Portada - Últimas noticias

Las primeras investigaciones sobre el fuego que la madrugada del sábado destruyó parte de la histórica misión española de San Gabriel Arcángel, en Los Ángeles, no han conseguido concretar el origen de las llamas ni dar con indicios de que fueran provocadas, pero no se descarta esa posibilidad.

«Aunque aún no se ha determinado una causa formal, la investigación preliminar no muestra signos inmediatos de incendio provocado. Los investigadores todavía están tratando de evaluar la totalidad de la estructura para obtener más información», indicó en un comunicado la ciudad de San Gabriel, del condado de Los Ángeles.

«Al ser una iglesia y cómo están al tanto del reciente vandalismo contra las iglesias misioneras y las estatuas de Junípero Serra, eso es parte de la investigación», detalló el portavoz de los bomberos de San Gabriel, Antonio Negrete.

La quema de este lugar, que iba a celebrar su 250 aniversario, ha dejado estupefactos a numerosos vecinos de Los Ángeles ya que el edificio es considerado uno de los patrimonios arquitectónicos más antiguos de California.

Patrimonio histórico de Estados Unidos

De hecho, la iglesia fundada por Junípero Serra en 1771 y trasladada a otra ubicación cercana en 1775 debido a las frecuentes inundaciones, forma parte del Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos y es uno de los Hitos Históricos reconocidos por el estado de California.

«Este es un edificio histórico increíblemente importante, no solo para la comunidad sino también para la región», dijo un portavoz del Ayuntamiento de San Gabriel, Jonathan Fu, a medios de comunicación.

Varios historiadores han señalado este lugar como el nacimiento de la inmensa ciudad de Los Ángeles, la segunda zona metropolitana de Estados Unidos.

Conocida popularmente como San Gabriel de los Temblores, fue la cuarta misión fundada por los franciscanos en su expansión por la actual California y varios de sus integrantes («pobladores») se desplazaron unos 20 kilómetros para fundar el asentamiento original de Los Ángeles.

A día de hoy y tras sobrevivir a varios terremotos, continúa en activo como un templo destacado en el este de la metrópolis, una zona mayoritariamente latina.

«La gente ama la misión y muchas de estas familias tienen conexiones que se remontan a generaciones», aseguró el obispo auxiliar de la diócesis, David G. O'Connell, a fieles y medios de comunicación durante una misa organizada la mañana del domingo en las inmediaciones del templo.

Por su parte, el arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, que preside la Conferencia Episcopal de EE.UU., afirmó en un escrito que «la destrucción es extensa, el techo ha sido destruido y gran parte de la vieja iglesia se ha arruinado».

Las obras de arte se salvaron por las reformas

Por suerte, las reformas que se estaban realizando para renovar el edificio de cara a su 250 aniversario obligaron a sacar varias obras de su interior.

De acuerdo con la diócesis, la gran mayoría de las estatuas y pinturas no estaban dentro del templo durante el incendio y tanto el altar como otras figuras de madera también quedaron intactas.

Asimismo, las llamas no afectaron a una fuente bautismal de cobre que estaba decorada con piezas de plata entregadas por el rey español Carlos III a finales del siglo XVIII, detalló el diario Los Ángeles Times.

Tampoco se destrozó la estatua de Junípero Serra, objeto de vandalismo en otras ubicaciones y motivo por el que decidieron retirarla hace unas semanas.

No obstante, el incendio se produjo un día después de que se completaran unas renovaciones valoradas en 200.000 dólares y que habían servido para pintar las paredes y los bancos, que tienen más de 110 años.

Un emblema con un lado controvertido

No es la primera vez que, de confirmarse la intención del incendio, este lugar aparece vandalizado, pues en 2017 la estatua de Serra fue pintada de rojo como otras figuras del país.

A pesar de su importancia patrimonial, agrupaciones y activistas han denunciado en los últimos años, y dentro del revisionismo histórico que vive Estados Unidos, que estos asentamientos destrozaron la forma de vida de los habitantes nativos del lugar, obligados a convertirse al catolicismo.

Piden retirar las estatuas de Cristóbal Colón y Ponce de León de la capital de Puerto Rico

Un grupo de manifestantes ha pedido que se retiren las estatuas de los conquistadores Cristóbal Colón y Juan Ponce de León de la capital puertorriqueña, por ensalzar a personajes que, según dijeron, representan la esclavitud colonial.

Varias decenas de personas, algunas ataviadas con ropajes indígenas, realizaron una marcha de protesta que concluyó en el casco histórico del Viejo San Juan, donde, ante las dos estatuas, exigieron la retirada de los monumentos. El Consejo en Defensa de los Derechos Indígenas de Boriken (CDDIB) lideró la convocatoria de una marcha que discurrió entre el Capitolio, sede de la Asamblea Legislativa, y el casco histórico de la capital puertorriqueña, donde están ubicadas las dos estatuas.

Las decenas de personas realizaron bailes y cánticos taínos -los indígenas que poblaban Puerto Rico antes de la llegada de los españoles-, antes de escuchar los argumentos de algunos de los líderes del grupo, que pidieron la retirada de las estatuas. Los manifestantes dejaron claro que no actuarán con violencia y que se utilizarán los cauces legales para conseguir que esas estatuas desaparezcan de San Juan, aunque el objetivo es que las veinte que hay de Colón repartidas por todo Puerto Rico se retiren.

Uno de los manifestantes explicó que Colón, según su versión, era un pedófilo, genocida y una persona "nebulosa", además de asegurar que fue un falso descubridor y que en Puerto Rico, a la llegada de los españoles, había lengua y cultura autóctona. Pluma Bárbara Moreno, representante del CDDIB, señaló que estatuas como la de Colón representan al "mayor crimen de la humanidad". "Son invasores, no conquistadores", dijo Moreno, para quien, hasta ahora, la historia se ha utilizado como "una herramienta colonial".

Opresión colonial

Los manifestantes portaban pancartas con frases como "no a las estatuas de Colón y Ponce de León, basta ya de esclavitud colonial". La estatua de Colón está situada en la plaza de su mismo nombre y la de Ponce de León en la plaza San José. La petición de los manifestantes va dirigida a que los monumentos se retiren o derriben por constituir símbolos de la opresión colonial.

La lista de organizaciones convocantes incluía al Movimiento Jíbaro Boricua, el Estado Nacional Soberano de Borikén, Jornada de Resistencia por la Dignidad Boricua y Hermandad Taína, entre muchos otros.

El movimiento "Black Lives Matter", impulsado en Estados Unidos tras la muerte de un ciudadano negro en Mineápolis a manos de un policía blanco, ha llevado aparejado la destrucción de símbolos considerados racistas, como estatuas de personalidades confederadas o de personajes históricos estadounidenses que defendían la esclavitud. Como parte de este movimiento, han sido dañadas estatuas de Cristóbal Colón, Isabel La Católica, fray Junípero Serra y exploradores y viajeros españoles

EE.UU.: Un joven hispano mata a un motociclista con su vehículo porque "era blanco"

Un hombre de la ciudad de Fond du Lac, estado de Wisconsin (EE.UU.), ha sido acusado del delito de homicidio y odio tras confesar que desvió intencionalmente el vehículo que conducía contra un motociclista, porque creía que todos los conductores de Harley-Davidson eran "racistas blancos", según dio a conocer este jueves la Policía local, informa WDBJ 7.

El hecho tuvo lugar el pasado 3 de julio en horas de la tarde, cuando Daniel Navarro, un hispano de 27 años, conducía su camioneta e hizo una maniobra adrede para impactar de frente contra la motocicleta que se dirigía en dirección contraria.

Tras el choque, el motociclista fue encontrado muerto en la carretera, mientras que el vehículo de Navarro se salió de la vía y chocó contra un poste, aunque este último no resultó herido.

El acusado dio negativo en las pruebas de alcoholemia, y en un interrogatorio afirmó que estaba molesto por los comentarios racistas de sus compañeros de trabajo y vecinos debido a su procedencia. Asimismo, señaló que "todas las personas que le causan estos problemas en su vida son caucásicas o blancas".

La víctima fue identificada como Phillip A. Thiessen, de 55 años, que se había jubilado recientemente. Los informes señalan que fue marine, luego oficial de policía y más tarde trabajó en el Departamento de Justicia de Wisconsin, que investiga crímenes contra los niños en Internet. Sus allegados lo describieron como "un hombre generoso, cariñoso y leal".

Quería que el conductor muriera

"Navarro dijo a los detectives que creía que la persona que conducía la motocicleta era blanca porque en Wisconsin, los blancos conducen motocicletas Harley-Davidson, y la cultura Harley está compuesta por racistas blancos", señaló el sheriff Ryan Waldschmidt, explicando que el sujeto "admitió que no podía ver específicamente" a la persona que iba a bordo de la moto.

Waldschmidt también afirmó que el sospechoso mencionó los eventos recientes sobre el racismo en EE.UU. "Navarro dijo que si el presidente Donald Trump y los blancos van a crear el mundo en el que vivimos, no le quedaba otra opción, y que va a tener que morir gente".

Según los informes policiales, el hombre tomó la decisión de chocar contra una motocicleta en lugar de un auto, porque "quería que el conductor muriera" y no solo resultara herido. Además, confesó que deseaba ir a la cárcel para que sus padres ya no tuvieran que cuidarlo y librarse de las personas que lo acosan.

Las autoridades declinaron hacer comentarios respecto a la salud mental de Navarro. Mientras espera ser juzgado, permanece detenido con una fianza de 1 millón de dólares y se lo acusa de homicidio intencional en primer grado, delito de odio y uso de un arma peligrosa.

Un hombre derrama gasolina e incendia el vestíbulo de una iglesia mientras los feligreses estaban dentro

Un hombre estrelló intencionalmente una minivan contra las puertas de una iglesia, salió del vehículo, derramó gasolina en el vestíbulo del templo y prendió fuego mientras los feligreses estaban dentro. El hecho ocurrió este sábado en el condado de Marion, al norte de Florida (EE.UU.), informó la Policía local.

Inicialmente, el atacante logró huir en el vehículo, pero tras una persecución policial, fue interceptado y capturado por los agentes. Según el reporte de las autoridades, los asistentes lograron salir de la iglesia católica sin sufrir lesiones, y los bomberos sofocaron el incendio rápidamente.

El acusado, identificado como Steven Anthony Shields, enfrenta cargos por intento de asesinato en segundo grado, incendio intencional de una estructura (en la que normalmente hay personas presentes), asalto de una estructura ocupada con la intención de cometer un delito usando un vehículo motorizado como instrumento, y fuga o intento de eludir un delito.

Desde su detención, Shields permanece en la cárcel del condado sin fianza. Por su parte, el alguacil de Marion, Billy Woods, felicitó el trabajo de los oficiales por arrestar al hombre rápidamente y agradeció el apoyo de las agencias estatales y federales que colaboraron en la investigación.

"Nuestra libertad de culto concedida en la Constitución es una libertad que todos apreciamos. Mis ayudantes y yo hemos jurado proteger ese derecho y siempre aseguraremos que nuestros ciudadanos puedan adorar en paz", agregó Woods.