Portada - Últimas noticias

Un grupo aéreo formado por dos Tu-95MS rusos y dos Xian H-6 chinos realizó la primera patrulla conjunta en la región Asia Pacífico.

Los bombarderos estratégicos de los dos países sobrevolaron el mar de Japón y el mar de China Oriental el 23 de julio, informó el Ministerio de Defensa de Rusia.

"Se llevó a cabo una patrulla conjunta con el objetivo de profundizar y desarrollar las relaciones ruso-chinas hacia una asociación integral, aumentar aún más el nivel de interacción entre las Fuerzas Armadas de los dos países, mejorar sus capacidades para realizar acciones conjuntas y fortalecer la estabilidad estratégica global", señaló el Ministerio de Defensa de Rusia.

Las aeronaves de ambos países actuaron estrictamente de acuerdo con las disposiciones del derecho internacional.

La misión se realizó como parte del plan de cooperación militar para 2019 y no está dirigida contra terceros países.

Aviones de cuatro países, notas de protesta y "360 cartuchos disparados": ¿qué pasó sobre el mar del Japón?

Este 23 de julio, Corea del Sur denunció que tres aviones militares rusos y dos chinos invadieron su espacio aéreo sobre el mar del Japón y afirmó que cazas surcoreanos realizaron disparos de advertencia contra una de las aeronaves rusas. Mientras, Moscú niega haber violado las fronteras de otros Estados y acusa a Seúl de haber puesto en peligro a sus aviones. Esto es lo que se sabe de momento sobre el incidente, que involucró también a Tokio, al producirse en un área de disputa entre Corea del Sur y Japón.

¿Qué dice Corea del Sur?

Según los militares surcoreanos, dos bombarderos estratégicos rusos Tu-95MS y dos Xian H-6 chinos entraron este martes en la llamada zona de identificación de defensa aérea de Corea del Sur (Kadiz, por sus siglas en inglés). Asimismo, afirman que una aeronave A-50 rusa de alerta temprana y control aerotransportado violó dos veces el espacio aéreo surcoreano sobre los islotes Dokdo, denominados Takeshima por los japoneses, y que son objeto de disputa entre Seúl y Tokio.

En respuesta, la Fuerza Aérea surcoreana desplegó sus cazas, que, supuestamente, dispararon alrededor de 360 cartuchos de municiones y 20 bengalas en dirección a la aeronave rusa. Seúl expresó su protesta a Moscú y a Pekín por lo sucedido.

¿Cómo reaccionó Rusia?

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia explicó que las aeronaves rusas y chinas estaban realizando patrullas aéreas siguiendo una ruta planificada sobre aguas internacionales de los mares del Japón y de la China Oriental. El departamento asegura que las patrullas conjuntas "no van dirigidas contra terceros países" e insiste en que los aviones actuaron conforme a las normas del derecho internacional.

Asimismo, Moscú denuncia que los F-16 surcoreanos se cruzaron peligrosamente en la trayectoria de los aviones rusos Tu-95. La parte rusa niega que sus aeronaves violaran las fronteras de otros países y desmiente que los cazas surcoreanos efectuaran disparos de advertencia contra sus aviones.

Los militares rusos recuerdan también que "no ha sido la primera vez" que los pilotos surcoreanos "han intentado sin éxito evitar" que los aviones rusos volaran sobre las aguas neutrales del mar del Japón "haciendo referencia a una zona de identificación de defensa aérea establecida arbitrariamente por la parte surcoreana".

"Tales zonas no están previstas por las normas internacionales y no están reconocidas por Rusia, lo cual ha sido notificado en repetidas ocasiones al lado surcoreano a través de varios canales", subrayó el Ministerio de Defensa.

¿Y Japón?

A su vez, el Gobierno japonés, que considera los islotes como parte integral de su territorio, presentó protestas tanto ante Moscú como ante Seúl a través de los respectivos canales diplomáticos.

"En vista de nuestra postura sobre la soberanía de Takeshima, es totalmente inaceptable y extremadamente lamentable que un avión militar surcoreano haya realizado disparos de advertencia", expresó el secretario en jefe del Gabinete japonés, Yoshihide Suga.

La Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón también desplegó cazas en el momento del incidente.

Corea del Sur afirma haber realizado "disparos de advertencia" contra una nave militar rusa

La Fuerza Aérea de la República de Corea realizó disparos de advertencia luego de que un avión militar ruso supuestamente violara el espacio aéreo del país dos veces, informa la agencia de noticias Yonhap, citando a oficiales del Estado Mayor Conjunto.

El medio surcoreano comunica que un bombardero ruso invadió el cielo territorial sobre el mar de Japón, cerca de los islotes de Dokdo. Esta fue la primera vez que un avión militar ruso violó el espacio aéreo de Corea del Sur, afirmó un funcionario del ministerio, citado por Yonhap.

​A mediados de junio, Corea del Sur levantó un avión militar para escoltar bombarderos estratégicos rusos Tu-95, que no violaron su espacio aéreo, pero sí ingresaron en la zona de alcance de su defensa aérea.

A la incursión de hoy le precedió la aparición de dos aviones de combate chinos que entraron por la mañana en la zona Kadiz sobre el mar del Este (mar del Japón) y permanecieron ahí durante media hora. Unos 36 minutos más tarde, volvieron a ingresar a la zona de defensa aérea y se quedaron por otra media hora antes de abandonarla.

Luego se unieron a dos bombarderos rusos y volaron hacia el sur sobre el mar del Este. Las cuatro aeronaves ingresaron juntas en la zona de defensa aérea, por unos 25 minutos, según la fuente del Estado Mayor.

El oficial dijo que el Ministerio de Defensa planea citar a funcionarios de las embajadas de Rusia y China el 23 de julio y presentar una protesta enérgica por el incidente.

Rusia expresa protesta a Corea del Sur por las acciones peligrosas en el mar de Japón

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia expresó protesta a Corea del Sur por las acciones "ilegales y peligrosas" de sus aviones en el mar de Japón, informó el comandante de la Aviación de largo alcance de Rusia, general teniente Serguéi Kobilash.

El Ministerio de Defensa ruso negó en términos categóricos la violación del espació aéreo de Corea del Sur y acusó a dos F-16 de la Fuerza Aérea surcoreana de haber ejecutado una maniobra peligrosa cerca de los Tu-95MS rusos que sobrevolaban las aguas neutrales.

"Tras las acciones ilegales y peligrosas que han cometido hoy [el 23 de julio] las tripulaciones de los aviones surcoreanos se le entregó una nota correspondiente al agregado militar de la República de Corea", dijo Kobilash.

El alto militar subrayó que las tripulaciones rusas no se desviaron de la ruta previamente acordada y "según los datos del control objetivo, no hubo violación del espacio aéreo de Corea del Sur ni el de Japón".

"Las acciones de las tripulaciones surcoreanas se deben calificar de un gamberrismo aéreo", afirmó.

Kobilash señaló que el vuelo de los aviones rusos se realizó a alturas entre 7.500 y 8.500 metros y duró 11 horas.

En total los aviones portamisiles estratégicos rusos, indicó, recorrieron unos 9.000 kilómetros.

"Durante la misión, el grupo aéreo fue acompañado por cazas de distintos países en 11 ocasiones", agregó.

Bolton propone a Seúl celebrar consultas tras el incidente con aviones chinos y rusos

TOKIO (Sputnik) — El asesor de seguridad nacional del presidente de EEUU, John Bolton, ha propuesto a Corea del Sur celebrar "estrechas consultas" tras el incidente con aviones chinos y rusos sobre el mar de Japón.

Según la agencia de noticias Yonhap, Bolton se reunió con el asesor de seguridad nacional surcoreano, Chung Eui-yong, e instó a fortalecer la cooperación bilateral y sostener "estrechas consultas con vistas a situaciones semejantes que puedan surgir en el futuro".

Antes Bolton tuvo una reunión con el ministro de Defensa de Corea del Sur, Jeong Kyeong-doo, para debatir, igual que con Chung Eui-yong, el problema de patrullaje en el estrecho de Ormuz.

Las partes también trataron el tema de enfriamiento de las relaciones entre Tokio y Seúl y el cumplimiento del convenio sobre el intercambio de información militar entre Japón y Corea del Sur, pero los detalles de estas conversaciones no se dieron a conocer.

Rusia y China planean crear de mancomún una estación orbital pilotada

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia y China estudian la posibilidad de cooperar en la creación una estación espacial pilotada, informó a los diputados el director general adjunto de la corporación estatal rusa Roscosmos, Serguéi Dúbik.

"Tenemos unos proyectos de cooperación en materia de construcción de propulsores y de creación de una estación orbital habitada", refirió.

También dijo que se prepara la firma de un convenio sobre la cooperación bilateral en el seguimiento de la basura espacial.

"Actualmente estamos firmando con la parte china un protocolo sobre el control de la basura en el espacio con la ayuda de medios técnicos rusos y los de la República Popular de China", agregó.

Análisis: El dragón se apodera del mar del Sur de China

 

Raúl Zibechi

Más acá de la guerra tecnológica, cuyo desenlace sigue siendo incierto y, al parecer, lejano, lo que resulta seguro es que China está consolidando sus posiciones para convertir el estratégico mar del Sur de China en un coto cerrado, algo similar a lo que viene siendo el Caribe para Estados Unidos en el último siglo.

El dragón sigue creciendo en todos los aspectos, como lo enseña la última lista de la revista Forbes sobre las 500 mayores empresas del mundo: "Excluyendo Taiwán, 119 empresas de China continental y Hong Kong llegaron a la lista, casi a la par con los Estados Unidos. Este es un cambio histórico", dijo la revista en un comunicado.

Desde 2001, ha habido un cambio significativo en la distribución geográfica de las empresas en el ranking. EEUU tenía 215 en 2001, que cayeron a 121 este año. En tanto, China tenía sólo 10 en 2001 y pasó a las 129 en la actualidad, si se computan las diez de Taiwán en la lista Fortune Global 500 de este año. Tres grandes empresas estatales chinas (Sinopec Group, China National Petroleum y State Grid) se colocan entre las cinco principales compañías este año.

Pero el centro del poder de Pekín se está expresando cada vez más en el mar del Sur de China. Surgen estos días dos datos centrales: además de las siete islas artificiales fortificadas construidas por China en ese mar, consiguió ahora la cesión de una base naval de Camboya que puede trastocar los equilibrios regionales y, en paralelo, se conocieron ejercicios con misiles antibuque en las proximidades de las disputadas islas Spratly y Paracel (Nansha y Xisha).

La primera información proviene del Wall Street Journal que sostiene que China y Camboya firmaron un acuerdo secreto que le permite a la Marina del dragón el acceso exclusivo a la base naval Ream en el golfo de Tailandia durante 30 años. Aunque el Gobierno de Phnom Penh negó la versión, en gran medida porque se trataría de un acuerdo inconstitucional, en los hechos Camboya es el principal aliado de China en la región.

En 2017 el Gobierno de Camboya canceló los ejercicios militares bilaterales Angkor Sentinel con EEUU y ahora los realiza exclusivamente con China. La reacción de Washington no se hizo esperar. Emily Zeeberg, portavoz de la embajada en Phnom Penh, instó al Gobierno camboyano a que respete "su compromiso constitucional de seguir una política exterior independiente".

Un dato adicional de la mayor importancia es que la base naval está situada a escasa distancia de un aeropuerto que está siendo construido por una empresa china. Se trata del aeropuerto Dara Sakor, en la costera provincia de Koh Kong, cuya pista supera los 3.200 metros, lo que permite el aterrizaje de grandes naves. Está en construcción además un resort turístico que ocupa 45.000 hectáreas donde se invertirán 3.800 millones de dólares por la china Union Development Group.

Por otro lado, entre el 29 de junio y el 3 de julio, la Armada china realizó pruebas reales con misiles de medio alcance entre las islas Spratly y Paracel, en un bloque de 22.000 kilómetros cuadrados. Entre los misiles probados se encuentra el DF-21D, con un alcance de 1.500 kilómetros, denominado "asesino de portaviones" por su capacidad de caer en vertical sobre el blanco, lo que hace muy difícil la defensa.

Además fue probado el misil DF-26 con un alcance de 5.000 kilómetros, con capacidad para una ojiva nuclear. Este misil puede alcanzar la isla de Guam, donde EEUU tiene una de las más importantes bases militares en el Pacífico.

Según el análisis de Asia Times, "las pruebas fueron una advertencia a Estados Unidos en el sentido de que sus buques de guerra y los portaviones son vulnerables al cruzar el mar del Sur de China, o en caso de acudir en ayuda de sus aliados en las aguas en disputa con Pekín". En esa situación están países como Japón, Taiwán, Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi e Indonesia.

Para China, la región del mar del Sur o Meridional es doblemente problemática. Por un lado, la hegemonía en esas aguas tiene un carácter estratégico militar, ya que es el espacio desde el cual puede sufrir una agresión, como ya sucedió en el pasado, con las flotas imperiales inglesa y francesa. Además, un tercio del transporte marítimo mundial atraviesa el mar del Sur de China, que representa el grueso de las exportaciones e importaciones del dragón.

La "libertad de navegación" que reclama Washington va en contra de la soberanía que reclama China, que está convirtiendo esas aguas en espacio de uso exclusivo de su Armada.

En opinión del periodista Jonathan Manthorpe de Asia Times, la retirada del Gobierno de Trump del tratado IRNF (Intermediate-Range Nuclear Forces) crea una situación extremadamente peligrosa. El tratado había sido firmado en 1987 por los presidentes de EEUU y la URSS, prohibiendo los misiles de hasta 5.500 kilómetros: "Se negoció y acordó debido a que tanto la Unión Soviética como la OTAN comprendieron que el despliegue de lo que se llamó 'armas nucleares tácticas' podría desencadenar una escalada de conflictos que llevaría a una guerra nuclear”.

La situación sería similar, en su opinión, a la que se vivió en Europa hace 40 años. Por eso concluye, con ironía, que "sería maravilloso creer que Xi y Trump tienen la misma sagacidad para hacer frente a los peligros de esta situación de la que tuvieron Reagan y Gorbachov".

Más allá de la ironía del periodista, hay dos elementos que son ciertos. El primero es que la situación puede llegar a ser dramática si las dos potencias que se disputan los mares del Pacífico no encuentran las vías del diálogo para resolver los problemas que, por ahora, denominan como "guerra comercial", cuando en realidad es una amplia disputa que abarca desde las tecnologías de punta hasta la hegemonía marítima y militar.

La segunda, es que China no deja de avanzar, paso a paso, en todos los terrenos, como lo demuestra la conversión del mar del Sur de China en algo similar a lo que los romanos llamaban "mare nostrum", en referencia al Mediterráneo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente