Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

"Anoche informé a John Bolton de que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca.  No estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la Administración, por lo que le pedí a John su renuncia, que me fue dada esta mañana ", ha comunicado el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

"Le agradezco mucho a John por su servicio. La próxima semana nombraré a un nuevo asesor de Seguridad Nacional", agregó.

"Renuncié yo"

Por su parte, Bolton confirmó el fin de su mandato, aseverando que se trató de una renuncia voluntaria.

"Anoche ofrecí dimitir y el presidente Trump dijo: 'Hablemos de eso mañana'", tuiteó minutos después que el inquilino de la Casa Blanca.

Al menos dos periodistas han reportado que el exasesor de Trump trató de convencerlos de su versión de los hechos a través de mensajes de texto.

"Seamos claros, renuncié yo tras haber ofrecido hacerlo anoche", cita a Bolton el reportero de Washington Post Robert Costa. Asimismo, el presentador de Fox News Brian Kilmeade afirmó haber recibido el mismo mensaje.

"Absolutamente un halcón"

El 27.º asesor de Seguridad Nacional de EE.UU. ocupó el cargo desde el 9 de abril de 2018. La política exterior estadounidense durante este tiempo estuvo marcada por la intensificación de las tensiones con Irán, la continua injerencia en los asuntos de Venezuela, la terminación del Tratado sobre misiles de alcance medio y corto (INF, por sus siglas en inglés) y el acercamiento a Brasil e Israel.

En junio, Trump señaló que Bolton "se enfrentaría al mundo entero de una vez" si esto "dependiera de él".

"Tengo dos grupos de personas, tengo palomas y halcones. [...] John Bolton es absolutamente un halcón", explicó el mandatario en respuesta a la pregunta de si cree que algunos de sus asesores le empujaron a emprender acciones militares contra Irán.

El pasado de John Bolton

John Bolton ha trabajado como abogado, colaborador de Fox News y miembro del 'thinktank' conservador American Enterprise Institute en los años transcurridos desde que se desempeñó como representante del presidente George W. Bush en la ONU en 2005-2006.

Bolton es conocido por su línea dura en política exterior, habiendo llegado a mostrarse a favor de atacar a Corea del Norte.

Sucesor interino

El asesor adjunto de Seguridad Nacional de EE.UU., Charlie Kupperman, ocupará de manera interina el puesto de máximo consejero en la materia para el presidente estadounidense, Donald Trump, según ha anunciado este 10 de septiembre el vicesecretario principal de prensa de la Casa Blanca, HoganGidle.

Kupperman, de 68 años, trabajó en las compañías Lockheed Martin y Boeing y sirvió en la Administración de Ronald Reagan durante los años 80. Desde enero, ocupa puestos como asistente de Trump y de asesor adjunto de Seguridad Nacional.

Este hombre era una persona de confianza para Bolton, con quien colaboró durante más de 30 años, asegura la agencia Bloomberg.

Bolton, tras el anuncio de Trump: "Anoche ofrecí dimitir y el presidente me dijo que hablaríamos de eso hoy"

John Bolton, el asistente de Asuntos de Seguridad Nacional de EE.UU., aclaró en su cuenta de Twitter que él había ofrecido su renuncia al cargo, luego de que el presidente Donald Trump anunciara este martes en redes sociales que el político sería cesado de su puesto.

"Anoche ofrecí renunciar y el presidente Trump dijo: 'Hablemos de eso mañana'", escribió el dirigente en breves líneas.

La publicación de Bolton llega apenas minutos después de que el líder republicano haya comunicado que aquel miembro de su Gobierno sería despedido: "Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca", expresó el mandatario.

Habrá un reemplazo en los próximos días

Donald Trump anunció la dimisión de John Bolton

WASHINGTON (Sputnik) — El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en su cuenta de Twitter que despidió al asesor de Seguridad Nacional, John Bolton.

"Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca (…) No estuve de acuerdo con muchas de sus sugerencias, al igual que otros en la Administración, y por lo tanto le pedí a John su renuncia, que me la dieron esta mañana (…) Le agradezco mucho a John por su servicio", escribió en Twitter.

El mandatario añadió que nombrará al nuevo asesor de Seguridad Nacional de EEUU​ la próxima semana.

Bolton, pieza clave en la campaña de presión de EEUU contra Venezuela, publicó minutos más tarde un tuit en su propia cuenta con una versión de su despido levemente diferente a la expresada por el mandatario.

"Anoche ofrecí renunciar y el presidente Trump dijo: 'Hablemos de eso mañana'", escribió Bolton, sin dar más detalles.

Poco después el portavoz de la Casa Blanca, HoganGidley, informó que Trump designó a Charles Kupperman como asesor de Seguridad Nacional interino.

Kupperman, de 68 años, es experto en negociaciones sobre armas estratégica y se desempeñó como asesor del expresidente Ronald Reagan (1981-1989), dijo el portavoz a periodistas, añadiendo que Bolton fue removido debido que él y Trump "no estaban en la misma línea en muchos temas".

Las acciones diplomáticas de Bolton fueron cuestionadas por muchos dirigentes políticos venezolanos, como el constituyente Saúl Ortega, quien el 15 de agosto lo calificó de "vocero de la oposición, el mandamás, o el dueño de la oposición [en Venezuela]".

El propio Nicolás Maduro lo acusó de ser el autor intelectual del magnicidio frustrado contra su persona en agosto de 2018, cuando un dron explotó a una distancia de entre 100 y 200 metros del estrado donde daba un discurso durante una celebración militar, de acuerdo a las versiones de las autoridades venezolanas.

Bolton, nacido en Baltimore, Maryland (este) hace 70 años, se desempeñó en varias administraciones presidenciales republicanas desde la de Ronald Reagan (1981-1989) a la fecha.

Fue embajador de EEUU ante la Organización de las Naciones Unidas entre 2005 y 2006, bajo la administración de George W. Bush (2001-2009).

Reacción de Rusia

La destitución del asesor de Seguridad Nacional de EEUU es un asunto interno estadounidense, afirmó el portavoz presidencial ruso DmitriPeskov.

"Es un asunto interno de los estadounidenses", afirmó Peskov respondiendo a la pregunta si en el Kremlin vinculan el despido de Bolton con el escándalo de espionaje en EEUU.

Por su parte, un representante del Consejo de Seguridad de Rusia, comentando el despido de Bolton a Sputnik, también dijo que es un asunto interno de EEUU y afirmó que el organismo toma este hecho "con tranquilidad".

El 9 de septiembre, el canal de televisión estadounidense CNN afirmó que el servicio secreto del país evacuó a su espía que llevaba décadas trabajando en el Kremlin y corría el riesgo de ser descubierto.

CNN no reveló el nombre del supuesto espía, pero el diario ruso Kommersant encontró en Telegram menciones de que podría ser OlegSmolenkov, empleado de la Administración rusa que desapareció en junio de 2017 en Montenegro, adonde había viajado con su familia para veranear.

Otros medios aseguran que el tal Smolenkov supuestamente trabajó un tiempo en la embajada rusa en Estados Unidos.

Desde el Kremlin han calificado estas informaciones como especulaciones de los medios estadounidenses.

Politólogo sirio: Bolton fue destituido por su apoyo de aumento de tensiones con Irán y Rusia

DAMASCO (Sputnik) — El asesor de Seguridad Nacional de EEUU, John Bolton, fue destituido por su apoyo excesivo del aumento de tensiones en las relaciones con Irán, Rusia y China, declaró a Sputnik el politólogo sirio Ahmed al Derzi.

"Promovía una escalada de tensiones no solo en Siria e Irán, sino también en las relaciones con Rusia y China, por eso tanto [el presidente de EEUU, Donald] Trump, como el 'profundo' Estado entienden que EEUU no puede permitir librar una guerra en el mismo nivel que Irán, Moscú o Pekín", comentó el experto.

En su opinión, con la destitución de Bolton Trump dio a entender a Rusia y China que está dispuesto a alcanzar la comprensión mutua.

El politólogo sirio indicó que inicialmente Trump tuvo previsto utilizar la visión de Bolton para atraer a los conservadores y amenazar a Irán, Rusia y China.

En lo que se refiere a las relaciones con Teherán, el experto explicó que "el plan inicial de Bolton no fue realizado y EEUU no se involucró en un enfrentamiento directo con Irán, tampoco Washington declaró una guerra a Teherán".

El experto emiratí Shadi Abdel Wahhab compartió la visión de Al Derzi al señalar que "Bolton, manteniendo una postura extremista, no tuvo en cuenta que la administración de Trump se forma principalmente por los pragmáticos que no quieren involucrarse en guerras adicionales y sufragar los gastos suplementarios".

Al mismo tiempo, el experto dijo a Sputnik que la destitución del asesor de Seguridad Nacional no influirá considerablemente en la política exterior de EEUU porque Bolton "últimamente no fue un actor real" en la toma de decisiones.

En este contexto añadió que Washington continuará reduciendo la influencia de Teherán en la región, en particular, en Siria, y con este fin seguirá presionando a Moscú y Damasco.

Trump anunció el 10 de septiembre a través de mensajes publicados en Twitter que había requerido la renuncia de Bolton, porque sus servicios ya no eran necesarios para la Casa Blanca, y nombró a Charlie Kupperman como asesor de Seguridad Nacional interino.

Ron Paul cree que el despido de Bolton podría ayudar a Trump a cumplir sus promesas de poner fin a las guerras

El excongresista opina que la política agresiva de Bolton ha impedido que el mandatario estadounidense se distanciara de varios conflictos bélicos.

El despido del asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, le da al presidente estadounidense la oportunidad de mover la política exterior en una dirección más pacífica, ha comentado a RT el excongresista Ron Paul.

De acuerdo con Paul, Bolton "ha puesto palos en las ruedas en las políticas de Donald Trump de tratar de alejarse de algunos conflictos en todo el mundo".

"Cada vez que pienso que Trump está progresando, Bolton se mete y lo arruina", agregó el excongresista, refiriéndose a las negociaciones con Afganistán y las conversaciones con Corea del Norte e Irán, que se vieron obstaculizadas por las tendencias agresivas del exasesor de Seguridad Nacional, a quien Pionyang incluso tildó de "producto humano defectuoso".

Paul también ha señalado que el cese de Bolton podría ayudar a Trump a cumplir sus promesas de poner fin a las guerras que tanto apoyo popular le granjearon en 2016. "Nosotros, aquellos a los que nos gustaría menos intervención, estamos muy contentos con eso", afirmó el político.

Sin embargo, al mismo tiempo Paul ha admitido estar menos seguro de que la partida de Bolton vaya a cambiar significativamente la línea política de la Casa Blanca. "No creo que cambie mucho", dijo, señalando que aún no se sabe quién reemplazará a Bolton.

Análisis: Un halcón guerrero: así fue la política controvertida de John Bolton

John Bolton fue el asesor de Seguridad Nacional de EEUU durante casi un año y medio hasta que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció inesperadamente su dimisión el 10 de septiembre. Pasó a la historia como un promotor de una política exterior agresiva. Sputnik recopila sus contribuciones más notables.

La explicación de Trump de la destitución de Bolton fue que él "no estaba de acuerdo con muchas de sus sugerencias". Su destitución era inevitable y "se cernió sobre su propio nombramiento", afirmó a Sputnik Robert James Spitzer, politólogo estadounidense.

"Bolton representa el extremo de la línea dura de la política exterior y aunque algunas de sus posiciones coincidían con las de Trump, Bolton estaba a favor de una línea mucho más dura contra Corea del Norte, Irán y otras naciones", declaró.

A diferencia de otros nombramientos de la Administración Trump, "Bolton no era un hombre que suprimiera sus instintos ideológicos simplemente para ganarse el afecto de Trump".

A lo largo de su mandato, fue uno de los halcones más fieles de la política estadounidense y abogó por una fuerte presión sobre países como Venezuela, Irán y Corea del Norte. A pesar de su dimisión, los expertos no esperan cambios importantes en la política respecto a Irán, Corea del Norte o Afganistán.

Retirada del PAIC y antagonismo con Irán

Una de las primeras cosas que hizo Estados Unidos después de que Bolton asumiera su posición fue abandonar el Plan de Acción Integral Conjunto —PAIC, conocido como el acuerdo nuclear con Irán— el 8 de mayo de 2018.

Aunque no se reveló explícitamente su papel en esta decisión específica de la Casa Blanca, el hecho de que durante mucho tiempo había sido un firme opositor de Irán y un partidario del cambio de régimen en el país alimentó los rumores de que había participado en la retirada.

Desde entonces, Washington ha empleado una política de "máxima presión" hacia Irán, tratando de ahogar su comercio de petróleo con sanciones. Sin embargo, hace tiempo que Trump comenzó a negar que EEUU en realidad estuviese buscando un cambio de régimen en Teherán y deslizar que se estaban llevando a cabo negociaciones con el país persa. Esta declaración desató la especulación de que el presidente y su asesor habían dejado de estar de acuerdo en cuanto a los objetivos de EEUU con respecto a Irán.

El aislamiento de Venezuela y el intento de golpe de Estado

John Bolton jugó un papel importante en el enfrentamiento entre Washington y Venezuela. El exasesor de Seguridad Nacional fue uno de los críticos más feroces del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y además apoyó su destitución. Se opuso tanto a Maduro que hasta lanzó en Twitter un llamamiento para que el pueblo venezolano derrocara a su presidente electo.

Cuando uno de los líderes de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino fue apoyado inmediatamente por los Estados Unidos. La controversia finalmente condujo a un intento de golpe de Estado el 30 de abril, que también recibió un fuerte apoyo por parte de EEUU. El presidente Maduro afirma que el mismo intento fue orquestado por Washington.

Corea del Norte y EEUU

Aunque se dice que Bolton tuvo cierto grado de influencia en la toma de decisiones de Trump, hubo algunas áreas en las que aparentemente no logró influir en la opinión del presidente. Una de ellas es Corea del Norte.

Trump ha trabajado constantemente para mejorar las relaciones diplomáticas con Kim Jong-un ante la desconfianza de Bolton hacia Pyongyang. Sin embargo, su última interferencia reportada fue en la agenda de la cumbre en Hanói en febrero de 2019. El exasesor supuestamente estuvo detrás de la reunión fallida que Trump esperaba utilizar para alcanzar acuerdos definitivos sobre la desnuclearización de la península coreana.

La ruptura de Tratado INF con Rusia

John Bolton también estuvo a la vanguardia de otro hito en la historia reciente: la cancelación del Tratado de Eliminación de Misiles de Corto y Medio Alcance (Tratado INF) entre Estados Unidos y Rusia. Este tratado prohibía los misiles balísticos y de crucero con alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros.

El asesor de Seguridad Nacional estadounidense viajó a Moscú en octubre de 2018 para informar a la parte rusa de la intención de Washington de abandonar el acuerdo. Oficialmente lo hizo el 2 de agosto de 2019 alegando supuestas violaciones rusas.

Sin embargo, el supuesto incumplimiento por parte de Rusia, que Moscú ha negado rotundamente, no fue lo único que preocupó a Bolton sobre el Tratado INF. También lo calificó de obsoleto y lo rechazó por no involucrar a todos los actores importantes, en referencia a China.

Según el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, Bolton había dicho durante la reunión de octubre de 2018 que la crítica de EEUU al tratado no era una invitación al diálogo, sino más bien una decisión final.

Las cinco guerras perdidas de John Bolton

Este 10 de septiembre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció en Twitter la destitución de John Bolton como asesor de Seguridad Nacional. Reconocido por su política belicista desde la Casa Blanca, Bolton culminó su gestión con más fracasos que victorias. Sputnik te cuenta cuáles fueron las principales derrotas del ahora exasesor.

Este 10 de septiembre, antes de conmemorar un nuevo aniversario del derrumbe de las Torres Gemelas en Nueva York (2001), el presidente de EEUU decidió soltar una bomba en sus redes sociales: "Anoche informé a John Bolton que sus servicios ya no son necesarios en la Casa Blanca".

Sin muchos rodeos Trump explicó que la causa radica en la diferencia de opiniones, un hecho cada vez más evidente e insostenible en el escenario político de EEUU. Pero, ¿cuándo surgieron estas diferencias y en qué radican?

El politólogo cubano Arturo López-Levy, definió a Bolton como "una persona problemática" y dijo a Sputnik que "en el ambiente de política exterior en Washington de los think tanks (tanques pensantes) de la burocracia, (Bolton) es considerado 'un pesado'. Es decir, alguien que por su comportamiento tiene una tendencia a crear problemas".

No obstante, Bolton siempre tuvo una agenda clara. El exasesor proviene de una las tendencias más de derecha del Partido Republicano en EEUU. Es hijo de una familia de bomberos en Maryland, Baltimore, e hizo su carrera como un hombre de clase media, alineado con los sectores más reaccionarios de EEUU.

Para López-Levy, si algo caracteriza el pensamiento de Bolton es la defensa del unilateralismo estadounidense, al punto que en una entrevista mencionó que no se levantaba todos los días diciendo 'déjame ver qué puedo hacer contra la ONU', sino 'déjame ver qué puedo hacer por los Estados Unidos', recordó.

"Esto último es lo que piensan todos los diplomáticos estadounidenses, pero el hecho de que él tuviese que aclarar que no se levantaba todos los días para destruir la ONU, es un elemento que ilustra su manera de pensar", dijo el catedrático de Holy Names University en Oakland, California.

¿Qué unió a Bolton con Trump?

Entre el lobby radical más reaccionario dentro del Partido Republicano, John Bolton fue uno de los primeros en apoyar la candidatura de Trump en 2016. Bolton se había convertido en uno de los analistas principales de política exterior y seguridad nacional de Fox News, la cadena televisiva favorita de Trump. Por si esto fuera poco, Bolton mantenía un estrecho vínculo con el millonario judío Sheldon Adelson, reconocido como el magnate de los casinos y considerado la decimoquinta persona más rica del mundo, según la revista Forbes.

Adelson fue el principal donante de la campaña presidencial de Donald Trump, con 20 millones. A cambio quería que el nuevo Gobierno de EEUU trasladase la embajada en Tel Aviv a Jerusalén y la ruptura del acuerdo nuclear con Teherán. Años más tarde, sus deseos fueron concedidos, lo que supuso una victoria para la gestión de Bolton, un intermediario incondicional.

Sin embargo, Trump empezó a chocar con la visión de Bolton, que sostenía una política más belicista contra quienes consideraba los enemigos de EEUU.

Corea del Norte, cuando tu amigo saluda a tu enemigo

El 30 de junio, Donald Trump se convirtió en el primer presidente de EEUU en visitar la zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur. Fue en ese momento cuando Bolton cayó en franco declive.

A pesar del desacuerdo de su asesor de Seguridad, Donald Trump se reunió con el líder norcoreano, Kim Jong-un, en un encuentro al que asistió acompañado de sus principales asesores, entre ellos su hija, Ivanka Trump. Bolton estuvo ausente.

Pero según destaca The New York Times, no sólo la apertura de Trump a Corea del Norte ha sido una derrota para Bolton, quien considera a este país y a Irán como amenazas para la seguridad nacional de EEUU. La divergencia entre los dos hombres ya había sido evidente en mayo, durante el primer viaje del presidente este año a Japón.

Bolton dijo a los periodistas que "no hay duda" de que los lanzamientos de misiles de corto alcance de Corea del Norte violaron las resoluciones de las Naciones Unidas. Trump lo desestimó. "Mi gente piensa que podría haber sido una violación, como ustedes saben (...) Lo veo de otra manera", publicó el medio estadounidense.

Afganistán, un juego sucio

La última semana de Bolton en la Casa Blanca fue una batalla contra el acuerdo de paz entre EEUU y la organización Talibán Militante. Trump se estaba preparando para invitar a sus líderes a Camp David para firmar el acuerdo. Pero Bolton argumentó que se podían retirar las tropas de Afganistán y cumplir la promesa de campaña sin aliarse a una organización responsable de matar a miles de estadounidenses en los últimos 18 años.

Trump lo escuchó esta vez, pero los coordinadores del pacto se enfurecieron con Bolton por desestimar la alianza.

Irán, la batalla que Trump no quiere

En los últimos días, Donald Trump ha expresado su disposición a reunirse con el presidente de Irán, Hasán Rohaní. Incluso ha manifestado su disposición de extender el financiamiento a corto plazo a Teherán, aunque la oferta fue rechazada.

No obstante, cabe la posibilidad de que el encuentro se concrete al margen de la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

En varias ocasiones, Trump ha repudiado la idea de trabajar para derrocar al Gobierno de Irán, una meta que Bolton promovió durante mucho tiempo cuando todavía no era asesor de la Casa Blanca.

"No estamos buscando un cambio de régimen (...) solo quiero dejar eso claro", dijo Trump, después de que Irán fue acusado en junio de dañar dos petroleros con explosivos y de derribar un dron.

Bolton había visto la oportunidad para hacer una demostración de fuerza y recomendó un ataque aéreo contra el radar iraní y otras instalaciones. Trump aceptó de inicio, y al último minuto cambió de parecer.

Cuba, la obsesión con la Guerra Fría

Durante su estancia en la Casa Blanca como asesor de seguridad, Bolton defendió las acusaciones de los diplomáticos estadounidenses por los supuestos ataques sónicos producidos por el Gobierno de Raúl Castro y promovió como represalia el cese de las actividades consulares en la isla.

Ayudó a promulgar políticas destinadas a presionar al Gobierno de Cuba, revirtiendo algunas medidas tomadas por el presidente Barack Obama entre 2014 y 2016 en lo que fue una apertura diplomática a la isla.

Gracias a los consejos de Bolton, la administración Trump impuso límites a los viajes y remesas a Cuba y activó el Título III de la Ley Helms-Burton, abriendo la puerta a las demandas por parte de estadounidenses y cubanos nacionalizados, cuyas propiedades fueron confiscadas en 1959.

Sin embargo, nada funcionó. La isla mantiene su nuevo Gobierno que en febrero adoptó una nueva Carta Magna votada por la mayoría de la población. Además, ha fortalecido sus relaciones bilaterales con Rusia y China, países que han aprovechado la tirantez de EEUU para posicionarse en la región.

Venezuela sin Maduro, la promesa que nunca fue

Trump también se desencantó con Bolton por el esfuerzo fallido de expulsar al presidente Nicolás Maduro de Venezuela. En lugar de la fácil victoria que se le había anticipado, cuando apoyaron la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino, Washington se ha visto empantanado en un conflicto sobre el cual cada día tiene menos influencia.

La oposición política respaldada por la Casa Blanca no pudo volver al Ejército de Venezuela contra Maduro y la tentativa de Guaido terminó languideciendo.

De acuerdo con The New York Times, Trump se ha quejado en privado durante mucho tiempo de que Bolton estaba demasiado dispuesto a llevar a Estados Unidos a otra guerra.

"Si fuera por John, estaríamos en cuatro guerras ahora", bromeó en una ocasión, según recordó el medio.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente