Portada - Últimas noticias

El presidente de Siria, Bashar al-Asad, visita de sorpresa a las fuerzas del país en la provincia de Idlib (noroeste), donde aún operan grupos terroristas.

El mandatario ha visitado la madrugada de este martes (hora local) la línea del frente de batalla contra el terrorismo en Idlib. En concreto, se ha reunido con las fuerzas del Ejército sirio posicionadas en el pueblo de Al-Habit, según ha informado la agencia oficial siria de noticias SANA.

La Presidencia siria ha difundido fotografías del mandatario rodeado por militares. En las imágenes se ve al presidente saludando a los soldados.

Es la primera visita de Al-Asad a la zona, controlada por los grupos terroristas y los llamados rebeldes sirios, desde el inicio de la guerra en 2011.

La provincia de Idlib es el último bastión de grupos terroristas y armados en Siria, donde operan miembros de la banda extremista Frente Al-Nusra (autoproclamada Frente Fath Al-Sham).

Las Fuerzas Armadas sirias tienen en marcha una operación antiterrorista en esa provincia y ya han logrado significativos avances. En agosto pasado, las fuerzas sirias se hicieron con el control total de la ciudad de JanSheijun —uno de los más importantes reductos de los terroristas en Idlib—.

Al-Asad ha alabado las victorias cosechadas por el Ejército en Idlib y ha ratificado la determinación de su Gobierno de liberar cada centímetro del país de la presencia terrorista.

Siria envía tropas y rodea al Ejército turco en Al-Hasaka

Siria envía más tanques y tropas a las fronteras que comparte con Turquía, tras el cese de 120 horas de tregua y la posible reanudación de ataques turcos.

El reforzamiento militar sirio se produjo el lunes a horas del inicio de la cuenta regresiva del alto el fuego de 120 horas, acordada el 17 de octubre entre Ankara y Washington. En virtud de dicho pacto, las milicias kurda-sirias deben retirarse del norte de Siria en el previsto plazo de tiempo que termina la tarde de este mismo martes.

Las fuerzas sirias también blindaron sus posiciones en la ciudad kurda de Manbij, sita en la provincia de Alepo (noroeste) y en la región septentrional siria de Jazira, ante una eventual intensificación de la campaña militar de Turquía, cuyas fuerzas violaron varias veces su propia tregua, iniciada el 9 de octubre.

Las cámaras de la agencia local de noticias SANA registraron el despliegue de decenas de vehículos militares y tropas sirias en las provincias de Al-Hasaka y Al-Raqa, ambas en el norte del país árabe

Otros medios, asimismo, informaron de que las fuerzas sirias asediaron a las fuerzas turcas en la ciudad de Ras Al-Ain (en Al-Hasaka), donde habían entrado tras la retirada de las milicias kurdas, a las que Washington retiró su apoyó justo antes de la agresión turca.

Al respecto, la parlamentaria siria JansitKazan corroboró el domingo que el Ejército turco había entrado en Ras Al-Ain, pero, consideró que se vería obligado a salir pronto. “El Ejército turco podría estar en Ras Al-Ain, pero eso no durará por mucho tiempo y retrocederá (…) Ellos están asediados por las fuerzas sirias (…) No tenemos miedo”, remarcó.

La diputada prometió que las fuerzas sirias expulsarán a los turcos y protegerán a todos los kurdos. “No aceptaremos la ocupación bajo ninguna circunstancia, sea cual sea el tipo y proceda de que quien proceda, ni de Turquía ni de cualquier otro país”, insistió Kazan.

El viernes, Amnistía Internacional (AI) denunció que se produjeron “crímenes de guerra” durante la agresión turca a Siria. “Las fuerzas militares turcas y grupos armados sirios apoyados por Turquía han mostrado un desprecio vergonzoso por las vidas de los civiles”, denostó el organismo.

VIDEO

"¡Mentirosos!": kurdos arrojan patatas a tropas de EE.UU. que se retiran de Siria

Residentes de la ciudad siria de Qamishli, ubicada en la frontera con Turquía y controlada por los kurdos, arrojaron patatas e increparon a un convoy estadounidense que se encontraba en camino para abandonar dicho territorio con destino a Irak.

En tomas de video que han sido difundidas este lunes, se ve a un grupo de personas arrojando tubérculos a los vehículos militares al grito de "No a EE.UU." y "EE.UU. mentiroso", según reporta AP. En las imágenes se ve asimismo que uno de los blindados se vio obligado a retroceder sobre el pavimento para intentar alejarse de la gente.

La escena tuvo lugar mientras la caravana cruzaba la localidad en dirección a territorio iraquí como parte del anunciado desalojo de las tropas de EE.UU. del noreste sirio. La movilización se produce días después de que el país norteamericano acordara con Ankara un alto el fuego que expira este martes y que establece una zona de seguridad de 444 kilómetros a lo largo de la frontera de Turquía con Siria.

El secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, explicó el pasado sábado que alrededor de 1.000 soldados que se retiran del noroeste de Siria se enrumban hacia el oeste de Irak para continuar combatiendo a los terroristas del Estado Islámico.

La operación turca en Siria: no está todo yendo según lo planeado

Con la operación en Siria, Turquía se queda aislada tanto en la región, como en Occidente. No está todo yendo según lo planeado, comentó a Sputnik el experto en problemas de Oriente Medio, StanislavTarásov.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está considerando dejar un pequeño contingente de personal militar estadounidense en el este de Siria a lo largo de la frontera con Irak, reportó The New York Times con referencias a unas fuentes.

"Tras haber anunciado previamente su retirada del noreste de Siria, los estadounidenses provocaron [al presidente turco RecepTayyip] Erdogan para que lanzara una operación militar allí. Y ahora resulta posible que no se vayan", dijo Tarásov en declaraciones a la agencia.

El analista observó que desde Irak, la frontera con Siria está vigilada por los kurdos. Hasta ahora, los kurdos iraquíes han cooperado con Ankara, pero no se sabe cómo se comportarán mañana, agregó. Mientras tanto, los kurdos sirios han pactado una alianza con Damasco desde el comienzo de la operación turca.

"Erdogan pierde el argumento de que esté luchando contra las formaciones kurdas en el norte de Siria, ahora tiene que luchar directamente contra Damasco, algo que, obviamente, no necesita. No le está yendo todo según lo planeado a Turquía".

La OTAN no apoya las acciones de Turquía. Los árabes se solidarizan con Damasco, y no con Ankara. "Es decir, Turquía se encuentra aislada tanto en la región como en Occidente", señala Tarásov.

Según el experto, en estas condiciones, un paso lógico para Ankara sería establecer contacto directo con el Damasco oficial.

"Y si Ankara no se pone en contacto con Damasco, la situación empeorará. Solo está todo empezando y todavía está por delante", concluyó.

Las Fuerzas kurdas abandonan la ciudad fronteriza de Ras al Ain en medio de la retirada “apresurada” de las tropas de EEUU, Gran Bretaña y Francia

MOSCÚ (Sputnik) — Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) se retiraron de la ciudad fronteriza de Ras al Ain, comunicó la cadena televisiva Ikhbariya.

"Los grupos de las FDS abandonaron la ciudad de Ras al Ain, las tropas turcas y sus mercenarios la ocuparon", comunicó el medio. 

El portavoz de las FDS, Kino Gabriel, informó que concluyó la evacuación de sus fuerzas de la ciudad.

"En el marco del acuerdo sobre el alto el fuego temporal, logrado con la parte turca y con la mediación de EEUU, hoy (el domingo) la ciudad de Ras al Ain fue completamente liberada de los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias", anunció Gabriel en su cuenta de Twitter.

​Más tarde el Ministerio de Defensa turcos confirmó la retirada de las FDS de Ras al Ain.

Informó también de 22 infracciones del alto el fuego en el norte de Siria por parte de las milicias kurdas.

El 12 de octubre el Ejército turco y las milicias antigubernamentales del Ejército Nacional Sirio informaron haber tomado el control de la ciudad de Ras al Ain.

A su vez las FDS anunciaron que la retirada de las tropas y equipos de la frontera sirio-turca empezará solo cuando Turquía permita evacuar a los soldados y civiles sirios de Ras al Ain.

Turquía comenzó el 9 de octubre una ofensiva en el norte de Siria para, según anunció, alejar a las milicias kurdas de la frontera turca y establecer en el noreste del país árabe una zona segura para acoger a los miles de refugiados sirios que permanecen en territorio turco.

La operación, llamada Fuente de Paz, apunta contra las formaciones lideradas por los kurdos, entre ellas las FDS, las milicias del Partido de la Unión Democrática (PYD) y las Unidades de Protección Popular (YPG) que dominan el noreste sirio y a las que Turquía vincula con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que considera terrorista.

Decenas de países condenaron la ofensiva turca al tacharla de "agresión" que viola la soberanía e integridad territorial de Siria, algunas naciones europeas, entre ellas Alemania, Francia y Chequia, ya suspendieron el suministro de armas a Turquía; otras están considerando restricciones similares.

El 17 de octubre EEUU y Turquía acordaron un cese del fuego en Siria por 120 horas para que los kurdosirios retiren sus fuerzas a 30 kilómetros de la frontera turca.

Las fuerzas estadounidenses destruyeron su propio aeródromo, pista de aterrizaje y equipo militar mientras huyen del norte de siria

FacebookTwitterMeneameLinkedInPinterest

Las tropas estadounidenses en retirada bombardearon su base y pista de aterrizaje cerca de la ciudad de Tell Tamer, en el norte de Siria, y destruyeron equipos en otra. Las instalaciones abandonadas han causado vergüenza en Washington.

El aeródromo en la provincia siria de Hasaka, ubicada en la frontera turca, era capaz de aceptar grandes aviones de transporte militar y helicópteros, informó la agencia de noticias SANA.

Bueno, ya no, ya que los estadounidenses volaron la pista de aterrizaje, probablemente para evitar que los propietarios legítimos de la tierra la usen. El ejército sirio había ingresado previamente a Tell Tamer, según Damasco, justo cuando las tropas estadounidenses se retiraban.

Según los informes, los estadounidenses también han volado un radar en el Monte Abdulaziz y algunas de sus instalaciones en Hasaka, antes de dirigirse hacia la frontera siria con Irak.

El ejército turco y las fuerzas kurdas están luchando actualmente no lejos de la ubicación de la antigua base en Tell Tamer. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ordenó a las tropas estadounidenses que se retiren de Siria «de la manera más segura y rápida posible», para que no se queden atrapados entre las partes en conflicto.

Curiosamente, la política de tierra quemada en las bases abandonadas no fue aplicada inicialmente por las tropas estadounidenses que se iban. Algunos quedaron casi intactos, generando especulaciones de que las tropas huyeron a toda prisa y proporcionando videos embarazosos. RT Arabic hizo un recorrido exclusivo por una de esas bases al suroeste en Manbij.

También se descubrió entre los escombros una «amenaza de desafío militar» camuflada de la Biblia y una réplica de la bandera «Ven y tómalo». La bandera histórica fue el símbolo de la Revolución Texana de 1835-36, que vio al estado separándose de México y convirtiéndose en parte del territorio estadounidense.

Análisis: La peor pesadilla del "pantano" de EEUU en materia de política exterior: Los militantes kurdos se alían con Damasco

Patrick Henningsen

No es de extrañar que se oigan vítores desde Damasco hasta Moscú, y también desde Teherán, mientras que la política exterior de Washington se queja visiblemente de agonía.

La realidad de la situación es que Turquía ha caído en una trampa tendida por Damasco y sus aliados. Con ello, Turquía ayudó a limpiar lo que antes era una situación casi imposible para Damasco.

Mientras que gran parte de los medios de comunicación occidentales han sufrido por "la decisión de Trump" de retirar las tropas estadounidenses de Siria, hay otros factores que han estado impulsando la situación actual. Si usted ha estado monitoreando la prensa turca en los últimos años, sabrá que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdoğan, ha estado ansioso por encender a su base del AKP en su país y proyectar el poder neo-otomano a nivel regional, por lo que esta última incursión turca en Siria puede ser vista como una reanudación de la "Nueva Turquía" - la transformación gradual del AKP de Turquía de un estado kemalista laico secular, a un estado islámico. Sin embargo, esta revolución gradual no se limita a las propias fronteras de Turquía, ya que espera ampliar su proyecto micro-colonial de "sunificación" para incluir áreas en cuestión ubicadas dentro y a lo largo de la frontera norte de Siria con Turquía.

Por lo tanto, Ankara ha trasladado sus fuerzas al territorio sirio por tercera vez en otros tantos años, esta vez con el apodo de "Operación Primavera de Paz", y con Erdogan justificando el traslado bajo los auspicios de la "lucha contra el terrorismo", prometiendo una vez más garantizar la seguridad nacional del país erradicando la "amenaza terrorista" del YPG-PKK kurdo incrustado en el norte de Siria. Puede que haya logrado algún éxito marginal en este aspecto, pero no en la forma en que la mayoría de los expertos piensan.

Sin saberlo, quizás (o no), Turquía ayudó a resolver al menos tres problemas distintos que se habían planteado en Damasco y Moscú durante al menos los últimos tres años. En primer lugar, la incursión turca ha desplazado finalmente a fuerzas militares estadounidenses no invitadas que habían comenzado a ocupar ilegalmente el noreste de Siria desde finales de 2016, apoyando efectivamente a sus militantes subsidiarios, liderados por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) kurdas, muchos de los cuales comparten miembros con grupos militantes kurdos de YPG/PKK.

Este fin de semana ha demostrado al mundo que, sin la protección de Estados Unidos, las fuerzas lideradas por los kurdos no son tan viables como han sido descritas en los medios de comunicación occidentales, ahora expuestos a la dolorosa realidad de que su estatus de "autónomos" en el noreste de Siria es temporal, como lo demuestra el hecho de que no protegieron a los residentes kurdos de las fuerzas armadas turcas y de sus fuerzas terrestres de vanguardia yihadistas, antes conocidas como Ejército Sirio Libre (ELS), que ahora se han rebautizado de manera bastante cínica como el "Ejército Nacional Sirio".

Con las fuerzas kurdas sirias pisándoles los talones, no les quedaba más remedio que acercarse a Damasco para negociar una alianza. Ese acuerdo se firmó este fin de semana, con el EAS ahora dirigiéndose hacia pueblos y ciudades clave en el noreste de Siria, incluyendo uno de los centros de combate: la disputada ciudad fronteriza siria de Kobani. Esta nueva realidad también significa que los militares turcos no dispararán voluntariamente contra las fuerzas del EAS dentro del territorio soberano sirio, aunque las milicias yihadistas ELS/ENS de Turquía podrían enfrentarse con su viejo enemigo. Esas escaramuzas laterales podrían prolongar la inestabilidad, pero no son tan insuperables como las arraigadas fuerzas estadounidenses en la zona.

Los informes muestran que la llegada del EAS a estas áreas fue recibida con aplausos por parte de las multitudes, lo cual es un desastre de relaciones públicas para Washington y su proyecto kurdo de construcción de la nación "Rojava" en el norte de Siria.

Sarah Abdallah: Estoy bastante segura de que la CNN y la BBC no van a mostrar este video de los sirios celebrándolo a lo grande en las ciudades norteñas de Qamishli y Hasahak para dar la bienvenida a la llegada del Ejército sirio: el único defensor del pueblo sirio.

Por último, además de asegurar sus principales cruces de la frontera septentrional, Damasco está ahora un paso más cerca de recuperar sus yacimientos de petróleo y gas situados al norte del río Éufrates, cerca de la ciudad de Deir Ezor, y que han sido ocupados continuamente por las fuerzas del ISIS y las Fuerzas Democráticas Sirias, respectivamente, desde 2014. La liberación de su propio suministro energético interno contribuirá en gran medida a ayudar a Damasco a mitigar parte del sufrimiento económico que se siente como resultado de la imposición de sanciones conjuntas de la UE-EE.UU., un embargo punitivo diseñado por las potencias occidentales para estrangular al país y fomentar más disturbios internos.

Un nuevo Medio Oriente

La petición kurda de protección de Damasco también se enfrenta a años de propaganda occidental que intentaba justificar la política de Washington de ocupación militar y construcción de la nación, convenciendo al mundo de que el gobierno sirio no era bienvenido en la región nororiental de su propio país, y que la "independencia kurda" era un hecho consumado. Además, Damasco está un paso más cerca de asegurar tramos previamente vulnerables de su frontera oriental con Irak, que los EE.UU. antes "gestionaban" y que permitía a ISIS pasar y utilizar como punto de partida para ataques en zonas como Sweida Al Tanf. Si se puede llegar a un acuerdo de seguridad mutua entre Siria e Irak para asegurar su frontera compartida, entonces esto podría revolucionar los asuntos políticos y económicos en la región, e incluso a nivel mundial.

Si estos acontecimientos se produjeran, sería una derrota total para décadas de esfuerzos dirigidos por Washington en la región. Junto con sus aliados, Estados Unidos ha trabajado mucho y muy duro para mantener esta parte de Medio Oriente inestable y dividida. Fue en este entorno de desestabilización dirigido por Estados Unidos y diseñado por Arabia Saudí e Israel, donde tanto los terroristas de Al Qaeda como los de ISIS pudieron emerger y prosperar durante tanto tiempo. Sus adversarios deben permanecer vigilantes, aunque, como demuestra la historia, tanto Washington como Israel no son ajenos a provocar inestabilidad para lograr sus objetivos comunes a corto y largo plazo para la región.

A pesar de todo, el tablero se ha volteado en Siria. Incapaces de retener territorio o de mantener a miles de prisioneros de ISIS bajo custodialas milicias de las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos han sido descubiertas como los últimos de una larga lista de desventurados peones de Washington en el Gran Juego. Una vez que las fuerzas del EAS aseguren nuevos emplazamientos terrestres, Damasco podría invitar al apoyo aéreo ruso a asegurar este espacio aéreo, un resultado que sólo puede significar que los días de los terroristas estarán contados a partir de ese momento. Cualquier brigada terrorista de ISIS o Al Qaeda que permanezca activa en el norte del Éufrates tendrá pocas rutas de escape restantes, aparte de las del norte, para buscar refugio en los diversos enclaves terroristas sancionados por el AKP que se encuentran al otro lado de la frontera en el sur de Turquía.

Como dijo este autor a principios de 2018, el baile kurdo-estadounidense en el noreste de Siria era siempre un juego de sillas musicales, y tarde o temprano, alguien tenía que irse. Y ese alguien es los EE.UU., e inmediatamente seguido por ISIS.

Como ya dijo el presidente Bashar al-Assad, Siria está decidida a reclamar "cada centímetro" de su territorio. Por lo tanto, sería conveniente que las potencias occidentales no subestimaran la voluntad y la determinación de un país y un ejército que han resistido ocho años de una guerra de cambio de régimen totalmente internacionalizada contra ellos.

El autor Patrick Henningsen es un escritor estadounidense y analista de asuntos globales y fundador del sitio independiente de noticias y análisis 21st Century Wire, y es el anfitrión del programa de radio semanal SUNDAY WIRE que se transmite a nivel mundial a través de la Red de Radio de Corriente Alternativa (ACR). Ha escrito para varias publicaciones internacionales y ha realizado extensos reportajes sobre el terreno en Medio Oriente, incluyendo trabajos en Siria e Irak.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS