Portada - Últimas noticias

Excombatientes de Malvinas y organizaciones políticas y sociales se movilizaron en Buenos Aires en el marco del 'Día de la afirmación de los derechos argentinos sobre las Malvinas', que se conmemora cada 10 de junio. En diálogo con Sputnik, el excombatiente Edgardo Esteban cuestionó el proceso de 'desmalvinización' impulsado por Mauricio Macri.

La fecha hace referencia a la designación, en 1829, de Luis Vernet como primer comandante político militar de las islas. Su éxito como comerciante le valió que el Gobierno de Buenos Aires, que controlaba las islas desde 1820, le otorgara primero una concesión para explotar ganado en la Isla Soledad.

En 1829, y para saldar una deuda que el Gobierno de Buenos Aires tenía con Vernet, decidió nombrarlo comandante de las islas, en lo que se considera el primer asentamiento legal sobre el territorio insular, antes de que el imperio británico decidiera invadirlo por la fuerza en 1833.

Como cada año, organizaciones sociales y políticas se movilizan hacia la embajada británica en Buenos Aires, frente a la que leen un discurso y entonan el himno argentino. En esta ocasión, además de los soldados argentinos que lucharon en el archipiélago, hubo unas 40 organizaciones que se movilizaron en su apoyo.

Edgardo Esteban, periodista y excombatiente, dijo a Sputnik que la movilización, más numerosa que la de 2018, apunta a "visibilizar lo que se intenta invisibilizar desde el Gobierno de Mauricio Macri".

Esteban aseguró que el actual Gobierno argentino promovió una "desmalvinización" que consiste en "la entrega de los recursos naturales y no solo la soberanía territorial sino la marítima, económica, educativa y cultural".

En ese sentido, cuestionó la actitud del embajador británico en Argentina Mark Kent por realizar "una campaña de 'falklandización' para tratar de que se olvide el conflicto bélico". Para Esteban, el representante británico "no habla del tema de soberanía y como nadie lo plantea de forma directa el reclamo, se maneja de forma cómoda en función de una propaganda para distender las cuestiones políticas".

​Esteban remarcó que el Reino Unido y Argentina deben cumplir con la resolución 2065 de Naciones Unidas y "sentarse a dialogar". Según el excombatiente, es el propio Gobierno argentino el que actualmente "dilata" el diálogo y ratifica un acuerdo firmado en 2016 por la gestión de Mauricio Macri que "prácticamente es entregar la soberanía de las islas".

Precisamente, el integrante de la organización Grupo por Soberanía (GPS) cuestionó que "se le da prioridad a los negocios o los intereses de un Gobierno cuando Malvinas es una cuestión de Estado, de soberanía, que tiene que estar más allá de los gobiernos de turno".

Una demostración de eso es que, remarcó, "después de la Selección Argentina (de fútbol), si hay algo que une a la Argentina es la identidad con las Malvinas".

"No hay un pueblo, por más pequeño que sea, que no tenga un monumento, una escuela o una calle de las Malvinas. No hay un equipo de fútbol que no haga un homenaje el 2 de abril o un cantante de rock que no tenga una canción sobre las Malvinas", sentenció.

Del mismo modo, señaló que la causa Malvinas es parte de las reivindicaciones de organizaciones y partidos político "tanto de izquierda como de derecha".

Esteban también lamentó que en los últimos años haya descendido el apoyo que la causa encontraba en otros países de América Latina. Como ejemplo, mencionó el viaje de legisladores uruguayos, incluido del gobernante Frente Amplio, a las islas y la cobertura de la gira en medios uruguayos como una visita a las 'Falklands'.

"No reconocían esa hermandad que uno siempre sintió, porque siempre decíamos 'volveremos a las Malvinas de la mano de América Latina'", sostuvo.

El excombatiente apuntó además la importancia que mantener el control de las islas sigue teniendo para el Reino Unido.

En ese sentido, señaló que "entre 1983 y 2015 se recaudaron más de 150.000 millones de dólares por regalías pesqueras en el entorno argentino", lo que según el argentino convierte a la zona "en el segundo lugar del planeta con mayor ingreso per cápita después de Luxemburgo".

Asimismo, remarcó la importancia estratégica sigue teniendo. "Hay una base militar que es la más importante que tiene la OTAN en el hemisferio sur, con un control marítimo y territorial", apuntó.

El control de la mayor parte de territorio antártico posible es otro de los objetivos ocultos del Reino Unido, señaló Esteban, recordando que "mirando a futuro le permitiría controlar las reservas alimenticias, hidrocarburíferas y de agua dulce" de la zona.

"Si uno tiene en cuenta que del otro lado está Australia y toda Oceanía, uno ve que la comunidad británica tiene el 80% del continente blanco", complementó, respecto de los reclamos territoriales sobre la Antártida que mantienen distintas naciones, congelados por el Tratado Antártico de 1959.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente