Portada - Últimas noticias

El portavoz del Ministerio de Defensa de China, Wu Qian, alegó que no se puede tolerar el comportamiento de algunos "manifestantes radicales que desafían la autoridad del Gobierno central".

Este miércoles, el portavoz del Ministerio de Defensa de China, Wu Qian, indicó que el Ejército Popular de Liberación podría ser desplegado en Hong Kong si el gobierno local lo solicita con el fin de mantener el orden público en la región debido al comportamiento de algunos "manifestantes radicales", informa el medio CNA.

"El comportamiento de algunos manifestantes radicales desafía la autoridad del Gobierno central, tocando el principio de un país, dos sistemas", declaró el portavoz durante una rueda de prensa, defendiendo que esa actitud "no puede ser tolerada".

Respondiendo a la pregunta de un reportero, Wu dijo que existen "disposiciones claras" en la Ley de Guarnición de Hong Kong de la República Popular China sobre cómo responder a la situación de protestas violentas que se vive en la región. En dicha ley se estipula que el gobierno de Hong Kong puede solicitar asistencia al Gobierno central con el fin de "mantener el orden público" y para asistir emergencias en "casos de desastre".

Hong Kong ha sido escenario en las últimas semanas de una serie de manifestaciones organizadas por opositores al polémico proyecto de ley que permitiría la extradición de presos a la China continental, lo cual contradice las leyes actuales de la región administrativa especial.

Las autoridades locales han condenado la violencia empleada por los manifestantes después de que se registraran enfrentamientos entre los opositores y la Policía.

Brote de violencia

A su vez, la sociedad civil recientemente se mostró indignada por una cruel brote de violencia, después de que este domingo resultaran heridas al menos 45 personas en una estación de metro en Hong Kong, cuando un grupo de hombres vestidos de blanco y armados con palos y barras metálicas atacaron a una multitud de manifestantes que regresaban de una marcha contra el Gobierno local.

El desafío de los «manifestantes» de Hong Kong al gobierno central es intolerable

El domingo por la noche, algunos manifestantes radicales sitiaron y asaltaron la Oficina de Enlace del Gobierno Popular Central en la Región Administrativa Especial de Hong Kong, desfiguraron el emblema nacional y pintaron palabras insultantes en la pared.

Tales actos han pisoteado seriamente el estado de derecho en Hong Kong, han desafiado descaradamente la autoridad del gobierno central y han tocado la línea de fondo del principio de «un país, dos sistemas», que son absolutamente intolerables.

En días anteriores, «manifestantes» violentos irrumpieron en el Complejo del Consejo Legislativo en la Región Administrativa Especial de Hong Kong, rodearon la sede de la policía, atacaron a los agentes de policía y almacenaron ilegalmente artículos peligrosos y grandes cantidades de armas ofensivas.

Los comportamientos de los «manifestantes» han ido mucho más allá de una manifestación pacífica. La escalada de los incidentes ha revelado un intento por parte de las turbas y las fuerzas que están detrás para paralizar al gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, socavar el principio de «un país, dos sistemas», arrebatar el poder sobre la región e impedir el desarrollo de China al desestabilizar a Hong Kong.

Tales actos son inaceptables para el gobierno central, ya que han amenazado la soberanía nacional y han desafiado la autoridad del gobierno central.

Por otro lado, tales actos violentos han dañado los intereses fundamentales de la sociedad de Hong Kong y tampoco serán aceptados por quienes se preocupan por el futuro de la región.

El 20 de julio, más de 300.000 habitantes de Hong Kong se unieron para expresar su apoyo a la policía, expresando su confianza y compromiso de mantener el orden social de acuerdo con la ley.

Solo salvaguardando el orden social, Hong Kong puede mantener su ventaja competitiva y su prosperidad a largo plazo.

Las medidas necesarias deben tomarse de conformidad con la ley para garantizar la seguridad de los órganos del gobierno central con sede en Hong Kong, salvaguardar el estado de derecho y castigar a los delincuentes.

El pueblo de Hong Kong debe reconocer claramente la naturaleza y el daño de las protestas violentas y mantenerse comprometido con el principio de «un país, dos sistemas» y el estado de derecho.

Con el apoyo del gobierno central y los habitantes de Hong Kong, el gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong seguramente restablecerá el orden social.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente