Portada - Últimas noticias

El famoso corresponsal de la milicia del Donbass, Gennady Dubovoy, participante en la defensa de Slavyansk, en su comentario compartió su opinión sobre la situación entre Armenia y Azerbaiyán.

El apoyo de Turquía (OTAN) a la parte azerbaiyana en la próxima ronda del conflicto con Armenia esta vez amenaza con convertirse en una guerra a gran escala.

La esencia. Turquía, junto con los Estados Unidos, está expulsando activamente a Rusia de Siria y se opone de todas las formas posibles a nuestra presencia en el Medio Oriente. La élite turca considera que Azerbaiyán es un territorio temporalmente separado y lleva mucho tiempo alimentando un plan para crear un estado confederal.

Sin resolver el «problema de Karabaj», Azerbaiyán no puede convertirse en miembro de la OTAN (por lo que se ha estado luchando durante mucho tiempo) y en un sujeto de la confederación.

La incorporación de Azerbaiyán a la OTAN aumenta enormemente la importancia de Turquía en la Alianza, su influencia en el Medio Oriente, Transcaucasia, el Cáucaso y debilita enormemente la posición de Rusia.

Los acontecimientos en Bielorrusia, Ucrania, el agravamiento del problema de las Kuriles, las constantes provocaciones antirrusas en el Transcáucaso y Asia Central son parte del plan de larga data del colectivo de Occidente (Turquía es solo uno de los instrumentos) para sincronizar los conflictos a lo largo del perímetro de la Federación de Rusia con disturbios interétnicos, económicos y sociales activamente provocados dentro de la Federación de Rusia.

Estamos esperando las acciones de protesta preparadas durante mucho tiempo en las regiones rusas, estamos siguiendo el desarrollo de la situación en Bielorrusia, nos estamos preparando para un agravamiento en el Donbass, el frente suroeste de Rusia. Los voluntarios rusos con experiencia en muchas guerras están listos para llegar en el momento adecuado en el lugar adecuado y cambiar el nombre de Estambul a Constantinopla.

Azerbaiyán afirma que Armenia está atacando la ciudad de Terter y le lanza "la última advertencia" de contramedidas

Las Fuerzas Armadas de Armenia están lanzando un ataque contra la ciudad azerbaiyana de Terter, denunciaron este 28 de septiembre desde el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán, que amenaza con impulsar "medidas de represalia adecuadas" al respecto.

"La dirección del Ministerio de Defensa advierte al enemigo por última vez que tomaremos las medidas de represalia adecuadas contra él", reza el comunicado ministerial, agregando que dos tanques y otros equipos militares de las Fuerzas Armadas de Armenia fueron destruidos "para evitar la actividad de combate" del lado opuesto.

Esta ofensiva se produce en medio de la reciente escalada entre Bakú y Ereván en la región de Nagorno Karabaj, que, aunque reclamada por Azerbaiyán, funciona 'de facto' como un Estado independiente con fuertes vínculos con Armenia. Por su parte, el portavoz del Ministerio de Defensa armenio, Artsrún Ovannisián, comunicó que las acciones militares en la zona del conflicto continuaron la noche del domingo.

"Durante esta noche, los combates continuaron, nuestras Fuerzas Armadas lograron éxitos significativos. Sin embargo, aún no hay pausa, los combates continúan, en algunos lugares hay intercambio de fuego de artillería", precisó el vocero a través de su página de Facebook.

La madrugada de este domingo, Armenia y Azerbaiyán informaron sobre bombardeos a lo largo de la línea de contacto en la región de Nagorno Karabaj y se culparon mutuamente por la escalada del conflicto.

Azerbaiyán anuncia que Armenia tuvo 550 bajas y perdió más de 60 unidades de técnica militar en la primera jornada del conflicto

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán ha afirmado que los datos de bajas, difundidos por Armenia "no corresponden con la realidad" para "reducir la preocupación entre la población armenia y el caos que reina en el Ejército armenio frente a los éxitos del Ejército de Azerbaiyán".

"Según los datos de Inteligencia recibidos al final de la [primera] jornada de la operación, el Ejército armenio sufrió graves pérdidas como resultado de los combates. Fueron destruidos 22 tanques y otros vehículos blindados del enemigo, 15 sistemas de misiles antiaéreos OSA, 18 vehículos aéreos no tripulados, 8 instalaciones de artillería", así como "3 depósitos de municiones del Ejército armenio", reza un comunicado del Ministerio de Defensa de Azerbaiyán.

"Las bajas del enemigo en personal han ascendido a más de 550 muertos y heridos", se afirma en el documento.

Desde el Ministerio de Defensa de Armenia han desmentido estos datos de Bakú. "Durante esta noche, los combates continuaron, nuestras Fuerzas Armadas lograron éxitos significativos. Sin embargo, aún no hay pausa, los combates continúan, en algunos lugares hay intercambio de fuego de artillería. Las bajas entre nuestros soldados, anunciadas por la parte azerbaiyana, no corresponden con la realidad", afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Artsrún Ovannisián.

Anteriormente se reportó que 16 soldados del Ejército de Nagorno Karabaj murieron y más de 100 resultaron heridos tras enfrentamientos con Azerbaiyán en la región. Por su parte, el Centro de Información Unificado de Armenia bajo auspicios del Gobierno de Armenia informó que otros 15 soldados de Nagorno Karabaj perdieron vida en la zona del conflicto.

Azerbaiyán muestra el momento de la destrucción de 2 tanques y otro equipo militar de Armenia

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán ha publicado este 28 de septiembre dos videos, en los que muestra cómo destruyó dos tanques y otro equipo militar de las Fuerzas Armadas de Armenia. El 27 de septiembre, Bakú y Ereván informaron sobre bombardeos a lo largo de la línea de contacto en la República de Nagorno Karabaj —un Estado independiente 'de facto' que ocupa territorios reclamados por Azerbaiyán y tiene fuertes vínculos con Armenia— y se culparon mutuamente por la escalada.

Nagorno Karabaj muestra el momento de la destrucción de un dron azerbaiyano en medio de la escalada de tensiones entre Bakú y Ereván

El Ministerio de Defensa de Nagorno Karabaj, un Estado independiente 'de facto' que ocupa territorios reclamados por Azerbaiyán y tiene fuertes vínculos con Armenia, ha publicado este domingo un video que muestra el momento de la destrucción de un dron militar azerbaiyano en medio de la escalada de tensiones entre Bakú y Ereván.

Armenia afirma que Azerbaiyán perdió unos 200 militares, 30 blindados y 20 drones durante las hostilidades en Nagorno Karabaj

El Ministerio de Defensa de Armenia ha anunciado la noche de este domingo que aproximadamente 200 militares azerbaiyanos perdieron la vida desde que empezara la última escalada entre ambas naciones en la región de Nagorno Karabaj.

Además, el portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Artsrún Ovannisián, afirmó en una rueda de prensa que las fuerzas de su país lograron destruir 30 blindados y 20 drones azerbaiyanos.

Unas horas antes, el viceministro de Defensa de Nagorno Karabaj, Artur Sargsián, informó que 16 efectivos del Ejército de Nagorno Karabaj murieron y más de un centenar resultaron heridos en las hostilidades de hoy.

Azerbaiyán ataca un depósito de municiones de Armenia

La grabación de un ataque aéreo contra un depósito de municiones armenio fue publicada este domingo por el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán. En el metraje, filmado desde el aire, se ve que la instalación sufrió daños considerables. La ubicación del depósito no se detalla.

Bombardeo de Karabaj desde sistemas de lanzamiento de fuego pesado: imágenes de ambos lados

Como se informó esta mañana el secretario de prensa del Ministerio de Defensa de Armenia, Shushan Stepanyan, declaró que la parte azerbaiyana había utilizado sistemas de lanzamiento de fuego pesado en dirección sureste.

El Ejército de Defensa de Artsaj y las Fuerzas Armadas de Armenia afirman que este bombardeo tuvo lugar sin pérdidas.

Es de destacar que los azerbaiyanos también mostraron el trabajo del TPS en sus posiciones (a partir de la 1:00 en el segundo video), sin ocultar el uso de armas tan pesadas.

Stepanyan afirma que el ejército azerbaiyano dio ese paso, «horrorizado por las pérdidas significativas en personal y equipo militar».

Armenia denuncia ante Tribunal Europeo de DDHH la agudización en Nagorno Karabaj

MOSCÚ (Sputnik) — Armenia denunció ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) la actual agudización de la situación en Nagorno Karabaj, y pidió que la entidad ordenará a Azerbaiyán el cese de los bombardeos de instalaciones civiles, informó este domingo la representación del país ante el organismo europeo.

"Armenia exigió que se aplicaran medidas provisionales contra Azerbaiyán, en particular, que lo obligaran a poner fin al bombardeo de instalaciones civiles, a abstenerse de acciones ofensivas indiscriminadas, a utilizar como blancos a los ciudadanos, las instalaciones civiles y las viviendas", destaca el mensaje, publicado en la página de Facebook de la misión.

Esta mañana las fuerzas armenias y azerbaiyanas se acusaron de lanzar una ofensiva a gran escala en la zona de Nagorno Karabaj.

Las autoridades de Nagorno Karabaj denunciaron ataques de la artillería azerbaiyana contra varias localidades, incluida la capital de la república rebelde, Stepanakert.

En la autoproclamada república de Nagorno Karabaj y en Armenia se impuso ley marcial y se declaró movilización general.

Por su parte, Azerbaiyán informó de ataques armenios contra sus instalaciones militares y civiles en la zona del conflicto, con un número aún indeterminado de muertos y heridos.

Bakú declaró la imposición de la ley marcial y el toque de queda en ciertos territorios y ciudades.

El conflicto de Nagorno Karabaj estalló en 1988, cuando este territorio de población mayoritariamente armenia decidió separarse de la entonces República Socialista Soviética de Azerbaiyán.

Bakú perdió el control de Karabaj y siete distritos adyacentes tras la escalada de las hostilidades entre 1992 y 1994.

Para impulsar una solución negociada del conflicto se instituyó en 1994 el llamado Grupo de Minsk, copresidido por EEUU, Rusia y Francia.

El grupo incluye además a Alemania, Bielorrusia, Finlandia, Italia, Suecia y Turquía, así como Armenia y Azerbaiyán, y la troika de la OSCE, los países que representan la presidencia de turno, la anterior y la siguiente.

Azerbaiyán insiste en recuperar su integridad territorial, mientras que Armenia defiende los intereses de la autoproclamada República de Nagorno Karabaj, que no es parte de las negociaciones.

Embajador de Armenia: terroristas trasladados por Turquía desde Siria luchan en Nagorno Karabaj

El embajador de Armenia en Rusia, Vardán Toganián, dijo a Sputnik que los militantes trasladados por Turquía desde Siria ya toman parte en combates en Nagorno Karabaj.

"Turquía trasladó alrededor de 4.000 militantes desde Siria a Azerbaiyán. Ya están combatiendo del otro lado [de Azerbaiyán]. Los preparan en campamentos de militantes y los trasladan allí", dijo el embajador, al responder a la pregunta de si los militantes de Siria participan en los combates en Nagorno Karabaj.

Según embajador, la composición nacional de estos grupos es difícil de determinar.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán declaró el mismo día que las personas que llegaron de Siria y otros países de Oriente Medio están luchando del lado de Armenia.

La asistencia de la OTSC

Además, el embajador de Armenia en Rusia agregó que Armenia no planea solicitar la asistencia de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) tras la escalada de la situación en Nagorno Karabaj.

"No, no hay ese tipo de planes en la agenda de nuestro Gobierno", dijo Toganián al responder a la pregunta correspondiente.

El diplomático agregó que la situación en torno a Nagorno Karabaj requiere una intervención rápida por parte de los copresidentes del Grupo de Minsk, establecido en el marco de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y copresidido por EEUU, Rusia y Francia.

"La situación está clara y requiere una intervención rápida por parte de los copresidentes, así como que Turquía deje de interferir de manera agresiva en los asuntos de la región", afirmó.

Toganián comunicó que la víspera se celebraron conversaciones telefónicas entre el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, así como entre el ministro de Exteriores armenio, Zograb Mnatsakanián, y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, para "informar sobre la situación, presentar la visión del Gobierno de Armenia y las medidas que toma, así como los planes de los militares".

El embajador enfatizó que "aún no se trata de la asistencia militar externa a Armenia".

Los miembros de la OTSC, fundada en 2002, son Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán.

Azerbaiyán muestra imágenes de una nueva ofensiva en Nagorno Karabaj

El Ministerio de Defena de Azerbaiyán ha publicado un video de una operación que sus fuerzas han llevado a cabo este lunes en la zona de la línea de control de Nagorno Karabaj, el foco de la escalada del conflicto por la que Azerbaiyán y Armenia se culpan mutuamente.

"Las operaciones militares de nuestras unidades para derrotar al enemigo y liberar los territorios ocupados continúan", señaló el ministerio.

Por su parte, el general azerbaiyano Maís Barjudárov indicó en un comunicado que se trata de una "contraofensiva para prevenir un ataque del enemigo", y prometió que la unidad bajo su mando "va a luchar hasta la última gota de sangre para destruir al enemigo completamente y ganar".

Análisis: El gran trueque del tripartito en los "Balcanes euroasiáticos": el sur del Cáucaso

 

Andrew Korybko

Situación actual

Rusia:

La piedra angular de Rusia en el sur del Cáucaso ha sido su relación histórica con Armenia, que hoy en día se manifiesta en la participación conjunta de los dos países en la Unión Euroasiática y en la OTSC [Organización del Tratado de Seguridad Colectiva]. Moscú ha estado haciendo un progreso tremendamente memorable en el fortalecimiento de sus relaciones con Bakú, algo que podría haber parecido imprevisible hace varios años. En ninguna parte fue más evidente el éxito de los últimos años de compromiso diplomático que en la cumbre trilateral entre los líderes ruso, azerí, e iraní, debatiendo los detalles del corredor de transporte Norte-Sur que se desarrollará a través de cada uno de ellos, y que enlazará a todas las partes a los mercados europeos y del sur de Asia occidental. Los lazos con Tiflis son notablemente diferentes, sin embargo, ya que se ensombrecieron a resultas del Camino de Cinco Días que el ex presidente georgiano Saakashvili, aliado de los estadounidenses, desató en Abjasia y Osetia del Sur, y que condujo en consecuencia a la respuesta militar de Rusia y al reconocimiento de la independencia de estos dos territorios. Dicho esto, mientras que Georgia está indiscutiblemente lanzada hacia su deseada participación en la OTAN y en la UE, su actual dirección muestra señales de pragmatismo en su deseo de estabilizar las relaciones con Moscú y mejorar la fundamental relación comercial bilateral entre ellos.

Irán:

La relación bilateral más fuerte de Irán en el Cáucaso sur es con Armenia, por extraño que pueda parecer a aquellos que cayeron en la campaña de desinformación estadounidense según la cual Irán es una especie de "estado terrorista islámico-fascista" irreconciliablemente en guerra con el cristianismo. Los lazos irano-azeríes son mucho más complicados, y en realidad es sobre todo debido a su compleja naturaleza que Irán ha desarrollado estas positivas relaciones con Armenia. Algunas estimaciones afirman que hasta una cuarta parte de la población iraní es de etnia azerí (lo que en términos absolutos supone alrededor de dos veces más de los que viven en Azerbaiyán), que reside sobre todo en la parte noroeste del país, aunque en su mayoría integrada y asimilada en la identidad cosmopolita de Irán. Sin embargo, voces hipernacionalistas en Azerbaiyán, de vez en cuando se refieren a estas partes de Irán como "el sur de Azerbaiyán", jugando con los temores de Teherán a que una operación encubierta norteamericano/"israelí" pudiera arrancar esta región del país a través del arma flexiblemente adaptable de la guerra híbrida. Además, Azerbaiyán e Irán tienen una disputa marítima no resuelta en el mar Caspio, por la que casi fueron a la guerra en 2001. En contraste, porque no está vinculada de ninguna manera al nexo de controversia azerí-iraní-armenio, Georgia tiene lo que puede describirse como las relaciones más 'neutrales' con Irán, no contaminadas por consideraciones regionales aunque, no obstante, vulnerables a la presión de Estados Unidos y de la UE.

Turquía:

La alineación geoestratégica de Turquía en el sur del Cáucaso es tradicionalmente la contraria de Rusia y de Irán, anclada en Azerbaiyán y con pleno antagonismo hacia Armenia. Azeríes y turcos son étnicamente muy similares y hablan una lengua estrechamente relacionada, de ahí sus lazos de hermandad, mientras que los armenios fueron asesinados durante la Primera Guerra Mundial durante una tragedia que Rusia y muchos otros han etiquetado como genocidio. Turquía cerró su frontera con Armenia en señal de solidaridad con Azerbaiyán durante la década de 1990, y un bloqueo debilitante ha estado en vigor desde entonces. Aunque Ankara y Ereván hicieron movimientos hacia el restablecimiento de sus relaciones en el pasado reciente, este plan tropezó y en última instancia no condujo a nada, ya que Turquía en su lugar convirtió sus "cero problemas con los vecinos" en "muchos problemas con la mayoría de los vecinos". Uno de los pocos países al margen de la agresión neo-otomana durante la última media década ha sido Georgia, que tiene relaciones muy pragmáticas con Turquía debido al oleoducto BTC. Turquía también ha apoyado los intentos de participación de Georgia en la OTAN y en la UE, viendo al país como una vía de acceso geográfico para extender un día esos “privilegios” de participación a Azaerbaiyán. Del mismo modo que el cálculo geoestratégico está cambiando ahora, sin embargo, también podrían hacerlo las determinaciones de Ankara, y mientras estas permanezcan en términos muy amistosos hacia Tiflis, podría no tener ya el mismo interés que antes en ver que se unen a esas instituciones, por no hablar de su fraternal aliado azerí.

EEUU:

Los EE.UU. se han acomodado en el establishment de Georgia y utilizan el país como su base regional para proyectar su influencia en todo el Cáucaso sur, siendo su última manifestación tangible la "base de entrenamiento" de la OTAN que se estableció allí el año pasado. Washington hizo durante las últimas dos décadas muchas propuestas al rico en energía Baku, la mayoría de las cuales tuvieron mucho éxito en traerlo a bordo como socio del establecimiento unipolar, pero todo esto se deshizo de repente cuando la UE comenzó a presionar a Azerbaiyán con la retórica "democrática" y de "los derechos humanos". En los últimos dos años, Azerbaiyán ha girado bruscamente desde el establisment occidental y ha comenzado a sopesar las opciones que podría tener con la comunidad multipolar, habiendo decidido en última instancia pivotar en esta última dirección después de la cumbre trilateral que acogió junto a Rusia e Irán. Azerbaiyán no es un "Estado canalla" en el sentido de utilizar sus fuentes de energía como ventaja frente a Occidente, pero los EE.UU. sin duda saben que esto siempre es una posibilidad a tener en cuenta, incluso si no es algo realista en el contexto actual. Sin embargo, debido a la naturaleza mutuamente beneficiosa de la relación energética entre ambas partes, no está pronosticado por ningún observador serio que el Bakú vuelva a adoptar este enfoque. En respuesta a la reorientación multipolar de Azerbaiyán, los EE.UU. y la UE han cortejado al gobierno de Armenia y a la hipernacionalista "oposición" estilo Pravy Sektor, procurando sustituir cualquier pérdida percibida como de 'suma cero' relativa a Azerbaiyán, con avances estratégicos en Armenia, ya sea cooptando el gobierno como actualmente está tratando hacer en Serbia, o derrocándolo como hizo en Ucrania.

"Trueque" beneficioso para todos

El principal problema en el sur del Cáucaso es el conflicto no resuelto de Nagorno-Karabaj. No hay manera de que se alcance un futuro multipolar funcionalmente sostenible en la región si no se aborda este problema de manera responsable con todos los interesados. La ausencia de paz entre Armenia y Azerbaiyán mantiene a Ereván de espaldas a estar de acuerdo con la inclusión de Bakú en la Unión Euroasiática, mientras que al mismo tiempo la resistencia inflexible de Azerbaiyán a aprobar alguna vez la separación de su territorio reconocido internacionalmente contribuye a este estado cíclico de inestabilidad. Ambos países tienen que hacer frente de manera concluyente a este desacuerdo antes de que la multipolaridad pueda prosperar plenamente en la región, ya que la naturaleza desequilibrada de Armenia, al ser miembro de estas relevantes instituciones económico-militares, da a Ereván un peso desproporcionado para hacer cumplir sus demandas. Del mismo modo, Azerbaiyán es mucho más esencial para ambos en todos los términos prácticos, por lo que esto de por sí da a Bakú su propia capacidad de negociación. La situación con la inclusión de Azerbaiyán en estos grupos es distinta de su interés en la OCS, ya que Armenia no es un miembro preexistente de esa organización, y por lo tanto ambos lados se convirtieron en socios de diálogo en paralelo el año pasado, al mismo tiempo que sus rivales India y Pakistán comenzaron su adhesión conjunta como miembros formales. Ningún acuerdo equilibrado es posible en el CSTO y la Unión Euroasiática, debido a la posición oficial de Armenia dentro de los dos bloques, que a su vez pone de relieve la urgencia con la que debe ser resuelto el conflicto congelado de Nagorno-Karabaj, antes de que puedan hacerse mayores progresos multilaterales mutuamente beneficiosos asegurando la posición de Azerbaiyán en la comunidad multipolar.

La comprensión de las complejas interacciones entre todos los actores e intereses en el sur del Cáucaso, y el reconocimiento de la necesidad apremiante de rectificar las relaciones entre Armenia y Azerbaiyán con el fin de ayudar al mayor bien multipolar, hacen que sea absolutamente imprescindible que se proponga una nueva iniciativa diplomática para Nagorno-Karabaj, siendo la más pragmática y neutral de las mismas el "plan Katehon" sugerido en el reciente artículo sobre "El arte de lo posible: Armenia y la la nueva alianza euroasiática". El punto de partida para futuras conversaciones deben ser las resoluciones de la ONU que condenan la "ocupación" de Armenia del territorio de Azerbaiyán, y la propia ausencia legal de Ereván de reconocimiento de la autoproclamada independencia de facto de Nagorno Karabaj. El giro novedoso es que el "cinturón de seguridad" de la zona cercana a Nagorno-Karabaj y que actúa como un puente entre éste y Armenia debe ser desmilitarizado por todas las partes como un paso necesario para construir la confianza, lo que es una sugerencia razonable teniendo en cuenta cómo Stepanakert misma ni siquiera reconoce constitucionalmente esta tierra como parte de la provincia separatista. En respuesta a este paso audaz, el Plan Katehon sugiere que Turquía levante su embargo a Armenia con el fin de ayudar a salvar la debilitada economía de su vecino. Los detalles sobre el derecho al retorno de la etnia azerí se podrían estudiar después, pero lo que se necesita es que Armenia y las autoridades de Nagorno-Karabaj tomen este primer paso en cambiar de manera tangible la situación político-militar en el terreno, aunque, por supuesto, en coordinación con las contrapartidas de sus socios rusos e iraníes en comprometer/retener a Azerbaiyán, y quizás incluso desplegando fuerzas de paz con el fin de mantener el estado de desmilitarización del cinturón de seguridad entre Ereván y Bakú.

Los escenarios oscuros

Lo más probable que salga mal en el escenario de la reconciliación antes mencionado consiste en que el llamado "Clan Karabaj " dirigiendo el "estado profundo" armenio (la permanente burocracia militar- de inteligencia-diplomática) en este momento no permitiría ningún tipo de compromiso en el tema de la región de Nagorno -Karabakh. No sólo podían tomar medidas directas ellos mismos para presionar al presidente Sargsyan a renunciar si tomara siquiera el más mínimo paso pragmático en esta dirección, sino que podrían sentarse de brazos cruzados y permitir que la diáspora al estilo del Pravy Sektor con sede en Estados Unidos, tire de los hilos de la “oposición” hipernacionalista desde el extranjero y orqueste una revolución de color. Por pésimo político doméstico que pueda parecer a muchos, Sargsyan es hoy en día  la voz política de importancia más moderada en la política armenia, y su retirada de la ecuación haría a Armenia lo que hicieron a Yanukovich en Ucrania después del euromaidán. Los nacionalistas de extrema derecha prevalecerían y tomarían el control inmediato del gobierno, reorientando todos los aparatos del estado hacia la preparación de una guerra continuada con Azerbaiyán bajo cualquier pretexto que puedan encontrar fortuitamente o inventar premeditadamente. El objetivo de esto, para los radicales, sería el de complacer a sus clientes atlantistas reavivando el polvorín de Nagorno-Karabaj y haciendo retroceder la reconciliación multipolar armenio-azerí durante otra generación.

Como recompensa por su usurpación del poder, los EE.UU., concederían a su elite subsidiaria recién empoderada los «privilegios» personales que vienen con la mejora de las relaciones de la UE y de la OTAN, aun siendo contingente, por supuesto, para ellos, echar patadas a los militares rusos fuera del país o embrollar a Moscú en un pantano ineludible y completamente contraproducente. La última cosa que Rusia quiere hacer es ser obligado a elegir entre Armenia y Azerbaiyán, de ahí la razón de que se haya abstenido de alentar a cualquiera de ellos y siempre se haya mantenido fiel a su política de paz. En el caso de cualquier hostilidad futura, Rusia no está obligado por la OTSC a defender a las fuerzas armenias ubicadas en el territorio internacionalmente reconocido de Azerbaiyán, lo que por supuesto conducirá a problemas inmediatos entre Ereván y Moscú en el momento en que los dirigentes rusos rechacen las llamadas de los nacionalistas para una intervención aquí. Parece cada vez más probable que el desarrollo del escenario sea que Armenia diseñe una nueva guerra con Azerbaiyán que luego podría servir como excusa para expulsar a Rusia del país cuando no preste atención a la llamada para la guerra en Nagorno-Karabaj. Independientemente de la disimulada táctica tramada para lograr este objetivo, la retirada de las fuerzas rusas abriría al instante las puertas de una asociación acelerada con la UE y la OTAN, vinculando así Armenia con Georgia y convirtiendo al para entonces ex aliado de Moscú, en una daga occidental dirigida directamente al corazón del sur del Cáucaso, estratégicamente incustrada entre Turquía e Irán.

Rusia no tiene realmente un plan alternativo para hacer frente a las secuelas geopolíticas a las que esto podría dar lugar, pero lo mejor que podría hacer es pedir a Irán permitirle conservar indefinidamente su presencia aérea en Hamadan a fin de compensar la inversión militar en Armenia. La consecuente coordinación conjunta azerí-turco-iraní en la defensa contra la aparición entre ellos de un estado armenio súbitamente pro-occidental, podría ser manipulado por los medios de comunicación unipolares en un nuevo 'choque de civilizaciones', jugando con el hecho de que estos tres estados son musulmanes, mientras que los dos alineados con Occidente son cristianos. La participación de Rusia en el "Bloque musulmán" será lanzada como una señal de que Moscú ha "vendido" su patrimonio civilizacional por "intereses energéticos", a pesar de todo esto no será más que desinformación provocativa. Con Armenia firmemente en sus garras para acompañar los avances que se han hecho en los últimos años en Georgia, la OTAN podría entonces capitalizar rápidamente este cambio de tendencia con el fin de convertir el pequeño país en su cabeza de puente regional para traer rápidamente más activos militares del bloque. Ninguno de los estados objetivo permitiría que esto suceda, y la "solución" con más probabilidades para detener este complot occidental fuera de control sería que estallase una gran guerra que destruyese los estados de Georgia y Armenia (que son algo independiente de las personas, se debe enfatizar), mientras que ninguno de ellos todavía está en la OTAN y antes de que se conviertan en graves amenazas para toda la región a largo plazo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente