y tropas a los países bálticos, presentando a Rusia como una ‘amenaza internacional’.

¿Qué empuja a Alemania y Austria al juego diplomático con Rusia?

La visita del presidente ruso, Vladímir Putin, a Alemania y Austria es percibida como un gesto de amistad, especialmente si se tienen en cuenta la nueva fase en la que han entrado las tormentosas relaciones entre EEUU y la UE. Pero, ¿a qué se debe este 'deshielo'?

La visita es una acción propia de una política exterior normal en un momento en el que parece que esto ya es cosa del pasado, comenta Timoféi Bordachiov, director de programas del club Valdái, al periódico ruso Vzglyad.

Rusia y Alemania son socios naturales, especialmente en el sector energético, lo que enoja a EEUU, que no deja de poner trabas a esta cooperación, apunta el experto. Ahora está ejerciendo toda la presión posible para que Berlín renuncie al proyecto Nord Stream 2, que debe abastecer de gas ruso a Alemania sin intermediarios.

Hace 50 años, los estadounidenses también intentaron forzar a los alemanes a abandonar la cooperación energética con la URSS, aunque sin éxito, recuerda el autor del artículo. En aquel momento Alemania necesitaba gas y la URSS buenas relaciones con una de las principales potencias capitalistas.

Las relaciones estables y de beneficio mutuo terminaron con la crisis diplomática y militar de 2014, tras el golpe en Kiev. "Con sus acciones en 2014-2015, la canciller Angela Merkel, por supuesto, pasó página de estas relaciones especiales entre Moscú y Berlín", destaca Bordachiov.

"¿Tienen estas relaciones la oportunidad de recuperarse al mismo nivel de confianza y profundidad? Prácticamente no. Alemania, como toda Europa, es poco probable que se convierta en un socio constructivo de Rusia en los próximos 10 o 15 años", afirma el analista.

La gran cantidad de problemas internos, la inercia de la política de sanciones en marcha y la presión constante de EEUU no permitirán a los alemanes y europeos en general cambiar su actitud hacia Rusia y los proyectos que esta apoya como, por ejemplo, la integración económica euroasiática.

Pero esto no significa que la diplomacia tradicional haya llegado a su final. Y en este sentido, la visita de Vladímir Putin a Austria y la naturaleza de las relaciones entre Moscú y Viena nos dan pistas de ello.

La posición de Austria y sus intereses en las relaciones con Rusia son fundamentalmente diferentes de las de Alemania. Aunque Austria también es un socio importante con Rusia en el campo de la energía e invierte en el país euroasiático, lo importante es la política y la diplomacia.

Tras su adhesión a la Unión Europea, Austria corría el riesgo de perder visibilidad en los asuntos internacionales y para este antiguo gran imperio europeo, esto resultaría inevitablemente en un trauma psicológico, opina Bordachiov. Viena hace apenas 100 años estaba a la cabeza de un imperio multinacional: el imperio austrohúngaro.

El joven y brillante canciller Sebastian Kurz, que llegó al poder en primavera, entiende perfectamente que uno de los pocos recursos de la política exterior de su país es su neutralidad. Una neutralidad, por supuesto, limitada por la Unión Europea.

Austria tuvo que unirse a las medidas de guerra económica que sus socios emprendieron contra Rusia en 2014, pero logró conservar un perfil propio que le permitiera llevar a cabo una política más independiente. Austria no es miembro de la OTAN y no tiene compromisos frente a esta organización militar.

En otras palabras, Viena es un socio ideal para una buena partida diplomática y además está lista para jugar.

La política internacional y en concreto la europea ve ahora el regreso de lo que tanto le faltaba desde el final de la Guerra Fría: una diplomacia pluralista, concluye.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente