Portada - Últimas noticias

JERUSALÉN (Sputnik) — La Explanada de las Mezquitas de Jerusalén se convirtió en escenario de enfrentamientos entre fieles musulmanes y la policía israelí en un día especialmente tenso por la coincidencia de una fiesta musulmana con una judía.

Al menos 14 palestinos y cuatro agentes resultaron heridos, según informaron la Media Luna Roja y la policía israelí en sendos comunicados.

Este 11 de agosto empieza la festividad musulmana del Eid al Adha (Fiesta del Sacrificio), que conmemora el final de la peregrinación anual a La Meca. Este año coincide con la festividad judía de Tisha B'Av, en que los judíos lloran la destrucción de los dos templos que estuvieron en la zona de la Explanada de las Mezquitas, a la que los judíos llaman Monte del Templo y los musulmanes, el Noble Santuario.

La policía indicó esta mañana que prohibiría la entrada a los no musulmanes a la Explanada de las Mezquitas, donde decenas de miles de fieles musulmanes habían llegado durante la mañana.

Cientos de judíos se habían reunido también en las puertas que conducían al lugar sagrado. Por ley, los no musulmanes no puede rezar en la explanada.

A pesar de las primeras instrucciones policiales, las autoridades decidieron finalmente permitir la entrada de los fieles judíos con escolta policial y estallaron los disturbios.

La Explanada de las Mezquitas se encuentra en la Ciudad Vieja de Jerusalén, en la parte oriental de esta localidad, ocupada por Israel, según el derecho internacional.

La Policía judía lanza gases lacrimógenos

La confrontación estalló a raíz de que este domingo coincidieron las festividades musulmana y judía en el Monte del Templo, lugar sagrado para ambas religiones.

La Policía israelí ha empleado gases lacrimógenos y ha disparado granadas cegadoras en los enfrentamientos con los fieles musulmanes en el Monte del Templo en Jerusalén, informa Reuters. La confrontación estalló a raíz de que este domingo coincidieron las festividades musulmana y judía, lo que resultó en un acalorado conflicto sobre los derechos de admisión al lugar.

Los enfrentamientos en el sitio, sagrado tanto en el islam como en el judaísmo, ocurrieron después de que decenas de miles de musulmanes se reunieron en el Monte del Templo para celebrar Eid al Adha, que marca el final de la peregrinación anual a La Meca y es una de las festividades clave en el islam.

Simultáneamente, grandes multitudes de fieles judíos se reunieron en la entrada al lugar para marcar el segundo día Tisha Be'av, el duelo por la destrucción de los dos templos de Jerusalén y otras calamidades que le sucedieron al pueblo judío. La Policía les impidió entrar para evitar posibles altercados.

La decisión fue criticada por algunos grupos judíos, que la describieron como una reverencia al terrorismo. Mientras tanto, entre los musulmanes surgieron rumores de que algunos judíos radicales planeaban asaltar la mezquita Al-Aqsa el domingo.

Por ello después de las oraciones de la mañana, locutores llamaron a los fieles musulmanes a permanecer en el sitio y bloquear todas las entradas al área para los judíos. Según informes, la Policía israelí intervino después de la violencia entre las dos multitudes.

La Cruz Roja Palestina informó que 14 personas heridas en los enfrentamientos fueron trasladadas a hospitales locales. La Policía reportó que cuatro oficiales sufrieron heridas leves.

Cuatros palestinos martirizados por disparos de las fuerzas de ocupación israelíes

El ejército de ocupación israelí anunció el sábado que cuatro palestinos fueron asesinados por disparos israelies en la frontera con Gaza.

El ejército de ocupación afirmó que abrió fuego contra cuatros palestinos después de un enfrentamiento armado con sus fuerzas en la frontera con Gaza.

Según los medios israelíes, la ocupación afirmó que los jóvenes se infiltraron en “Israel” y se enfrentaron a los soldados de la ocupación.

La ocupación dijo que encontró armas y morteros con los jóvenes palestinos.

Los aviones israelies bombardearon después un puesto militar perteneciente al grupo de la resistencia palestina.

La mayoría de los israelíes temen el estallido de una guerra civil

Para los israelíes, que se preparan para elegir a su primer ministro en septiembre, la situación parece cada vez más difícil. Con un gobierno extremista que se aleja cada vez más de la fórmula de dos estados, apoyada por la mayor parte de la comunidad internacional, la solución del conflicto que les queda a los palestinos es solo una: la resistencia, en sus múltiples vías, frente al ocupante y la solución de un solo estado.

La reciente operación de combatientes palestinos que ha costado la vida a un militar ocupante israelí es más que una catástrofe: el frente antiisraelí acaba de abrirse en Cisjordania.

Pero ahí no acaba todo. Las divisiones en el seno de la sociedad israelí se agrandan. Los israelíes de origen africano y los árabes israelíes protestan contra el racismo que les discrimina y los ultraortodoxos israelíes luchan en contra de los intentos de los sectores más laicos de hacerles incorporarse a filas. Sus proyectos de sociedad divergen y chocan.

De ahí este temor expresado por los israelíes en una encuesta reciente donde dicen que temen una guerra civil.

El diario Yediot Aharonot transmitió este viernes los resultados de una encuesta realizada por el instituto de geocartografía Gesher.

Según los resultados de esta encuesta en los territorios ocupados, la mayoría de los israelíes temen incluso más una guerra interna que las amenazas extranjeras.

Según la encuesta, el 55 por ciento de los encuestados temen una guerra civil en los territorios ocupados, en comparación con el 42 por ciento que temen un conflicto con enemigos extranjeros.

En la encuesta también se examinaron las relaciones públicas de Israel con los judíos de todo el mundo.

Según el informe del sitio web en idioma árabe de RT, el 65% de los israelíes temen que las políticas de Israel afecten negativamente a las relaciones con otros judíos de todo el mundo. Y el 36% teme una mayor injerencia de los judíos de todo el mundo en la campaña electoral israelí frente al 65% que dice que este no es el caso.

“El pueblo israelí ha entendido que, aunque la política israelí es hacer creer que el mayor enemigo y la principal amenaza son los países enemigos u “organizaciones terroristas”, el mayor peligro radica en las diferencias y tensiones internas”, dijo el director del Instituto de Geocartografía Gesher, Orit Adato, un general retirado del ejército.