Portada - Últimas noticias

Mientras el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, se relajaba cenando y tomando una copa en el bar Válgame Dios de Chueca, el barrio gay de Madrid, cientos de agentes de la Policía Nacional y Mossos de Escuadra se jugaban la vida en las calles de Barcelona.

La violencia alentada por el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, se ha recrudecido en la Ciudad Condal y en las principales poblaciones de Cataluña, en las que los CDR han logrado imponer su Ley.

En esta segunda noche de altercados, los CDR y numerosos grupos de jóvenes han prendido decenas de hogueras en las calles de Barcelona, han pegado fuego a varios vehículos y han arrojado sobre los agentes de los Mossos y la Policía piedras impregnadas con ácido.

Torra culpa a los "infiltrados"

Pasada la medianoche, los Mossos d’Esquadra habían detenido a más de 20 personas involucradas en actos vandálicos y altercados. El Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) de la Generalitat ha atendido a 52 personas. El herido más grave, registrado en Tarragona, sufre  traumatismo craneoencefálico.

Pero los CDR alentados por el president Quim Torra han mostrado un especial ensañamiento con la Policía Nacional y la Guardia Civil, los agentes que se encuentran a las órdenes del ministro Grande-Marlaska. Durante los últimos días han cercado Comisarías, han intentado asaltar la Delegación del Gobierno en Barcelona y han montado escraches ante los establecimientos en los que pernoctan los agentes desplazados desde distintos puntos de España.

Cerca de la medianoche, apremiado por la situación, Quim Torra comparecía en rueda de prensa para pedir que ceden los actos vandálicos. Pero lejos de reconocer que él ha sido el principal instigador de estos incidentes, ha atribuido la violencia a la presencia de "infiltrados" en los CDR. Tal como ha reconocido en varias entrevistas, tanto su mujer como todos sus hijos son miembros de algún CDR violento.

El ministro abandonó el ‘Válgame Dios’ a las 00:10 horas mientras Barcelona seguía tomada por el terrorismo callejero

Uno de los asesores de Fernando Grande-Marlaska sale a las puertas del Válgame Dios, un conocido local de copas del madrileño barrio de Chueca, para atender una llamada:

–Sí, general, estoy aquí con el ministro.

Probablemente no habla con ningún militar, sino que utiliza este apodo para referirse a un superior en el Ministerio de Interior. Pero la actitud del asistente de Marlaska es cualquier cosa menos discreta. Ni siquiera baja el tono de voz cuando varios curiosos pasan ante la fachada del establecimiento para dirigirse a algún garito de Chueca.

–Sí, mañana podemos ir a ver al presidente -añade.

Cuando da por concluida la conversación, vuelve al interior del local y se sienta en un sofá, solo y bastante desubicado, frente a la mesa que ocupan el ministro Fernando Grande-Marlaska y su jefe de gabinete, atento al menor de sus gestos.

Situado en la calle Augusto Figueroa, el Válgame Dios es un local de copas de moda en la noche de Chueca. Está decorado con estética retro, con mullidos sofás, un maniquí junto a una de las ventanas y varias columnas cubiertas de fotos antiguas en blanco y negro.

Es la segunda noche de disturbios en Barcelona, en la que los CDR y grupos multitudinarios de independentistas levantan barricadas, siembran el caos y pegan fuego a la ciudad desafiando a los antidisturbios. Una situación que ha obligado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a comparecer en rueda de prensa desde La Moncloa para exigir a Quim Torra que condene la violencia de los CDR. En vano.

Son las once y media de la noche y el ministro Fernando Grande-Marlaska lleva algo más de una hora devorando unas tapas y tomando una copa con su jefe de gabinete en el interior del Válgame Dios. Habían llegado a las 22 horas. Ocupan una mesita, flanqueada por dos columnas que les protegen de las miradas curiosas, a medio camino entre la entrada del bar y la barra.

Mientras millones de catalanes viven con angustia una nueva noche de violencia en las calles, mientras agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil se juegan la piel ante los CDR, Marlaska eligió este local para tomarse un respiro. Estuvo en él durante dos horas.

En una de las mesas del fondo está cenando con unos amigos el diseñador Pelayo Díaz, quien fue novio de David Delfín y asesor de moda del programa Cámbiame de Tele5. Vestido con una camiseta blanca y una falda pantalón, Pelayo derrocha simpatía, atraviesa el establecimiento con una copa en la mano y saluda a unos clientes que acaban de llegar. Aunque ha intentado pasar desapercibido, la presencia del ministro en el interior del local no es ningún secreto.

Poco después de las 12 de la noche, Marlaska y su jefe de gabinete abandonan el Válgame Dios, seguidos por otro alto cargo del Ministerio de Interior y un escolta vestido con una sudadera. Justo a tiempo para meterse en el interior de su vehículo oficial, un lujoso Renault Talismán negro, que forma parte de la flota adquirida por La Moncloa el pasado mes de febrero.

El asistente del ministro se ha quedado a las puertas del Válgame Dios junto  un compañero y, tan pronto como desaparece el vehículo, estalla:

¡Joder, me tiene hasta los cojones el Marlaska!

Todavía permanece allí cuando salen a la calle, entre risas, Pelayo y sus amigos. Uno de ellos les anima a seguir la fiesta: "Venga, ¿dónde vamos ahora?"

Mientras Fernando Grande-Marlaska abandona Chueca a bordo del Renault Talismán, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, comparece en rueda de prensa ante la escalada de violencia que se ha producido esta noche en Barcelona.

A Torra no le ha quedado más remedio que salir a pedir a los violentos CDR –a los que en su momento alentó con un "¡apretad!"– que cesen los actos vandálicos y la violencia. Coches y contenedores quemados, barricadas en las calles aledañas a la Consellería de Interior de la Generalitat y bomberos intentando apagar hogueras.

La tercera noche de altercados en Cataluña deja casi 200 heridos y más de 30 detenidos

BARCELONA (Sputnik) — La tercera noche consecutiva de altercados en Cataluña dejó un balance de casi 200 personas heridas entre agentes de policía y manifestantes, además de 33 detenciones relacionadas con los disturbios.

Según informó el Sistema de Emergencia Médicas del Gobierno catalán, en la jornada del 16 de octubre "se realizaron 96 asistencias sanitarias" en relación a las protestas.

La mayor parte de ellas (57) se realizaron en Barcelona, pero los servicios sanitarios también realizaron intervenciones en las poblaciones de Manresa (14), Lleida (12) o Girona (9), entre otras.

Entre los heridos destaca el caso de un joven que presenta un traumatismo craneoencefálico tras ser arrollado por un furgón de los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica catalana) en Tarragona.

Por su parte, el Ministerio del Interior de España informó de que un total de 46 agentes (35 de Mossos y 11 de la Policía Nacional) resultaron heridos, lo que eleva a 194 el balance total de personas heridas.

​Del mismo modo, el Ministerio del Interior informó de la práctica de al menos 33 detenciones.

La mayor parte de los arrestos se realizaron en Barcelona (12), Lleida (11), Tarragona (5) y Girona (3). La lista la completan localidades menores como Manresa o Villanova i la Geltrú, con una detención cada una.

Cataluña vivió el 16 de octubre una tercera jornada consecutiva de fuertes enfrentamientos entre manifestantes independentistas y los Mossos d'Esquadra, que cuentan con el apoyo de efectivos de la Policía Nacional de España.

Los altercados del 16 de octubre dejaron múltiples imágenes de quema de mobiliario urbano.

Según reportan medios locales, solo en Barcelona se prendió fuego a unos 200 contenedores para crear barricadas.

Esos fuegos causaron daño también a un número por el momento indeterminado de coches que se encontraban aparcados en la vía pública.

Además de provocar los fuegos, los manifestantes lanzaron objetos a los agentes —incluidos cócteles molotov y el lanzamiento de un artefacto pirotécnico a un helicóptero— e intentaron romper en múltiples ocasiones la línea policial.

Uno de los principales focos de la protesta se situó frente al departamento de Interior del Gobierno catalán, en el punto de mira de los manifestantes por las actuaciones de Mossos en los últimos días.

La jornada de este 17 de octubre arrancó con incidentes menores como cortes puntuales de carreteras y vías ferroviarias.

A mediodía está prevista una concentración de estudiantes en el centro de Barcelona y, previsiblemente, habrá más manifestaciones a lo largo de la jornada.

Mientras tanto, decenas de miles de personas se dirigen a pie desde distintos puntos de Cataluña en seis columnas que confluirán el 18 de octubre en Barcelona para participar en la huelga general convocada por un sindicato independentista.

El ciclo de protestas arrancó el 14 de octubre después de que el Tribunal Supremo de España condenara por delitos de sedición, malversación y desobediencia a doce líderes catalanes como responsables del proceso político que llevó al referéndum unilateral de octubre 2017 y a la posterior adopción de una declaración de independencia por parte del Parlamento de Cataluña.

La Guardia Civil 'cazó' conversaciones entre Torra y los CDR

Según publica El Confidencial, la investigación sobre los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) enviados a prisión incondicional el 26 de septiembre acusados de integración en organización terrorista salpica al presidente de la Generalitat Quim Torra. Según confirman a El Confidencial fuentes del caso, la Guardia Civil, que controló al grupo y sus movimientos durante 15 meses, detectó conversaciones del sucesor de Carles Puigdemont con el entorno de la célula.

Las fuentes consultadas avisan de que no hay prueba de que el 'president' conociera las intenciones del grupo pero sí fue cazado hablando con algunos de los miembros de los CDR. En los pinchazos, que constan en el sumario declarado secreto, ofrece su apoyo a acciones genéricas de colapso de infraestructuras, como los cortes de carreteras, pero no queda constancia de que aliente una violencia expresa. Menos aún, aquella con la que se relaciona al grupo en prisión, avisan. No habla directamente con ninguno de los detenidos sino con otras personas de los Comités, precisan.

En las conversaciones grabadas, Torra anima a los CDR a ejecutar sus acciones de protesta contra el Gobierno central, o promete dar cobertura institucional a determinadas acciones, ha adelantado la 'Cadena Ser'. No es la primera vez que Torra aparece en el caso. Según explica el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón en los autos en los que decretó su ingreso en la cárcel, cinco de ellos actuaron como correo entre Carles Puigdemont, huido en Bruselas, y el actual 'president', Quim Torra.

El magistrado alude en sus escritos a la existencia de un plan trazado "en la máxima clandestinidad", dirigido a que los detenidos se encontraran con "una persona" que no se identifica en el escrito. "Por la reacción de los integrantes al conocer su identidad, debía tener un componente peligroso", indicaba. Esta persona misteriosa era nada menos que la hermana del 'expresident' y se encontraron con ella en un coche, indican las fuentes consultadas. El encuentro fue secreto y, según el auto, en él se entregó "documentación sensible". La idea era abrir un canal de comunicación segura entre ambos. Los participantes adoptaron "grandes medidas de seguridad" que han podido comprobarse a través de los pinchazos telefónicos.

"Lo sabía"

Uno de ellos declaró en la Audiencia Nacional que se le comunicó que los planes para ocupar el Parlament de Cataluña eran conocidos por el 'president' de la Generalitat. "A mí me dicen que Torra lo sabía", aseguró. El objetivo del grupo, según explicó, era acceder a la sede parlamentaria y ocuparla durante cinco días. En ese plazo querían lograr que una alta autoridad, ya fuera el propio Torra o incluso Puigdemont, declarara la independencia unilateral. La acción debía ser el colofón a una escalada de violencia a partir del aniversario del 1-O y hasta la publicación de la sentencia del 'procés', con ataques coordinados a infraestructuras básicas, informan a El Confidencial fuentes del caso.

El detenido, uno de los dos que decidieron romper la disciplina acordada por la defensa de Alerta Solidaria y reconocer parte de los hechos, precisó que contaban con tener el respaldo popular suficiente para que el plan pudiera ejecutarse. El asalto al Parlament era su proyecto estrella. De las escuchas se desprende que lo comentaban una y otra vez y entre el material incautado han aparecido anotaciones técnicas sobre el proyecto. La garantía de éxito radicaba, según esta versión del acusado, en la capacidad del grupo y los CDR en general "de movilizar a miles de personas".

También concretó que lo que a él le transmitían era que el propio Torra "iba a abrir las puertas" de la Cámara. Además, según ha podido confirmar El Confidencial, también se refirió durante su declaración a que tenía entendido que una persona del grupo llegó a entrevistarse con el presidente de la Generalitat.

El ‘hombre’ de Soros en España hace de altavoz de las proclamas independentistas catalanas

El catalán Jordi Vaquer, el ‘hombre’ del especulador de las finanzas George Soros en Europa y director de su organización Open Society Initiative for Europe (OSIFE), se ha convertido a través de las redes sociales, durante los altercados violentos en Cataluña, en uno de los altavoces de los independentistas.

El responsable de la organización altruista del multimillonario húngaro-americano, que tiene su sede en Barcelona por decisión del propio Soros, ha retuiteado en su cuenta oficial las arengas del secesionismo catalán.

Vaquer, que desde su aterrizaje en la OSIFE en 2015 puso a disposición del independentismo a la ong de Soros, se limita desde su despacho en el distrito de Sant Gervasi a aplicar la línea estratégica diseñada por el filántropo multimillonario. Para ello, cuenta con una red clientelar en Europa y España, alineada con las posiciones separatistas, todas ellas financiadas por las arcas del multimillonario húngaro-americano.

Tras la publicación de la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo contra los políticos golpistas y la irrupción de los altercados callejeros, Vaquer ha hecho suyas algunas de las consignas de los intelectuales y correveidiles del independentismo catalán. Uno de los mensajes pertenece al profesor José Luis Martí, coordinador de la organización catalana Global Democracy Project, que niega el más mínimo atisbo de violencia durante el intento de golpe de 2017 y hasta califica de “legalmente incorrecta” la aplicación del delito de sedición.

Otro de los retuiteados es Hibai Arbide, un abogado barcelonés transformado recientemente en periodista freelance con base operativa en Atenas, que compara la sentencia del Supremo con la del golpe de Tejero del 23-F. Según el reportero, “en España es más grave convocar un referéndum que sacar tanques y entrar disparando en el Congreso”.

Los tanques que nunca existieron

Vaquer también se convierte en altavoz de los mensajes del filósofo y sociólogo César Rendueles, que así mismo se apunta a las comparaciones con el golpismo militar: “Por recordar algún precedente histórico a lo de hoy, en 1980 Ynestrillas fue condenado a seis meses por intentar asaltar en tanque el Palacio de la Moncloa”.

Se refiere a la conocida como “operación Galaxia”, que supuso poco más que unas charlas de salón de un grupo de militares que se reunía en una cafetería de un complejo comercial de Madrid, entre quienes destacaban Tejero e Ynestrillas, a quien ETA asesinó después. El complot fue desarticulado por agentes de los servicios secretos del CESID.

El hombre de confianza de Soros en España y Europa, a través de otro tuiter,  calentaba motores en plan irónico el pasado 12 de Octubre, Día de la Fiesta Nacional. Entonces, publicaba una fotografía de un grupo de bolivianos desfilando por las calles de Barcelona con sus trajes típicos. Vaquer afirmaba: “Espectacular la toma del Passeig de Gràcia de Barcelona por la comunidad boliviana, desbordando música y color. Un acento distinto al 12-O y una demostración de músculo asociativo y reafirmación cultural”.

Váquer es el responsable de regar con dólares soristas a una serie de organizaciones europeas que componen una verdadera red lobista a favor del independentismo. Otro de los secesionistas catalanes de la trama es David Bondía, que ha recibido pingües subvenciones de la OSIFE. El presidente del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña (IDHC) se quejaba anteayer de los “recortes en derechos y libertades y las condenas”. Y escribía: “‘No hay democracia fuera del Estado de Derecho’, pág 215. Discrepo: ‘No hay Estado de Derecho fuera de la democracia’”.

La trama sorista

Con parte del dinero de Soros, Bondía pudo financiar el acto de presentación de Carles Puigdemont en Ginebra, en marzo de 2018, cuando el ex presidente, ya prófugo de la justicia española, se desplazó desde Bruselas a la ciudad helvética.

En aquella conferencia, Bondía y el prófugo Puigdemont denunciaron la regresión de los derechos humanos en España y el ejercicio de la violencia en la jornada del 1-O. Los convocantes aprovechaban el acto para internacionalizar lo que ellos denominaban, en terminología batasuna, el “conflicto catalán”, algo que desde hace años forma parte también de la estrategia de Soros.

Bondía fue así mismo el activista que interpuso una demanda contra España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para impedir, tras el intento del golpe, la aplicación del artículo 155 en Cataluña, aprobado por el Consejo de Ministros de Mariano Rajoy. Alegaba que suponía “un daño irreparable para millones de personas votantes y una grave erosión a los fundamentos del Estado de derecho”. Sus pretensiones no tuvieron ningún éxito.

Pero el laboratorio por excelencia de Bondia donde plasma su belicosidad secesionista es el IDHC, que dirige desde el 2015. El instituto es miembro del Observatorio DESC, lo mismo que la plataforma Iridia, ambas organizaciones también subvencionadas por Soros.

Iridia en un tuit se limitaba a destacar las cargas policiales y el uso de balas de gomas de los Mossos para frenar la violencia de los activistas independentistas de los CDR y de Tsunami Democratic: “Después de años de lucha, se logró erradicar las balas de goma en Cataluña. Todo apunta a que hoy, al igual que el #10, se han vuelto a utilizar por la policía. Si tenéis evidencias de su uso (más allá de salvas) poneros en contacto con nosotras”.

Las mujeres de Iridia, se olvidaban de los 400 contenedores de basura quemados, del uso de las señales de tráfico y vallas como armas arrojadiza, del destrozo de mobiliario urbano, de la rotura de escaparates, de las agresiones a policías con piedras y otros objetos….

Fuente: OK Diario

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS