Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha hecho un llamado a la ciudadanía de su país este lunes para boicotear los productos franceses. Las declaraciones llegan poco después de que el mandatario arremetiera este domingo contra el presidente de Francia, poniendo en duda sus capacidades mentales.

Tras instar a los turcos a que dejen de comprar productos franceses, Erdogan también señaló que los líderes europeos deben poner fin a la agenda "antiislam" que supuestamente impulsa Emmanuel Macron. "Si hay persecución en Francia, protejamos juntos a los musulmanes", agregó el presidente turco.

Asimismo, Erdogan anunció que Ankara implementará medidas en respuesta a los "ataques antiislam" de Macron, considerados una amenaza para la seguridad nacional de Turquía.

El sábado el líder turco criticó al jefe del Elíseo por su política hacia la minoría musulmana. "¿Cuál es el problema de esta persona llamada Macron con los musulmanes y el islam? Macron necesita tratamiento a nivel mental. [...] ¿Qué más se le puede decir de un jefe de Estado que no comprende la libertad de creencias y que se comporta de esta manera con millones de personas que viven en su país y que son miembros de una fe diferente?", dijo entonces.

Asimismo, aseveró que Europa "está preparando su propio fin" y podría "colapsar desde dentro" por su actitud hacia los musulmanes y el islam.

Por su parte, la Presidencia francesa emitió una declaración en la que condena las palabras del mandatario turco. "Exigimos que Erdogan cambie el rumbo de su política porque es peligrosa desde todos los puntos de vista. No entramos en controversias innecesarias y no aceptamos insultos", señaló el Elíseo en un comunicado.

Irán convoca a representante francés por insultos al profeta del Islam

Irán convoca al encargado de negocios de Francia en Teherán en protesta a la insistencia del Gobierno francés en apoyar a los insultos al Profeta del Islam.

El lunes, en protesta por la insistencia de las autoridades francesas en apoyar la publicación de caricaturas insultantes sobre el Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (la paz sea con él), Florent Aydalot, encargado de negocios de la embajada de Francia en Teherán, capital iraní, en ausencia del embajador de este país fue convocado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán.

Durante el encuentro, el director general adjunto de Asuntos de Europa de la Cancillería iraní condenó las “inaceptables” acciones de las autoridades francesas que han herido los sentimientos de millones de musulmanes en Europa y el mundo.

“Es profundamente lamentable incitar la islamofobia y la propagación del odio en nombre de la libertad de expresión, que debe servir a la comunicación, la empatía y la convivencia pacífica entre las sociedades humanas”, manifestó el responsable iraní.

Otra fuente del Ministerio iraní también denunció “la reacción irracional” de las autoridades francesas ante las acciones de los extremistas que recurren a la violencia en nombre del Islam, considerando que tales posiciones conducen al crecimiento de tendencias desviadas e inconsistentes con esta religión divina que siempre enfatiza en la tolerancia, el racionalismo, la paz y la justicia.

El encargado de negocios de la embajada de Francia prometió, a su vez, transmitir lo antes posible la protesta de la República Islámica de Irán a este respecto a las autoridades de su Gobierno.

La publicación de controvertidas caricaturas del Profeta del Islam en la revista satírica gala Charlie Hebdo generó el pasado septiembre una gran ola de críticas entre los musulmanes de todo el mundo.

La indignación se vio agravada por los recientes comentarios del presidente francés Emmanuel Macron, en defensa a los mencionados insultos bajo el pretexto de “la libertad de expresión”. El mandatario galo, en el homenaje realizado el miércoles pasado al profesor Samuel Paty, decapitado por un joven checheno, tras mostrar una de esas caricaturas en una clase, dijo que no iba a “renunciar a la publicación de las caricaturas” y urgió a “combatir el separatismo islamista” y a “estructurar el Islam” en Francia.

Los pueblos y los gobiernos de varios países islámicos desde Irán, Turquía y Kuwai hasta Jordania, Catar y Paquistán han condenado la publicación de dichas caricaturas, y han advertido a las autoridades galas de que están contribuyendo a la “incitación del odio en el país europeo.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente