Portada - Últimas noticias

alt

Los videos de Dashcam típicamente capturan escenas de violencia brutal o accidentes de escalofrío, pero este en particular es excelente para desencadenar emociones positivas, al menos según los YouTubers rusos.

Las imágenes que surgieron el martes en línea muestran a un perro callejero parado en el costado de la carretera en Chelyabinsk, Rusia (1.783 km al este de Moscú) esperando la oportunidad de cruzar la calle, algo desesperadamente a medida que los autos pasan continuamente. La triste anticipación del animal atrajo la atención de un policía de tránsito local, que dejó su auto y detuvo el tráfico para el perro.

La conmovedora escena se volvió viral rápidamente, provocando una ola de comentarios edificantes y de afirmación de la vida. "Solo quiero videos como este en las noticias. De lo contrario, la ira y la desesperación se apoderarán de mí ", dice el comentario mejor calificado en el sitio ruso Pikabu .

"¡Hoy creo en la humanidad!", Escribió una persona en YouTube. Muchos elogiaron al policía por mostrar compasión, aunque un comentarista dijo que debería haber llamado al control de animales ya que el perro estaba cojeando y aparentemente herido.

Un canal de YouTube estaba tan inspirado por la amabilidad del policía que incluso propuso lanzar un desafío nacional destinado a ayudar a los animales sin hogar.

Los perros callejeros pueblan muchas ciudades rusas en cantidades significativas mientras los refugios de animales luchan para satisfacer la demanda. Una ley rusa de 2018 prohíbe la matanza de animales y otras formas de maltrato, aunque los casos de violencia contra perros y gatos callejeros siguen apareciendo en las noticias.

Una perra callejera se encariña con alpinistas y se convierte en la primera en conquistar el Himalaya

La perra apodada Mera probablemente se convirtió en la primera de su especie en llegar hasta la cima de la montaña Baruntse, situada en Nepal, uno de los picos más bellos del Himalaya, de 7.129 metros de altura. El animal se hizo amigo de los alpinistas del Summit Club, basado en Katmandú, y no dejó de seguirlos en su ascenso.

BilliBierling, del registro de montañismo en el Himalaya nepalí HimalayanDatabase, comentó a la revista Outside que no está al tanto de que algún otro perro haya llegado a una cima de la expedición en Nepal antes, aunque hubo pocos casos en que perros siguieron a los alpinistas hasta alturas de 5.364 y 6.492 metros. "Solo espero que no se haya metido en problemas por haber escalado el Baruntse sin permiso", agregó Bierling.

La expedición al pico Baruntse tuvo lugar en noviembre del año pasado, pero Don Wargowsky, el alpinista de Seattle que se convirtió en el mejor amigo de Mera, publicó las fotos en su cuenta de Facebook recién este 6 de marzo.

Se cree que la perra, que pesa 20 kilos, es un cruce entre un mastín tibetano y un pastor del Himalaya. Se encariñó con los miembros de la expedición cuando estaban descendiendo del pico de Mera, su primer destino antes de dirigirse a Baruntse, a una altura de 5.334 metros, y desde entonces compartió la carpa y la comida con Wargowsky.

En una oportunidad, la perra tuvo miedo de bajar con los alpinistas a su campamento base del Baruntse y pasó dos noches durmiendo en el glaciar, a 6.126 metros de altura. Su amigo Wargowsky estaba seguro de que Mera había muerto a causa del frío y los fuertes vientos, pero el animal sobrevivió y decidió acompañar a la expedición hasta la cima.

Wargowsky señaló que las patas de la perra sangraban y que tenía rotos los nudillos y las uñas. Si bien al principio el equipo toleraba al nuevo miembro porque le gustaba mucho a Wargowsky, al apreciar sus destrezas de alpinismo ―Mera adelantaba a los demás en el ascenso y podía cubrir en dos horas la distancia que les llevaría siete horas en completar― la empezaron a tratar con reverencia.

"Nunca habían visto nada parecido. Dijeron que era una perra especial, que trajo suerte a la expedición. Algunos incluso pensaron que estaba bendecida", confesó Wargowsky a Outside.

Después de conquistar la cima del Baruntse, Mera no fue dejada a merced del destino. Ahora vive con el administrador del campamento base de la expedición, Kaji Sherpa, que la renombró como Baru, en nombre del pico. La perrita ya ha recuperado el peso perdido desde su conquista del Himalaya, se encuentra bien alimentada y feliz.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS