Portada - Últimas noticias

Según el Wall Street Journal, entre las opciones que Estados Unidos se plantea actualmente en Siria está la de atacar objetivos rusos e iraníes, con el riesgo de desatar una Guerra Mundial [1].

Sin embargo, ese mismo diario estadounidense asegura que la Casa Blanca estudia a la vez otras opciones que no son necesariamente de índole militar sino de carácter político y económico.

NOTA

[1] “Assad Is Planning Chlorine Attack, U.S. Says”, Dion Nissenbaum, The Wall Street Journal, 10 de septiembre de 2018.  

Análisis: Las mentiras de un panfleto infumable: Wall Street Journal dice que Al Assad ya aprobó el »ataque químico» en Idlib

Tyler Durden

Assad ya ha decidido usar las armas que no tiene, para desencadenar una intervención que no quiere: Es lo que »funcionarios estadounidenses sin nombre» le dicen a sus lacayos de los medios

En este punto, ni siquiera se trata de fingir sorpresa o suspense en el guión de Siria, ahora tristemente familiar, fuera de Washington.

El Wall Street Journal acaba de publicar un bombazo el domingo por la noche mientras aviones de combate rusos y sirios continúan bombardeando a al-Qaeda con Idlib, citando a funcionarios estadounidenses anónimos que afirman que «el presidente Bashar al-Assad ya ha aprobado el uso de cloro gaseoso en un ofensiva contra el último gran bastión rebelde del país«.

Y quizás lo más alarmante es que el informe detalla que Trump está indeciso sobre si los nuevos ataques de represalia podrían implicar la expansión del ataque para golpear a los aliados de Assad, es decir, Rusia e Irán.

Así es, funcionarios estadounidenses no identificados ahora afirman estar en posesión de información de inteligencia que, según ellos, muestra que Assad ya ha dado la orden en un nivel absolutamente sin precedentes de teletransmisión de eventos «previa al crimen» en el campo de batalla.

Y supuestamente estos funcionarios incluso han identificado el tipo de arma química que se utilizará: cloro gaseoso.

Los funcionarios anónimos le dijeron al WSJ sobre «nueva inteligencia estadounidense» en lo que parece una repetición misteriosamente familiar de cómo la invasión de Iraq en 2003 fue vendida al público estadounidense (es decir, «funcionarios anónimos» y vagas fuentes de inteligencia nunca confirmadas), aunque adoptando un ritmo intensamente más rápido:

Los temores de una masacre han sido alimentados por la “nueva” inteligencia estadounidense que indica que Assad ha allanado el camino para que los militares usen cloro gaseoso en cualquier ofensiva, dijeron funcionarios de EE. UU. No quedó claro a partir de la información de inteligencia si Assad también le había dado permiso al ejército para usar gas sarín, el agente nervioso mortal usado varias veces en ataques anteriores al régimen en áreas controladas por los rebeldes. Está prohibido por el derecho internacional.

Parece que Washington ahora dice que un ataque estadounidense contra las fuerzas y ubicaciones del gobierno sirio sería casi inevitable.

Y de acuerdo con el informe, el presidente Trump puede dar la orden de atacar incluso si no hay acusación de un ataque químico, según el WSJ:

En una reciente discusión sobre Siria, dijeron personas familiarizadas con estas situaciones, el presidente Trump amenazó con realizar un ataque masivo contra Assad si lleva a cabo una masacre en Idlib, la provincia del noroeste que se ha convertido en el último refugio para más de tres millones de personas y hasta 70,000 terroristas

El Pentágono está elaborando opciones militares, pero Trump no ha decidido qué desencadenaría exactamente una respuesta militar o si los EE. UU. atacarían a las fuerzas militares rusas o iraníes que ayudan a Assad en Siria, dijeron funcionarios de EE. UU.

Fundamentalmente, este es el primer indicio de la posibilidad de que la Casa Blanca y los funcionarios de defensa estén reflexionando sobre golpear a las «fuerzas militares rusas o iraníes» en lo que sería una escalada monumental que llevaría al mundo al borde de la Tercera Guerra Mundial.

El informe de WSJ cita las discusiones de la Casa Blanca sobre un tercer ataque -en referencia a los dos últimos ataques estadounidenses a Siria después de que se hicieron acusaciones de ataques químicos contra Damasco- al tiempo que indicaba que «probablemente sería más amplio que los dos primeros» y podría incluir a Rusia e Irán.

El informe increíblemente alarmante continúa:

Durante el debate de este año sobre cómo responder al segundo ataque, el equipo de seguridad nacional del Sr. Trump sopesó la idea de atacar objetivos rusos o iraníes en Siria, dijeron personas familiarizadas con las discusiones. Pero el Pentágono presionó por una respuesta más mesurada, dijeron funcionarios de los EE. UU., y finalmente la idea fue rechazada por ser demasiado arriesgada.

Un tercer ataque estadounidense probablemente sería más expansivo que los dos primeros, y Trump tendría que considerar nuevamente si atacaría o no objetivos como las defensas aéreas rusas en un esfuerzo por asestar un golpe más duro al ejército de Assad.

La semana pasada, el embajador francés, cuyo país también prometió atacar a Siria si surgen acusaciones químicas creíbles, dijo durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Idlib: «Siria está una vez más al borde de un abismo».

E hecho, con Rusia e Irán ahora en la mira de las potencias occidentales sobre Idlib, todo el mundo está otra vez al borde del abismo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente