Portada - Últimas noticias

El Ejército yemení y los Comités Populares lograron liberar casi toda la provincia de Al Yauf de las fuerzas lideradas por Arabia Saudí, infligiéndoles grandes pérdidas.

El portavoz militar, general Yahya Sari, anunció que tras cinco días de feroces enfrentamientos, las fuerzas yemeníes lograron liberar la mayoría de la provincia de Al Yauf, capturando a decenas de mercenarios liderados por Arabia Saudí y dejando a cientos de ellos muertos o heridos.

El general Sari agregó que las fuerzas yemeníes incautaron gran cantidad de armas y municiones y una gran cantidad de vehículos militares a los mercenarios liderados por Arabia Saudí durante la batalla, en la que se utilizaron cohetes y drones.

El general Sari también elogió el papel de las tribus Al Yauf en el logro de esta victoria, prometiendo liberar todos los territorios yemeníes.

Fuerzas yemeníes toman la base militar de la coalición saudí en Maarib

El Ejército y los Comités Populares de Yemen han tomado el control de la mayor base militar de la coalición saudí en Maarib.

El Ejército yemení y los comités populares, vinculados a Ansarulá, tomaron el control el martes 17 de marzo de la base de Kaufal en Maarib, la mayor base militar de la coalición saudí en esta región.

“El campamento militar de Kaufal cayó como resultado de las operaciones del Ejército yemení desde tres direcciones”, admiten fuentes de medios vinculados al gobierno yemení del presidente dimitido Abed Rabbo Mansur Hadi.

Además, el Ejército y los Comités Populares de Yemen llegaron a tres kilómetros de la ciudad de Maarib. Intensos enfrentamientos han estallado en esta región.

Al mismo tiempo, el Ejército yemení y los Comités Populares lanzaron una operación importante contra las posiciones de los mercenarios de Arabia Saudí en Qaniya, en la provincia de Al Baida, al suroeste de Maarib. Si estas posiciones caen en manos de combatientes yemeníes, Maarib quedará asediado del norte, oeste y sur.

Martin Griffiths, enviado de las Naciones Unidas para Yemen, fue a Sanaa la semana pasada para convencer a los yemeníes de suspender su avance hacia Maarib, pero el presidente del Consejo Político Supremo de Yemen, Mahdi al Mashat, se negó reunirse con él para mostrar la firme voluntad de Sanaa de liberar Maarib. Maarib sigue siendo la última y más importante región bajo el control de los mercenarios de la coalición.

Análisis: Hablando de contagios: El bloqueo de Estados Unidos y Arabia Saudita contra Yemen causan 750,000 casos de cólera en un año

Dave DeCamp

A medida que los estadounidenses sufren el miedo por el coronavirus, la epidemia de cólera continúa en silencio en Yemen. La enfermedad que se propaga en Yemen no es un nuevo virus no tratable, sino una enfermedad bien conocida que puede prevenirse fácilmente con acceso a agua limpia o con una vacuna oral barata. El brote es un resultado directo del asedio bárbaro entre Estados Unidos y Arabia Saudita en el país que comenzó en 2015.

El brote de cólera comenzó en Yemen en octubre de 2016. El brote explotó en 2017 cuando el país vio más de un millón de casos, la peor epidemia de cólera desde que comenzaron los registros en 1949. En 2019, Yemen experimentó el segundo peor año, con más de 860,000 casos sospechosos.

2020 está en camino de ser otro mal año, con más de 56,000 nuevos casos sospechosos registrados en las primeras siete semanas. Hasta el 8 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud ha registrado 2,263,304 casos de cólera en Yemen y 3,767 muertes relacionadas con la enfermedad desde 2017.

La organización humanitaria Oxfam advirtió que la temporada de lluvias en Yemen causará un aumento en los casos de cólera, como lo ha hecho en años anteriores. La temporada de lluvias comienza a mediados de abril y dura hasta agosto.

El cólera es una enfermedad infecciosa que causa diarrea severa y vómitos, lo que puede conducir a la deshidratación y la muerte si no se trata adecuadamente. Las personas contraen cólera al beber agua contaminada o al entrar en contacto con las heces de una persona que tiene la enfermedad. El tratamiento para el cólera puede ser tan simple como beber agua y tomar antibióticos. Los países con infraestructura comprometida de agua y alcantarillado son susceptibles a un brote de cólera.

Hace cinco años, en marzo de 2015, Arabia Saudita y sus aliados comenzaron a bombardear Yemen después de que los hutíes tomaron el control de la capital, Sanaa. Al mismo tiempo, el gobierno de Obama emitió un comunicado prometiendo apoyo militar y logístico a la coalición. Desde que comenzó la campaña de bombardeos, la coalición entre Estados Unidos y Arabia Saudita se ha centrado en la infraestructura civil vital, incluida la infraestructura del agua.

El Proyecto de Datos de Yemen ha compilado todos los datos disponibles sobre ataques aéreos de la coalición en Yemen desde marzo de 2015 hasta enero de 2020. Según los datos, 97 ataques aéreos impactaron directamente en la infraestructura del agua, que incluye tanques de agua, camiones de agua, pozos, plantas de agua y alcantarillado, y agua. plantas de desalinización. El peor año para los impactos en la infraestructura del agua fue el año en que comenzó el brote de cólera, 2016, cuando 30 bombas alcanzaron los objetivos de agua.

Los ataques a la infraestructura del agua son solo una pequeña muestra de las atrocidades cometidas por la coalición estadounidense-saudita. La coalición también ha afectado a hospitales, escuelas, granjas, barcos de pesca, casas y mercados. La focalización directa de la infraestructura civil, y el bloqueo al país impuesto por la Marina de los EE. UU., ha creado lo que la ONU llama, la peor crisis humanitaria del mundo. El último informe de UNICEF calcula que el número de personas yemeníes que necesitan asistencia humanitaria ronda los 24 millones, alrededor del 80 por ciento de la población.

Es difícil saber exactamente cuántas personas han muerto en Yemen desde que comenzó la guerra. El Proyecto de Datos y Ubicación de Conflictos Armados (ACLED) anunció en octubre de 2019 que más de 100,000 personas habían sido asesinadas en violencia directa durante la guerra, 12,000 de esas muertes eran civiles.

La ONU publicó un informe en abril de 2019 que decía que si el conflicto terminara ese año, habría representado 233,000 muertes. La ONU divide estos números en 102,000 muertes en combate, que reflejan los números de ACLED, y 131,000 muertes debido a la falta de alimentos, servicios de salud e infraestructura. Si el conflicto continúa hasta 2022, la ONU predice que será responsable de 482,000 muertes. En el escenario de pesadilla de que la guerra no terminará hasta 2030, la ONU predice que la guerra matará a 1,8 millones de personas, la mayoría de las cuales son niños menores de cinco años.

Se han realizado esfuerzos en el Congreso para poner fin al apoyo de Estados Unidos a esta guerra genocida, pero todos han sido vetados por el presidente Trump. En abril, Trump vetó un proyecto de ley bipartidista que habría terminado con la participación de Estados Unidos en la guerra, y en junio vetó resoluciones que habrían bloqueado las ventas de armas a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

El último esfuerzo para poner fin a la guerra fue una enmienda a la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, por sus siglas en inglés) que habría terminado el flujo de logística, inteligencia, repuestos de aviones y otras formas de apoyo de los Estados Unidos a Arabia Saudita. Al final, esta enmienda fue destripada por la NDAA, y el apoyo de los Estados Unidos a la guerra continúa.

La mayoría de las personas que argumentan a favor de apoyar la brutal campaña de Arabia Saudita en Yemen citan la amenaza iraní. En septiembre de 2019, se culpó a Irán de un ataque contra la infraestructura petrolera saudita que dañó gravemente la producción de petróleo, a pesar de que los hutíes se atribuyeron inmediatamente el crédito.

Antes del ataque de septiembre, los Houthis habían lanzado ataques similares dentro de Arabia Saudita, y la tecnología de drones Houthi fue objeto de muchos informes. Pero estos hechos fueron arrojados por el agujero de la memoria cuando los halcones en Washington usaron el ataque como justificación para aumentar la presencia de tropas en el Medio Oriente y continuar apoyando la guerra en Yemen. En respuesta, el presidente Trump envió unos pocos miles de soldados a Arabia Saudita, mostrando al mundo que el petróleo saudí es mucho más valioso que la vida yemení.

La epidemia de cólera es solo un ejemplo de los desafíos que enfrentan los yemeníes todos los días. Y la guerra en Yemen es solo un ejemplo de las graves crisis humanitarias creadas por el imperialismo estadounidense. En medio de una pandemia mundial, Washington aún mantiene sanciones paralizantes contra Irán y Venezuela. Irán se ha visto particularmente afectado por el coronavirus, y nadie debería criticar la respuesta del gobierno iraní sin reconocer el impacto de las sanciones de Estados Unidos.

Ante el coronavirus, los estadounidenses tienen miedo. Las escuelas y las empresas están cerrando en todo el país. La gente se apresura a las tiendas para abastecerse de papel higiénico, comida y desinfectante para manos. Ahora sería un buen momento para detenerse y pensar en la gente de Yemen que ha estado lidiando con un brote de una enfermedad mortal durante años. Un brote provocado por el hombre, no solo exacerbado sino directamente causado por la intervención estadounidense.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDAMOS