Portada - Últimas noticias

Como reacción a la caída del avión militar ruso Il-20, a causa de un F-16 del Ejército israelí que lo utilizó como escudo sobre el Mediterráneo, el general ruso Leonid Ivashov, presidente de la Academia Rusa de las Cuestiones Geopolíticas, subrayó que Moscú debe derribar a partir de ahora a los aviones israelíes que entren en el espacio aéreo sirio.

Este ex alto funcionario del Ministerio de Defensa ruso hizo referencia a la destrucción del avión militar ruso causada por la Fuerza Aérea israelí el lunes por la noche en la provincia siria de Latakia, y señaló que Rusia tenía que expulsar el embajador israelí en Rusia y destruir los aviones de este régimen que ingresen en el espacio aéreo de Siria.

“No solo el Ejército ruso debe hacer todo lo posible para eliminar a los terroristas en Siria, sino que también debe luchar y enfrentarse a cualquier acción extranjera agresiva que viole la seguridad del espacio aéreo sirio; es por eso que Rusia debe expulsar al embajador de Tel Aviv y reducir el nivel de su cooperación en diversos campos con este régimen”, dijo el general Ivashov.

Como segundo paso, el general retirado ruso señaló que la exención de visados entre Rusia e Israel y el intercambio de información e inteligencia deben reducirse drásticamente.

“Todos los aviones israelíes que ingresen al espacio aéreo sirio ilegalmente deben ser derribados. Aquí, no hablamos de un ataque directo contra los aeropuertos israelíes, pero le corresponde a Moscú asumir la responsabilidad de garantizar la seguridad del espacio aéreo sirio y evitar la entrada ilegal de aviones extranjeros”, insistió.

Assad a Putin: El derribo del Il-20 es el "resultado de la arrogancia y el desenfreno de Israel"

El presidente sirio ha manifestado la esperanza de que Moscú y Damasco continúen luchando juntos contra el terrorismo.

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha enviado a Vladímir Putin un telegrama para expresar sus condolencias por la muerte de 15 militares rusos que iban a bordo del Il-20 derribado por un misil antiaéreo sirio la noche del pasado 17 de septiembre.

"En mi nombre y en nombre del pueblo sirio expreso sinceras condolencias por el derribo del avión militar ruso Il-20 en el mar Mediterráneo, lo que llevó a la muerte de los militares héroes rusos que estaban cumpliendo el noble objetivo de las Fuerzas Armadas de Rusia de luchar contra el terrorismo en Siria", cita la agencia SANA el mensaje de Bashar al Assad.

El mandatario sirio ha reiterado que responsabiliza a Israel de la tragedia. "Este triste incidente es resultado de la arrogancia y el desenfreno de Israel, que constantemente utiliza los métodos más sucios para alcanzar sus objetivos sórdidos y perpetrar agresiones en la región", afirmó.

Al Assad también ha expresado la certeza de que tragedias como esta no frenarán la cooperación militar entre Moscú y Damasco, y que los dos países continuarán la lucha antiterrorista en la que se derrama la sangre tanto de militares sirios, como rusos.

Militares israelíes viajarán a Moscú para intentar justificarse sobre el derribo del Il-20 ruso en Siria

Las Fuerzas de Defensa de Israel enviarán a Moscú una delegación encabezada por el comandante Amikam Norkin este 20 de septiembre. Durante esa visita oficial a la capital de Rusia, los militares israelíes compartirán la información que poseen acerca del derribo del avión ruso Il-20 en Siria la noche del pasado 17 de septiembre.

La delegación de Israel presentará un informe sobre "todos los aspectos" del suceso, desde los datos previos al derribo hasta la investigación que ha llevado a cabo Tel Aviv.

Israel "lamenta" la muerte de los militares rusos que viajaban en avión siniestrado, pero considera que el Gobierno de Siria es "totalmente responsable" de los hechos y también responsabiliza "a Irán y a la organización terrorista Hezbolá por este desafortunado incidente".

Los israelíes también presentarán a Moscú sus pruebas sobre los "continuos intentos" de Teherán para suministrar armas estratégicas" a esa organización militarizada chiita libanesa y "establecer una presencia militar iraní en Siria".

Turquía arremete contra Israel por la catástrofe del Il-20 en Siria

El asesor presidencial turco Yasin Aktay respaldó a los altos funcionarios de la Defensa rusa que criticaron a Israel por su papel en el derribo del avión ruso Il-20.

"Las declaraciones de Rusia tras la caída del avión estaban justificadas. Al fin de cuentas el avión fue derribado de manera injusta y las investigaciones técnicas demostraron claramente que el avión cayó como consecuencia de una acción realizada por Israel", aseguró Aktay en un comentario para Sputnik.

Según el asesor del presidente Recep Tayyip Erdogan, nadie busca empeorar la situación; sin embargo, Rusia tiene todo el derecho de responder a este tipo de ataques.

Además, el político turco opina que el objetivo de Israel habría sido perjudicar la actual atmósfera constructiva en Siria y dinamitar los esfuerzos emprendidos por Rusia y Turquía para solucionar el problema de Idlib.

El Líbano condena a Israel por la caída del Il-20

El Ministerio del Exterior libanés arremetió contra Israel por atacar territorio sirio y provocar el derribo del Il-20, que costó la vida a 15 militares rusos.

El Ministerio de Asuntos Exteriores libanés emitió una declaración el miércoles 19 de septiembre en la que denunció el ataque aéreo de Israel contra Siria. También expresó sus condolencias a la nación y el gobierno rusos por la muerte de 15 soldados de ese país, muertos en el incidente del Il-20.

El lunes 17 de septiembre, un centro perteneciente a la industria militar del Ejército sirio en Latakia fue blanco de los misiles israelíes. Simultáneamente a este ataque, un avión militar ruso Il-20 desapareció de las pantallas del radar mientras volaba sobre una localidad no lejos de la base militar de Hamaimim en Siria.

El Ministerio de Defensa ruso ha identificado oficialmente a Israel como la causa de la destrucción de su avión, y agregó que uno de los cuatro aviones israelíes que atacaron objetivos militares en Latakia se escondió detrás de la I-20 para escapar a los sistemas de defensa antiaérea de Siria.

Durante esta agresión, un avión F-16 del Ejército israelí se refugió en efecto detrás de un II-20 ruso, cuando los sistemas de defensa aérea sirios abrieron fuego contra el avión israelí. Esto provocó la caída del avión ruso causando la muerte de las 15 personas que llevaba a bordo, dijo el Ministerio de Defensa ruso.

El martes, el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, dijo que la responsabilidad del accidente aéreo ruso y la muerte de lo que iban a bordo recae enteramente en el Ejército israelí. También señaló que su país se reservaba el derecho de tomar represalias contra esta acción de Israel.

"Asumir la culpa en público": ¿Tiene que dar un paso atrás Israel en su presencia en Siria?

Medios israelíes han comentado el accidente del avión ruso Il-20 en la provincia siria de Latakia.

A pesar de hacer todo tipo de especulaciones sobre la tragedia, Haaretz y Jerusalem Post han reconocido que al menos la culpa es parcialmente achacable a las Fuerzas Aéreas de Israel.

"Hay pocas razones para dudar de los detalles básicos. Israel llevó a cabo probablemente el ataque aéreo; Rusia recibió una advertencia anticipada —si fue con la suficiente antelación seguirá siendo motivo de fricción-; y el Il-20 quedó atrapado casi con certeza en la línea de fuego de los misiles antiaéreos sirios", escribe Haaretz.

El autor del artículo, Anshel Pfeffer, también reconoce que el incidente pudo haber sido causado en parte por la notificación intencionadamente tardía de Israel. También se afirma en el texto que se debió en parte a un error de comunicación entre los aliados rusos y sirios.

Cualesquiera que fueran las causas, es muy probable que Israel tenga que limitar su presencia en Siria en las próximas semanas y meses y "asumir la culpa en público". No obstante, según Pfeffer, las relaciones entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, son tan estrechas que la situación se va a arreglar en el futuro próximo.

"Es difícil imaginar que Israel arriesgue su acuerdo con el mandatario ruso, que le ha permitido operar libremente contra objetivos iraníes en Siria", opina Pfeffer.

De acuerdo con Seth J. Frantzman y su artículo para el Jerusalem Post, Rusia ha acusado a Israel del ataque al Il-20 porque no puede culpar a Siria. Las defensas aéreas sirias son de fabricación rusa, por lo que sería, en realidad, una autocrítica con respecto a la tecnología.

En opinión de Frantzman, hay numerosas fuerzas rusas, sirias y de otro tipo que operan en las inmediaciones y se ponen en peligro unas a otras. Y el incidente reciente ilustra que estas fuerzas no se comunican bien.

El periódico Yediot Ajronot, por su parte, califica la versión de la deliberada provocación israelí como infundada y acusa a las tropas "negligentes" del Gobierno sirio del incidente.

El medio expresa preocupación sobre las posibles entregas al Ejército sirio de los sistemas de defensa aérea S-300, lo que puede complicar las acciones de la aviación israelí en la región.

Israel entrena a mercenarios saudíes en Néguev para atacar Yemen

Los mercenarios de Arabia Saudí que atacan Al-Hudayda (oeste de Yemen) reciben entrenamiento israelí y financiamiento emiratí, revela un informe.

“Cientos de mercenarios occidentales financiados por Emiratos Árabes Unidos (EAU) participan en el ataque contra la provincia yemení de Al-Hudayda, luego de recibir intensivos entrenamientos de combate en Israel”, según informó el miércoles Al-khaleej online.

Citando a fuentes cercanas al Comité de Inteligencia del Congreso de EE.UU., este portal de noticias árabes indica que dichos mercenarios, de diversas nacionalidades, atacan contra Al-Hudayda a fin de derrotar a las fuerzas del movimiento popular yemení Ansarolá “que han mostrado una resistencia feroz”.

El pasado mes de junio, Arabia Saudí, junto con los EAU, lanzó un ataque contra Al-Hudayda, haciendo caso omiso a las advertencias de la comunidad internacional sobre los riesgos que esta operación representa para la vida de millones de personas.

Pero las fuerzas atacantes no pudieran alcanzar su objetivo de tomar el control de la ciudad y solo causaron bajas civiles y agravaron la catastrófica situación humanitaria en el país más pobre del mundo árabe.

Cientos de mercenarios occidentales financiados por Emiratos Árabes Unidos (EAU) participan en el ataque contra la provincia yemení de Al-Hudayda, luego de recibir intensivos entrenamientos de combate en Israel”, informa Al-khaleej online.

Las fuentes estadounidenses revelaron también el establecimiento de unos “campos de entrenamiento secretos” para mercenarios en el desierto de Néguev, situado en el sur de los territorios ocupados palestinos, tras un acuerdo entre el régimen de Tel Aviv y Abu Dabi.

Además, el proisraelí Muhamad Dahlan, el exlíder del Movimiento Palestino de Liberación Nacional (Al-Fatah), visitó estos campamentos y supervisó personalmente el entrenamiento de los mercenarios —en su mayoría colombianos y nepaleses— realizado por el ejército israelí y con el conocimiento del príncipe emiratí, Muhamad bin Zayed Al Nahyan, agregaron las fuentes.

En cuanto a la razón de la elección del sitio de entrenamiento, las fuentes dijeron que “fue deliberada, porque el clima, el ambiente desértico y la estructura tribal que caracteriza al desierto de Néguev son muy similares a Yemen”.

Análisis: El fallido intento de Israel de comenzar la Tercera Guerra Mundial

Tom Luongo*

Hay una cosa que Israel teme más que cualquier otra cosa en Siria. La pérdida de su capacidad para volar sus F-16 con total impunidad y golpear a cualquier objetivo que quiera alegando medidas de defensa para detener a Irán, su enemigo existencial.

Israel finalmente admitió haber llevado a cabo más de 200 de esas misiones en los últimos 18 meses, solo algunas de las cuales alguna vez fueron noticiadas por algún medio internacional.

Y con el ataque furtivo a Latakia que tuvo como consecuencia el derriba de un avión de guerra ruso IL-20 ELINT, Israel ahora no solo ha elevado las apuestas a un nivel inaceptable, sino que también ha asegurado que este sea el último asalto aéreo que jamás será capaz de llevar a cabo.

La situación es bastante clara. Israel y Francia coordinaron un ataque contra objetivos múltiples dentro de Siria sin la participación pero con el conocimiento absoluto de Estados Unidos para provocar que Rusia se ladeara atacando la intrascendente fragata francesa que ayudó al ataque aéreo de Israel.

Cualquier denuncia de intenciones siniestras por parte de las Fuerzas de Defensa israelíes es hueca  porque si no hubieran tenido la intención de provocar un conflicto más amplio, hubieran dado a  Rusia más de un minuto para despejar sus aviones de la zona.

Eso constituiría un ataque contra un estado miembro de la OTAN y requeriría una respuesta de la OTAN, obteniendo así la escalada exacta necesaria para continuar la guerra en Siria indefinidamente y acabar en una Guerra Mundial.

Esto claramente anularía cualquier objeción a un conflicto más amplio por parte del presidente Trump, que tendría que responder militarmente a un ataque ruso contra un aliado de la OTAN. También reafirmaría la necesidad de la OTAN en la opinión pública, intensificándose aún más los ataques contra Trump y cualquier iniciativa de paz.

No debe descartarse que este incidente haya tenido lugar a 60 días de las elecciones de mitad de período.

Este ataque ocurrió horas después de que los presidentes Erdogan y Putin negociaron un acuerdo «pacífico» para la provincia de Idlib al declarar una zona desmilitarizada (DMZ) de 15-20 kilómetros de ancho que todos, incluidas las mascotas de Erdogan, Jabhat al-Nusra, tendrían que respetar.

La paz estaba estallando en Siria e Israel y los halcones de guerra en Washington no estaban para eso.

Al realizar este ataque, Israel y muchos en la OTAN supusieron que ganarían.Si Rusia ataca a Francia, entonces la OTAN invoca el Artículo 5 y consiguen una guerra más amplia.

Si Rusia no devuelve el golpe, Putin pierde popularidad dentro de Rusia, que cae 5 puntos y John Bolton comienza a salivar ante la perspectiva de un cambio de régimen en Rusia. Sí, están tan locos.

Era una clara maniobra geopolítica, casi como un judo. Rusia y Siria parecían estar al borde de la victoria, sobre un gran conflicto que resultaría en meses de mala prensa. Estábamos esperando un posible ataque de armas químicas de falsa bandera, gritos de crisis humanitaria y todo el resto de la monserga habitual, que es lo que podemos esperar de ‘diplomáticos’ estadounidenses que ha sido demasiado común incluso bajo Trump.

Lo que obtuvimos fue todo lo contrario, un asalto cuidadosamente elaborado contra las fuerzas militares rusas en el que los sistemas de defensa aérea de Rusia serían culpados por la muerte de su propia gente y un contraataque equivocado que justifica la narrativa «Putin es un vil guerrero» para justificar una invasión estadounidense a Siria que se ha intentado desde 2013 y la habilidad de Putin para desactivar esa situación a través de medios diplomáticos.

Por una vez, esto casi parecía un plan bien pensado. No son las groserías usuales que hemos tratado en los últimos años. Pero, aquí está el problema.

No funcionó.

Al responder militarmente de forma inmediata y caer en la «niebla de la guerra», Rusia y Putin nuevamente demuestran ser más hábiles en esto que sus adversarios.

Porque nada de lo que acabo de esbozar sucederá. Y Francia, Israel y EE. UU. serán los que perderán aquí. Y con Israel traicionando la indulgencia de Putin después de los ataques aéreos de abril en Damasco, no tendrá más remedio que mejorar los sistemas de defensa aérea de Siria de S-200 a S-300 y posiblemente a S-400.

Esta es la peor pesadilla de Israel. Una situación en la que cualquier asalto aéreo contra objetivos dentro de Siria sería una misión suicida, perforando el mito de la superioridad de la fuerza aérea israelí y cambiando el delicado equilibrio de poder en Siria decididamente en contra de ellos.

Esta es la razón por la que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, trabajó tan duro con Putin en los últimos dos años. Pero, este incidente limpia esa pizarra. Esta fue una traición cínica a la confianza y paciencia de Putin. E Israel ahora pagará el precio por su error de cálculo.

Dar a Siria los S-300 no vengará a los quince soldados rusos muertos. Putin tendrá que responder a eso de una manera más concreta para apaciguar a los intransigentes en su gobierno y en casa. Su paciencia y aparente pasividad están siendo llevadas a su límite políticamente. Esto es, después de todo, un beneficio lateral de todo esto para los halcones neoconservadores y globalistas en DC, Europa y Tel Aviv.

Pero la verdadera pérdida aquí para Israel será que Rusia establezca una zona de exclusión aérea sobre el oeste de Siria. Cualquier respuesta menor de Putin será aprovechada por y la situación escalaría desde aquí. Luego, Putin tiene que desplegar los S-300. Y una vez que eso sucede, la solución real a Siria comenzará en serio.

Porque en ese momento a Estados Unidos solo le quedaría invadir sin provocación previa, ahora que existe una solución en Siria entre Rusia y un miembro de la OTAN, Turquía.

La única buena noticia en todo esto es que las fuerzas estadounidenses no estuvieron involucradas. Esto todavía me dice que Trump y Mattis todavía están a cargo de su cadena de mando y que otras fuerzas están conspirando para arrastrarlos a un conflicto que nadie en su sano juicio desea.

*Analista norteamericano

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS