Portada - Últimas noticias

QUITO (Sputnik) — Miles de personas se congregan en las cercanías de la Casa de la Cultura de Quito, Ecuador, para rendir homenaje a dos víctimas indígenas fallecidas durante los enfrentamientos con la policía, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Lenín Moreno, que ya llevan ocho días.

Al grito de "Moreno asesino", dos féretros fueron recibidos por una multitud que a ambos lados de la avenida 12 de Octubre, en su intersección con Patria, organizó una solemne calle de honor que desemboca en la Casa de la Cultura, lugar donde la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) retuvo el 10 de octubre a ocho policías y 27 periodistas.

Las personas que se apostaron en ese lugar y en el Parque del Arbolito hicieron una pausa en los enfrentamientos que se intensificaron desde el comienzo de esta semana, cuando llegó a la capital ecuatoriana el grueso del pueblo indígena, que el 8 de octubre montó una vigilia para esperar los cuerpos.

El Ágora de la Casa de la Cultura fue el lugar elegido por el pueblo indígena para realizar una misa campal, con un sacerdote católico y un pastor evangélico, para honrar a los indígenas fallecidos en la protesta.

Desde la CONAIE informaron que se trata de cuatro muertos pero el Gobierno ecuatoriano sólo confirmó dos caídos, aunque no especificó si eran indígenas.

"Hay dos muertos: una persona atropellada por un conductor amedrentado por un manifestante y otra persona que sufrió una caída", dijo el secretario de la Presidencia, José Augusto Briones, en cadena nacional de radio y televisión.

La organización asegura que permanecerá movilizada y reunida en la Casa de la Cultura hasta obtener sus reclamos: el retiro del Fondo Monetario Internacional (FMI), la renuncia de los funcionarios a los que responsabiliza de la represión y la anulación de las medidas económicas adoptadas por el presidente Lenín Moreno.

En la mañana de este jueves, en la Casa de la Cultura de Quito, en donde se encuentran reunido el movimiento indígena que manifiesta contra el Gobierno, se guardó un minuto de silencio "por los compañeros caídos" .

"Que su fuerza y su convicción en la lucha por la defensa de los derechos de los más empobrecidos sigan iluminando este camino de insurrección popular ante un Gobierno opresor", indicó la CONAIE después del minuto de silencio.

En las protestas del 9 de octubre, denominado "miércoles negro" por el movimiento, resultaron fallecidos los compañeros indígenas: Inocencio Tucumbi, dirigente de la CONAIE en la provincia de Cotopaxi, en la sierra central del país; y José Rodrigo Chaluisa, líder de la comunidad de Yanahurco en Pujilí.

Tras verificar las muertes de sus compañeros, la CONAIE se declaró en luto y comenzó la preparación del funeral en memoria de Inocencio y José Rodrigo.

Funeral

La Defensoría del Pueblo de Ecuador confirmó este jueves que otras tres personas han muerto durante las protestas que se han extendido por ocho días. Sin embargo, hasta el momento solo se conoce la identidad de dos civiles fallecidos: Marco Oto, quien cayó de un puente en el casco histórico de la capital ecuatoriana, en medio de la represión policial del pasado lunes; y Raúl Chilpe, quien murió al ser atropellado por un vehículo en la provincia andina de Azuay, en momentos en que participaba de una protesta pacífica.

Tras el fallecimiento de los manifestantes, la CONAIE señaló al Gobierno "débil y desligitimado" de Lenín Moreno de ofrecer violencia y represión como única respuesta a las demandas planteadas.

"Sin ningún resquicio de respeto a las normas más básicas de respeto a los derechos humanos, ha tratado al pueblo como un enemigo", denunció la CONAIE en un comunicado.

Momento en que los indígenas hacen levantar la bandera de Ecuador a los policías retenidos

 

En un video que circula por las redes sociales se observa cómo un hombre hace levantar la bandera de Ecuador y la plurinacional a dos de los ocho policías que el movimiento indígena mantiene retenidos en una asamblea en la Casa de la Cultura de Quito, capital del país andino.

La imagen muestra a los policías en fila, mientras un vocero habla a los asistentes.

En un momento dado, se acerca un hombre a un policía y le coloca entre sus manos la bandera de Ecuador. Acto seguido, el mismo hombre se aproxima a otro policía que sostiene con dejadez la bandera plurinacional y le zarandea para que la levante hacia arriba. El policía obedece.

"Cuidado compañero. Ya, gracias", le comenta el vocero al presenciar la escena. El portavoz sigue con su discurso. "Nos están mandando un audio diciendo que van a echar más gases lacrimógenos. Esto le decimos al pueblo: si es que aquí botan (echan gases) no nos responsabilizamos de la vida de los que están aquí (los policías)", afirmó.

Los asistentes comienzan a aplaudir, mientras los policías siguen enarbolando las banderas.

"Garantizamos sus derechos humanos, físicos, psicológicos y de sobrevivencia en situación de conmoción social, contemplados en la Constitución de la República del Ecuador y demás instrumentos internacionales", expresó en comunicado la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE).

Movimiento indígena de Ecuador libera a los policías retenidos durante las protestas

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) liberó el jueves en la noche a los ocho policías que permanecían retenidos en el Ágora de la Casa de Cultura de Quito.

La Defensoría del Pueblo de Ecuador estuvo presente durante la liberación de los miembros policiales, que ocurrió a las 19:20 horas (tiempo local).

"Estuvieron detenidos porque infringieron el espacio en donde estuvimos nosotros. Pero los señores policías serán devueltos tal cual como salieron de la casa", dijo un miembro de la CONAIE durante la liberación.

Los uniformados fueron liberados en el parque La Alameda de Quito y entregados al personal de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que los transportó en una camioneta del organismo multilateral.

Este jueves, durante la celebración de la Asamblea, dos de los ocho policías levantaron la bandera de Ecuador y la plurinacional, a petición de los dirigentes de la CONAIE.

Desde la mañana de este día, el movimiento indígena retuvo a los uniformados para, según explicaron, evitar que el Gobierno reprimiera el lugar en donde realizaban una asamblea nacional tras el paro contra el 'paquetazo' del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

"Nos están mandando un audio diciendo que van a echar más gases lacrimógenos. Esto le decimos al pueblo: si es que aquí botan (echan gases), no nos responsabilizamos de la vida de los que están aquí", dijo uno de los policías.

No obstante, tras algunas horas de retención, el movimiento indígena los liberó tal como había acordado. "Garantizamos sus derechos humanos, físicos, psicológicos y de sobrevivencia en situación de conmoción social, contemplados en la Constitución de la República del Ecuador y demás instrumentos internacionales", recalcó la CONAIE en un comunicado.

Violencia de las autoridades

La CONAIE ha señalado al Gobierno de Lenín Moreno de ofrecer violencia y represión como única respuesta a las demandas planteadas. "Sin ningún resquicio de respeto a las normas más básicas de respeto a los derechos humanos, ha tratado al pueblo como un enemigo", denunciaron en un comunicado.

Durante la entrega de los policías, en la que estuvo presente el defensor del Pueblo, Freddy Carrión Intriago, la CONAIE hizo una diferencia respecto al trato que recibieron los uniformados y el que le han dado a miles de manifestantes pacíficos, reprimidos violentamente por la fuerza pública en las protestas contra el Decreto 883, que elimina los subsidios estatales a la gasolina extra y diésel.

"Nuestros jóvenes fueron detenidos sanos, pero a nosotros nos los han entregado golpeados, maltratados y muertos. Eso nos duele el corazón, nos parte el corazón", dijo un vocero de la CONAIE durante la entrega de los uniformados.

Balance de las protestas en Ecuador: 5 muertos, 929 detenidos y 554 heridos

El Defensor del Pueblo de Ecuador, Freddy Carrión Intriago, ha proporcionado los datos actualizados que han dejado las protestas que está viviendo el país desde el pasado 3 de octubre.

Según ha hecho público, la información que obra en poder de las coordinaciones y delegaciones provinciales de la Defensoría arroja un total de 929 detenidos y 554 personas heridas. Carrión, en nombre de la institución que representa, ha exigido tanto al Gobierno de la nación como a los movimientos sociales indígenas "la necesaria obligatoriedad de encontrar soluciones adecuadas, justas, equitativas, al pueblo ecuatoriano", con la finalidad de evitar "la violencia y que permitan retornar a la paz".

Además, en un comunicado anterior, la Defensoría del Pueblo lamenta la muerte de cinco personas durante las protestas. Por su parte, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), la mayor organización indígena del país, estima que al menos cuatro personas fallecieron durante las protestas del miércoles: dos de ellas son Inocencio Tucumbi, dirigente de la CONAIE en la provincia de Cotopaxi, en la sierra central del país; y José Daniel Chaluisa, líder de la comunidad de Yanahurco en Pujilí.

Las protestas comenzaron hace nueve días tras el anuncio del Gobierno del presidente Lenín Moreno de la aprobación de una serie de medidas, conocidas como 'paquetazo', que incluían el aumento del precio de los combustibles (hasta el 123 % en el caso del diésel), además de otras medidas laborales y tributarias.

Durante estas jornadas se han sucedido las manifestaciones, las marchas y los enfrentamientos con las fuerzas del orden, que reprimieron duramente las protestas, así como otros momentos de tensión, como la retención de ocho policías y su posterior liberación.

El movimiento indígena, uno de los componentes más numeroso y activo de la protesta, ha exigido la retirada del 'paquetazo', e incluso la dimisión del presidente Moreno.

Escaso margen para el diálogo

Esa retirada de medidas es, en opinión del analista internacional Alberto Rabilotta, la única salida efectiva de esta crisis. Este observador señala que en el conflicto que sacude al país "es difícil acercar posiciones porque las políticas tomadas [desde el Gobierno] han sido extremadamente duras". A su modo de ver, "Lenín Moreno hizo en pocos días el desastre económico que Macri tardó en hacer algunos años en Argentina".

Para el analista, "es evidente que si no hay una marcha atrás por parte del Gobierno para eliminar esas políticas, la posibilidad de un diálogo constructivo es nula"

Rabilotta ha querido recordar asimismo que, "aunque ahora estamos hablando del movimiento indígena, las movilizaciones fueron iniciadas por el gremio de los camioneros y por el Frente Unitario de Trabajadores, la central sindical", por lo que estas protestas no reflejan únicamente la indignación de los pueblos originarios, sino que "es toda la sociedad ecuatoriana" la que está reaccionando frente a las medidas que Moreno trata de imponer".

El que manda la OEA, Luis Almagro, criminaliza a los manifestantes ecuatorianos que han salido a las calles

MONTEVIDEO (Sputnik) — El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, criminaliza a los manifestantes ecuatorianos y tiene una posición "contradictoria", dijo a Sputnik el presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales del gobernante Frente Amplio (izquierda) de Uruguay, Martín Clavijo.

"Nos llama la atención que el secretario general de la OEA no haya manifestado preocupación por la situación en Ecuador, al contrario, criminaliza a los manifestantes que han salido a las calles", dijo a Sputnik Clavijo.

El 8 de octubre Almagro consideró "fundamental" que se le permita al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, acabar su mandato y reiteró su rechazo a "cualquier forma de interrupción de su Gobierno".

"La Secretaría General de la OEA considera fundamental que todas las partes respeten el término constitucional por el que fue electo el presidente Lenín Moreno y reitera su rechazo a cualquier forma de interrupción de su Gobierno", manifestó el excanciller uruguayo en un comunicado.

Por su parte, Clavijo dijo a Sputnik que la postura de Almagro es "contradictoria y sesgada notoriamente".

"No ha tenido el mismo papel que en Venezuela. Para la OEA, la mayor preocupación del continente es Venezuela, pero no mira para otros países que están pasando cosas graves, como por ejemplo Ecuador, Honduras, Haití. De esos países no se hablan", agregó Clavijo.

Almagro asumió su cargo en la OEA en 2015 tras desempeñarse como canciller de Uruguay durante el Gobierno de José Mujica (2010-2015).

El funcionario ha dirigido duras críticas al Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y llegó a afirmar que no podía descartarse una intervención militar en ese país.

El 22 de agosto, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, rechazó la reelección de Almagro en el organismo y pidió que se analizaran otras opciones.

Situación en Ecuador

Clavijo dijo que el Frente Amplio observa con "preocupación" la situación que se vive en Ecuador.

"Las últimas medidas impuestas por el Gobierno de Ecuador perjudican sobre todo a la población más desprotegida, a los indígenas, estudiantes y a toda la sociedad; además, el Gobierno decretó el estado de excepción, vulnerando y no respetando el derecho a las manifestaciones pacíficas", afirmó.

Lo que aspira el Frente Amplio es que el Gobierno ecuatoriano instale un diálogo con la sociedad para llegar a una salida pacífica y para que no hayan más muertes, sostuvo el dirigente.

Por otro lado, dijo que el expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) sufre una "persecución política sin fundamento firme de que haya existido corrupción".

"En el caso de Correa se está dando lo que ha pasado en todo el continente: la judicialización de la política; se tuvo que exiliar en otro país, esa es la realidad que viven los líderes políticos sociales como es el caso del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), que no tiene un caso de corrupción certero", agregó.

Correa, quien actualmente reside en Bélgica, tiene varios procesos judiciales pendientes en su país, incluida una acusación de ordenar el secuestro de un opositor en la capital colombiana, que ameritó un pedido de prisión preventiva.

El expresidente ecuatoriano ha negado reiteradamente esas acusaciones y ha considerado que son parte de una persecución política en su contra para eliminarlo del mapa electoral.

El 7 de octubre Correa dijo que la solución a lo que se vive en Ecuador es realizando elecciones anticipadas.

El alcalde de la localidad ecuatoriana de Cuenca declara el estado de emergencia por las protestas

El alcalde de la ciudad ecuatoriana de Cuenca, Pedro Palacios, declaró el jueves el estado de emergencia en su municipio en el marco de las protestas que se han producido en la última semana en Ecuador contra los anuncios económicos del presidente Lenín Moreno.

"Hemos visto conveniente realmente declarar este estado de emergencia en Cuenca para precautelar los servicios básicos para la ciudadanía, para poder trabajar", explicó Palacios a la cadena Teleamazonas.

El alcalde indicó asimismo que su determinación ha estado motivada, principalmente, por los estragos y el deterioro de mobiliario público que han causado los altercados en el centro histórico de su localidad, y por otras circunstancias como la suspensión del transporte público, la escasez de suministro de gas, el cierre de las carreteras o la interrupción del servicio de recogida de basura.

Análisis: Ecuador es una bomba de tiempo: ¿cuánto más durará la crisis?

Marco Teruggi

El Gobierno de Lenin Moreno ha dicho que no dará marcha atrás en las medidas económicas de ajuste. El movimiento indígena ha dicho que seguirá movilizado. ¿Qué desenlace puede tener esta pulseada? En Quito, Sputnik dialogó con la socióloga ecuatoriana Irene León.

El acuerdo del Gobierno de Ecuador con el Fondo Monetario Internacional (FMI) forma parte de un plan que se desarrolla desde el ascenso al poder político de Lenin Moreno a la Presidencia en el 2017, explica Irene León, socióloga ecuatoriana, integrante de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

"Se ha buscado reunir condiciones para que el FMI nos considere, se ha buscado un endeudamiento cuando el país podía solventar su economía de otro modo",  señala León, al finalizar otro día marcado por el vértigo de acontecimientos en Quito y varias partes del país, con los bloqueos de carreteras y movilizaciones iniciadas el 3 de octubre en rechazo al ajuste anunciado por Moreno para cumplir con las exigencias del organismo internacional.

Si realizar un acuerdo con el FMI era parte de la "reconquista neoliberal" planteada desde el inicio, la decisión de hacerlo en octubre respondió a las exigencias hechas por el FMI. En efecto, la carta de intención firmada exige haber dado una serie de pasos al llegar a diciembre del 2019, y por lo tanto el Gobierno no tenía más tiempo.

León, quien es también parte de la Fundación de Estudio de Acción y Participación Social, explica que la Constitución ecuatoriana contempla un techo de endeudamiento y una cantidad de requisitos para establecer relación con organismos externos.

El estado de excepción anunciado el 3 de octubre "se produce para obviar esos criterios y crear una situación en que se puedan hacer las cosas por otras vías", analiza.

Los diferentes pasos estaban diseñados, contemplando incluso, se presume, la poca aprobación que generaría. El factor inesperado fue la magnitud de la impugnación a las medidas: las protestas que se desencadenaron a partir del jueves 3 trajeron a la memoria aquellas que obligaron a renunciar a varios presidentes, siendo el último Lucio Gutiérrez, en 2005.

Sobre estimarse y subestimar

"Estas élites son muy prepotentes, tienen su anclaje en el capital financiero, empresas exportadoras, gente que vive asociada al capital", más relacionadas "con las dinámicas del capital global que con las dinámicas latinoamericanas", analiza Irene León.

Además de sobrestimarse, el Gobierno cometió otro error, el de subestimar la dimensión de la respuesta: "no pensaban que había una capacidad de movilización como la que se ha expresado, y no pensaban que la ruralidad y los pueblos indígenas podían levantar su voz".

Esa combinación abrió un escenario de gran inestabilidad y el país ingresó en una dinámica de protesta nacional, en Quito, Guayaquil, en las principales carreteras. Se trató de una respuesta encabezada por diferentes sectores sociales y políticos, que, de conjunto, conformaron un proceso que desbordó la seguridad de las planificaciones del FMI, Moreno, y sus aliados económicos.

León señala varios actores movilizados. En primer lugar, lo que caracteriza como "el pueblo identificado al proceso de la Revolución ciudadana", el proceso político que fue liderado por el expresidente Rafael Correa. Se trata de un liderazgo con algunas características centrales, como una "mentalidad de resistencia al neoliberalismo", y no tener necesariamente un espacio de organización.

En segundo lugar, identifica a sectores que reemergen en este escenario, como sectores del movimiento sindical, uno de los más potentes, que es el del mundo del trabajo. Este último fue uno de los primeros en salir a rechazar el paquete de medidas, en particular la quita del subsidio a la gasolina, que fue el anuncio catalizador debido al impacto en el precio de los combustibles, y por lo tanto de transporte y de precio de mercancías.

Esos sectores habían tenido en estos dos años una relativa cercanía con el discurso de Moreno y este escenario les ha entonces permitido reposicionarse, al igual que el movimiento indígena, centralmente agrupado en la Confederación de Organización Indígenas de Ecuador (CONAIE), que ha protagonizado un rol crucial en la agenda y radicalidad de las movilizaciones de esta semana.

Irene León señala también la participación de dos otros sectores importantes: las mujeres y la juventud. En el caso de las mujeres, la socióloga destaca no solamente su rol en esta semana, sino en los dos años de resistencia a la presidencia de Moreno y en la reivindicación de los años de la Revolución Ciudadana.

La pulseada

Moreno conserva el apoyo de los sectores de poder, "por las élites y el Ejército", destaca la socióloga ecuatoriana. Pero su popularidad es muy baja y disminuye con el pasar de los días, "tiene menos de 10% en las encuestas", afirma. ¿Cuánto puede resistir esta situación de embate popular?

Por el lado de la fuerza de las movilizaciones también existen dificultades ligadas al tiempo. Una de ellas es del movimiento indígena, quien aporta mayor radicalidad: "para las comunidades que vienen del Ecuador profundo es todo un costo humano colectivo venir hasta Quito, muchos caminando desde sus lugares de origen, dejando sus tierras, cultivos, animales, modos de vida".

Junto a eso han enfrentado una represión muy fuerte por parte del Gobierno, donde la CONAIE ha denunciado que ya ha habido cinco fallecidos y centenares de heridos y detenidos. "Es muy complejo imaginarse que pueda sostenerse de este modo en Quito", explica Irene León.

La CONAIE ha afirmado que no dialogará hasta que Moreno no dé marcha atrás con el paquete de medidas pedidas por el FMI. El presidente, por su parte, ha dicho que no lo hará. ¿Cuánto tiempo puede durar esta pulseada? "Esta situación ya no puede durar tanto, tiene que haber un desenlace", concluye León.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente