Portada - Últimas noticias

El canciller iraní denuncia que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, hace una propaganda antiraní de “tercera categoría” en plena crisis por COVID-19.

El jefe de la Diplomacia estadounidense volvió a pedir el miércoles la aplicación de la máxima presión contra el país persa, uno de los países más azotados por el coronavirus 2019 (COVID-19). Debido a tal actitud hostil, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, se preguntó que si Pompeo es el secretario de Estado o el secretario del Odio.

“Ni siquiera una pandemia detendrá a Pompeo de hacer propaganda de tercera categoría. Uno se pregunta si es secretario de Estado o secretario del Odio”, afirmó el jefe de la Diplomacia persa en un mensaje dejado la misma jornada del miércoles en su cuenta en Twitter.

Asimismo, añadió que “para nadie pasará inadvertido su infame belicismo y el terrorismo económico; matanza de los inocentes e impedir la lucha global contra el COVID-19.

Eso ocurre pese a reiteradas llamadas incluso desde EE.UU. para levantar las sanciones que afectan a unos 80 millones de iraníes por el brote del temible virus.

La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a su vez, pidió el martes el levantamiento de las sanciones contra Irán por la grave situación creada debido la rápida propagación del patógeno.

Aunque la permanencia del virus en un solo país, amenaza a toda la humanidad, Washington se niega a reducir sus medidas coercitivas contra Teherán.

El COVID-19, que fue detectado por primera vez en diciembre en la ciudad china de Wuhan, ha contagiado a casi todos los países del mundo. Actualmente, los datos globales indican que la rápida propagación del COVID-19 ha infectado a 473 149 personas, de las cuales 21 336 han muerto.

Hezbolá iraquí alerta de nuevos ataques de EEUU y promete venganza

Hezbolá iraquí revela un nuevo plan de ataque de EE.UU. y alerta que “todas” las instalaciones estadounidenses están al alcance de ataques de represalia.

El Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá, señala en un comunicado que EE.UU. ha urdido un nuevo ataque a gran escala contra posiciones de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), de la que forma parte, “en colaboración” con ciertas organizaciones gubernamentales iraquíes como la inteligencia.

Kataeb Hezbolá explica en el comunicado, recogido el miércoles por la agencia local de noticias Al-Maluma, que el plan estadounidense consiste en lanzar una operación de comando contra las posiciones de las organizaciones de inteligencia de Al-Hashad Al-Shabi y la Resistencia Islámica, a la que se sumarán las fuerzas terrestres y aéreas de EE.UU.

Si la resistencia iraquí es atacada, se vengará, atacando todas las instalaciones militares y económicas de EE.UU. en Irak, que se encuentran al alcance de los misiles de Hezbolá, añade la publicación.

“Las hostilidades de los estadounidenses ocupadores nos obligan a responder (…) Atacaremos rotundamente todas las instalaciones militares, económicas y de seguridad de Estados Unidos y convertiremos sus blancos de ataques en sus cementerios”, se lee la nota.

Kataeb Hezbolá también alerta que “nadie”, ni los iraquíes cómplices en nueva conspiración estadounidense contra las fuerzas iraquíes, quedarán impunes de la dura venganza de la Resistencia.

Washington y sus lacayos, de acuerdo con el movimiento, buscan aprovechar la situación derivada por la rápida propagación del nuevo coronavirus 2019 (COVID-19) en el mundo para seguir adelante con sus complots.

EE.UU. invadió Irak en 2003 y desde entonces sigue su presencia ilegal en el país árabe y actualmente ataca sistemáticamente a las fuerzas populares, cuerpo militar integrado oficialmente y las Fuerzas Armadas de Irak.

Las fuerzas populares son, de hecho, una piedra en el zapato de los estadounidenses, pues están neutralizando los complots de Washington en Irak que, por ejemplo, apoya subrepticiamente a los terroristas de EIIL (Daesh, en árabe) para justificar la presencia de sus tropas en Irak en el marco de la coalición anti-EIIL.

Francia y la República Checa retiran sus tropas de Iraq

El portavoz de las Fuerzas Armadas iraquíes, general de brigada Abdel Karim Jalaf, dijo el miércoles (25 de marzo) que las fuerzas francesas habían abandonado Iraq. Agregó que una base aérea también había sido evacuada por los soldados de la coalición internacional, liderada por EEUU.

Sin referirse al nombre de la base militar evacuada, el general de brigada Jalaf dijo que la retirada de los soldados franceses se había llevado a cabo con la luz verde del gobierno iraquí.

Al mismo tiempo, el Ministerio de Defensa de la República Checa reafirmó que había retirado a sus 30 soldados de Iraq por razones de seguridad y por las preocupaciones alimentadas por la propagación del coronavirus.

Según una declaración del Ministerio de Defensa checo, “los soldados salieron de Iraq en un avión militar A-31 y ya llegaron al aeropuerto militar de Praga”.

El ejército checo había sido desplegado en Iraq como parte de la coalición internacional.

Durante la semana pasada, se publicaron noticias contradictorias sobre la retirada de las fuerzas de la coalición de las bases militares situadas cerca de la frontera sirio-iraquí.

Se dice que las fuerzas de la coalición evacuaron la base militar de Al Qaim, en la provincia de Al Anbar, y otras y las colocaron bajo control iraquí.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19