Portada - Últimas noticias

El presidente de EE.UU., Donald Trump, piensa que la política exterior desarrollada anteriormente por su país en relación a Ucrania "no tenía sentido" y solo estaba "irritando" a Rusia, país con el que Washington debería tener una buena relación, informa The Washington Post citando a un ex alto funcionario de la Administración estadounidense que discutió repetidamente el tema con el mandatario.

"La posición del presidente básicamente es: debemos reconocer el hecho de que los rusos deben ser nuestros amigos, y a quién le importan los ucranianos", señaló el funcionario, quien quiso mantener su anonimato.

Según el medio, la Administración Trump ha guardado las distancias con el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, desde su elección en abril. Trump se negó a fijar una fecha para una reunión en la Casa Blanca con su homólogo ucraniano y, según tres personas familiarizadas con el asunto, rechazó personalmente los esfuerzos para organizarla. Además, a finales de agosto trascendió que la Casa Blanca habría suspendido 250 millones de dólares en ayuda militar para Ucrania después de que el mandatario norteamericano ordenara una revisión del paquete de asistencia.

Además, según las fuentes del diario, el presidente estadounidense y su abogado personal, Rudolph W. Giuliani, habrían presionado a Kiev para que reabra una investigación de corrupción que involucra al hijo del exvicepresidente Joe Biden, así como para que investigue si los demócratas, supuestamente, se coludieron con Ucrania para divulgar información sobre el exjefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, durante las elecciones de 2016.

Ucrania boicotea la próxima sesión de la PACE por "indiferencia hacia sus intereses"

KIEV (Sputnik) — Ucrania no participará en la próxima sesión de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE), ya que no cuenta con la posibilidad de reaccionar a las infracciones en la labor del ente, indicó el diputado Bogdán Yaremenko, miembro del partido gobernante Servidor del Pueblo.

"Al no contar con otra posibilidad de reaccionar a las violaciones cometidas por ese organismo de sus propios principios, tras chocar con una indiferencia evidente ante sus intereses, Ucrania se abstendrá por el momento de enviar delegaciones a la próxima sesión de la PACE", escribió el parlamentario en su cuenta de Facebook.

La reunión de la PACE se celebrará del 30 de septiembre al 4 de octubre en Estrasburgo.

Rusia regresó a la Asamblea en junio después de la votación para restaurar los derechos de voto de la delegación, que fueron despojados en medio de la crisis ucraniana en 2014.

A fines de junio, PACE invitó oficialmente a la delegación rusa a participar en su sesión de junio después de restaurar los derechos.

Moscú presentó una solicitud para confirmar sus credenciales en la asamblea por primera vez desde 2016.

Tras la reunificación de Crimea con Rusia en 2014 se revocó su derecho de voto a la delegación del país dentro de PACE.

Cinco años después, Occidente sigue renuente a reconocer la legitimidad del referéndum de Crimea, a pesar de las afirmaciones de Rusia de la votación se llevó a cabo en pleno acuerdo con el derecho internacional.

La decisión de PACE de restaurar plenamente los derechos de Rusia enfureció a la delegación ucraniana, que anteriormente había presentado en total 226 cambios a una propuesta de resolución dedicada al regreso de la delegación rusa a la Asamblea.

Tras el anuncio de PACE sobre el regreso ruso, las delegaciones de Ucrania, Estonia, Georgia, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia abandonaron la sesión.

Europa reconoció que Kolomoisky ganó las elecciones presidenciales en Ucrania

Incluso durante la carrera presidencial en Ucrania, estaba claro que el oligarca fugitivo Igor Kolomoisky, que todavía se escondía en el extranjero, luchaba activamente por el poder en el país, luego regresó tan pronto como el resultado de la carrera quedó claro.

Desde entonces, como se señaló en los medios, la influencia de Kolomoisky en Ucrania se ha intensificado. El país está dirigido por su protegido Vladimir Zelensky, e incluso el jefe de la administración presidencial Andrei Bogdan es un ex abogado del oligarca.

Le Monde menciona que fue Kolomoisky quien «hizo famoso a Zelensky a través de su canal de televisión». «En el 2016, él [Kolomoisky] se escondió en Suiza e Israel después de que el Banco Nacional (Privat Bank) de Ucrania intentara resolver el problema con las instituciones financieras con la ayuda del Fondo Monetario Internacional, nacionalizando el mencionado banco que poseía después de que se revelaran hechos de fraude y un agujero de 5, 5 mil millones de dólares», dice el artículo.

Además, el autor enfatiza que estamos hablando del dinero de los contribuyentes y una cantidad comparable al presupuesto militar del país. Sin embargo, ahora la situación está cambiando a favor del oligarca. La publicación llamó la atención sobre una declaración reciente del Primer Ministro de Ucrania, Alexey Goncharuk, quien afirmó que Zelensky y Bogdan buscarían personalmente un «compromiso» con Kolomoisky sobre PrivatBank.

El Parlamento Europeo se entrometió en la integridad territorial de Bielorrusia

 

Incluso los símbolos estatales de la Bielorrusia moderna pueden aparecer en la «lista negra» europea en el contexto de la descomunistización total.

Dicha declaración fue hecha el sábado 21 de septiembre por el politólogo bielorruso, Aleksey Dzermant, al comentar sobre la decisión tomada por el Parlamento Europeo de legitimar la eliminación masiva de monumentos a los soldados soviéticos en el territorio de la Unión Europea, que los acusó de supuestamente «distorsionar hechos históricos sobre las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial».

Al mismo tiempo, Dzermant llamó la atención sobre el hecho de que el cuerpo legislativo de la UE se puso del lado de Polonia, condenando el acuerdo entre la Unión Soviética y Alemania en 1939.

Según él, tal «revolución del Parlamento Europeo» es un golpe directo al estado y la soberanía de Bielorrusia.

«Este evento significa que, de hecho, la legitimidad de las fronteras modernas de la República de Bielorrusia está siendo cuestionada», explicó. «En segundo lugar, la condena y prohibición de los símbolos soviéticos significa que la moderna bandera nacional-estatal de Bielorrusia puede caer bajo esta definición como estalinista».

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente