Portada - Últimas noticias

Según ha podido saber La Gaceta Europea uno de los integrantes de la «Manada de Bilbao» que ha violado esta noche a una joven de 18 años en el Parque Etxebarria habría amenazado con una pistola a la víctima. Dicho arma no se ha encontrado.

Cuando han finalizado con la violación múltiple, que se ha producido sin protección, le han lanzado 17 euros y se han marchado. Según parece todos los detenidos son de nacionalidad argelina.

Como hemos informado esta mañana, seis hombres, todos ellos de origen magrebí, han sido detenidos este viernes como supuestos autores de una violación múltiple en Bilbao a una joven de 18 años, quien precisó de asistencia sanitaria en el Hospital de Basurto.

La Ertzaintza, en colaboración con la Policía Municipal de Bilbao, ha arrestado a los seis individuos, de edades comprendidas entre 18 y 36 años y de origen magrebí. El ataque se produjo hacia las 23.00 horas en el entorno del Parque de Etxebarria, aunque la detención no se produjo hasta ya avanzada la madrugada, en la zona de la Ribera.

El Ayuntamiento de Bilbao no ha informado de que los agresores, nuevamente, son una «manada» de origen magrebí. Tampoco se han pronunciado al respecto ni la Diputación Foral de Bizkaia ni ningún representante del Gobierno Vasco.

El alcalde de Valencia pide al Gobierno abrir el puerto de la ciudad al barco cómplice de os traficantes de personas Open Arms

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha ofrecido este sábado a su ciudad para acoger a los 121 inmigrantes que viajan a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms y ha pedido al Gobierno del presidente en funciones, Pedro Sánchez, que permita la apertura del puerto de la capital valenciana para recibir a la embarcación.

"Queremos continuar el camino que empezamos con el Aquarius", ha indicado Joan Ribó. "Valencia es una ciudad de acogida, abierta y con un deber ético y humano con las personas que arriesgan sus vidas huyendo del terror, la guerra o la miseria".

Asimismo, el alcalde valenciano ha mostrado su "confianza" en que el Gobierno en funciones "no dudará en posicionarse del mismo lado".

"Queremos continuar el camino que empezamos con el Aquarius. Por eso, y conjuntamente con la Generalitat, vamos a solicitar al Gobierno español que abra el puerto de Valencia a este barco", ha indicado en declaraciones recogidas por la agencia Efe.

"Puerto seguro"

El barco de la ONG Proactiva Open Arms rescató este jueves a 55 personas que iban a bordo de una patera que se hundía en el Mediterráneo y busca un "puerto seguro" para su desembarco, tras la negativa de Italia y Malta.

Un día después, durante la madrugada de este viernes, rescató a 69 personas "con signos inequívocos de violencia" sufrida en Libia. Entre ellas, dos mujeres embarazadas que han sido evacuadas por la Guardia Costera italiana este sábado.

En este contexto, el alcalde de Valencia ha anunciado que solicitará al Gobierno de España que abra el puerto de la ciudad a este barco con 121 migrantes a la deriva. La petición se formulará junto a la Generalitat Valenciana.

Extremadura se ofrece a acoger 10 inmigrantes

Por su parte, la Junta de Extremadura se ha mostrado dispuesta a ayudar en la acogida de estos migrantes si se abren los puertos para la llegada del barco.

El director general de la Agencia Extremeña de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AEXCID), José Ángel Calle, ha indicado que la comunidad podría acoger, al menos, a 10 personas, un número que podría ser ampliado en los días sucesivos y que serían redistribuidas por el propio sistema de la Junta para acoger a personas extranjeras.

El propio Calle ha remitido esta tarde sendas comunicaciones, en nombre del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, a la delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, y a la secretaría de Estado de Seguridad, Ana María Botella Gómez, ofreciendo la colaboración de la región.

‘Patadas y puñetazos’: 300 policías de Alemania fueron atacados tratando de deportar a los inmigrantes en 2018

El número de deportados expulsados ​​de Alemania sigue disminuyendo, según sugieren las estadísticas del Ministerio del Interior del país. Si bien se culpa a las aerolíneas por obstaculizar el proceso, la policía informa que los asaltos contra oficiales que realizan deportaciones se han convertido en parte del trabajo.

La policía federal alemana se enfrenta a una violencia considerable durante las deportaciones, con puntajes que provocan lesiones en los ataques, informa el medio de comunicación alemán Die Welt am Sonntag. Según la policía del país, el año pasado, 284 agentes de la ley fueron atacados en relación con procesos de repatriación, diez casos más que el año anterior. Entre ellos, 71 resultaron heridos. Como señala el outlet, estas estadísticas solo reflejan datos sobre vuelos de deportación, ya que la policía federal es responsable solo de la seguridad en los aeropuertos, mientras que llevar a los deportados allí es el dominio de las sucursales de la policía regional.

La policía agregó que «no se registra la naturaleza o la gravedad de estas lesiones». Uno de los casos más recientes involucra a un funcionario en Munich que se rompió la rótula porque un joven de 26 años de Sierra Leona entró en pánico en las escaleras hacia el avión.

El medio de comunicación cita al presidente de la policía alemana Dieter Romann diciendo que «además de las llamadas sobre suicidios y homicidios en el sector ferroviario, las repatriaciones son a veces una de las tareas policiales más difíciles» que tienen que hacer los oficiales.

«Las patadas, puñetazos y golpes en la cabeza de los deportados son parte del día», dijo el presidente del Sindicato de la Policía Federal, Ernst G. Walter, y señaló que no suele causar lesiones graves, porque los oficiales están entrenados y saben cómo manejarlo. .

Al mismo tiempo, un policía, que pidió mantener en secreto su identidad, le dijo al periódico que, si bien los hematomas e incluso las muñecas rotas son curables, sus colegas tienen más miedo a las infecciones, a pesar de numerosas vacunas, especialmente en casos como uno del año pasado , cuando un deportado se mordió un pedazo de la lengua y escupió sangre a los oficiales.

«Entre los deportados también hay muchos drogadictos, así que después de una mordedura, el colega tiembla durante semanas en casa con su familia hasta que el resultado de la prueba del VIH finalmente esté listo», dice.

Señala que las deportaciones colectivas son más seguras, porque cuando dos o tres oficiales se acercan a un retornado, no intentan resistir debido a la ventaja numérica.

En contraste con estos casos, las deportaciones individuales en vuelos regulares que transportan pasajeros desprevenidos son menos predecibles. El diputado del Partido Demócrata Cristiano, Armin Schuster, señala que la política de las aerolíneas y sus pilotos recompensan el comportamiento agresivo de los deportados.

«La resistencia contra los funcionarios es feroz. Los oficiales de policía federales y estatales constantemente informan de la resistencia. Desafortunadamente, las aerolíneas y sus pilotos con demasiada frecuencia recompensan el comportamiento agresivo de los deportados al decidir no llevar a un deportado con ellos si se resisten», Schuster , quien está en el Comité del Interior del Bundestag, se quejó.

Los datos del Ministerio del Interior alemán indican que 1.637 deportaciones tuvieron que ser detenidas en 2018 debido a la resistencia en el aeropuerto. También se informó el año pasado que numerosos intentos de deportación fracasan porque cada segundo retornado no se encuentra en casa cuando la policía viene a recogerlo.

Al mismo tiempo, el número de deportaciones, que incluye el envío de migrantes al país de entrada europeo, está disminuyendo, según muestran las estadísticas del ministerio. Por lo tanto, en 2018, 23,617 extranjeros fueron deportados, lo que es menos que durante los dos años anteriores. Los datos del primer trimestre de 2019, cuando 5.613 migrantes fueron deportados, sugieren que la disminución continúa.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente