Portada - Últimas noticias

Irán ha detenido este domingo un petrolero con 700 000 litros de combustible de contrabando que se dirigía a Estados árabes en el Golfo Pérsico.

Según ha informado la oficina de relaciones públicas de la Segunda Zona Naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán por medio de un comunicado, el buque llevaba a bordo siete tripulantes extranjeros.

“Las fuerzas navales del CGRI, contando con información precisa y en una operación sorpresa, han confiscado el petrolero que transportaba 700 000 litros de combustible de contrabando”, precisa la nota.

Tras ser incautado, el buque fue transferido a la provincia de Bushehr, y su carga, bajo vigilancia de los funcionarios judiciales de Irán, fue entregada al departamento de la Empresa Nacional de Distribución de Productos de Petróleo de Irán (NIOPDC, por sus siglas en inglés) en la misma provincia sureña iraní.

Las fuerzas navales del CGRI, contando con información precisa y en una operación sorpresa, han confiscado el petrolero que transportaba 700 000 litros de combustible de contrabando”, precisa el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán en un comunicado.

El documento, del mismo modo, señala que la operación se realizó en estricto cumplimiento de la misión encomendada para salvaguardar los intereses y los recursos de la nación iraní. “Las flotas de la Segunda Zona Nava del CGRI no dudarán ni por un momento” en cumplir con esta misión crítica, añade el texto.

La detención en cuestión se produce en el marco de la determinación de la República Islámica, subrayada por las autoridades persas, en la lucha contra el contrabando organizado de combustible.

Determinado a garantizar la seguridad de las vías navegables, Irán incautó el 19 de julio el petrolero británico Stena Impero en el estrecho de Ormuz. Conforme al CGRI, esa embarcación había sido detenida por ignorar las normas y reglamentos marítimos internacionales.

Golfo Pérsico: Trump, una coalición de uno solo

El presidente de EEUU, Donald Trump, aún no ha obtenido un apoyo serio de otros países para una operación para “proteger a los petroleros que navegan a lo largo de la costa de Irán”.

El sitio de Politico ha llamado al proyecto anti-Irán del presidente de EEUU en el Golfo Pérsico una “coalición de un solo país”.

“George HW Bush dirigió una coalición de unos 30 países que expulsaron al Iraq de Saddam Hussein de Kuwait en 1991. George W. Bush tuvo su “coalición de voluntarios” durante la invasión estadounidense de Iraq en 2003. Sin embargo, hasta ahora, la coalición de Donald Trump para la protección de los petroleros contra la llamada “agresión iraní” parece tener un solo miembro: EEUU. Reino Unido ha dicho que no, los franceses tampoco participan en esta coalición y los alemanes dijeron el miércoles que será sin ellos. De hecho, los europeos critican a Donald Trump por retirarse del acuerdo nuclear iraní de 2015, y lo consideran responsable de los hechos que están ocurriendo en la región. También les preocupa que una participación en tal iniciativa los lleve a una guerra con Irán. Estas preocupaciones se incrementaron esta semana después de que Trump impuso sanciones al canciller iraní”, escribe Político.

Los funcionarios del Pentágono insisten en que algunos países ya se han embarcado en lo que EEUU llama Operación Centinela, pero se niegan a decir cuántos. Según el Pentágono, más de 60 países han sido invitados a unirse a la coalición.

El miércoles, el canciller alemán, Heiko Maas, dijo que su país “no participará en la misión marítima presentada y planificada por EEUU”. Maas agregó que Alemania está coordinando estrechamente su cooperación con Francia, que también se ha resistido a la campaña de EEUU. Japón acaba de anunciar también que no participará en la coalición propuesta por Trump.

La renuencia de Gran Bretaña a participar en el proyecto liderado por EEUU es quizás aún más sorprendente. El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, no ayudó a aliviar la tensión cuando le dijo a Fox News en julio que EEUU no necesariamente acudiría en ayuda del Reino Unido frente a Irán. “La responsabilidad de cuidar sus buques recae en el Reino Unido”, dijo.

Él fue aún más lejos en sus comentarios al decir: “Dejemos que otros países jueguen el rol principal. EEUU tiene la responsabilidad de hacer su parte, pero el mundo también tiene un papel importante que desempeñar para mantener abiertas estas rutas marítimas.”

En junio, Trump tuiteó algunas de sus frustraciones sobre la seguridad en el Golfo Pérsico y preguntó: “¿Por qué estamos protegiendo las rutas comerciales de otros países (desde hace varios años) sin compensación?”. Trump también señaló que EEUU es ahora “el mayor productor mundial de petróleo y gas natural y ni siquiera necesita el petróleo que viaja por el Golfo Pérsico, como es el caso de otros países”.

Tales declaraciones ciertamente amortiguarán el entusiasmo de los otros países invitados a unirse a la coalición, escribe Político.

Análisis: Crisis del Golfo: ¿Qué arriesgan los europeos al precipitarse al Estrecho de Ormuz?

La iniciativa propuesta por Londres de una coalición marítima en el Estrecho de Ormuz pone nervioso no solo a Teherán, sino también a Europa. ¿Pueden París, Berlín y Bruselas elaborar una alternativa diplomática al plan más agresivo de Gran Bretaña y los Estados Unidos?

¿Podrá Francia encontrar un punto medio en esta situación, dado el deseo de Emmanuel Macron de establecer canales de comunicación con Teherán y elevar su calificación por medio de la política exterior después de la crisis de seis meses  a causa de los «chalecos amarillos»?

El ex embajador de Francia en Irán, Francois Nicoullaud, en una entrevista con Sputnik, argumenta que esto no será fácil para los europeos:

«Nosotros, los franceses, no queremos disociarnos de los británicos, pero creemos que los mismos británicos están atrapados», dijo.

Sputnik también ha discutido este tema con el Dr. Emmanuel Dupuy, presidente del Instituto de Estudios Europeos de Perspectiva y Seguridad, y Thierry Coville, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS) con sede en París.

“Irán percibirá el despliegue de las fuerzas europeas en el Golfo Pérsico como la cooperación de Europa con Estados Unidos para reanudar la presión máxima sobre Irán. Esto no beneficiará a la diplomacia europea, que está haciendo esfuerzos para mantener la participación de Irán en el JCPOA. Se están haciendo declaraciones, pero me sorprendería si Europa se comprometiera a llevar a cabo esta iniciativa”, dijo Thierry Coville, compartiendo su opinión.

Intentos de Francia para restaurar la paz

¿Cuál es la posición de Francia? Parece que Emmanuel Macron quiere salir ileso. Él está tratando de establecer contacto directo con el presidente iraní Hassan Rouhani. Sin embargo, las decisiones inviables (incluido el sistema de pago INSTEX) que Francia propuso después de la terminación del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) por Donald Trump, no generan entusiasmo en Teherán. Emmanuel Dupuy enfatiza que Francia está en una situación difícil aquí:

“Parece que Francia es como un equilibrista. Por un lado, el presidente Macron reitera incansablemente que tiene la intención de actuar como mediador. En apoyo de sus intenciones, ha enviado dos veces a su nuevo asesor diplomático Emmanuel Bonne a Teherán. Recientemente, recibió al viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araghchi, en los Campos Elíseos, quien entregó un mensaje a Macron del presidente Rouhani. Al mismo tiempo, parece que Francia quiere actuar solo sin la participación de sus socios europeos. Esto significa que la oferta de mediación europea llegó demasiado temprano o demasiado tarde, en un momento en que los estadounidenses se llevan a los británicos con ellos”.

Según todos los informes, la situación en el Estrecho de Ormuz dependerá de la alineación interna de las fuerzas en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, que está surgiendo de la crisis de seis meses del movimiento de los «chalecos amarillos». En los Campos Elíseos, les gustaría fortalecer aún más la posición de Emmanuel Macron en el ámbito internacional. Fue con este propósito que sus viajes a Belgrado y Túnez se organizaron antes de la 45ª cumbre del G7, que se celebrará en Biarritz del 24 al 26 de agosto.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS