Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

ANKARA (Sputnik) — El palestino Muhammed Dahlan, supuesto asesino a sueldo, envió a Estambul a un grupo de cuatro personas para ocultar las huellas tras el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, afirmó el diario turco Yeni Safak.

El periódico, que cita fuentes de seguridad anónimas, dice que el equipo despachado a Estambul es el mismo que estuvo detrás del asesinato de un militante del movimiento Hamás, Mahmud Mabhih, en 2010.

El grupo arribó desde el Líbano un día antes del asesinato, se quedó en Estambul por tres noches y entró en el consulado saudí el día del crimen, 2 de octubre, según las imágenes de las cámaras de seguridad.

Los investigadores turcos hallaron supuestamente rastros de "ácido fluorhídrico y otras sustancias químicas" dentro de un pozo en la residencia del cónsul general saudí en Estambul, lo que sugiere que el cuerpo de Khashoggi fue disuelto en ácido y otros químicos.

Mohammed Dahlan, a quien el periódico define como "el sicario de Oriente Medio", fue jefe de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina, el principal mediador entre el gobierno de los Emiratos Árabes Unidos y un escuadrón de la muerte en Yemen y ahora trabaja para el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Muhammed bin Zayed.

Conocido por sus críticas a las políticas del príncipe heredero de Arabia Saudí, el periodista Jamal Khashoggi fue visto con vida la última vez el 2 de octubre, cuando entró en el consulado saudí en Estambul para recoger algunos papeles.

El diario The Washington Post, con el que Khashoggi colaboraba como columnista, fue el primero en denunciar que el periodista había sido torturado, asesinado y descuartizado, mientras que funcionarios saudíes aseguraban que había salido de la sede diplomática.

Ante la creciente presión internacional, Riad admitió primero que Khashoggi había fallecido en "una pelea" dentro del consulado; luego, que fue víctima de "una operación no autorizada"; y, finalmente, que se trató de un crimen premeditado, a raíz del cual fueron detenidas 21 personas.

Arabia Saudí sostiene que el asesinato no tuvo nada que ver con la familia real, pero The Washington Post afirmó que la CIA indica en su informe al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, como la persona que habría ordenado matar a Khashoggi.

El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que el informe completo sobre el caso Khashoggi, incluido con los responsables de su asesinato, estará listo para el 20 de noviembre.

'Sin rastro de sangre': Revelan que a Khashoggi le inyectaron un coagulante antes de desmembrarlo

Funcionarios de seguridad y judiciales de Turquía aseguran que Khashoggi fue "estrangulado y asesinado mediante una dosis letal de tranquilizantes".

Los asesinos del periodista saudí Jamal Khashoggi le habrían inyectado  "un agente de coagulación sanguínea" para prevenir el sangrado de su cadáver antes de ser desmembrado y, de este modo, "no dejar rastro de sangre" en el consulado saudí de Estambul (Turquía), informaron este sábado medios locales.

Según funcionarios de seguridad y del sistema jurídico de Turquía, Khashoggi fue "estrangulado y asesinado mediante una dosis letal de tranquilizantes". Asimismo, el medio Yeni Safak indica que las autoridades turcas hallaron restos de "ácido fluorhídrico y otras sustancias químicas" en el interior de un pozo de la casa de Mohamed Alotaibi, el cónsul general saudí en la capital turca, lo que sugiere que el cuerpo de la víctima fue disuelto usando este tipo de sustancias.

El 2 de octubre, el periodista saudí Jamal Khashoggi, residenciado en EE.UU. y columnista de The Washington Post, desapareció tras entrar en el consulado de Arabia Saudita en Estambul. Dos semanas después, Riad admitió que Khashoggi murió dentro de la misión diplomática. Según su "investigación preliminar", falleció como resultado de "una pelea", mientras varios medios informaban que las autoridades turcas disponían de pruebas que apuntaban a que Khashoggi fue asesinado y desmembrado en el consulado.

Este jueves la Fiscalía de Arabia Saudita ha pedido la ejecución de cinco personas sospechosas de haber ordenado y supervisado el asesinato de Khashoggi en el consulado de Estambul (Turquía). Once personas han sido acusadas y 21 se encuentran detenidas en relación con el crimen, precisaron los fiscales.

Este viernes trascendió la noticia de que la CIA ha llegado a la conclusión de que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salmán, dio personalmente la órden de asesinar al periodista saudí.

Dimite funcionaria de EEUU responsable de indagar caso Khashoggi

Una alta funcionaria de la Casa Blanca, que investigaba el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, renuncia a su puesto.

Kirsten Fontenrose, responsable de la política de EE.UU. hacia Arabia Saudí, dimitió el viernes, una decisión que puede sugerir fisuras dentro de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, por la respuesta al asesinato de Khashoggi en el consulado saudí en Estambul (Turquía) el pasado 2 de octubre, informó el sábado el diario estadounidense The New York Times.

Fontenrose había presionado para que se adoptara una postura dura con la monarquía saudí y había estado en Riad (capital de Arabia Saudí) para discutir una serie de sanciones que Washington impuso en los últimos días contra aquellos identificados como responsables del asesinato del periodista, según dos personas familiarizadas con las conversaciones citadas por el rotativo.

Se desconocen las circunstancias exactas de su renuncia y no está claro si su defensa de una respuesta agresiva al asesinato del crítico periodista saudí enojó a algunos en la Casa Blanca, añade The New York Times.

De hecho, conforme a las dos personas aludidas, al parecer, cuando Fontenrose regresó a Washington (capital estadounidense), discutió con sus superiores en el Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU., donde se desempeñó como directora de la región del Golfo Pérsico.

Un representante de dicho consejo declinó hacer comentarios al respecto y Fontenrose tampoco respondió a los mensajes del periódico para que se pronunciara acerca de lo ocurrido.

Pese a la conclusión a la que llegó la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) —que el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, ordenó el asesinato de Khashoggi—, Trump insistió el sábado en proteger al régimen saudí diciendo que no estaba al corriente de lo anunciado y recalcando la importancia que entrañan para Washington los beneficios económicos que obtiene de Riad.

Los esfuerzos de la Casa Blanca por evitar que Bin Salman deba rendir cuentas por el horrendo asesinato de Khashoggi, que residía en Estados Unidos y colaboraba con la prensa estadounidense, prosiguen a pesar de la proliferación en el Senado norteamericano de voces que reclaman que el príncipe heredero sea castigado por tal crimen.

EEUU no llegó a una conclusión final sobre el asesinato de Khashoggi

WASHINGTON (Sputnik) — EEUU no llegó hasta el momento a una conclusión definitiva sobre el asesinato del periodista opositor saudí Jamal Khashoggi, declaró la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

"Las recientes informaciones de que las autoridades de EEUU sacaron conclusiones definitivas son falsas, tenemos muchas preguntas sobre el asesinato de Khashoggi que quedan sin respuesta todavía", dijo a la prensa.

Agregó que Washinton planea responsabilizar a todos los implicados en el asesinato del periodista saudí.

El presidente estadounidense, Donald Trump, examinó el caso Khashoggi el 17 de noviembre con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y la directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel.

El 16 de noviembre el periódico The Washington Post informó que la CIA descubrió que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, ordenó el asesinato de Khashoggi.

Según un informe de la CIA, el hermano de Mohammed, Khalid bin Salman, que es el embajador saudí en EEUU, supuestamente por orden del príncipe heredero, le dijo a Khashoggi en una conversación telefónica que visitara el consulado de Arabia Saudí en Estambul para recuperar sus documentos.

Por su parte, la portavoz de la embajada de Arabia Saudí en Washington, Fatimah Baeshen, indicó que Khalid y Khashoggi nunca hablaron sobre nada relacionado con visitar Turquía y el propio Khalid bin Salman desmintió la investigación de la CIA.

Khashoggi, periodista de The Washington Post, conocido por sus críticas a las políticas saudíes, desapareció el 2 de octubre después de ingresar al consulado saudí en Estambul.

El reconocimiento de Arabia Saudí de que el periodista había sido asesinado en una pelea dentro del consulado se produjo después de dos semanas de negaciones y de la creciente presión de los aliados occidentales para proporcionar explicaciones.

El 25 de octubre, el fiscal general saudí reconoció que el asesinato del periodista fue premeditado.

En total fueron detenidos 21 presuntos implicados en el asesinato, para cinco de los cuales la Fiscalía pidió la pena muerte.

Sin embargo, Riad sostiene que el asesinato no tuvo nada que ver con la familia real saudí, describiéndolo como una operación deshonesta.

La CIA determina que príncipe heredero saudí ordenó el asesinato de Khashoggi

WASHINGTON (Sputnik) — La Agencia Central de Inteligencia (CIA) descubrió que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, ordenó el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, informaron los medios de comunicación.

La CIA concluyó que Bin Salman ordenó el asesinato de Khashoggi en Estambul el 2 de octubre, informó The Washington Post.

El informe explica que la CIA examinó varias fuentes de inteligencia, incluida una llamada telefónica entre el hermano del príncipe heredero, Khalid bin Salman, que es el embajador saudí en los Estados Unidos, y Khashoggi.

Khalid, en la dirección del príncipe heredero, le dijo a Khashoggi que visitara el consulado de Arabia Saudí en Estambul para recuperar sus documentos, según el informe.

El periodista fue informado que estaría seguro, pero no se sabe si Khalid tenía conocimiento que Khashoggi sería asesinado, agrega el informe.

La portavoz de la embajada de Arabia Saudí en Washington, Fatimah Baeshen, dijo que Khalid y Khashoggi nunca hablaron sobre nada relacionado con visitar Turquía y desmintió la investigación de la CIA.

El propio Khalid bin Salman reafirmó en respuesta al artículo de The Washington Post que nunca conversó con Khashoggi por teléfono ni le sugirió viajar a Turquía.

"El último contacto que tuve con el señor Khashoggi fue vía un mensaje de texto el 26 de octubre de 2017. Nunca hablé con él por teléfono y desde luego no le propuse viajar a Turquía por motivo alguno", escribió el embajador en su cuenta de Twitter.

Además, divulgó la respuesta completa de la embajada al diario estadounidense, en la que la portavoz de la representación diplomática rechazó las acusaciones de The Washington Post y le propuso revisar el registro de llamadas y el contenido del teléfono móvil de Khashoggi si se lo permiten las autoridades turcas.

Un portavoz de la CIA se negó a comentar sobre la situación, según el informe.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente