Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia celebra la formación de una coalición gobernante y del Gobierno en Moldavia, declaró el Ministerio de Exteriores ruso.

"Moscú celebra la formación en Moldavia de una coalición gobernante y del Gobierno y está dispuesto a trabajar conjuntamente con los órganos de poder, elegidos de forma democrática, para restablecer las relaciones mutuamente beneficiosas partiendo del Tratado de Amistad y Cooperación del 2001", destaca la Cancillería rusa.

Moscú confía en que la situación en Chisinau se normalice pronto y señala que la única vía a la solución de la crisis es el diálogo entre todas las fuerzas políticas.

"Esperamos que la situación en Chisinau vuelva pronto a la normalidad en bien de todos los ciudadanos moldavos y del desarrollo progresivo del país. La única vía posible a la solución a la crisis política interna en Moldavia es el diálogo entre todas las fuerzas políticas responsables", subraya el Ministerio de Exteriores ruso.

El Partido de Socialistas de la República de Moldavia (PSRM, prorruso) y el bloque electoral ACUM (europeísta) anunciaron el 8 de junio, tras varios meses de conversaciones infructuosas, la formación de la mayoría parlamentaria y, por consiguiente, del nuevo Gobierno.

Sin embargo, la Corte Constitucional de Moldavia calificó esas decisiones de ilegítimas. En respuesta, el Parlamento declaró que el Partido Demócrata intenta usurpar el poder a través de los magistrados de la Corte.

El 9 de junio, el vicepresidente del Partido Demócrata Pavel Filip, designado por la Corte Constitucional como presidente interino de Moldavia, firmó un decreto sobre la disolución del Parlamento y convocó para el 6 de septiembre elecciones para formar gobierno.

El presidente de Moldavia, Igor Dodon, calificó el decreto como "un paso desesperado" para la usurpación del poder.

La OTAN, preocupada por la crisis política en Moldavia

BRUSELAS (Sputnik) — La OTAN está preocupada por la crisis política en Moldavia y llama a las partes a actuar con contención y a resolver la situación mediante el diálogo, declaró la portavoz de la Alianza Atlántica, Oana Lungescu.

"La OTAN sigue con preocupación la crisis en la República de Moldavia, llamamos a todas las fuerzas políticas del país a actuar con calma y tranquilidad y a resolver sus discrepancias de forma dialogada respetando el imperio de la ley", tuiteó Lungescu.

​Agregó que "los líderes democráticamente elegidos de Moldavia deben colaborar para superar la crisis".

"Confirmamos el apoyo de la OTAN a Moldavia en las reformas de sus instituciones de defensa y seguridad", escribió la portavoz.

El Partido de Socialistas de la República de Moldavia (PSRM, prorruso) y el bloque electoral ACUM (europeísta) anunciaron el 8 de junio, tras varios meses de conversaciones infructuosas, la formación de la mayoría parlamentaria.

De esta manera Moldavia formó el nuevo Gobierno.

Sin embargo, la Corte Constitucional de Moldavia calificó esas acciones de ilegítimas. En respuesta, el Parlamento declaró que el Partido Demócrata intenta usurpar el poder a través de los magistrados de la Corte.

El 9 de junio, el vicepresidente del Partido Demócrata Pavel Filip, designado por la Corte Constitucional como presidente interino de Moldavia, firmó un decreto sobre la disolución del Parlamento y convocó para el 6 de septiembre elecciones para formar gobierno

El presidente de Moldavia, Igor Dodon, calificó la firma de ese decreto de "un paso desesperado" para la usurpación del poder.

La OTAN revela el objetivo de sus maniobras en el mar Báltico

Alrededor de 8.600 militares de 18 países, 50 barcos y 40 aviones participan en el ejercicio marítimo anual BALTOPS de la OTAN que ha comenzado en los países bálticos. Aunque los altos oficiales no mencionan explícitamente contra quién están dirigidos los ejercicios, sí mencionan a Rusia y Crimea en sus declaraciones.

El ejercicio, que durará hasta el 21 de junio, involucra a tropas estadounidenses y europeas: Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Letonia, Lituania, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumania, Suecia y Turquía. El ejercicio de este año está dirigido por la Segunda Flota de la Marina de Estados Unidos.

Los militares ensayarán la búsqueda y destrucción de minas y submarinos 'enemigos', así como el proceso de repeler ataques aéreos y marítimos. Además, van a entrenar acciones de ataque, en particular, el desembarco de anfibios.

Estas grandes maniobras navales de la OTAN "no están dirigidas contra terceros países". Así lo afirmó Oana Lungescu, una representante oficial de la alianza. No obstante, Rusia es el único país de la región báltica que no participa en estas maniobras. Otros dos Estados bálticos clave no pertenecientes a la OTAN, como Suecia y Finlandia, participan como socios.

"El mar Báltico es de importancia estratégica para la alianza, con seis países de la OTAN compartiendo su costa. BALTOPS lleva 47 años funcionando y no tiene como objetivo a nadie, aunque la situación de seguridad en la región se ha deteriorado claramente desde la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia en el 2014. BALTOPS muestra lo bien que nuestras fuerzas pueden funcionar juntas y que la OTAN puede defenderse de cualquier enemigo", declaró Oana Lungescu.

El ejercicio BALTOPS se llevó a cabo por primera vez en 1971 con el objetivo principal de disuadir a la URSS y mostrar las actividades de las flotas de la OTAN cerca de las fronteras soviéticas. Desde el colapso de la Unión Soviética, Rusia ha participado en estas maniobras en varias ocasiones, con un cambio significativo en el énfasis y una reducción en el alcance de las operaciones de búsqueda y rescate.

Cuando la OTAN rompió la cooperación militar con Rusia en el 2014, los ejercicios BALTOPS volvieron gradualmente a su escala y objetivos originales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente