Portada - Últimas noticias

Irina Skripko. Los ensayos de la vacuna estadounidense se suspendieron a principios de septiembre. Varios sujetos tuvieron efectos secundarios graves. El público está interesado en exactamente cómo el medicamento afectó a las personas, pero los datos son contradictorios, según CNN.

La vacuna está siendo desarrollada por AstraZeneca en cooperación con la Universidad de Oxford. Así, en el informe de cada una de las organizaciones, apareció información completamente diferente sobre el impacto negativo en los sujetos.

Así, en el sitio web de la universidad se dice que los voluntarios tenían algunos problemas neurológicos de naturaleza inexplicable, mientras que AstraZeneca informó a los medios sobre manifestaciones de esclerosis múltiple. CNN también señala que en documentos internos de la Universidad de Oxford, el efecto secundario está marcado como «mielitis transversa».

«Estas son declaraciones muy diferentes», dijo Harlan Krumholtz, profesor de la Universidad de Yale.

Al mismo tiempo, el experto señaló con aprensión que durante las pruebas, dos voluntarios desarrollaron dolencias neurológicas. Esto puede indicar un efecto secundario grave que ocurre con un alto grado de probabilidad, y no en absoluto sobre enfermedades accidentales, como los fabricantes intentan convencer.

El sitio web de la Universidad de Oxford informa que hay poca evidencia de que las enfermedades identificadas estén asociadas con el uso de la vacuna contra el coronavirus. Sin embargo, muchos expertos cuestionan su creencia.

La ley de confidencialidad médica ayuda a los fabricantes a ocultar los detalles de los efectos secundarios. Esto les permite ocultar no solo la naturaleza de las dolencias que surgieron durante las pruebas, sino también el número real de tales casos.

Se señala que puede haber muchos más de ellos de los que se publican en los medios, ya que AstraZeneca y la Universidad de Oxford se negaron a decir cuántos voluntarios durante el estudio se identificaron con problemas neurológicos.

Científicos rusos encuentran una nueva forma de tratamiento para el COVID-19

Un grupo de científicos rusos ha propuesto tratar a los pacientes gravemente enfermos con infección por el coronavirus SARS-CoV-2 de la misma manera que se tratan ciertos casos de intoxicación por venenos.

De acuerdo con los expertos del Instituto de Investigación de Medicina de Emergencia Dzhanelidze de San Petersburgo, el COVID-19 se puede tratar de manera similar a una intoxicación por hemotoxinas, —sustancias que destruyen glóbulos rojos de la sangre—, informó Izvestia.

Una hipótesis propuesta anteriormente por científicos chinos sugiere que el coronavirus tiene un efecto hemotóxico. Según su teoría, el virus afecta las células del sistema inmunológico de manera que hacen desplazarse átomos de hierro bivalente de las moléculas de hemoglobina, detalló el medio. Estos átomos de hierro libres ingresan al torrente sanguíneo, lo que lleva a daños en las paredes de los vasos sanguíneos y da inicio a la formación de coágulos. Este proceso conduce a daños múltiples en los órganos.

Procesos patológicos similares pueden ser observados en pacientes con intoxicaciones agudas con venenos hemolíticos, los cuales provocan la destrucción de los eritrocitos —células que transportan oxígeno—, lo que también hace que el hierro libre ingrese a la sangre.

Un exceso de hierro libre lleva a una disminución del flujo de oxígeno en los tejidos, algo que se observa también en pacientes con COVID-19 en estado crítico. Por lo tanto, los científicos del Instituto de Investigación de San Petersburgo sugieren que es posible tratar esta enfermedad como si se tratara de un envenenamiento con hemotoxinas.

Expertos no relacionados con el estudio, consultados por Izvestia, creen que la terapia para limpiar el cuerpo del hierro libre puede incluirse en el conjunto de medidas para tratar a los enfermos del COVID-19. No puede, sin embargo, usarse como un tratamiento independiente.

Por otro lado, dado que la Organización Mundial de Salud predice un aumento en la mortalidad de la pandemia de coronavirus, cualquier método que pueda salvar la vida de los pacientes debe ser estudiado y probado, dicen los expertos.

La vacuna Sputnik V se aplica ya a 5.000 voluntarios sin efectos colaterales sustanciales

MOSCÚ (Sputnik) — La vacuna Sputnik V contra el COVID-19 ya se aplicó a más de 5.000 voluntarios sin que se registraran reacciones indeseables, informó la oficina de prensa del Ministerio de Salud Pública de Rusia, al citar al director del Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexandr Guintsburg.

"Sputnk V se administró a más de 5.000 ciudadanos durante las pruebas clínicas y la vacunación de los voluntarios, sin que se registraran reacciones colaterales indeseables, excepto las descritas en la instrucción médica", dijo Guintsburg.

Rusia registró oficialmente, el pasado 11 de agosto, la vacuna desarrollada por el Centro Gamaleya en cooperación con el Fondo Ruso de Inversión Directa (RFPI, por sus siglas en ruso).

Sputnik V (nombre comercial de la vacuna) genera hasta dos años de inmunidad, según sus desarrolladores. La vacuna consta de dos componentes: el primero se basa en el adenovirus humano tipo 26, y el segundo, en el adenovirus humano recombinante tipo 5. El medicamento se administra dos veces, con un intervalo de 21 días.

La vacuna pasó dos fases de pruebas y la tercera y definitiva se lleva a cabo en la actualidad.

Un hospital de Florida afirma haber desarrollado un protocolo de fármacos que ayuda a evitar la UCI y las muertes en pacientes con covid-19

La doctora Carlette Norwood-Williams, directora de farmacia de hospital en AdventHealth en Ocala (Florida, EE.UU.), desarrolló un tratamiento alternativo para los pacientes con covid-19, cuando los hospitales empezaron a sufrir escasez del fármaco remdesivir, a principios de verano. El tratamiento ahora está siendo objeto de un estudio con más de 100 voluntarios, para luego publicar sus hallazgos y poder compartirlo con médicos de todo el mundo.

El nuevo protocolo ICAM consiste en varios fármacos que alivian los efectos del coronavirus en los pacientes con covid-19 y ha mostrado una alta eficacia.

"Todos estos medicamentos son genéricos. Están disponibles", dijo Norwood-Williams a Ocala Star-Banner. La doctora indicó que desde que comenzó aplicar el protocolo en los pacientes con covid-19 ingresados en el hospital, más del 96% de ellos no tuvieron que ser trasladados a la UCI y permanecieron sin respiradores.

"Durante 76 días, nuestros pacientes tuvieron 0 transferencias a la unidad de cuidados intensivos, 0 uso de ventiladores mecánicos y 0 muertes con el ICAM y regímenes similares al ICAM", aseguró.

¿Qué contiene?

Norwood-Williams explicó que en la mayoría de los casos la muerte por covid-19 ocurre por la respuesta inflamatoria del cuerpo a la infección y el protocolo ICAM ayuda a reducir esas reacciones. El ICAM es un acrónimo de los tipos de medicamentos utilizados en el protocolo:

  • Inmunoapoyo: la vitamina C y el zinc ayudan a estimular el sistema inmunológico
  • Corticosteroide: la metilprednisolona reduce la inflamación en los pulmones para ayudar a respirar
  • Anticoagulante: la enoxaparina ayuda a prevenir la formación de coágulos sanguíneos que se ven a menudo en pacientes con covid-19
  • Macrólido: la azitromicina, comúnmente conocida como 'Z-Pac', es un antibiótico que ayuda a reducir las posibilidades de neumonía

La doctora subrayó que para tener éxito es clave comenzar la terapia temprano.

El protocolo ICAM recientemente recibió la aprobación para un estudio local, en el que participan 100 pacientes en el condado de Marion y voluntarios del Departamento de Salud de Florida en el condado de Marion y del centro médico Heart of Florida Health Center. La participación en el estudio, que comenzó el 21 de septiembre, es voluntaria.

Comprobado por la ciencia: el dióxido de cloro es tóxico

Michel Olguín

Un día, un operario de una fábrica de la industria textil entró (como parte de su trabajo) a un tanque que tenía alrededor de 20 miligramos por metro cúbico de dióxido de cloro: el empleado falleció asfixiado. El suceso fue reportado en una revista científica de los años 50.

El dióxido de cloro es utilizado en la industria textil y papelera para blanquear estos productos. A partir de este suceso, existen normas muy estrictas con respecto a la cantidad de dióxido de cloro que se puede utilizar en el medio ambiente (máximo 3 miligramos por metro cúbico de dióxido de cloro).

En entrevista para UNAM Global, Carlos Antonio Rius Alonso, académico de la Facultad de Química de la UNAM, explicó que desde su descubrimiento en 1811, el dióxido de cloro ha sido estudiado por la ciencia, y en diversas ocasiones se ha comprobado que es un compuesto químico muy tóxico para los organismos vivos.

La estructura química de este compuesto se determinó en 1933 y se descubrió que posee un radical libre estable, “esto significa que es una sustancia extraordinariamente reactiva”, añadió el profesor universitario.

¿Sirve para acabar con la COVID?

El argumento para utilizarlo como remedio contra la COVID es porque “se trata de una sustancia muy buena para acabar con virus, bacterias, protozoarios, o cualquier tipo de agente patógeno, pero también debido a su alta reactividad ataca las células de cualquier organismo vivo.”

Por ejemplo, cuando se crea un medicamento, se busca que sólo acabe con el agente patógeno sin afectar al organismo, y para eso se realizan diversos estudios, y así se conoce su efectividad.

De hecho, algunos estudios con ratones, cuyos y monos revelaron el daño al organismo. Cuando a los ratones y cuyos se les administró en dosis muy pequeñas no mostró toxicidad, pero cuando la cantidad aumentó a 100 miligramos por litro, el 100 por ciento de la población falleció.

En el caso de los monos, se detectó que afecta la tiroides y destruye la hemoglobina (proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno).

¿Por qué algunos reportan sentirse bien?

Algunas personas han opinado que se sienten mucho mejor después de aplicarse el dióxido de cloro en la sangre. Al respecto, Rius Alonso declaró que momentáneamente les puede subir el oxígeno debido a que se forman radicales libres, después surge el oxígeno molecular, pero éste es muy diferente al oxígeno que respiramos.

Lo que está pasando es que los oxímetros miden la absorción a dos frecuencias a 660nm y 940 nm, el aparato hace una comparación entre las dos absorciones, y mediante un cálculo saca el porcentaje de oxígeno. El problema es que al ser oxidante el dióxido de cloro genera la oxidación de Fe+2 a Fe+3, no puede transportar oxígeno pero la metahemoglobina formada absorbe fuertemente en la región de 940.

“Por eso si tomamos dióxido de cloro aparentemente subimos la oxigenación porque el oxímetro va a marcar 100 por ciento pero en realidad tenemos un decrecimiento en el oxígeno disponible. Y el incremento que observamos es debido a las características de medición del oxímetro, que está midiendo en forma indirecta la cantidad de oxígeno.

“En un momento dado, si estoy tomando oxígeno como tal, empezaré a aumentar el grado de oxidación y esto es igual que cuando se tiene un ataque de pánico: la persona respira profunda y rápidamente, y se paraliza”.

El ataque de pánico puede ser por un problema cardíaco y uno se angustia, respira muy rápidamente y se paraliza. En estos casos, los médicos recomiendan tomar una bolsa de papel e inhalar varias veces dentro de ésta, para obtener el dióxido de carbono y bajar los altos niveles de oxígeno.

A este proceso se le llama hiperventilación, cuando sube en exceso el oxígeno en el cuerpo y se genera una serie de reacciones bioquímicas no deseables. En el caso del dióxido de cloro esto es totalmente contrario, estamos reduciendo la cantidad de oxígeno en la sangre, pero el aparato nos mide más por la formación de la metahemoglobina que no puede transportar oxígeno.

Por estas razones, “hay que tener cuidado con algunos datos que circulan por ahí y que son erróneos. Uno debe diferenciar entre las características bactericidas que tiene este compuesto químico y el uso en el cuerpo humano”.

Al usar de forma constante el dióxido de cloro, se afectará tanto la oxigenación del cuerpo como la función de las glándulas tiroides, que regularmente no muestra síntomas hasta que se realizan exámenes.

Y respecto a las reacciones del dióxido de cloro nunca genera el oxígeno adicional que predican sus seguidores. Es una sustancia que nos oxida diferentes partes de nuestro organismo y se generan, cloratos, cloritos, hipoclorito y cloruros, pero nunca oxígeno.

Errores similares en la historia

Qin Shi Huang, primer emperador chino, quien unificó su país, pensaba que el mercurio era el elixir de la vida, porque en ese época todo mundo lo afirmaba. Mandó a construir para su tumba un mapa en donde el mar estaba hecho de mercurio y todos los días tomaba un poco de este elemento químico. Hoy se sabe que murió envenenado por la alta toxicidad de esta sustancia.

Oliver Cromwell que hizo la guerra civil en Inglaterra y depuso al Rey Calos I, sufria de malaria y su curación era a base de tomar mercurio. Falleció al poco tiempo.

Otro ejemplo son los romanos, quienes usaban el plomo (altamente tóxico) en todas sus tuberías. Una gran cantidad de personas se envenenaron con este metal y por eso había tantas pitonisas, que tenían serias afectaciones mentales pero creían hablar con los dioses.

El emperador Nerón quemó Roma y nombró a su caballo como cónsul bajo los efectos del plomo, que hoy sabemos es altamente tóxico.

Entonces, “no existen medicinas milagrosas, si alguien te dice que una sustancia te cura de cáncer, problemas hepáticos, diabetes e incluso el COVID, dudemos y preguntémonos: ¿bajo qué mecanismos está actuando? Si no lo sabemos y no está comprobado, entonces nos están dando merolicos”, concluyó el académico universitario.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente