Portada - Últimas noticias

JERUSALÉN (Sputnik) — El dron de EEUU derribado por Teherán, según la información del Ministerio de Defensa ruso, operaba en el espacio aéreo de Irán, declaró el secretario del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia, Nikolái Pátrushev.

"Tengo la información del Ministerio de Defensa de Rusia que ese dron se encontraba en el espacio aéreo de Irán", dijo Pátrushev a los periodistas tras las negociaciones con sus homólogos de EEUU e Israel, John Bolton y Meir Ben-Shabbat.

Añadió que Rusia pide a EEUU e Israel que disminuyan la tensión con Irán.

"Hemos llamado a los socios a la moderación y pasos recíprocos sobre la base de los cuales se debe avanzar constantemente hacia el alivio de la tensión en las relaciones israelí-iraníes", dijo Pátrushev.

Además, el alto cargo ruso calificó de "inadmisible" cualquier intento de presentar a Irán como "una amenaza principal para la seguridad regional", así como comparar al país persa "con ISIS [autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países] u otros grupos terroristas".

Las tensiones entre los dos países se agravaron la semana pasada, luego de que un misil iraní derribó un dron militar estadounidense.

Teherán sostuvo que el dron había ingresado al espacio aéreo iraní, mientras Washington alega que estaba en el espacio aéreo internacional.

Las diferencias siguen en aumento desde mayo de 2018 después de que EEUU rompiera el acuerdo nuclearconocido como Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) e impusiera sanciones unilaterales a Irán.

Durante las últimas semanas, Washington incrementó su presencia militar en la zona con el argumento de que busca contener a Irán y sus aliados, a los que acusa sin pruebas de realizar supuestos actos de sabotaje contra buques petroleros.

Trump: Mis asesores querían presionarme para iniciar una guerra y eso es asqueroso”

Según el Wall Street Journal, el presidente de EEUU, Donald Trump, se opuso a la mayoría de sus principales asesores de seguridad nacional al abandonar los ataques de represalia contra Irán, que hubieran provocado una guerra a gran escala en la región.

“En conversaciones privadas el viernes, Trump se deleitó con su buen juicio, seguro de su decisión de suspender los ataques mientras hablaba de su administración en términos negativos”, dijo el Wall Street Journal.

“Estas personas quieren empujarnos a una guerra, y es asqueroso”, dijo Trump a una persona de confianza de su propio círculo interno de asesores. “No necesitamos más guerras”.

“En estas conversaciones, Trump lamentó los costos del dron Global Hawk derribado por Irán (unos 130 millones de dólares), pero dijo que la cifra resonaría menos entre los votantes estadounidenses que las posibles víctimas”.

En una entrevista el domingo con el programa de Chuck Todd en la NBC, sobre el acuerdo nuclear con Irán, Trump afirmó que aceptaría “cualquier tipo de acuerdo con Irán, mientras impida a Irán dotarse de armas nucleares”. Él añadió que no le importaría que el acuerdo fuera bilateral o multilateral.

Cuando Todd comentó que los países signatarios del acuerdo creen que Irán está cumpliendo con los términos del mismo, Trump rechazó esta postura diciendo que Europa tiene muchos intereses económicos en Irán.

“No me importan los europeos”, dijo. “Los europeos están saliendo y ganando mucho dinero […] En Francia, están vendiendo autos a Irán. Ellos están haciendo otras cosas”.

¿Cómo Irán derribó el mayor dron espía de EEUU?

El Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán derribó el jueves un avión no tripulado (dron) de EE.UU. que había violado su espacio aéreo.

Pronto, los funcionarios estadounidenses confirmaron que su dron modelo MQ-4C Triton (un modelo desarrollado por Northrop Grumman RQ-4 Global Hawk) fue destruido sobre el estrecho de Ormuz, situado en la boca del Golfo Pérsico.

MQ-4C se consideraba un dron espía súper avanzado e imposible de ser detectado o derribado, lo cual surge la pregunta de cómo las fuerzas iraníes pudieron abatirlo.

VIDEO

Bloomberg: Política de sanciones de Trump a Irán llegó a su fin

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha considerado nuevos embargos a Irán mientras su política de sanciones ha llegado a su punto final.

“El presidente Donald Trump está amenazando a Irán con sanciones adicionales (…) pero no queda mucho para que EE.UU. apunte ya que la mayor parte de la economía de la República Islámica se ha visto afectada por sanciones anteriores”, indicó el lunes Bloomberg.

Según el portal estadounidense, Washington ya ha sancionado sectores importantes como el petróleo y los bancos del país persa, dejando objetivos más pequeños que incluyen ciertas exportaciones y funcionarios gubernamentales.

El inquilino de la Casa Blanca también podría golpear al Banco Central de Irán con sanciones secundarias, a riesgo de dañar el comercio humanitario, señaló para luego agregar que actualmente más del 80 % de la economía de la República Islámica está bajo restricciones económicas.

El presidente (estadounidense) Donald Trump está amenazando a Irán con sanciones adicionales (…) pero no queda mucho para que EE.UU. apunte ya que la mayor parte de la economía de la República Islámica se ha visto afectada por sanciones anteriores”, según indica el portal estadounidense Bloomberg.

Bloomberg también cita las afirmaciones de Peter Harrell, miembro del Centro para una Nueva Seguridad en EE.UU., quien ha dicho que no queda mucho por sancionar, por lo tanto, los castigos agregados sólo serían en su mayoría simbólicos y resultarían en que Irán intensifique sus medidas de represalia.

El sábado, Trump, anunció nuevas sanciones contra Irán en respuesta al derribo de un dron de espionaje y reconocimiento estadounidense que se adentró el jueves en el espacio aéreo iraní.

El lunes, el día de la entrada en vigor de las nuevas sanciones, el embajador de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Mayid Tajt Ravanchi, aseguró que los embargos que le impone Washington a Teherán son una muestra de la falta de respeto de EE.UU. a las normativas internacionales.

Todo esto tiene lugar en momentos de alta tensión en el Golfo Pérsico. Desde su salida unilateral del acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—, Washington ha venido aumentando la presión sobre Irán, imponiéndole diversos embargos, al mismo tiempo que incrementa su presencia militar en Oriente Medio.

Teherán, a su vez, resta importancia en diversas ocasiones a la retórica belicista estadounidense, considerándola parte de una “guerra psicológica”.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente