Portada - Últimas noticias

Medios locales de Irán informan de varias explosiones al oeste de Teherán, cerca de la ciudad Garmdareh y Shahr-e Qods.

Asimismo, reportan cortes de energía en estas localidades. La agencia iraní IRIB no ha proporcionado más detalles sobre las explosiones.

En las últimas semanas una serie de explosiones e incendios han sacudido varias zonas del país persa. En uno de los incidentes ocurrido el 7 de julio, al menos dos personas perdieron la vida y otras tres resultaron heridas por una explosión registrada en una fábrica al sur de Teherán.

Mientras, el pasado 30 de junio, la explosión de un cilindro de gas causó 19 muertes en una clínica en el norte de la capital.

Asimismo, en la madrugada del 26 de junio se produjo una gran explosión provocada por una fuga en un tanque de gas industrial en las afueras de un sitio de defensa militar en la localidad de Parchin, cerca de Teherán.

El Gobierno iraní confirmó a principios de la semana pasada que se produjo un "accidente" en una estructura en construcción en un área abierta en el sitio nuclear de Natanz.

Irán promete "consecuencias" en caso de que agentes extranjeros estén tras el incidente en la instalación nuclear de Natanz

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Abbás Mousaví, prometió que habrá "consecuencias" para cualquier potencia extranjera que pueda haber estado involucrada en el reciente incidente en la instalación nuclear iraní de Natanz, si bien indicó que aún es "demasiado pronto" para determinar la causa principal del suceso.

El vocero aseguró en una rueda de prensa que las agencias de seguridad están investigando "todos los detalles del incidente", y si concluyen que "agentes extranjeros" estuvieron involucrados, "los enemigos tendrán que afrontar las consecuencias", aseveró.

En cuanto a las informaciones en ciertos medios de comunicación que atribuyen este suceso a Israel, Mousaví declaró que "claramente están tratando de promover su imagen".

"Líneas rojas"

A su vez, el portavoz del Gobierno de Irán, Alí Rabieí, advirtió este martes a Israel del riesgo de "cruzar líneas rojas" tras el reciente suceso, luego de que un "funcionario de inteligencia de Oriente Medio", citado por The New York Times, indicara que el país hebreo fue responsable del ataque contra el complejo nuclear, acción en la que se habría utilizado una "potente bomba".

"El régimen israelí debe ser consciente de que la creación de una narrativa que rompa las normas sobre cualquier ataque contra nuestras instalaciones nucleares, incluso si es solo propaganda, se considera como un paso en el camino de violar las líneas rojas de la paz y la seguridad mundial", advirtió Rabieí, informa Mehr.

"No todo lo que ocurre en Irán tiene que ver con nosotros"

Teherán confirmó la semana pasada que se produjo un "accidente" en una estructura en construcción dentro de un área abierta del sitio nuclear de Natanz. Las autoridades iraníes aseguraron que no hay fugas de material radiactivo, ya que no había materiales nucleares en el lugar afectado. Tras el incidente, varios medios y funcionarios iraníes plantearon la idea de que el sitio haya sido blanco de un posible ataque cibernético de Israel o de EE.UU. Las autoridades de la república islámica también declararon que "la causa y la forma del incidente se anunciarán en el momento apropiado".

Por su parte, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, rechazó las especulaciones acerca de la implicación de su país en el reciente incidente, afirmando, además, "no estar seguro" de si los iraníes siguen siempre los protocolos de seguridad en sus sitios estratégicos.

"Todos pueden sospechar de nosotros todo el tiempo. Pero no todos los incidentes que ocurren en Irán tienen necesariamente algo que ver con nosotros", señaló Gantz, citado por The Jerusalem Post. Al mismo tiempo, el ministro recalcó que un Irán nuclear representa una amenaza para Israel.

Ajedrez militar en Oriente Medio: Siria bajo el ala protectora iraní

Sputnik habló con dos expertos en Oriente Medio para analizar las posibles consecuencias tras la firma del acuerdo estratégico de seguridad militar suscrito entre Siria e Irán y revelaron cómo afectaría este acercamiento bilateral a EEUU e Israel y el papel que desempeñaría Rusia en este nuevo escenario.

El jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas iraníes, Mohamed Bagheri, y el ministro de Defensa de Siria, Ali Abdullah Ayub, firmaron un acuerdo de seguridad militar. Tras la suscripción del documento, el representante militar iraní declaró que el fortalecimiento de la defensa aérea de Siria por parte de Irán tiene como objetivo aumentar el ritmo de cooperación entre los dos países en el campo de la defensa.

Según el análisis de Boris Dolgov, investigador de la Academia de Ciencias de Rusia, este acuerdo es una oportunidad para resistir los ataques de Israel en instalaciones militares sirias, por lo que ambos países acordaron fortalecer los sistemas de defensa aérea para contrarrestar estos ataques "agresivos e ilegales".

Además, recordó que oficialmente solo Rusia e Irán participan en la resolución del conflicto de Siria y apoyan al Ejército sirio a petición del Gobierno legítimo de esta república árabe, mientras que todas las demás tropas armadas que permanecen en Siria operan de manera ilegítima. Esto incluye a Turquía, EEUU e inclusive a Israel, por lo que este acuerdo podría molestar de sobremanera a estos países.

"Estas fuerzas (EEUU e Israel) bien pueden esperar la condena del acuerdo firmado o algún tipo de campaña de propaganda antiiraní y antisiria, inflando y exagerando la presencia militar del Irán en Siria. También es muy probable que estas fuerzas respondan a la presencia iraní en Siria hasta las acciones militares. Por lo tanto, el acuerdo no servirá de impulso para la retirada de estas fuerzas armadas", señaló.

La unión hace la fuerza

Dolgov cree que este acuerdo no afectará en nada a las relaciones entre Moscú, Damasco e Irán, más al contrario solo reforzará y complementará las fuerzas aliadas para luchar contra los grupos terroristas.

"En Occidente hay una campaña de propaganda sobre la supuesta competencia entre Rusia e Irán en cuanto a la influencia militar en Siria. Pero es poco probable que esto ocurra. Los acuerdos que existen entre Rusia y Siria están en vigor durante muchos años, se están aplicando por etapas y tienen mucho éxito. No puede haber competencia, ya que no se trata de algunos contratos comerciales, sino de acuerdos interestatales sobre suministros militares y entrenamiento de personal militar. Y el propósito tanto de Irán como de Rusia en Siria es el mismo", concluyó.

A su vez, el politólogo iraní Hossein Royvarán, concuerda con Dolgov en que este acuerdo no afectará las relaciones entre Rusia, Irán y Siria, pues considera que su país no tiene intención de quedarse sin el permiso del país árabe.

"La presencia del Ejército iraní en Siria se basa en la decisión del Gobierno sirio sobre la necesidad de dicha presencia. Tan pronto como Damasco declare que tal presencia no es necesaria, el ejército iraní abandonará Siria. Irán no tiene intención de quedarse en Siria y establecer allí su base militar".

A diferencia de Dolgov, el experto iraní cree que este acuerdo tampoco afectará las relaciones con otros países ya que se trata de la formalización de una cooperación que ya existía hace muchos años y solo se ampliará a pesar de la postura que pueda tomar Israel al respecto.

"La posible reacción de Israel en este contexto es insignificante para Irán. Israel no puede definir las políticas de dos Estados independientes", concluyó.

Análisis: Explosiones de Irán: ¿Israel y EE. UU. acaban de comenzar una guerra cibernética?

Scott Ritter

Explosiones sacudieron a un par de fábricas iraníes involucradas en la fabricación de centrifugadoras para su programa nuclear y el desarrollo de misiles balísticos avanzados. Irán sospecha de un ataque cibernético por parte de Estados Unidos, Israel o ambos.

Una serie de explosiones golpearon varios lugares en todo Irán a fines de junio y principios de julio, matando a decenas de personas y causando daños extensos. Dos de estos lugares se destacan en particular por su importancia para la seguridad nacional de Irán y su participación en la tecnología relacionada con los programas de enriquecimiento nuclear y la producción de misiles balísticos, que tanto EE. UU. Como Israel han señalado como una amenaza para paz y seguridad internacional.

Temprano el viernes, se informó que una serie de explosiones golpearon las afueras de Teherán, así como las ciudades de Garmdareh y Qods, con la especulación de que los depósitos de misiles eran el objetivo previsto de las explosiones.

La causa precisa de las dos explosiones aún no se ha determinado. Uno, en una sala de producción de centrífugadoras ubicada en la planta de enriquecimiento de combustible de Natanz, sigue bajo investigación. El otro, en el Complejo de Industrias de Misiles Hemma, se ha relacionado con una explosión en un tanque de gas.

La instalación de Natanz, que se cree que estuvo involucrada en el ensamblaje de centrifugadoras avanzadas utilizadas en el enriquecimiento de combustible nuclear, sufrió graves daños, lo que retrasará los esfuerzos por meses, si no más. La instalación de Hemmat, que se cree está involucrada en la producción de misiles balísticos avanzados Shahib-3, también sufrió daños graves, pero la extensión precisa sigue siendo desconocida.

La no negación de Israel

De manera típica, Israel negó haber estado involucrado en las explosiones iraníes, al tiempo que indicó que estaba preocupado por las actividades de la República Islámica. El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, señaló que "no todos los incidentes que ocurren en Irán necesariamente tienen algo que ver con nosotros".

Gantz luego dio una pista sobre lo que podría haber sucedido. "Todos esos sistemas", dijo, refiriéndose a las actividades nucleares y de misiles de Irán, "son complejos. Tienen restricciones de seguridad muy altas, y no estoy seguro de que [los iraníes] siempre sepan cómo mantenerlas”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Gabi Ashkenazi, quien alguna vez fue jefe de la Fuerza de Defensa de Israel, fue más circunspecto. "Tenemos una política a largo plazo en el transcurso de muchas administraciones para no permitir que Irán tenga habilidades nucleares", señaló Ashkenazi . "Este régimen [iraní] con esas habilidades es una amenaza existencial para Israel, e Israel no puede permitir que se establezca en nuestra frontera norte". En cuanto a lo que Israel pudo haber hecho para evitar esto, dijo: Tomamos medidas que es mejor dejar sin decir.

Historial de sabotajes

Tanto Israel como los Estados Unidos tienen una historia de colaboración cuando se trata de acciones encubiertas diseñadas para retardar las capacidades de misiles nucleares y balísticos de Irán. Quizás el más conocido de estos fue el virus Stuxnet , que azotó las instalaciones de Natanz en el verano de 2010 y fue responsable de la destrucción de una gran cantidad de centrífugas utilizadas para enriquecer uranio. Menos conocido, pero más efectivo, es un programa a largo plazo de la CIA para sabotear misiles y cohetes iraníes, incluidos aquellos involucrados en el programa de lanzamiento espacial de Irán.

Quizás la cara más pública de este programa vino en forma de un tweet del presidente Trump en agosto de 2019, luego de la explosión de un vehículo espacial iraní en su plataforma de lanzamiento durante los preparativos finales para el despegue. "Los Estados Unidos de América", tuiteó Trump, "no estuvo involucrado en el catastrófico accidente durante los preparativos finales para el lanzamiento de Safir SLV en el sitio de lanzamiento Semnan en Irán. Deseo a Irán los mejores deseos y buena suerte para determinar lo que sucedió en el Sitio Uno ". Como dicen de las no negaciones, esta fue cruda y transparente.

El corazón del esfuerzo de sabotaje de la CIA radica en su capacidad de infiltrarse en las cadenas de suministro ilícitas del mercado negro utilizadas por Irán para respaldar sus programas, e infiltrarse en materiales defectuosos que, una vez instalados, causarían fallas catastróficas. La alusión de Gantz a la complejidad de los esfuerzos de misiles nucleares y balísticos de Irán, y la "seguridad" los problemas involucrados (y la incapacidad de Irán para mantener estos sistemas), proporcionan una fuerte evidencia circunstancial de que Israel, muy probablemente en colaboración con la CIA, pudo obtener acceso a proveedores involucrados en la construcción de los sitios de Natanz y Hemmat. Esto probablemente involucró la distribución de gas natural para fines industriales. Los sensores y / o válvulas defectuosas pueden provocar fallas catastróficas y provocar eventos masivos y altamente destructivos.

El silencio de Irán como evidencia

La posición oficial iraní es que, si bien ha identificado la causa precisa de las explosiones en cuestión, no está divulgando esta información por razones de seguridad nacional. Este retraso tendría sentido en el caso de cualquier sabotaje derivado de sensores y válvulas defectuosos: Irán necesitaría realizar ingeniería inversa en sus esfuerzos de adquisición, identificar todos los materiales adquiridos junto con los componentes defectuosos y eliminarlos de forma segura de dondequiera que se hayan instalado. Irán también debería tratar de averiguar cómo y dónde fallaron sus sistemas de contrainteligencia y seguridad, antes de implementar nuevos procedimientos.

Sin embargo, la falta de una explicación específica no ha impedido que los iraníes de alto rango especulen sobre la causa de las explosiones ni sobre los perpetradores. "Responder a los ataques cibernéticos es parte del poder de defensa del país" , señaló el jefe de la defensa civil de Irán, Gholamreza Jalili . "Si se demuestra que nuestro país ha sido blanco de un ciberataque, responderemos".

La Agencia de Noticias de Irán, IRNA, insinuó el potencial de una crisis más grande que surgiera después de las explosiones de Natanz y Hemmat. "Hasta ahora, Irán ha tratado de evitar la intensificación de las crisis y la formación de condiciones y situaciones impredecibles", observó IRNA. "Pero el cruce de líneas rojas de la República Islámica de Irán por países hostiles, especialmente el régimen sionista (Israel) y los Estados Unidos, significa que esa estrategia ... debería ser revisada".

Caos potencial

Es poco probable que Irán intente responder a cualquier ataque cibernético destructivo de manera desproporcionada: no espere que los misiles vuelen contra las bases de Israel o Estados Unidos en la región. En cambio, Irán probablemente desplegará sus propias armas cibernéticas ofensivas muy capaces en represalia dirigida, ya sea contra instalaciones en Israel y / o EE. UU., o contra objetivos regionales aliados a cualquiera de esos países.

La guerra cibernética es un fenómeno nuevo, que puede infligir daños colaterales significativos en la infraestructura civil tanto en la nación objetivo como en terceros que no estén directamente involucrados en el conflicto en cuestión. Si Israel y / o los EE. UU., de hecho, hubieran llevado a cabo un ataque cibernético destructivo contra Irán, seguramente habrá represalias. Sin embargo, se desconoce dónde terminará este ciclo de guerra cibernética. Dadas las complejas realidades de la guerra cibernética, donde los virus informáticos se liberan de una manera que puede provocar una pandemia cibernética global, debe preguntarse si el resultado logrado en Natanz y Hemmat valió la pena el riesgo potencial acumulado. Si la historia es una lección, la respuesta es, y será, un rotundo 'No'.

* ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Sirvió en la Unión Soviética como inspector implementando el Tratado INF, en el personal del general Schwarzkopf durante la Guerra del Golfo, y de 1991 a 1998 como inspector de armas de la ONU.