Portada - Últimas noticias

Los legisladores daneses han lanzado un proyecto de ley contra la interferencia en el debate público con el que se podría castigar a sus ciudadanos con una pena de hasta 12 años. La iniciativa ha causado polémica en la sociedad civil del reino, ya que podría aplicarse contra todo el que exprese opiniones similares a las de Moscú.

Según el periódico más antiguo del país, el Berlingske, el proyecto de ley está destinado a "fortalecer los esfuerzos contra las influencias ilegales de los servicios de inteligencia extranjeros" y prevé una pena máxima de 12 años si el delito se comete durante una campaña electoral. El medio enumera varios casos en los que podría aplicarse el castigo: interferencia en el debate público o intento de influir en la toma de decisiones.

Flemming Rose, investigador principal del Instituto Cato y miembro de la Comisión de Libertad de Expresión del Gobierno danés, apunta a que como está redactado el proyecto de ley, se podría castigar, por ejemplo, a todo el que se exprese públicamente contrario a las sanciones contra Rusia. También podría ser castigable cualquier opinión a favor del proyecto energético ruso-alemán Nord Stream 2.

"Bajo esta posible ley caerían diferentes situaciones, por ejemplo, cuando un agente de la inteligencia de otro país dice que hay que cambiar un bombillo quemado en el baño de uno u otro lugar y el director danés de la institución sigue su consejo", considera Rose.

En palabras del analista, este proyecto de ley puede considerarse como un intento de intimidación contra la sociedad danesa. Está dirigido contra el derecho legítimo de los ciudadanos de expresar sus opiniones abiertamente, que ahora podrían ser consideradas como propaganda externa.

Esto ocurre en un momento en el que Rusia se enfrenta a una serie de acusaciones por parte de los países occidentales, que afirman que Moscú hackeó las agencias de dopaje y otras organizaciones internacionales en un intento de influir en la opinión pública. Rusia ha rechazado con vehemencia las acusaciones y las ha calificado de "manía de espionaje".

Fuera caretas: los verdaderos objetivos de los 'experimentos' de la OTAN cerca de Rusia

La OTAN planea llevar a cabo más de 20 experimentos durante las maniobras militares Trident Juncture 2018 que se celebrarán entre el 25 de octubre y el 7 de noviembre.

A pesar de que el comunicado de la Alianza Atlántica informa que las maniobras se llevarán a cabo para "probar, incrementar la precisión y continuar desarrollando las capacidades existentes u otras nuevas", algunos expertos no están de acuerdo con estas afirmaciones.

Así, el especialista del Centro de Periodismo Militar y Político Borís Rozhin comentó a Sputnik los verdaderos objetivos que persigue la OTAN con la ayuda de estos experimentos militares.

Las maniobras suelen llevarse a cabo para poner a prueba las capacidades defensivas de Rusia. Para lograr el objetivo se usan drones, entre otras cosas.

"Captan imágenes de las instalaciones militares rusas, de los desplazamientos de las Fuerzas Armadas en las áreas fronterizas, registran la actividad de la aviación rusa, ponen a prueba los sistemas de lucha radioelectrónica", dijo.

Además, también prueban sus propios sistemas de interacción entre los Ejércitos y equipos militares de los distintos Estados que componen la Alianza Atlántica y participan en las maniobras en proximidad con la frontera rusa, agregó Rozhin.

Todos los datos que se recolectan en el transcurso de estas maniobras se unifican en un centro de análisis. Más tarde, gracias a esos datos se emiten recomendaciones sobre la modernización de los medios que podrían usarse más tarde contra Rusia.

"Es un trabajo de defensa rutinario, pero está evidentemente acentuado contra Rusia", concluyó Rozhin.

Las maniobras Trident Juncture 2018, en las que participarán cerca de 50.000 militares de 31 países, entre miembros de la Alianza Atlántica y socios, se llevarán a cabo en Noruega.

El 9 de octubre, el teniente general de las Fuerzas Armadas de Noruega, Rune Jacobsen, informó que Suecia y Finlandia abrirán su espacio aéreo a estas maniobras.

Según el militar, los ejercicios se realizarán a una distancia de unos 1.000 kilómetros de la frontera rusa, mientras que las operaciones aéreas podrían realizarse a unos 500 kilómetros del territorio ruso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS