Portada - Últimas noticias

Este encuentro "realmente muestra que las opciones militares están siendo consideradas seriamente en este momento", sostiene Max Blumenthal.

Un grupo de expertos del 'think-tank' estadounidense Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) organizó a principios de esta semana una reunión secreta sobre el "uso de la fuerza militar en Venezuela", aseguró a RT este domingo el periodista de investigación estadounidense Max Blumenthal, tras publicar un artículo en exclusiva al respecto en el portal Grayzone el día anterior.

Blumenthal obtuvo una lista de verificación de participación en la mencionada mesa redonda denominada 'Evaluación del uso de la fuerza militar en Venezuela', organizada por el mencionado centro con sede en Washington D.C., que incluye a varios funcionarios y militares de EE.UU. y Sudamérica.

 

 

El periodista detalló que la reunión secreta se llevó a cabo el 10 de abril, a pesar de que en la hoja figura erróneamente la fecha 20 de abril. El hecho de que la reunión realmente tuvo lugar fue confirmado a Blumenthal por dos de sus participantes, a quienes ha contactado para solicitarles comentarios.

"Hablamos de militares... y... de opciones militares en Venezuela. Sin embargo, eso fue a principios de esta semana", reveló al periodista Sarah Baumunk, investigadora asociada del Programa para las Américas del CSIS. Enseguida se puso nerviosa, agregó que no se "sentía cómoda respondiendo estas preguntas" y colgó.

Otro participante incluido en la lista, el investigador asociado Santiago Herdoiza, de la firma de estrategia internacional Hills& Company, simplemente confirmó que se trataba de una "reunión cerrada", sin proporcionar ningún detalle.

"Estaban extremadamente nerviosos de que alguien de los medios de comunicación supiera sobre la existencia de este evento. Fue una reunión de muy alto nivel con básicamente las principales personas de Washington involucradas en la elaboración de la política de Trump hacia Venezuela y ellos querían mantenerla lo más privada posible", ha relatado Blumenthal a RT.

"Esto realmente muestra que las opciones militares están siendo consideradas seriamente en este momento, después de que todos los otros mecanismos que Trump ha puesto en juego parecen haber fallado", ha concluido el periodista.

Participantes

La lista de participantes reúne a varios antiguos funcionarios militares y civiles de EE.UU. y América del Sur, representantes de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y de la Organización de Estados Americanos (OEA), así como analistas de varios 'thinktanks' (grupos de expertos). También asistieron varias figuras designadas por el autoproclamado presidente venezolano Juan Guaidó.

Entre ellos, se destaca el almirante KurtTidd, quien hasta hace poco encabezaba el Comando Sur de EE.UU.

Otro participante es Roger Noriega, un acérrimo opositor a la Revolución Bolivariana y quien como embajador de EE.UU. ante la OEA apoyó a grupos mercenarios para derrocar a la Revolución Sandinista. Además, al igual que ElliottAbrams, participó en el escándalo Irán-Contra: altos funcionarios del gobierno de Reagan, a pesar de la prohibición del Senado, autorizaron la venta de armas al Gobierno iraní durante la guerra de Irán-Irak. Luego usaron los ingresos de estas ventas para financiar el movimiento armado Contra nicaragüense, creado por EE.UU. para atacar al gobierno sandinista.

Después, durante años, ha ocupado altos cargos dentro de la Administración de EE.UU., centrándose en Venezuela y coordinando la OEA.

Entre los participantes también figura el exembajador en Venezuela, William Brownfield, conocido por su participación en planes de intromisión turbia contra el país bolivariano.

Además, asistieron funcionarios de Guaidó: el 'asesor' de políticas públicas Daniel Sierra y el 'embajador' ante EE.UU., Carlos Vecchio.

Invasión a Venezuela "estaría supeditada al consentimiento de Colombia y Brasil"

Aunque entre los participantes en la mesa redonda figuran dos funcionarios colombianos: el mayor general del Ejército Nacional de Colombia, Juan Pablo Amaya, y el ministro consejero de la Embajada colombiana en Washington, Daniel Ávila, el periodista cree que los socios regionales de Estados Unidos estarían bastante reacios a participar en una invasión militar en Venezuela.

"Cualquier invasión en Venezuela por parte de Estados Unidos estaría supeditada al consentimiento de los Gobiernos de Colombia y Brasil y no está claro que obtendrán ese consentimiento", opina Blumenthal.

"Ambos Gobiernos están extremadamente preocupados por aumentar la crisis migratoria, están profundamente preocupados por desestabilizar a toda la región y eso es absolutamente lo que esto implicaría. Y también están preocupados por un contraataque del Ejército de Venezuela, que es muy competente", ha concluido.

Venezuela denuncia que el "bloqueo ilegal" de EE.UU. a PDVSA impide cumplimiento de programas de asistencia humanitaria

A través de un comunicado el Gobierno de Venezuela denunció este domingo, ante la comunidad internacional, que las sanciones impuestas a la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) por Estados Unidos obstaculizan el cumplimiento de sus programas de asistencia humanitaria, poniendo en riesgo la vida de pacientes que se encuentran a la espera de atención médica urgente.

El documento resalta que las recientes medidas tomadas desde Washington para endurecer el "bloqueo ilegal" de los fondos de PDVSA, impiden el pago del tratamiento de los servicios médicos de 25 venezolanos que han viajado al extranjero para recibir atención en diferentes países. Apuntaron que la mayoría de ellos son niños y niñas, que han viajado a Italia, para un trasplante de médula ósea.

Caracas señala que este tipo de sanciones constituyen una "flagrante violación de los derechos humanos" y que sus efectos son "diametralmente opuestos" a los que proclaman bajo la falsa bandera de ayuda humanitaria.

Por su parte el canciller venezolano, Jorge Arreaza, compartió la publicación en Twitter e indicó que son cientos de miles los venezolanos atendidos bajo los programas de salud de PDVSA.

Duque admite que aislar y sacar a Maduro del poder en Venezuela es "una causa personal"

BOGOTÁ (Sputnik) — El presidente de Colombia, Iván Duque, aseguró que la búsqueda de un cambio de gobierno en Venezuela a través del aislamiento de Nicolás Maduro es una "causa personal".

"Esa causa ha sido también una causa personal; desde hace mas de cinco años, cuando yo era senador de la República, presenté en el Congreso lo que fue una proposición para solicitar la liberación de los presos políticos, después denuncié a Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional con el apoyo de senadores de Colombia y de Chile, hoy ya tenemos nueve jefes de Estado apoyando esa causa", dijo Duque.

El jefe del Estado colombiano se refirió así durante una declaración conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien esta tarde arribó a la ciudad de Cúcuta (Norte de Santander, nordeste), cerca de la frontera con Venezuela, para observar el impacto de la situación migratoria venezolana en territorio colombiano.

Por su parte, Pompeo pidió a Maduro que retire los bloqueos que mantiene en los puentes fronterizos con Colombia y permita así el paso de ayuda a su país.

"Para parafrasear a un presidente que enfrentó circunstancias similares: señor Maduro abra estos puentes, abra estas fronteras, usted puede terminar esto hoy", dijo Pompeo al recordar las palabras del mandatario estadounidense Ronald Reagan cuando en 1987 pidió al entonces líder soviético Mijail Gorbachov que derribara el Muro de Berlín.

que "es demasiado descarado el nivel de cinismo de @SecPompeo".

"Las consecuencias del bloqueo criminal de su gobierno contra Venezuela son incuantificables. Ha generado muerte, sufrimiento y necesidad. Y con su cara tan lavada, insiste en la falsa ayuda humanitaria del show de Cúcuta", declaró Arreaza al tiempo de señalar que "Washington y Bogotá ratifican a Cúcuta como escenario habitual de sus más decadentes y baratos espectáculos".

"El show de adulación y servilismo de hoy con @SecPompeo, es de antología", comentó el canciller venezolano.

​Desde finales de febrero pasado el Gobierno venezolano mantiene cerrados y bloqueados con contenedores los tres puentes internacionales que conectan a las ciudades venezolanas de San Antonio y Ureña con Cúcuta, luego que desde esa ciudad colombiana la oposición venezolana intentó pasar miles de kits de ayuda humanitaria donada por EEUU y sus aliados.

Según el presidente venezolano, los camiones con la supuesta ayuda humanitaria que dirigentes opositores intentaron hacer ingresar al país, no cargaban medicamentos y alimentos donados por EEUU y otros países, sino material para fomentar las guarimbas, como cables, máscaras antigás y clavos.

Maduro ha señalado que haber permitido el ingreso de tales ayudas (el pasado 24 de febrero) habría significado abrir el paso a una intervención a su país por parte del gobierno estadounidense, por lo que, en su lugar, aceptó la colaboración de Rusia, China y, recién, de la Cruz Roja Internacional para que ese organismo coordine y entregue asistencia humanitaria.

El Gobierno venezolano ha retirado que el país no vive una crisis humanitaria, sino se enfrenta a "heridas sociales" provocadas por el bloqueo impulsado por EEUU y sus aliados.

La visita a Cúcuta por parte de Pompeo fue la última de una gira por algunos países de la región que inició el viernes y que lo llevó también a Chile, Paraguay y Perú para dialogar sobre Venezuela y el impacto de la migración venezolana.

De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en la actualidad más de tres millones de venezolanos (diez por ciento de la población) viven fuera de su país, y según previsiones de la Organización de Naciones Unidas (ONU) la cifra ascenderá a 5,3 millones a finales de 2019, lo que significa la mayor crisis humanitaria de América Latina en tiempos de paz.

Sin embargo, las autoridades venezolanas aseguraron en reiteradas ocasiones que tales cifras han sido manipuladas para argumentar las denuncias internacionales de crisis humanitaria, y promover una invasión a su territorio.

El presidente Maduro declaró en febrero que tenía una lista "de 50.000 venezolanos desesperados" y ansiosos de regresar a Venezuela pues "no aguantan las condiciones en que están en Chile, en Perú, en Colombia, en Ecuador".

De acuerdo con los datos del Plan Vuelta a la Patria activado por el Gobierno venezolano en agosto de 2018, un total de 13.810 emigrados fueron repatriados para el 13 de abril de 2019, la mayoría de ellos procedentes de Brasil, Perú y Ecuador.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS