Portada - Últimas noticias

Ciudadanos venezolanos se congregaron este martes en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, cerca de Caracas, para repudiar la presencia del diputado opositor Juan Guaidó, quien volvió a la República Bolivariana tras una gira internacional de casi un mes.

Tras aterrizar en suelo venezolano, Guaidó fue recibido por diputados opositores de la Asamblea Nacional, embajadores de algunos países europeos en Venezuela, su esposa Fabiana Rosales y un grupo de partidarios.

No obstante, el político fue rodeado por decenas de ciudadanos que manifestaron su descontento con la actitud del político, a quien calificaron de "traidor", "asesino" y "vendepatria".

Como resultado, Guaidó tuvo que salir del aeropuerto escoltado por sus partidarios. El político logró finalmente subir a un automóvil de manera segura y alejarse del lugar.

Reclamos de los trabajadores de Conviasa

Guaidó también fue increpado por trabajadores de la aerolínea estatal Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), quienes protestaron contra las sanciones impuestas el pasado viernes contra la empresa por parte de EE.UU.

En otro video difundido en redes sociales, se puede ver a una empleada de Conviasa recrimininando al diputado opositor que pidiera a Europa y Estados Unidos que aplicaran más sanciones contra Venezuela. "Guaidó, eres un traidor a la patria", le espetó la trabajadora.

Guaidó regresa a Venezuela luego de casi un mes de gira internacional

El diputado opositor venezolano Juan Guaidó llegó este martes, en horas de la tarde al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, a 20 minutos de Caracas, luego de una gira internacional de casi un mes.

"Venezuela: ya estamos en Caracas", escribió el parlamentario, quien aseguró que trae "el compromiso del mundo libre, dispuesto a ayudar a recuperar la democracia y la libertad" en su país.

"Empieza un nuevo momento que no admitirá retrocesos y que nos necesita a todos haciendo lo que nos toca hacer", agregó el opositor, tras exhortar a sus seguidores a mantener "la unidad, la confianza y la disciplina política". De igual manera, les pidió estar atentos "ante nuevos anuncios".

Durante la espera, se registraron enfrentamientos entre diputados opositores afines a Guaidó y trabajadores de la aerolínea estatal Conviasa, quienes rechazan las sanciones impuestas contra la empresa por parte de EE.UU. Además, algunos reporteros presentes en el lugar denunciaron haber sufrido agresiones.

Tras su llegada, Guaidó también fue abordado por los trabajadores de Conviasa. Por esta razón, no ofreció declaraciones a los medios de comunicación y se retiró rápidamente del lugar, a bordo de una camioneta blanca, en medio de un ambiente caldeado.

No obstante, en horas de la noche, Guaidó emitió un breve discurso desde la Plaza Bolívar de Chacao, al este de la ciudad de Caracas, donde amenazó con que "los mecanismos de presión van a aumentar". "Por polémicos que sean, van a aumentar", enfatizó.

Asimismo, convocó a una "sesión ordinaria del Parlamento" paralelo, que aún preside con el ala radical de la oposición, para este miércoles a las 10:00 de la mañana (hora local). "Acá venimos a trabajar, a echar el resto para lograr el objetivo", sostuvo.

Guaidó, a pesar de tener prohibición de salida de Venezuela debido a que es investigado por la Justicia del país suramericano por su supuesta vinculación con varios delitos, inició en Colombia, el pasado 19 de enero, un recorrido que lo llevó a varios países de América y de Europa.

Respuesta oficial

Un par de horas después, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó su respaldo de la clase trabajadora de Conviasa, empresa que sufre las medidas coercitivas unilaterales del gobierno de EE.UU.

Durante la celebración del primer año de la Misión Transporte Venezuela, Maduro anunció la creación de la Empresa Aeronáutica Nacional (EANSA), que estará adscrita a Conviasa, y cuyo objetivo será el diseño y fabricación de aeronaves y repuestos.

"No nos distraigamos en estupideces, en bobolongos, en traidores de la patria, enfoquémonos en el futuro", señaló Maduro en referencia a Guaidó.

"Aumentar la presión al máximo"

En un video compartido la víspera en su cuenta de Twitter, afirmó que regresaba a su país "con el compromiso" de sus aliados de "aumentar la presión hasta el máximo que haga falta", "con acciones y medidas que se irán ejecutando" y con un llamado para reactivar la "lucha popular".

Reiteró, además, que el sector extremo de la oposición que dirige no se medirá en las próximas elecciones parlamentarias y que cuenta con el apoyo "de las principales potencias", que "se han comprometido a desconocer cualquier fraude que intente la dictadura".

Durante su gira, Guaidó se reunió en Colombia con el presidente de ese país, Iván Duque, y luego viajó a Europa, donde intercambió con autoridades en Londres, Francia, Bélgica y España.

De regreso a América estuvo en Canadá y luego sostuvo un encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump, quien lo reconoció previamente ante el Congreso como "el verdadero y legítimo presidente de Venezuela", al tiempo que prometió aplastar "la tiranía" de Maduro.

Washington, que no reconoce al Gobierno de Nicolás Maduro, manifestó su respaldo a Guaidó tras su autoproclamación como "presidente encargado" hace un año, y ha intensificado sus medidas punitivas contra Venezuela, como forma de ejercer presión para forzar la salida del mandatario venezolano.

Por su parte, el presidente de la Asamblea Constituyente de Venezuela (ANC), Diosdado Cabello, desestimó que Guaidó fuera detenido al llegar a su país y catalogó su recorrido como un "paseo turístico". "La verdad a nosotros no nos afecta. No va a pasar nada, él es la nada y la nada no puede generar otra cosa que no sea la nada", afirmó.

Maduro responsabiliza a Guaidó por las sanciones de EEUU

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, responsabilizó al opositor Juan Guaidó por las recientes sanciones impuestas por EEUU contra la aerolínea estatal venezolana Conviasa.

Cientos de personas salieron a las calles de Caracas para protestar por las sanciones impuestas por el Gobierno de EEUU contra la aerolínea estatal venezolana. Esta se produjo luego de la visita del opositor Juan Guaidó al país norteamericano.

Los trabajadores de la aerolínea tomaron las calles de la capital venezolana antes de reunirse con Maduro, quien se dirigió a la multitud para anunciar que se realizará una demanda internacional contra EEUU por las sanciones.

"Vamos a buscar justicia internacional con una demanda contra el Gobierno de Donald Trump, así lo he ordenado y pido todo el apoyo de la opinión pública nacional, todo el apoyo para esta acción de demanda internacional", dijo Maduro.

El presidente venezolano ha responsabilizado al opositor Guaidó debido a que estas sanciones se han impuesto luego de que sostuviera varias reuniones durante su visita a EEUU.

"Y tenemos que señalar con el dedo al responsable de estas sanciones. Se llama Juan Guaidó, es el responsable directo, el que buscó estas sanciones", aseveró el presidente venezolano.

Guaidó inició una gira que lo llevó a Colombia, Europa y EEUU, tras salir de forma clandestina del territorio venezolano. El pasado 5 de febrero fue recibido en la Casa Blanca por Donald Trump.

El Parlamento venezolano rechaza sanciones de EEUU contra la aerolínea Conviasa

CARACAS (Sputnik) — La Asamblea Nacional (parlamento unicameral, de mayoría opositora) de Venezuela aprobó un acuerdo en rechazo a las sanciones que EEUU impuso contra la aerolínea estatal Conviasa.

"Acuerda rechazar categóricamente la medida coercitiva ejercida por gobiernos de otros países contra el Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos Sociedad Anónima [Conviasa], por violar los derechos humanos ante las agresiones ejercidas en contra de nuestro país", señala el acuerdo aprobado en sesión ordinaria.

Los parlamentarios también expresaron su respaldo a los trabajadores de Conviasa, pues reconocieron que las sanciones afectan a 2.102 trabajadores, lo que quebranta la estabilidad económica de sus familiares.

El 7 de febrero, el Departamento del Tesoro sancionó a Conviasa y 40 de sus aviones.

De acuerdo al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el Gobierno del presidente venezolano depende en gran medida de la aerolínea para viajar al extranjero.

El 10 de febrero, el presidente Nicolás Maduro anunció que demandará al Gobierno de EEUU en la Corte Internacional de Justicia por las sanciones que impuso a Conviasa.

Además, Maduro acusó al opositor venezolano Juan Guaidó de ser el responsable directo de la medida de EEUU contra la aerolínea del Estado venezolano.

El 6 de febrero, el Gobierno de EEUU había amenazado con imponer más sanciones a Venezuela.

La crisis política de Venezuela se agravó en enero de 2019 cuando Guaidó se autoproclamó presidente encargado del país.

Varios países occidentales liderados por EEUU reconocen a Guaidó, mientras que China, Rusia, Turquía y otros Estados continúan respaldando a Maduro.

Análisis: España compró lo de Guaidó y al parecer luego no le gustó

Héctor Miranda Pérez.

 MOSCÚ (Sputnik) — El Gobierno español se sumó en un primer momento a quienes reconocieron al autoproclamado presidente de Venezuela Juan Guaidó, pero al parecer le pasó como al que compró pescado y luego le cogió miedo a los ojos.

La autoproclamación de Guaidó, en enero de 2019, agravó la situación política de Venezuela y luego de que Washington, como era de esperar, reconociera su legitimidad, un numeroso grupo de países se sumaron, entre ellos España.

Tal vez el ejecutivo español estuvo convencido en su momento de que el otrora presidente del Parlamento era la mejor opción para Venezuela, pero con el paso de los meses, al parecer, cambio de opinión y comienzan a pasar de largo respecto al polémico político.

Hace dos semanas Guaidó llegó a Madrid y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez pasó de él y orientó a la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, encargarse de todo lo relacionado con el venezolano.

La posición de Sánchez distó mucho de la del mandatario estadounidense, Donald Trump, quien lo recibió con bombos y platillos, cual si hubiera sido un jefe de Estado electo, incluso lo alojó en la residencia destinada a los dirigentes de otros países, aledaña a la Casa Blanca.

Zapatero apoyó a Pedro Sánchez

La posición de Pedro Sánchez encontró respaldo en el otrora jefe de Gobierno y exlíder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), José Luis Rodríguez Zapatero, quien consideró un acierto la determinación.

"En mi opinión no se equivoca Sánchez al no recibir a Guaidó, en mi opinión acierta", dijo Zapatero entonces en una entrevista con la Cadena SER, poco antes del arribo a Madrid del llamado presidente encargado de Venezuela.

Sánchez hizo lo que muchos otros políticos ante situaciones embarazosas: delegó en otra persona y él se marchó de Madrid al litoral mediterráneo para recorrer las zonas devastadas por el paso del temporal Gloria.

Esta maniobra, sin embargo, encontró muchos críticos dentro de la oposición, sobre todo de la cúpula del conservador Partido Popular (PP), con Pablo Casado a la cabeza, quien acompañó al político venezolano en una manifestación en Madrid, en tanto el alcalde la ciudad, José Luis Martínez-Almeida —también del PP— le entregó las llaves de la urbe.

Zapatero, por su parte, defendió la posición de Sánchez y advirtió que en política internacional hace falta "un cambio de enfoque sobre Venezuela" y agregó que hay falta de información, lo cual dificulta la búsqueda de soluciones políticas efectivas.

Felipe González no piensa lo mismo que Zapatero

Otro exmandatario y también otrora líder del PSOE, Felipe González, emitió un comunicado en el cual considera a Guaidó como "único representante legítimo democráticamente, de acuerdo con la Constitución de Venezuela" ante el Gobierno de Nicolás Maduro y un grupo de acólitos, entre los cuales incluye al Tribunal Supremo y la alta jerarquía militar.

González no se inmiscuyó en la determinación de Pedro Sánchez de recibir o no en La Moncloa a Guaidó, pero si tomó partido y reconoció que está en contacto permanente con él, al tiempo que advierte que "la democracia en Venezuela ha desaparecido".

Según González la vida democrática venezolana desapareció "y ha sido sustituida por una dictadura tiránica que ha convertido a la república en un estado fallido".

Desde dentro del Gobierno

Pablo Iglesias, líder del izquierdista Podemos y ahora vicepresidente de Asuntos Sociales del gobierno de Sánchez, fue uno de los críticos del mandatario cuando España reconoció a Guaidó, hace poco más de un año, y aunque bajó el tono después de formar parte del Ejecutivo de coalición, mantiene su postura respecto al autoproclamado presidente venezolano.

Iglesias deja pasar pocas oportunidades para referirse al tema, la última este 10 de febrero, cuando apeló a unas palabras del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva para sacar a colación a Guaidó.

El 9 de febrero, en entrevista a una televisora española, Lula consideró como un "chiste" a Guaidó, en tanto Iglesias se montó en el carro y dijo que "cualquier gobernante de izquierdas siempre debería escuchar con atención la inteligencia y la prudencia del presidente Lula", y, al parecer, para no ir más allá y evitar cualquier problema con Sánhez, agregó que "hasta aquí puedo leer".

Sin embargo, aclaró que asume "que la posición política del Gobierno respecto a Venezuela la marcan el presidente del Gobierno y la ministra de Exteriores".

Como Gobierno, el de Sánchez mantiene el reconocimiento a Guaidó pero invita a las partes a buscar una solución negociada al conflicto político en Caracas, una posición muy diferente a la de Washington, que le aseguró al autoproclamado mandatario que si era necesario aplastaría a Nicolás Maduro con tal de llevarlo al Palacio de Miraflores.

Guaidó fue reconocido por:

El resto de las naciones mantiene el reconocimiento al presidente electo, Nicolas Maduro, entre ellas Rusia, cuyo canciller, Serguéi Lavrov, visitó Caracas en días recientes.