Portada - Últimas noticias

EEUU y China, las dos economías más grandes del mundo, llevan una implacable guerra comercial. Irán derriba un dron estadounidense y el presidente de estadounidense, Donald Trump, ordena un ataque aéreo de respuesta que es cancelado a último momento.

Mientras tanto, la OTAN realizó ejercicios navales en el mar Báltico, un evento que casi fue dejado de lado por la opinión pública internacional, escribe Business Insider.

Las maniobras Baltops 2019 comenzaron el 9 de junio y se extendieron hasta el 21 de junio. En el ejercicio naval participaron unos 8.600 militares de 18 países, junto con 50 buques, dos submarinos y 36 aviones. El ejercicio de este año fue dirigido por la Segunda Flota de la Marina de Estados Unidos.

Los objetivos principales eran localizar y destruir minas marinas y submarinos, utilizar equipo de defensa aérea, entrenar a las tropas de desembarco en tierra y defenderse de los ataques de los buques de guerra enemigos convencionales.

Oana Lungescu, la portavoz de la OTAN, subrayó que las operaciones no están dirigidas contra ningún país.

"El mar Báltico es de importancia estratégica para la alianza, con seis países de la OTAN compartiendo su costa", precisó.

Pero, según Business Insider, "Rusia debería verlo de manera muy diferente".

Tan pronto como terminaron las maniobras Baltops 2019, empezaron otras de la OTAN en la región báltica, las Ramstein Alloy. Están destinadas a desarrollar la cooperación entre los aviones de la Alianza y los sistemas de defensa aérea de la región para proteger el espacio aéreo de los países bálticos.

La crisis en el golfo Pérsico actualmente deja todo el resto en la sombra. Sin embargo, tampoco hay que subestimar la situación en el mar Báltico. EEUU y Rusia son las dos potencias nucleares más grandes del mundo. Es poco probable que el último ejercicio militar de la OTAN, que se realiza anualmente, haya calmado la situación, concluye Business Insider.

La delegación ucraniana en la PACE abandona la sala de reuniones

ESTRASBURGO (Sputnik) — Los diputados ucranianos abandonaron solos la sala de reuniones de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), aunque pidieron seguir su ejemplo a cuantos les apoyan, informó a Sputnik el delegado ruso Leonid Kaláshnikov.

"Los ucranianos se levantaron pidiendo seguirlos a quienes los apoyan, pero se marcharon solos", dijo.

En la noche del 24 al 25 de junio la PACE aprobó una resolución por la que invitó a la delegación rusa a participar en la sesión de junio, aunque todavía persiste la posibilidad de recurrir las competencias de los diputados rusos.

La resolución de la Asamblea rectifica que los derechos fundamentales de los miembros de las delegaciones no están sujetos a sanciones.

La delegación de Rusia por primera vez desde 2016 solicitó la confirmación de sus derechos en la PACE, el respectivo debate se desarrollará el 26 de junio por la tarde.

La vicepresidenta de la Rada Suprema (Parlamento de Ucrania), Irina Gueráschenko, informó que la delegación ucraniana abandona la sala de reuniones hasta el 26 de junio.

A su vez, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, declaró que está decepcionado por la decisión de la PACE de invitar a la delegación rusa a participar en la sesión de junio.

"Estoy decepcionado por la decisión de la PACE de confirmar sin limitaciones los poderes de la delegación de Rusia", escribió el líder ucraniano en su página personal en Facebook.

Destacó que la semana pasada intentaba convencer al presidente francés, Emmanuel Macron, y a la canciller alemana, Angela Merkel, de que el regreso de la delegación rusa al organismo europeo es posible solo después de que Moscú cumpla con los requisitos básicos de la asamblea.

"Es una pena que nuestros socios europeos no nos escucharan y actuaran de manera diferente", agregó Zelenski.

La PACE privó en abril de 2014 a la delegación rusa del derecho al voto, violando sus propios estatutos, después de que Crimea se escindiera de Ucrania y se reincorporara a Rusia.

En respuesta a la decisión del organismo parlamentario, Moscú dejó de enviar a su delegación en 2016, y un año después suspendió el pago de cuotas hasta que no le sean restituidos completamente sus derechos.

Lavrov saluda la resolución sobre el regreso de Rusia a la PACE

MOSCÚ (Sputnik) — Las resoluciones aprobadas por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) sobre el regreso de Rusia a la asamblea es una acción positiva, declaró el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

"La resolución fue aprobada, la consideramos como un paso muy positivo", dijo Lavrov en la reunión informativa en Moscú.

Agregó que ciertos delegados, entre ellos los de Ucrania y el Reino Unido, trataron de bloquear la resolución "introduciendo más de 200 enmiendas, de las que ninguna fue aprobada".

Lavrov destacó que las delegaciones que apoyaron el documento dejaron claro que "los derechos que se le devuelven a Rusia no pueden ser cuestionados".

Al mismo tiempo, el titular de Exteriores ruso aseguró que Moscú pagará todas las contribuciones al Consejo de Europa en cuanto "haya una claridad definitiva respecto al restablecimiento de los derechos" de la Federación de Rusia.

La PACE privó en abril de 2014 a la delegación rusa del derecho al voto, violando sus propios estatutos, después de que Crimea se escindiera de Ucrania y se reincorporara a Rusia.

En respuesta a la decisión del organismo parlamentario, Moscú dejó de enviar a su delegación en 2016, y un año después suspendió el pago de cuotas hasta que no le sean restituidos completamente sus derechos.

La semana pasada, la Comisión de Reglamento de la PACE aprobó un proyecto de resolución en el que sugirió restituir el derecho de la delegación rusa a participar en la sesión de junio y propone modificar los estatutos del organismo de manera que el derecho de los miembros a votar, pronunciarse y ser representados en la Asamblea y sus organismos no pueda ser suspendido o retirado.

Sondeo muestra insatisfacción de pueblos de Europa con la democracia

Una reciente encuesta pone de relieve la desconfianza, cada vez mayor, en la democracia en todo el mundo y, en especial, en Europa.

El sondeo, realizado por la encuestadora alemana Dalia Research y la Fundación de la Alianza de las Democracias, divulgado este martes, indica que los pueblos de Europa, en especial la parte occidental, desconfían en la democracia y en este contexto critican a la Unión Europea (UE).

El estudio precisa que el 52 % de los europeos creen que la UE no actúa a favor del interés de la mayoría de los pueblos del continente verde, las críticas provienen mayormente de Italia, Francia y Grecia.

Los datos salen a la luz días antes de la reunión que celebrarán los líderes del bloque europeo el 30 de este junio para llegar a un acuerdo sobre los candidatos para los cargos de la dirigencia dentro del bloque en un proceso criticado por varias personas por no ser lo suficientemente democrático.

En este momento, el mayor riesgo para las democracias es que el público ya no las vea como democráticas”, dice Nico Jaspers, CEO de la encuestadora alemana Dalia Research.

En Italia, donde los partidos euroescépticos ganaron las elecciones de 2018 y ahora están en el Gobierno, el 69 % piensa que las decisiones de la UE no representan los intereses de la población.

La mayoría de los europeos ha denunciado también que Estados Unidos ha tenido un impacto negativo en la democracia en todo el planeta.

En general, la aludida encuesta, consultando a más de 150 000 personas de 57 países del mundo, ha hecho hincapié en que el 38 % de los encuestados no están satisfechos con la democracia.

“En este momento, el mayor riesgo para las democracias es que el público ya no las vea como democráticas”, ha dicho Nico Jaspers, CEO de Dalia Research, en un comunicado.

Un estudio elaborado en 2018 por el instituto estadounidense Pew Research Center, difundido el pasado mayo, resaltó, de igual modo, la desconfianza de los europeos en la democracia mientras en el caso de EE.UU., en 2018 al 58 % de los ciudadanos no le satisfacía el estado de la democracia.