Portada - Últimas noticias

Entre las compañías afectadas se encuentran Hewlett Packard Enterprise, IBM, Fujitsu, Tata ConsultancyServices, NTT Data, Dimension Data, ComputerSciencesCorporation, DXC Technology.

Presuntos ciberespías chinos habrían intentado sustraer secretos comerciales en ocho de los proveedores de servicios de tecnología más grandes del mundo, informa la agencia Reuters.

Entre las compañías que habrían sufrido esos ataques informáticos se encuentran Fujitsu, Tata ConsultancyServices, NTT Data, Dimension Data, ComputerSciencesCorporation, DXC Technology, Hewlett Packard Enterprise e IBM.

Esa campaña de ataques informáticos conocida como 'Cloud Hopper', que Estados Unidos y sus aliados occidentales atribuyen al Gobierno de China, habría tenido lugar entre 2014 y 2017.

En diciembre de 2018, el Departamento de Justicia estadounidense acusó a la Inteligencia de China de protagonizar "una amplia campaña de ciberataques" para robar propiedad intelectual y datos comerciales "sensibles" en EE.UU., Europa y Asia con el fin de promover los intereses económicos de Pekín, pero no nombró a las compañías que fueron blanco de esas ofensivas.

Entre las víctimas de esos ciberataques, según Reuters, también se encontraban clientes de los proveedores de servicios de tecnología, como el gigante sueco de las telecomunicaciones Ericsson y el constructor naval de la Armada de Estados Unidos Huntington Ingalls Industries.

China ha negado todas las acusaciones por este caso y ha asegurado que rechaza el espionaje industrial. "El Gobierno chino nunca ha participado ni apoyado de ninguna forma a ninguna persona para llevar a cabo el robo de secretos comerciales", señaló en un comunicado el Ministerio de Exteriores chino.

Se desconoce el alcance de esas ofensivas y muchas de las compañías afectadas incluso no saben a ciencia cierta qué es lo que fue robado. Pero el presidente europeo de la firma de ciberseguridadBlueVoyant, afirma que el impacto fue "devastador".

Trump explica cuál es su "plan B" en la guerra comercial con China

El presidente estadounidense advierte que impondrá aranceles adicionales a Pekín si no logran un acuerdo comercial.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha afirmado este miércoles que su "plan B" en la disputa comercial con China contempla reducir los negocios con el país asiático.

"Mi plan B con China es recibir miles y miles de millones de dólares al mes, y haremos cada vez menos negocios con ellos", declaró el presidente en una entrevista con Fox Business.

"Tarifas adicionales muy importantes"

El mandatario norteamericano advirtió que impondrá aranceles adicionales a Pekín si no se logra un acuerdo comercial con el líder chino, Xi Jinping.

"Impondría tarifas adicionales, tarifas adicionales muy importantes, si eso no funciona, si no llegamos a un acuerdo", aseguró Trump, que, no obstante, dejó abierta la posibilidad de negociar un acuerdo en la cumbre del G20 en Japón con su homólogo chino para evitar nuevas tarifas.

"Quieren un acuerdo más que yo"

Aunque se mostró optimista ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo comercial, el presidente aseguró que está "muy contento" con la situación actual. "Estamos obteniendo una fortuna y, francamente, [no es] algo muy bueno para China, pero es algo bueno para nosotros", detalló.

Por otro lado, el mandatario aseguró que la economía de China "está cayendo" y "quieren llegar a un acuerdo".

"Quieren un acuerdo más que yo", recalcó Trump.

  • A principios de mayo, la guerra comercial entre Washington y Pekín se recrudeció debido a que EE.UU. aumentó los aranceles a una serie de productos importados desde China por valor de 200.000 millones de dólares anuales. En respuesta, las autoridades chinas fijaron desde comienzos de este mes gravámenes a las importaciones de artículos estadounidenses por 60.000 millones de dólares.
  • Está previsto que los presidentes de ambos países, Donald TrumpXi Jinping, se reúnan durante la cumbre del G-20 que comenzará este 28 de junio en Osaka (Japón), un encuentro que se produciría después del diálogo telefónico que mantuvieron la semana pasada, en el que el mandatario chino pidió un trato equitativo para las industrias de su país.

Tecnológicas de EE.UU. aún venden productos a Huawei a pesar de la prohibición de Trump

Fabricantes de chips estadounidenses como Intel y Micron aún suministran productos a Huawei Technologies por cientos de millones de dólares a pesar de la prohibición de vender tecnología a ese gigante de las telecomunicaciones chino que impuso el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, según confirmaron cuatro personas familiarizadas con el asunto al diario The New York Times.

Estas fuentes indicaron que esas y otras empresas empezaron a vender sus productos a Huawei hace unas tres semanas y evitan etiquetar sus productos como hechos en EE.UU. porque ciertos bienes que se producen fuera del territorio norteamericano no se consideran como fabricados por ese país.

Ese hecho ayudaría a que Huawei siga vendiendo teléfonos y servidores y pondría de relieve lo difícil que resulta a la Administración Trump frenar las compañías que considera una amenaza para la seguridad nacional estadounidense.

Incertidumbre económica

Los informadores del rotativo norteamericano insinuaron que la alteración de la red de relaciones comerciales que una la industria electrónica con el comercio mundial podría tener consecuencias no deseadas y estiman que la decisión del Departamento de Comercio de EE.UU. de incluir a Huawei en una lista negra generó confusión entre sus muchos proveedores estadounidenses, que en un primer momento suspendieron sus envíos hasta asegurarse de qué productos podían suministrar.

The New York Times señala que las firmas estadounidense pueden ofrecer tecnología que respalde los productos de Huawei hasta mediados del próximo agosto y, aunque ya existe una prohibición sobre los componentes destinados a futuros productos de esa compañía china, no queda claro qué porcentaje de las ventas actuales se utilizará para esos productos.

Dudas en la Casa Blanca

La versión de estos informantes es que la Casa Blanca está al tanto de esas ventas, pero no sabe cómo responder de la mejor manera. Así, algunos integrantes de la Administración Trump creerían que las transacciones "violan el espíritu de la ley" y socavan los esfuerzos del Gobierno por presionar a Huawei, mientras que otros considerarían que no suponen nada malo porque reducen el impacto de las restricciones contra las empresas estadounidenses.

En su momento, Huawei manifestó que cada año gasta alrededor de 11.000 millones de dólares en tecnología producida por empresas norteamericanas.

Enfrentamiento EE.UU.-Huawei

EE.UU. está inmerso en un duro enfrentamiento con Huawei porque estima que emplea sus dispositivos para espiar a favor de China, algo que la empresa desmiente. En mayo, el Departamento de Comercio estadounidense incluyó al gigante chino y a 70 empresas afiliadas en una lista negra comercial que las impide comprar piezas y componentes a compañías norteamericanas sin la aprobación de Washington.

Donald Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, se reunirán durante la cumbre del G20 que celebrará el 28 y el 29 de junio en Osaka (Japón). Se espera que casi 30.000 personas lleguen a esa ciudad para ese evento entre mandatarios, miembros de las delegaciones y periodistas.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS