Portada - Últimas noticias

La ministra de Igualdad, Irene Montero, reconoció el pasado 9 de marzo que la bajada sustancial de participantes en la manifestación del 8-M este año se debió «al coronavirus», dado el «sentimiento generalizado de pánico que ya hay». Además, la ministra Montero arguyó que no lo iba a reconocer en público.

Estas palabras las dirigió a una periodista de ETB en la previa de una entrevista para el programa de actualidad política «En Jake». La literalidad de la conversación, parte de un vídeo al que ha tenido acceso ABC y se puede ver sobre estas líneas, es la siguiente:

Periodista: ¿A qué crees que se debe la bajada de cifras?

Irene Montero: Pues tía, creo que al coronavirus [...] No lo voy a decir pues porque no lo voy a decir.

Material bruto de ETB

La conversación forma parte del material bruto (la grabación completa sin editar) de la entrevista que la ETB distribuyó al resto de cadenas de la Forta, y que ABC ha podido visionar. La ministra de Igualdad apunta así al riesgo de contagio por coronovirus como una realidad en nuestro país ese mismo domingo, en el que el Gobierno llamó a la movilización masiva en las calles por el 8-M, y permitió un mitin multitudinario de Vox en Vistalegre o eventos deportivos de todo tipo en todo el territorio nacional. En la capital, el Atlético de Madrid jugó el día anterior a la gran manifestación feminista.

Montero también reconoce que a esas alturas del mes de marzo la capacidad de controlar los contagios es «limitada», a pesar de las medidas drásticas de otros países europeos. «Quiero ser muy prudente, porque creo que la comunicación que se estaba haciendo como Gobierno es buena comunicación muy basada en los datos médicos».

La Delegación del Gobierno cifró en 120.000 los participantes en la marcha feministas del 8-M de este año. En 2019, la movilización fue de 375.000 personas, según las mismas fuentes de la institución que permitió la celebración de la manifestación del 8-M y el resto de eventos ese mismo día en Madrid.

Precisamente, la Guardia Civil constata, en el polémico informe que provocó la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos, que la delegación del Gobierno en Madrid «tenía conciencia del peligro que suponía la celebración de reuniones y manifestaciones en fechas previas a la declaración del Estado de Alarma» y aun así, las autorizó.

El informe obra en el sumario de actuaciones de la causa que se sigue contra el delegado del Gobierno, José Manuel Franco, en el Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid y podría ser la razón dela «pérdida de confianza» alegada por el Ministerio del Interior para cesar de forma fulminante al coronel jefe de la Comandancia de Madrid.

Hay que recordar que el brote de la actual enfermedad por coronavirus fue notificado a la OMS por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019.

La semana anterior al 8-M, el ministerio de Sanidad hacía públicos el número de contagiados y fallecidos por coronavirus en su cuenta oficial de Twitter. El fin de semana del 7 y 8 de marzo dejó de hacerlo.

¿Y para el Gobierno? ¿Oficialmente cuándo comenzó la pandemia? A pesar de que el estado de alarma se declarase el 14 de marzo, hay otro documento oficial donde un organismo español reconoce la fecha de la pandemia: el documento en el que el Ministerio de Defensa pide oficialmente ayuda a la OTAN. La fecha reconocida del «desastre» por pandemia de Covid-19 es el 9 de marzo, tan solo un día después del 8-M.

Los avisos ignorados de la comunidad china: cartas a Sanidad y al defensor del pueblo

El 3 de marzo, cuando en España había 150 personas contagiadas y todavía ninguna muerte provocada por el covid-19, la comunidad china residente en España no daba crédito a cómo se estaba gestionando la progresiva crisis sanitaria. En ese momento, el Ministerio de Sanidad mantenía el escenario de contención nivel 1. En ese contexto y viendo que en los próximos días se iban a celebrar actos multitudinarios como la manifestación feminista del 8-M, el mitin de Vox en Vistalegre o partidos de fútbol de la Liga, hubo importantes colectivos asiáticos como la Asociación China de Derecho en España que decidieron enviar un escrito al propio Ministerio de Sanidad instándolo a tomar medidas más agresivas. Las misivas, que también fueron enviadas por 50 asociaciones chinas más, no tuvieron respuesta y el 6 de marzo decidieron escribir al defensor del pueblo denunciando que Sanidad estaba cometiendo una "omisión grave" al no tomar las medidas necesarias para proteger a la población.

Pinche para leer el documento enviado a Sanidad.

Esta asociación es una entidad de peso dentro de la comunidad china española, ya que está especializada en asesorar legalmente a todos sus paisanos que lo necesiten. El 3 de marzo, ya se habían notificado 90.893 contagios y 3.124 muertes a nivel mundial, y el tiempo se echaba encima. Carlos Ma, vicepresidente de la Asociación China de Derecho en España, cuenta a El Confidencial que esas fechas eran clave porque la Organización Mundial de la Salud (OMS) había elevado a muy alto el riesgo de propagación del virus a nivel mundial, por lo que había que actuar rápido.

"Precisamente, el propio director general de la OMS recomendó que se debía hacer una detección precoz de las personas que hubiesen contraído el virus y además se debían tomar medidas más agresivas para cortar las cadenas de contagios, algo que no se estaba haciendo con contundencia en España", critica Ma. Detalla que esta misma carta sirvió como modelo para que otras 50 asociaciones chinas enviaran las suyas propias a Sanidad. La misiva fue enviada el 3 de marzo a las 13:17 y desde entonces no ha tenido respuesta.

Pinche para leer el documento enviado al defensor del pueblo.

Tres días después, el 6 de marzo, viendo que no obtenían respuesta en un momento tan crítico, la presidenta de la asociación, Helena Xia, decidió directamente denunciar la situación al defensor del pueblo advirtiendo de que Sanidad no estaba actuando correctamente. Esta segunda carta, a la que también ha tenido acceso este medio, señalaba que en España el número de contagios era muy elevado, hasta tal punto que en ese momento entraba en el 'top 10' de los países con más casos. "El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social no ha adoptado ninguna medida efectiva para cortar la cadena de contagios, haciendo caso omiso de la recomendación del director general de la OMS en la que se defiende la aplicación inmediata de medidas preventivas agresivas, como el cierre de colegios y la prohibición de concentraciones masivas de personas", apunta el escrito.

Una omisión grave

La carta termina denunciando que ha existido una omisión grave por parte del ministerio al no haber tomado las medidas preventivas oportunas para proteger la salud de las personas, y por eso solicita la intervención del defensor del pueblo para salvaguardar los derechos constitucionales de la población.

A diferencia de las enviadas a Sanidad, esta carta sí tuvo respuesta, pero no fue la esperada. La contestación llegó el 9 de marzo. Cuando ya se habían detectado 999 contagiados y de entre ellos 16 fallecidos. En el escrito, Concepció Ferrer i Casals, la adjunta segunda del Defensor del Pueblo, respondió que habían recibido más cartas de este estilo, de distintas asociaciones, y que sí se estaban tomando medidas, ya que desde hacía varias semanas tanto el Gobierno central como los gobiernos de las comunidades autónomas venían informando diariamente sobre la presencia y los casos de personas afectadas por el coronavirus.

Pinche para leer el documento íntegro.

En el texto se expresa que aunque ya se vienen comunicando a la población advertencias y recomendaciones, a partir del 9 de marzo, los gobiernos ya comenzaron a adoptar algunas medidas legales concretas que suponían restricciones o controles en la actividad social y económica del país para proteger a la población.

En el escrito, se profundiza en las medidas que comenzaron a tomar después del 9 de marzo, dejando entrever que las actuaciones del Estado estaban siendo las correctas. No obstante, un par de párrafos más abajo, señalan que "en el momento más adecuado y contando con los elementos de juicio suficientes para adoptar la decisión que proceda en cada caso, podrán ser objeto de investigación aquellas decisiones o actos concretos de las administraciones que pudieran revelar una irregularidad de carácter administrativo".

Esta respuesta no fue la esperada por Helena Xia, y, como cuenta a este diario, piensa que los trágicos resultados lo han terminado demostrado. A través de una llamada telefónica, explica que nunca se llegaron a tomar las medidas necesarias en el momento oportuno. "Nosotros hicimos lo que pensamos que había que hacer, que era advertir a Sanidad, ya que teníamos la experiencia más reciente del coronavirus en nuestro país. Viendo que no nos contestaban, decidimos acudir al defensor del pueblo, y aunque la respuesta no fue la satisfactoria, lo hicimos porque también somos parte de este país y actuamos buscando el beneficio de todos".

Fuente: El Confidencial, ABC

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

HONOR Y RESPETO

PARA LOS QUE NOS DEJARON POR EL COVID-19