Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — El presidente de Rusia, Vladímir Putin, en una conversación telefónica con su par ucraniano, Volodímir Zelenski, instó a evitar que las tropas ucranianas ataquen las zonas residenciales de Donbás, comunicó el Kremlin.

Más temprano este 7 de agosto Zelenski informó haber debatido la situación en el este de Ucrania con su par ruso.

"El presidente de Rusia subrayó que, para solucionar el conflicto, es necesario, en primer lugar, excluir nuevos ataques de las tropas ucranianas contra las localidades de Donbás que provocan víctimas civiles", dice el comunicado del Kremlin.

Agrega que "se enfatizó la importancia de un estricto cumplimiento del alto el fuego establecido desde el 21 de julio, así como la retirada de fuerzas y equipos de la línea de separación".

También se confirmó la necesidad de la implementación coherente de los acuerdos de Minsk, incluido el otorgamiento de un estatus especial a las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk.

"En este contexto, se subrayó la necesidad de un diálogo constructivo entre las partes, incluido en el marco del Grupo de Contacto Trilateral", añade el Kremlin.

Se precisa que también los dos líderes abordaron las oportunidades de cooperación en el formato del Cuarteto de Normandía (Rusia, Ucrania, Francia y Alemania).

Además, Putin y Zelenski "acordaron intensificar los esfuerzos para liberar a los presos".

A su vez, la oficina de prensa de la presidencia ucraniana comunicó que "las dos partes acordaron la posible reunión de los líderes del Cuarteto de Normandía".

"Los grupos de trabajo están elaborando documentos para firmar al más alto nivel", aseguró.

Desde abril de 2014 Ucrania lleva a cabo una operación contra las milicias en el este de su territorio donde se proclamaron las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk en respuesta al violento cambio de gobierno ocurrido en Kiev en febrero del mismo año.

Los acuerdos de Minsk, suscritos en septiembre de 2014 y en febrero de 2015, sentaron las bases para una solución política al conflicto pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia, cuyo resultado la ONU estima en unos 13.000 muertos.

El Grupo de Contacto Trilateral es junto con el Cuarteto de Normandía (Rusia, Ucrania, Francia y Alemania) la principal plataforma de consultas que busca resolver el conflicto entre el Gobierno ucraniano y las milicias de Donbás.

"Acabo de tener una conversación con el presidente ruso, Vladímir Putin, a este respecto. Le llamé con urgencia y le dije que esta situación no nos acerca a la paz. Le ruego que influya en el otro bando para que deje de matar a nuestros militares", dijo Zelenski.

Agregó que también se examinaron las labores de desminado y los plazos de construcción del puente en la localidad de Stanitsa Lugánskaya, así como la liberación de los presos ucranianos.

Zelenski también anunció que tiene la intención de mantener una conversación telefónica con el mandatario francés, Emmanuel Macron, y la canciller de Alemania, Angela Merkel.

El líder ucraniano insiste en celebrar en breve una nueva reunión del Cuarteto de Normandía (Francia, Alemania, Rusia y Ucrania) para buscar una solución al conflicto en Donbás.

Además, Zelenski no descartó que tenga que interrumpir su visita a Turquía en caso de un agravamiento de la situación en Donbás.

A su vez, la portavoz del Gobierno de Alemania, Ulrike Demmer, dijo que de momento no puede anunciar la fecha de la reunión del Cuarteto de Normandía solicitada por Zelenski.​

El 6 de agosto, el Ministerio de Defensa de Ucrania informó de cuatro militares fallecidos tras ataques de las milicias en Donbás, lanzados pese a que desde el 21 de julio pasado en la zona rige una nueva tregua, acordada por el Grupo de Contacto Trilateral (Ucrania, Rusia y la OSCE).

Por su parte, las milicias de Donetsk desmintieron esta información, afirmando que esos cuatro uniformados ucranianos murieron "durante la desactivación de minas antipersonas".

La retórica contradictoria de Kiev sobre el Donbass habla sobre la insolvencia del nuevo gobierno de Ucrania

 

La doble retórica del nuevo liderazgo de Ucrania en relación con la solución del conflicto en el Donbass indica el fracaso de las autoridades en este país. Esta opinión fue dada por el miembro del Comité del Consejo Popular de Industria y Comercio, Alexander Kamyshov.

Tengan en cuenta que el 5 de agosto, el jefe del partido ucraniano «Servidores del pueblo», Dmitry Razumkov, en una entrevista con el periódico ruso Kommersant, dijo que la solución del conflicto en el Donbass no está resuelta por ley. Pero al mismo tiempo, enfatizó que la parte ucraniana tiene el deseo de terminar esta guerra. Además, el mismo día, el encargado de negocios de EE.UU. en Ucrania, William Taylor, en una entrevista con Radio Liberty, anunció que Ucrania había recurrido a los Estados Unidos con una solicitud para venderle más sistemas de misiles antitanque Javelin.

«Por un lado, muchos políticos ucranianos, como Razumkov, discuten sin cesar su deseo de poner fin a la guerra», dijo Kamyshov.-«Por otro lado, Kiev le pide a Washington que venda a Ucrania un número adicional de sistemas de misiles Javalin, y nuevamente recordaron la necesidad de construir un muro en la frontera con el Donbass. Tales declaraciones solo pueden considerarse como el completo fracaso de las nuevas autoridades de Kiev».

Agregó que de esta manera Kiev está dirigido por una minoría radical y oligarcas ucranianos, aprovechando la guerra y provocando la continuación del bombardeo en el Donbass.

Se informó anteriormente que el ejército ucraniano había comenzado los preparativos directos para hostilidades activas contra la RPD.

"Tenemos que basarnos en la evidencia": Scotland Yard afirma que no puede comprobar la implicación del Kremlin en el caso Skripal

La Policía Metropolitana de Londres (Scotland Yard) está investigando si el presidente de Rusia, Vladímir Putin, desempeñó un papel en el envenenamiento del exagente doble ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, que tuvo lugar en la ciudad británica de Salisbury el año pasado, informa The Guardian.

De acuerdo con el medio, las agencias de inteligencia del Reino Unido consideran "probable" que Putin haya aprobado la operación. Sin embargo, Scotland Yard ha aseverado que no dispone de evidencias para comprobar la implicación del Kremlin en el caso.

El jefe de la Policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, subrayó que la investigación continúa. Hizo hincapié en que la Policía británica no puede confiar en especulaciones, sino en las pruebas.

"Somos policías y tenemos que encontrar las pruebas. Se ha especulado mucho sobre quién es responsable, quién dio las órdenes, y toda esta información se basa en un conocimiento especializado sobre Rusia. Tengo que basarme en la evidencia", afirmó Basu.

Asimismo, los fiscales británicos aseguran tener pruebas suficientes para presentar cargos contra los rusos Alexánder Petrov y Ruslán Boshírov, acusados por las autoridades británicas de perpetrar el ataque.

El envenenamiento y las acusaciones

Unos días después de que los Skripal fueran ingresados en un hospital de Salisbury, la primera ministra británica, Theresa May, aseguró que habían sido intoxicados con un agente nervioso llamado Novichok, y que era "muy probable" que el Gobierno ruso estuviera detrás del ataque.

El Gobierno del Reino Unido, sus aliados de la OTAN y medios de comunicación afines, responsabilizaron a la Inteligencia rusa de lo ocurrido e insistieron en que el Novichok había sido fabricado por Moscú.

Sin embargo, Londres nunca ha presentado evidencias confiables para comprobar la presunta responsabilidad de las autoridades rusas en el envenenamiento. Incluso el laboratorio británico de Porton Down, que identificó la sustancia utilizada como Novichok y como un agente nervioso de grado militar, no pudo determinar en qué país fue producido.

A pesar de la falta de pruebas de la culpa del Kremlin, las acusaciones de Londres fueron seguidas por una guerra de palabras, sanciones y expulsiones diplomáticas (EE.UU. y otros 27 países, entre ellos 18 Estados miembros de la Unión Europea, expulsaron a diplomáticos rusos).

La postura de Rusia

Moscú ha denunciado en reiteradas ocasiones el carácter infundado de las acusaciones de Londres y la ausencia de pruebas. El presidente Putin aseguró que el envenenamiento de los Skripal, un caso de "enfoque rusófobo politizado", fue "inventado" con el fin de "contener el desarrollo de Rusia como posible competidor".

Mientras tanto, la Cancillería de Rusia sostuvo que las acusaciones del Gobierno de May representaron un esfuerzo por distraer la atención de la sociedad británica de sus problemas internos, entre ellos, el tema del Brexit. Moscú también se mostró repetidamente dispuesto a colaborar en la investigación, pero el Reino Unido rechazó el ofrecimiento.

Por su parte, Petrov y Boshírov afirmaron en una entrevista exclusiva a RT que visitaron el Reino Unido en marzo del año pasado como turistas, y negaron su implicación en el caso.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente