Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Desde su lanzamiento, Sputnik V se enfrentó a una oleada de críticas de los medios occidentales, los cuales insistían en que la vacuna necesitaba de más ensayos para ser considerada segura. El medicamento desarrollado por Pfizer, sin embargo, no se somete a tanto escrutinio, pese a los numerosos indicios de que tiene serios efectos secundarios.

La comunidad sanitaria mundial se enfrenta a una paradoja. Por un lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) denuncia la desigualdad en la distribución de las vacunas contra el coronavirus. El director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, recientemente puso de relieve que uno de los países más pobres del mundo ha recibido solamente 25 dosis, mientras que más de 39 millones de dosis se han administrado en casi 50 de los países más ricos.

Por otro lado, la propia OMS autorizó el uso de solamente una vacuna contra el COVID-19: la desarrollada por Pfizer y el laboratorio BioNTech. El ente ha ignorado una multitud de otros medicamentos desarrollados en Rusia, China, el Reino Unido y la India, limitando así la posibilidad de éxito de COVAX, una iniciativa global para acelerar la vacunación y distribuir uniformemente los medicamentos producidos.

El organismo de salud mundial dijo que la vacuna de Pfizer fue aprobada de emergencia debido a su "seguridad, eficacia y calidad". De hecho, la OMS no fue la única que se apresuró en la aprobación de esta vacuna específica. La Unión Europea, particularmente la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, presionó para que el preparado estadounidense empezará a administrarse en el territorio del bloque.

Según un informe de Le Monde, citando documentos a los que el medio francés obtuvo acceso, la presión política para aprobar la vacuna fue tan alta que la Agencia Europea de Medicamentos —EMA, por sus siglas en inglés— tuvo que hacer la vista gorda con respecto a algunos de los problemas encontrados con relación al medicamento de Pfizer. Más específicamente, según se informa, la EMA tuvo que ignorar la supuesta inconsistencia entre el contenido de las ampolletas vendidas por la empresa farmacéutica estadounidense y los compuestos utilizados en los ensayos de las vacunas.

Ni siquiera los frecuentes relatos de posibles efectos secundarios de la vacuna de Pfizer lograron disminuir el ritmo de propagación del preparado en todo el mundo.  Se sabe que al menos 13 israelíes experimentaron una leve parálisis facial temporal poco después de recibir la primera de las dos dosis de la vacuna de Pfizer. La reacción causó indecisión en algunos ciudadanos vacunados en cuanto a si recibir o no el segundo pinchazo.

Noruega está investigando las causas que provocaron la muerte de 23 personas mayores tras haberse vacunado con el fármaco de Pfizer contra el coronavirus. Si bien no se sabe si los dos hechos están conectados, el país advirtió que la vacuna podría tener "consecuencias graves" para las personas de más edad y aquellos de salud frágil. La OMS investigará la causa de las muertes.

Curiosamente, la recepción de las vacunas desarrolladas por otros países no ha sido tan blanda. Mientras la vacuna de Pfizer se distribuye en la UE con la condición de que la empresa fabricante no se responsabiliza de sus posibles efectos secundarios, Sputnik V se somete a un escrutinio extremo por parte de las autoridades europeas, apunta Alexandr Guintsburg, director del Instituto Gamaleya, en donde se desarrolló la primera vacuna contra el coronavirus del mundo, Sputnik V.

Todavía no es clara la razón por la que el medicamento de una empresa específica supuestamente goza de un supuesto favoritismo en el proceso de aprobación. El fármaco de Pfizer alcanzó una eficacia del 90% en los ensayos, a la par con varios otros medicamentos, como Sputnik V. Asimismo, la eficacia es menor, por ejemplo, que la de la segunda vacuna desarrollada en Rusia, EpiVacCorona, cuyos ensayos hasta ahora han demostrado una eficacia del 100%.

ARN inestable, el posible culpable de los supuestos efectos secundarios

Una posible causa de los supuestos efectos secundarios de la vacuna de Pfizer podría ser el uso de ARN mensajero modificado con nucleósidos, una tecnología que hasta entonces solo se había utilizado en vacunas para animales y nunca antes para inmunizar humanos. En teoría, el ARN modificado debería llevar parte del genoma del COVID-19 para desencadenar una respuesta inmune del cuerpo y así generar inmunidad ante una infección real por el SARS-CoV-2.

Guintsburg señaló, sin embargo, que a diferencia del ADN, el ARN es más lábil, propenso a cambios repentinos. Estos cambios podrían ocurrir incluso en el proceso de producción del fármaco y, como resultado, varios lotes de la misma vacuna de Pfizer podrían diferir entre sí. De esta manera, los lotes dañados podrían tener efectos secundarios inesperados, enfatizó el académico.

"En Israel, se registró una parálisis facial leve en los que habían sido vacunados [con la inyección de Pfizer]. Sin embargo, actualmente no tenemos una comprensión completa de qué otras complicaciones pueden ocurrir. Por ejemplo, podría ocurrir una parálisis de la musculatura esofágica o una parálisis del nervio cardíaco", hipotetizó Guintsburg.

El director del Instituto Gamaleya sugirió, incluso, que la vacuna de Pfizer podría tener un efecto negativo en alrededor del 30% al 40% de los pacientes, en particular, en las personas mayores y las que padecen alergias.

La vacuna rusa, en el punto de mira de la guerra de información

Si bien las dos vacunas estadounidenses fabricadas por Moderna y Pfizer utilizan la tecnología de ARN modificado, otros fármacos utilizan vectores adenovirales, como es el caso de la inyección británica de Oxford y AstraZeneca y del desarrollo ruso Sputnik V.

Por el contrario, algunas de ellas, como la primera vacuna rusa, se enfrentaron a duras críticas de los medios de comunicación occidentales por supuestamente carecer de ensayos más amplios y de una documentación extensa al día siguiente de su autorización de emergencia. Además, el fármaco enfrentó otros problemas: su cuenta de Twitter fue restringida temporalmente (aunque siguió visible) por una supuesta "actividad inusual" y su autorización en Hungría fue criticada por las autoridades de la UE.

Rusia también fue acusada repetidamente de intentar robar datos de las investigaciones de otros países para el desarrollo de vacunas contra el coronavirus utilizando el "ejército de piratas informáticos" que supuestamente tiene a su disposición el Kremlin. Curiosamente, estos informes surgieron cuando las primeras vacunas desarrolladas en el país ya se encontraban en sus primeros ensayos, los cuales, cabe decir, concluyeron con éxito. Es más, los investigadores rusos cooperaron con colegas extranjeros durante el desarrollo de su vacuna, en particular, con AstraZeneca.

Mientras tanto, Pfizer, que ya tuvo problemas con sus medicamentos en el pasado, no parece haber gozado de tal escrutinio, algo que podría finalmente cambiar a medida que aumenta la cantidad de evidencia que sugiere la existencia de posibles efectos secundarios en su vacuna.

Anuncian que la eficacia inmunológica de la vacuna rusa contra el coronavirus EpiVacCorona es del 100 %

Según los resultados de los ensayos clínicos, la eficacia de la vacuna contra el coronavirus EpiVacCorona, desarrollada por centro científico ruso de virología y biotecnología Véktor, es del 100. %, según lo ha anunciado el servicio de prensa del organismo sanitario de Rusia, Rospotrebnadzor.

"La eficacia de la vacuna consiste en su eficacia inmunológica y preventiva. Según los resultados de la primera y segunda fase de los ensayos clínicos, la eficacia inmunológica de la vacuna EpiVacCorona es del 100 %", reza el comunicado.

La segunda vacuna rusa

Basada en antígenos peptídicos, EpiVacCorona fue registrada a mediados de octubre y en noviembre el Ministerio de Salud ruso autorizó al centro Véktor para que realizara ensayos clínicos en hasta 3.000 voluntarios y en personas mayores de 60 años.

A principios de diciembre, las autoridades sanitarias rusas entregaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) documentos sobre EpiVacCorona para su examen.

A finales de noviembre, el centro Véktor anunció que su vacuna garantiza la inmunidad frente al coronavirus un mes después de la primera inyección. "El nivel de protección puede alcanzarse en un plazo diferente para cada persona, pero en promedio se forma en un mes", explicó Alexánder Rýzhikov, director del departamento de enfermedades zoonóticas y gripe.

Asimismo, señaló que la inoculación de la EpiVacCorona en pacientes que padecen de formas asintomáticas de covid-19 no acarrea riesgos para la salud. Desde la institución aseguran que la inyección podría ser beneficiosa para algunos de este tipo pacientes, así como también inútil para otros, pero en ningún caso perjudicial.

La primera vacuna rusa contra el covid-19, bautizada Sputnik V en honor al primer satélite artificial, lanzado por la URSS en 1957, ha sido desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú y fue registrada el 11 de agosto.

La tercera vacuna rusaChuVac, desarrollada por el centro Chumakov, superó ya sus dos primeras etapas de pruebas en voluntarios y podrá ser producida en serie desde febrero próximo.

China recalca que el coronavirus se encontró en "muchos más países" en otoño de 2019

China aseguró este martes que es un hecho, no una información de los medios chinos, que el nuevo coronavirus se encontró en muchas partes en el otoño de 2019 y recalcó que trazar el origen del SARS-CoV-2 es "un asunto científico muy serio" que debe estar basado en la ciencia y en la realidad.

En la rueda de prensa diaria, la portavoz del Ministerio de Exteriores chino Hua Chunying afirmó que ha habido informaciones de Australia, Italia y "muchos más países" sobre que el coronavirus "se encontró en múltiples lugares en el otoño de 2019 y el marco temporal del primer brote se está actualizando constantemente".

Hua realizó estas afirmaciones en respuesta a una pregunta sobre informaciones de los medios oficiales chinos, que indican que el virus podría haber tenido su origen en otro país y no en China. "¿No son estos hechos y no propaganda china?", se preguntó la portavoz.

Variante británica

Asimismo, señaló que los medios británicos informaron de una nueva variante del coronavirus en el Reino Unido el pasado septiembre, "aunque el Gobierno no hizo ningún anuncio oficial hasta diciembre".

Preguntada sobre si la posición oficial del Gobierno chino es la de que el virus no empezó en China, Hua aseguró que eso es "llegar a una conclusión descabellada". "Como hemos dejado claro repetidamente, la posición oficial del Gobierno chino es que trazar el origen es un asunto científico muy serio. Debemos confiar en los científicos y los expertos médicos para llegar a una conclusión basada en ciencia y hechos", recalcó.

Hua lamentó lo que consideró "terrible injusticia de la BBC y algunos otros medios occidentales en asuntos referentes a China". "¿Por qué hay tantas teorías de la conspiración contra China si se trata de un asunto científico y los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) están conduciendo aún su investigación" afirmó.

El equipo de la OMS desplazado a China se encuentra desde el pasado jueves en Wuhan, donde está realizando la preceptiva cuarentena de 14 días en un lugar designado hasta el próximo 28 de enero.

La misión está formada por científicos de diversas organizaciones internacionales procedentes de EEUU, Japón, Rusia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Australia, Vietnam, Alemania y Catar.

La prensa oficial china ha publicado en los últimos meses informaciones que señalan que el brote inicial de la pandemia podría haber estado relacionado con las importaciones de alimentos congelados o haber surgido antes en otros países.

La agencia estatal Xinhua indicó la semana pasada que "hay más pruebas" de que la covid habría circulado fuera de China antes de lo que se creía" y apuntó a supuestos casos registrados a lo largo de 2019 en países como Brasil, Italia, España y Francia.

"Encontrar el origen del virus es un rompecabezas científico. Que Wuhan fuera la primera ciudad en detectarlo no significa que su origen esté allí", aseguró la agencia oficial en un artículo de opinión.

Fuente: Vozpopuli

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES