Portada - Últimas noticias

La Defensoría del Pueblo ha elevado a nueve la cifra de muertos en Bolivia durante la masiva marcha pacífica de cocaleros de Cochabamba que fue duramente reprimida este viernes por las fuerzas de seguridad que responden al Gobierno de facto, recoge La Razón. Además, al menos 115 personas han resultado heridas.

Los campesinos de la provincia de Chapare, que apoyan al depuesto presidente Evo Morales, intentaron atravesar el puente Huayllani, que une la ciudad de Sacaba con Cochabamba, pero se toparon con un cerco policial que les impidió el paso. Minutos después, las fuerzas de seguridad comenzaron a reprimir fuertemente a los manifestantes.

El defensor del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, confirmó previamente a medios locales que los uniformados usaron armas de fuego contra los manifestantes.

Al menos siete productores de coca murieron en choques con las fuerzas del orden en el departamento boliviano de Cochabamba, en la jornada más violenta de las protestas contra el Gobierno de facto de Jeanine Áñez instalado el 12 de noviembre. Estos granjeros se suman a los cinco muertos que habían sido llevados al hospital de Sacaba. Las autoridades no reconocen todas estas muertes.

VIDEO

​En la sede del Gobierno de Bolivia, en La Paz, la Policía antidisturbios disparó gas lacrimógeno contra los manifestantes que, a su vez, lanzaban piedras contra los agentes. Las personas mayores y los niños también fueron presa de la violencia que se generó cuando Áñez anunció que Morales enfrentaría posibles cargos legales por fraude electoral si regresaba al país.

"Asesinan a nuestros hermanos"

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó "el uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en Cochabamba".

La emisora de los sindicatos que lidera el presidente depuesto Evo Morales dijo que los dirigentes de la marcha, dispersada por fuerzas combinadas de la policía y el ejército antes de ingresar a la ciudad de Cochabamba, aseguraron que todas las muertes habían sido causadas por impactos de bala.

Los dirigentes cocaleros denunciaron en las redes sociales haber sido atacados también por aire, divulgando imágenes de vuelos rasantes de un avión de combate, al menos un helicóptero y hasta un dron.

Los choques ocurrieron al mismo tiempo que la presidenta de facto anunciaba que dictaría "medidas constitucionales" para enfrentar a los que definió como "grupos subversivos armados" que estarían detrás de la ola de protestas contra su asunción, tras la renuncia forzada de Morales.

En el primer reporte del saldo de la violencia, el médico de guardia del hospital México de Sacaba dijo que ese centro había atendido en primera instancia a las víctimas del enfrentamiento.

"Son cinco personas fallecidas todos los que han traído y 67 heridos que han llegado, pero siguen llegando", dijo el médico en un diálogo con familiares de las víctimas y dirigentes cocaleros transmitido en vivo por la radio sindical poco después de las 20:00 hora local (00:00 GMT), en el que informó que varios heridos fueron derivados al hospital Viedma de la ciudad de Cochabamba.

Al final de la tarde, cuando se divulgaron los primeros reportes de la violencia en Cochabamba, Gualberto Ariste, dirigente de las Federaciones del Trópico de Cochabamba y secretario de comunicación del MAS, dijo a medios locales que "la marcha ha sido atacada con gases y también con armas de fuego, sin provocación de los cocaleros".

La movilización finalmente reprimida formaba parte de protestas dispuestas el Pacto de Unidad, grupo de organizaciones sindicales indígenas campesinas, que entre otras cosas, exigen la renuncia de la presidenta de facto Jeanine Áñez, y comenzaron a ocasionar desabastecimiento de combustibles y alimentos en las urbes.

"Exigimos la renuncia inmediata de la autoproclamada Presidenta interina del Estado, por ser ilegal, inconstitucional y en su autoproclamación haber violado la Constitución y el Reglamento General de la Cámara de Senadores", dijo el Pacto de Unidad en un comunicado.

La Paz, capital política del país, también vivió una tarde de marchas indígenas en el centro, que fueron pacíficas pero que igualmente terminaron dispersadas con gases lacrimógenos por parte de la policía y sin intervención de los militares dispuestos en la ciudad.

En Beni (norte), Oruro (centro) y Potosí (sur) también se registraron enfrentamientos.

​El expresidente boliviano Evo Morales (2006-2019) condenó la muerte de los cocaleros.

"Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las FFAA y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho; ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba", afirmó Morales.

CIDH: La crisis institucional y política de Bolivia ya deja como saldo 23 muertos y 715 heridos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha actualizado el número de víctimas en las protestas en Bolivia, que vive una gran convulsión social tras la renuncia de Evo Morales y la autoproclamación de la vicepresidenta segunda del Estado, Jeanine Áñez, como presidenta transitoria.

Según estimaciones de la CIDH, en total son 23 muertos y 715 heridos "desde el inicio de la crisis institucional y política" en el país andino, mientras que desde este viernes son nueve fallecidos y 122 heridos a causa de la "represión combinada de la Policía y fuerzas armadas".

Indígenas bolivianos bloquean carreteras para exigir la renuncia de Áñez

 

Centenas de indígenas bolivianos han bloqueado las carreteras que unen El Alto con otros puntos del país para exigir la renuncia de la presidenta interina Jeanine Áñez, informa el corresponsal de RT, Francisco Guaita. El trayecto es una conexión clave para la distribución de alimentos y combustible hacia La Paz, cuyo tránsito ha sido interrumpido por los manifestantes.

Manifestantes afirmaron a RT que van a luchar "hasta las últimas consecuencias" y no se moverán hasta que dimita el Gobierno actual.

Además, varias personas denunciaron las agresiones que recibieron los familiares que asistieron a la marcha pacífica en Cochabamba por parte de militares y la Policía. "Hasta con un palo le querían sonar [golpear]. Los policías se lo llevaron a patadas, a puñetes", aseguró una mujer cuyo hijo habría sido detenido.

Los habitantes locales señalaron que la única solución para que termine el levantamiento indígena es la renuncia de las actuales autoridades y rechazaron el golpe de Estado.

Además, expresaron su temor de que se repitan los episodios violentos de Cochabamba en su territorio y agregaron que los policías "están masacrando a su pueblo".

Por otra parte, los indígenas de la localidad manifestaron que la información de la prensa nacional está parcializada a favor del Gobierno de Áñez.

Finalmente, los pobladores de la zona argumentaron su defensa al expresidente Evo Morales, pues aseguran que bajo su Administración, ganaron libertad y vivieron sin discriminación.

¿Carta blanca para masacrar? La golpista Áñez libera a militares de responsabilidad penal en Bolivia

La presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, ha firmado un decreto que exime de toda responsabilidad penal al personal de las Fuerzas Armadas del país en medio de las manifestaciones en contra de lo que muchos consideran como un golpe de Estado.

El decreto, firmado por Áñez el 14 de noviembre, ha causado polémica entre los líderes regionales y los usuarios de las redes sociales, donde ya se ha viralizado las imágenes del documento.

 

"El personal de las Fuerzas Armadas, que participe en los operativos para el restablecimiento del orden y estabilidad pública, estará exento de responsabilidad penal cuando en cumplimiento de sus funciones constitucionales, actúen en legítima defensa o estado de necesidad", establece el decreto.

El decreto, que ha sido denunciado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), también ha sido condenado por el exmandatario Evo Morales, por varios líderes de la región, como el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y por usuarios de la red social.

​A pesar de que el decreto tiene fecha del 14 de noviembre, solo se hizo público el 16, un día después de que una marcha antigubernamental de productores de coca en el departamento de Cochabamba dejara al menos nueve muertos y 115 heridos, según informó la Defensoría del Pueblo.

Por su parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas, Michel Bachelet, ha mostrado su preocupación por la creciente violencia en el país andino y por las acciones tomadas por el Gobierno de facto.

Cuba denuncia detención arbitraria de colaboradores médicos en Bolivia

LA HABANA (Sputnik) — Las autoridades bolivianas detuvieron arbitrariamente a la doctora Yoandra Muro Valle, jefa de la brigada médica cubana Muro Valle, y a otros trabajadores, denunció el director general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de la isla Eugenio Martínez, informaron medios locales.

"Cuba llama a las autoridades bolivianas a preservar la vida de los colaboradores cubanos en esa nación y denuncia nuevas detenciones", dijo Martinez citado por el periódico Granma y otros medios.

El funcionario de la cancillería denunció a su vez la detención de Jacinto Alfonso Pérez, logístico de la brigada cubana, y explicó se mantiene un automóvil con matrícula de Estados Unidos estacionado fuera de la vivienda de la Jefa de la Brigada.

También precisó que se han producido incidentes similares en casa de otros colaboradores cubanos en diversos estados de Bolivia.

Según Granma, Martínez reiteró la denuncia de que el 13 de noviembre cuatro miembros de la Brigada Médica en la zona de El Alto, Bolivia, fueron detenidos por la policía cuando se trasladaban hacia su residencia con el dinero extraído de un banco para pagar servicios básicos y alquileres de los 107 miembros de la Brigada Médica en esa región.

"La detención se produjo bajo la calumniosa presunción de que el dinero se dedicaba a financiar protestas. Los representantes de la policía y del Ministerio Público, visitaron las sedes de la Brigada Médica en El Alto y La Paz y corroboraron, a partir de documentos, nóminas y datos bancarios, que la cifra de dinero coincidía con la cantidad extraída regularmente todos los meses", precisó el funcionario diplomático.

Los cuatros colaboradores de la salud cubanos en Bolivia detenidos son Amparo Lourdes García, de la provincia de Cienfuegos (centro), licenciada en Electromedicina; e Idalberto Delgado Baró, licenciado en Economía, procedente del municipio especial de la Isla de la Juventud (suroeste), ambos llegados en marzo a Bolivia.

Se incluyen en ese grupo Ramón Emilio Álvarez Cepero, especialista en Terapia Intensiva y en Endocrinología, también de la provincia de Cienfuegos y presente en Bolivia desde julio de 2017, y Alexander Torres Enríquez, especialista en Medicina General Integral, de la provincia de Matanzas (oeste), quien cumple misión en el altiplano desde febrero de 2019.

Las autoridades isleñas confirmaron que se ha mantenido el contacto permanente con estos cooperantes cubanos, a través de la Embajada de Cuba en la Paz y la Jefatura de la Brigada Médica.

El Gobierno golpista de Bolivia rompe relaciones con Venezuela y expulsará a todos sus diplomáticos

La canciller del Gobierno de facto de Bolivia, Karen Longaric, anunció este viernes la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela.

La nueva ministra, juramentada por la autoproclamada presidenta, JeanineÁñez, detalló que expulsarán a todo el personal diplomático de Caracas, que hasta ahora estaba acreditado en La Paz.

"Se les dará un plazo para que abandonen el país, por haberse involucrado en asuntos internos del Estado", manifestó Longaric.

De acuerdo a la funcionaria de Áñez, ciudadanos venezolanos vinculados con la embajada estaban "atentando contra la seguridad interna" en Bolivia, lo que —según señala— es una "violación de normas diplomáticas".

Gobierno golpsta se retira del ALBA y cesa al 80 % de los embajadores

La canciller del Gobierno de Bolivia emanado tras el golpe de Estado, Karen Longaric, informó este viernes que Bolivia se ha retirado de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), además de cesar a un 80 % de los embajadores designados durante el mandato de Evo Morales.

"Nos hemos retirado del ALBA", dijo Longaric, quien añadió: "El escenario del ALBA, no nos interesa para nada".

Cumbre en Nicaragua

Las declaraciones se produjeron luego de que su antecesor, Diego Pary, el canciller boliviano durante el mandato del presidente depuesto Evo Morales, señaló que continuaría fungiendo como "ministro de Relaciones Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia del Gobierno Constitucional", según escribió en su cuenta de Twitter mientras asistía a una cumbre del ALBA celebrada en Nicaragua.

Asimismo, en entrevista con el Canal 4 de televisión nicaragüense, Pary afirmó que el golpe de Estado responde a la lucha de clases que aún están presentes en el país.

Durante la cumbre de los países del ALBA celebrada en Managua, el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que la organización tomará acciones para "revertir" el golpe de Estado en Bolivia.

Los países del ALBA denunciaron la injerencia de EE.UU. y sus aliados en los hechos ocurridos en la nación andina y llamaron a condenar el golpe de Estado.

Destitución de embajadores

Longaric también señaló que fueron cesados de sus cargos los representantes diplomáticos de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas, Sacha Llorenti, y la embajadora de Cuba, Ariana Campero, así como el 80 % de los embajadores que habían sido nombrados durante el Gobierno de Morales.

La canciller del Gobierno de facto indicó que los funcionarios diplomáticos removidos ya no podrán hacer uso de las sedes diplomáticas de Bolivia.

Anteriormente, Longaric había informado que este viernes, Cuba retirará a 725 "funcionarios de cooperación" que permanecían en el país sudamericano.

Evacúan a los periodistas argentinos de Bolivia en medio de agresiones a la prensa

Los periodistas argentinos que estaban cubriendo los sucesos en Bolivia tras el golpe de Estado consumado contra el expresidente Evo Morales, fueron evacuados del país plurinacional luego de haber sido víctimas de ataques en las calles en medio de una gran escalada de tensión. Se trata de comunicadores y camarógrafos enviados especialmente por los canales A24, Crónica TV, Telefé y TN.

Según le explicaron a este medio miembros del equipo de A 24, pasadas las 9:30 (hora de Bolivia) los reporteros ya estaban embarcando para volar hacia Buenos Aires. Así, arribaron a Argentina cerca de las 14 (hora local), viendo suspendida su tarea informativa. Antes de eso, los cronistas tuvieron que ser resguardados en la Embajada de la nación vecina en La Paz, al considerar que su integridad física corría peligro.

Recientemente, la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, señaló que "no están dadas las garantías de trabajo en la calle". Según dio a conocer en Twitter, un grupo especial de la Gendarmería participó en territorio boliviano para "rescatar" a sus compatriotas.

Las condiciones de trabajo para la prensa crítica en Bolivia son hostiles y resta por ver qué consecuencias tendrán las declaraciones de la nueva ministra de Comunicación del Gobierno de facto, quien expresó públicamente que el Ejecutivo instaurado tras el golpe tiene identificados a periodistas locales y extranjeros por causar "sedición", y deberían "responder a la ley boliviana". Sobre ello, sumó que el actual ministro de Gobierno, Arturo Murillo, "va a tomar las acciones pertinentes en todo esto".

Las agresiones y amenazas

Por ejemplo, el periodista argentino Rolando Graña fue interrumpido en varias oportunidades por una ciudadana que defendía el golpe de Estado, a los gritos: "Informan de manera internacional mal. ¡Dí la verdad!", le reclamó una joven. Al instante, Graña también reaccionó, y le dijo: "¡Sos una basura! ¡Respetá la liberta de prensa!". De pronto, un fotógrafo apareció en la escena, con insultos, y golpeó al camarógrafo de A24.

Después se dio a conocer que el fotógrafo agresor, Alexis Demarco, también es argentino. En Facebook publicó imágenes sosteniendo que no hubo un golpe de Estado, y que Morales es un dictador. Asimismo, desde el equipo de Graña le explicaron a RT que la joven local que inició el altercado les había gritado durante un trayecto de diez cuadras, colmándoles la paciencia, y por eso se produjo la respuesta, también subida de tono.

Medios bolivianos se hicieron eco de la situación, y siguieron la línea del Gobierno de facto. Por ejemplo, El Diario publicó una foto de Graña y el camarógrafo trabajando en La Paz, con el siguiente texto: "Pseudo periodistas alientan la violencia". Allí se colocaron los nombres completos de los trabajadores de prensa, en una clara maniobra de persecución. La foto también figura en su sitio web, con la siguiente descripción: "Se están dando a la tarea de alentar la violencia y tergiversar la información, aprovechando la situación por la que atraviesa nuestro país", publicaron.

Con el objetivo de seguir informando la crisis que atraviesa Bolivia, Graña y su compañero quisieron trabajar desde El Alto, donde hay más facciones afines a Evo y manifestaciones contra el golpe. También era el lugar donde se sentían más seguros. Y aunque lograron llegar a esa ciudad, las autoridades los trasladaron a la sede diplomática argentina aludiendo a motivos de seguridad, para ser regresados a su país de origen.

En sintonía con los ataques, el camarógrafo de Telefé grabó un video donde relata que fue agredido con gas pimienta. Cuando emitió su testimonio, estaban evacuando al equipo de su hotel en La Paz.

Además, en redes sociales se compartieron imágenes con los rostros de los reporteros argentinos, junto al siguiente lema: "Periodismo amarillista, falso e irrespetuoso. Fuera de Bolivia. Si los ves en la calle, dales a conocer tu repudio".

El equipo de RT también fue intimidado

Las presiones sobre los medios de comunicación se suceden en Bolivia desde el golpe de Estado. El corresponsal de RT, Francisco Guaita, fue increpado este jueves en medio de su labor por opositores a Morales, en plena calle: "¡No mienta, no mienta!", gritaban aquellos ciudadanos para interrumpirlo, quienes consideran que en ese país latinoamericano no se produjo un golpe.

Análisis: Bolivia: El golpe de Estado en su laberinto

Esta vez fueron campesinos con ponchos rojos, hombres y mujeres con sombreros, venidos de lejos, de arriba en los altiplanos. Luego se sumaron de la ciudad del Alto, los que pudieron llegar, otros fueron retenido al intentar llegar hasta el centro.

Esta vez fueron campesinos con ponchos rojos, hombres y mujeres con sombreros, venidos de lejos, de arriba en los altiplanos. Luego se sumaron de la ciudad del Alto, los que pudieron llegar, otros fueron retenido al intentar llegar hasta el centro. La Paz ha pasado a ser el escenario de movilizaciones masivas diarias, cabildos, represiones, un río revuelto contra un golpe de Estado.

La jornada esta vez terminó sin gases lacrimógenos, ni motos y los policías y militares se mantuvieron en el habitual cerco a la Plaza Murillo, centro del poder político nacional, donde se encuentra la sede de gobierno, el poder legislativo, la vicepresidencia, entre otras instituciones.

En esas cuadras tuvieron lugar hechos centrales del jueves. Por un lado, el Senado eligió a una nueva presidenta: Eva Copa, oriunda de la ciudad de El Alto, al igual que el presidente de la cámara de Diputados elegido la noche anterior, Sergio Choque. Con la juramentación de ambas nuevas presidencias, pertenecientes al partido del Movimiento Al Socialismo (MAS), quien detenta los dos tercios, quedó así redefinida la directica del poder legislativo.

En simultáneo, la autoproclamada presidenta Jeanine Añez, posesionó a cinco ministros más en su gabinete. Dos de ellos, nombrados el día de ayer, tuvieron declaraciones que alertaron sobre las políticas que llevará adelante el gobierno nombrado fuera de la Constitución en un intento de construir una imagen institucional.

El primero fue el ministro de Gobierno transitorio, Arturo Murillo, quien anunció que emprenderá una “cacería” contra tres ex funcionarios del gobierno derrocado, Raúl García Linera, Juan Ramón Quintana, Hugo Moldiz, por “sediciosos”.

La segunda fue la ministra de Comunicación, Roxana Lizarraga, quien amenazó a los “periodistas o pseudoperiodistas”, tanto nacionales como internacionales, que hagan “sedición”.

Los pocos anuncios que ha dado el gobierno transitorio, donde también fueron electos altos mandos de la Fuerza Armada Bolivia y de la Policía Nacional Boliviana, han sido entonces un redoble de amenazas dentro de un cuadro general de noticias de represiones, muertos, heridos, enfrentamientos, militares desplegados en las calles y carreteras.

La estrategia golpista enfrenta una contradicción inevitable. En efecto, se trata de un golpe de Estado que niega serlo, busca construirse una institucionalidad fuera de la ley para sostener esa narrativa, pero en los actos de autoproclamación y anuncios de cacerías a dirigente y periodistas deja ver su carácter antidemocrático.

Eso ha quedado claro para quienes se movilizan día tras día y tienen entre sus demandas principales la renuncia de Añez, a quien acusan de golpista y de racista. Esas razones, junto con el reclamo del retorno de Evo -que no es homogéneo en las movilizaciones- han puesto en marcha un levantamiento en diferentes puntos del país en un proceso de confluencia hacia La Paz.

Se espera así que entre el viernes y el sábado lleguen quienes se movilizan desde zonas rurales del interior del país, como los cocaleros del Trópico, que este jueves estuvieron en protesta en la ciudad de Cochabamba.

El cuadro se configura así de manera incierta para el golpe de Estado. Por un lado, debe enfrentar un proceso creciente de movilización nacional atravesado cada vez más por el clivaje racial: quienes se movilizan reconocen en la autoproclamada Añez, Fernando Camacho, o Carlos Mesa, dirigentes contrarios a las naciones indígenas, por su historia larga, reciente y el atropello a la bandera whipala.

Por otro lado, quienes encabezan el golpe deben resolver la promesa anunciada: la celebración de elecciones presidenciales en un plazo no mayor a los noventa días. Ese pazo forma parte de la arquitectura que cuenta con cuatro pasos centrales: el derrocamiento, la conformación de un nuevo gobierno transicional, el llamado a elecciones y la celebración de las mismas.

El proceso se encuentra actualmente en el momento de conformación del gobierno, y se enfrenta a una dificultad: debe nombrar nuevas autoridades del Tribunal Supremo Electoral, algo que debe proceder a través del poder legislativo, donde el MAS tiene presidencias y mayorías. ¿Buscará un acuerdo con quien persigue o avanzará contra el poder legislativo evidenciando aún más su carácter golpista? ¿El MAS aceptará un acuerdo con el objetivo de lograr un cauce electoral?

Se espera que las movilizaciones aumenten en los próximos días con la llegada de quienes vienen de diferentes departamentos del país y la presencia masiva de El Alto, donde esta noche de jueves se velan los muertos. Ya se habla de más de diez en el país, y más de doscientos detenidos, una cifra provisoria y aproximativa en un marco de ruptura del Estado de derecho y persecución a los periodistas que no cumplen con la orden golpista.

Paulo Coelho: Una “élite desvergonzada” apunta con rifles a Bolivia

El célebre novelista Paulo Coelho condena el silencio de medios occidentales ante la situación en Bolivia, tras la salida de Morales y la violencia de las élites.

En un mensaje emitido en Twitter, el escritor brasileño publicó un vídeo que muestra cómo la Policía boliviana abre fuego contra el pueblo que participaba en una marcha pacífica en Cochabamba y denunció la violencia que ejercen los uniformados en contra de los seguidores del expresidente Evo Morales.

“Bolivia: gran país, gran pueblo, una cultura increíble, ahora en la mira de los rifles de una élite inescrupulosa e desvergonzada”, apostilló Coelho.

El escritor insistió en la inacción y el silencio que guardan los medios de comunicación occidentales ante la situación en el país andino, tras la dimisión de Morales para “preservar la paz en su país” frente a la arremetida golpista de la oposición que no aceptó su derrota en las elecciones presidenciales.

Morales no tardó en reaccionar en Twitter, dándole las gracias a Coelho por su apoyo y solidaridad con el pueblo boliviano.

Bolivia: gran país, gran pueblo, una cultura increíble, ahora ahora en la mira de los rifles de una élite inescrupulosa e desvergonzada”, escribió el escritor braileño Paulo Coelho sobre la situación en Bilivia tras la renuncia del expresidente Evo Morales.

Desde el pasado martes, cuando la exsenadora opositora Jeanine Áñez se autoproclamó presidenta interina de Bolivia, el país ha sido escenario de movilizaciones a favor de Morales, que han sido reprimidas con violencia por la Policía y las Fuerzas Armadas, causando muchos heridos y muertos.

En otro tuit emitido en la madrugada de este domingo, Morales ha informado sobre la muerte de 12 personas en los sucesos registrados el viernes solo “por exigir democracia”.

En una entrevista exclusiva ofrecida este mismo domingo a HispanTV, la expresidenta del Senado de Bolivia Adriana Salvatierra arremetió contra los medios de comunicación por no informar sobre la cantidad de muertos que yacen en las calles de Bolivia, producto de enfrentamientos con las fuerzas militares y policiales.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente