Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, participó por primera vez en una conferencia ‎cumbre, en ocasión de la videoconferencia de jefes de Estado y/o de gobierno del G7, realizada ‎el 19 de febrero de 2021. ‎

El comunicado final del G7, de tono ultravoluntarista, ‎sólo contiene 2 anuncios concretos:
  • El G7 participará en lo que el documento denomina la «COVAX facility» para garantizar la ‎distribución mundial equitativa de vacunas contra el Covid-19.‎
  • El G7 reactiva la globalización… pero “mejorándola” ya que afirma que también será ‎‎“equitativa”. ‎

Para entender lo que se esconde tras este diluvio de buenas intenciones es necesario saber que:‎

La llamada «COVAX facility» es la parte dedicada a las vacunas de ACT-A, una iniciativa del G20 ‎que data del 24 de abril de 2020. Se trata de un grupo multilateral que establece coordinaciones ‎entre

• gobiernos;‎
• la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es una organización intergubernamental;‎
• la Coalición para las ‎Innovaciones en Preparación para las Epidemias (CEPI), que es una ‎empresa privada;
• la Gavi (Alianza para la Vacunación), que es una asociación entre sector público y empresas privadas;‎
• y la Fundación Bill y Melinda Gates, de carácter privado. ‎

La expresión «COVAX facility» aparece traducida –de forma deliberadamente errónea– como ‎‎«facilidad COVAX» en la versión francesa del comunicado final del G7.

Pero en realidad ‎‎«COVAX facility» lo que designa es la posibilidad de producir vacunas y aprobarlas de una sola ‎vez para el mundo entero. Esta coordinación permite ganar tiempo a los gobiernos que ‎no disponen de grandes instituciones sanitarias capaces de aprobar nuevas vacunas. Desde ‎el punto de vista de las empresas privadas, «COVAX facility» es un medio de «abrir los ‎mercados». ‎

También es importante saber que «COVAX facility» no estará bajo la autoridad de los Estados ‎sino de Gavi, lo cual equivale a decir que está de hecho en manos de la Fundación de Bill y ‎Melinda Gates. Así que carece de toda legitimidad democrática, razón por la cual el presidente ‎Trump se opuso a que Estados Unidos participara en ella. ‎

No existe ningún medio de verificar en qué serán utilizados exactamente los fondos públicos que ‎se entreguen a «COVAX facility», así que lo que estamos viendo es la creación de un gigantesco ‎sistema de corrupción, como siempre, bajo el pretexto de la urgencia. ‎

En la mayoría de los países, la opinión pública ya teme que los grandes laboratorios utilicen la ‎epidemia para enriquecerse aún más… y resulta que precisamente esos grandes laboratorios van a ‎participar en la adopción de decisiones en el seno de una coordinación deliberadamente opaca.

En concordancia con esa decisión, el G7 reafirmó su línea de acción multilateralista y ‎globalizabora. ‎

‎• En este caso, el «multilateralismo» no equivale a «intergubernamental» ya que se apoya en ‎asociaciones entre el sector público y las empresas privadas. El G7 toma nota de la evolución ‎sociológica que se ha producido durante la crisis sanitaria. Ahora hay financieros poseedores de ‎fortunas que sobrepasan ampliamente el presupuesto anual de muchos países. Los gobiernos del mundo occidental ‎así lo reconocen y deciden compartir su propia autoridad democrática con los ‎megamultimillonarios. ‎

‎• En el plano económico, la globalización es libertad de circulación para productos y capitales. ‎Eso es lo que el G7 acaba de instaurar para las vacunas antiCovid, que ya no tendrán que ‎obtener la aprobación de las autoridades sanitarias de cada país sino sólo una aprobación global ‎concedida por una autoridad privada a la cual se asocian los Estados. ‎

El reverso de la globalización es la desaparición de la clase media en prácticamente todo ‎Occidente y los motines que eso está provocando, así que el G7 nos anuncia una globalización ‎‎«equitativa» (sic)‎.

Pero ‎nadie puede explicar qué significa ese lindo giro retórico. ‎

Análisis: Joe Biden ya está rompiendo su promesa de poner fin a las '' guerras para siempre 'de Estados Unidos en el Medio Oriente

Robert Inlakesh

Antes de su investidura, el presidente Joe Biden había proclamado que deseaba poner fin a las “guerras inacabables” que libra Estados Unidos, tal como el expresidente Trump había dicho que haría. Pero una vez que estás en el cargo, es una historia diferente.

La OTAN ha decidido expandir su presencia en Irak, luego de un ataque con cohetes en la ciudad de Erbil que mató a un contratista estadounidense e hirió a seis personas más. El Departamento de Estado de Estados Unidos ha amenazado con consecuencias para todos los involucrados.

La OTAN anunció este jueves que aumentará su misión en Irak de 500 a 4.000 efectivos, lo que, según confirmó la portavoz del Pentágono Jessica McNulty en una entrevista con CNN , significará que Estados Unidos "contribuirá con su parte justa a esta importante misión ampliada" , una clara indicación. que Biden está listo para continuar su carrera en pie de guerra. Estados Unidos tiene actualmente 2.500 soldados activos en Irak, luego de la decisión de la antigua administración Trump de reducir la presencia de tropas, no queda nada.

En caso de duda, culpe a Irán

A pesar de que no ha habido confirmación sobre quién llevó a cabo exactamente el reciente ataque con cohetes en Erbil, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha prometido una respuesta contra los involucrados. El grupo que reclamó el ataque, Saraya Awliya Al-Dam, ha sido vinculado por la prensa occidental con Irán. Medios como CNN incluso han llamado al grupo una "milicia respaldada por Irán", de la que la red no proporcionó pruebas y que es una afirmación potencialmente peligrosa, ya que muchos estadounidenses habrán tenido la impresión de que Irán era de alguna manera responsable. Desde entonces, Irán ha negado cualquier participación en el ataque de Erbil y dice que nunca ha respaldado al grupo de milicias Saraya Awliya Al-Dam.

Tras el 'asesinato selectivo' por parte de Trump del comandante de la Fuerza Quds iraní Qassem Soleimani y del presidente de las Unidades de Movilización Popular Iraquí (PMU) Abu Mahdi Al-Muhandis en enero de 2020, el parlamento iraquí votó para expulsar a las fuerzas estadounidenses del país. Aunque la expulsión nunca ocurrió, las fuerzas estadounidenses empezaron a cerrar las instalaciones militares en el este de Irak y concentraron su presencia de tropas más al oeste, en la provincia de Anbar.

Estados Unidos invadió Irak con el pretexto de despojar al ex líder iraquí Saddam Hussein de sus inexistentes "armas de destrucción masiva". Ahora, casi 17 años y más de un millón de iraquíes muertos, la guerra se acerca a la edad requerida para el alistamiento para servir en el ejército de una nueva generación estadounidense.

Crianza del terrorismo

Si bien la huella de Estados Unidos aparentemente se expande en Irak, Biden también está listo para tomar su decisión sobre si seguirá el acuerdo de la administración anterior con los talibanes en Afganistán y retirar las 2.500 tropas restantes, o permanecerá en esa guerra que dura ya 20 años. Tiene hasta el 1 de mayo para hacer lo primero o enfrentar la reacción violenta de romper el acuerdo de la era Trump.

El argumento utilizado para permanecer en Afganistán es similar al argumento para permanecer en Irak. Estados Unidos sostendrá, con la total complicidad de sus medios, que habrá un baño de sangre si se van, debido a que los grupos militantes están ganando terreno. Pero cuando se trata de Estados Unidos y su participación en estas guerras, la realidad es que los problemas tanto en Irak como en Afganistán fueron creados casi en su totalidad por su presencia.

En el caso de Irak, no hubo un solo atentado suicida y ninguna organización terrorista islámica, como al-Qaeda, en el país antes del derrocamiento de Saddam Hussein.

En cuanto a la influencia iraní en Irak, la razón por la que esto fue posible se debió a que Estados Unidos destruyó el país y dejó espacio para la intervención de grupos y naciones extranjeras. La influencia iraní en Irak, específicamente a través de las PMU antes mencionadas (es decir, la organización de las milicias patrocinada por el estado), se produjo como respuesta a la insurgencia y ocupación de tierras iraquíes por parte del Estado Islámico (IS, anteriormente ISIS). Irán intervino para ayudar a construir la fuerza primaria que derrotó a ISIS sobre el terreno dentro de Irak. Sin embargo, a pesar del hecho de que las PMU son parte de las fuerzas armadas iraquíes, se las presenta simplemente como un grupo proxy iraní similar a las organizaciones terroristas hostiles a las fuerzas estadounidenses.

Torciendo el trato nuclear

Junto con la demonización de Irán y su influencia en Irak que se utiliza como una justificación parcial para futuras acciones en el país, viene la continua postura dura de la administración Biden cuando se trata de volver a entrar en el acuerdo nuclear JCPOA / Irán.

Biden se ha ofrecido a reunirse con Irán sobre el tema del JCPOA, eliminando las restricciones de la era Trump, como la estricta limitación de movimiento impuesta a los diplomáticos iraníes, pero estos gestos no han movido a ninguna de las partes.

En una reunión reciente entre diplomáticos estadounidenses, alemanes, franceses y británicos, el cuarteto culpó a Irán de la falta de avances en la restauración del acuerdo. La declaración se centra en su enriquecimiento de uranio, que se produjo a raíz del incumplimiento del acuerdo por parte de Estados Unidos y la UE, e instó a Irán a considerar las "consecuencias de una acción tan grave".

En respuesta a la declaración, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, arremetió contra los socios de EE. UU. Y de la UE por lo que llama su responsabilidad sobre Irán por un acuerdo que han violado. Zarif reafirmó la posición de Irán de que actuaría si los demás actúan, lo que significa que primero deben levantarse las sanciones y el cuarteto debe cumplir sus compromisos antes de que Irán reanude el cumplimiento del acuerdo.

Una de las armas más efectivas que Estados Unidos está usando para justificar su postura agresiva en el Medio Oriente es su propaganda, que trabaja para pintar su posición como incuestionable. Incluso si Biden va a volver a entrar en el Acuerdo con Irán, ahora ha dejado muy claro que no va a poner fin a la hostilidad hacia Irán y sus fuerzas aliadas en la región y ha traicionado su primer objetivo electoral declarado de favorecer la diplomacia.

* analista político, periodista y realizador de documentales que vive actualmente en Londres, Reino Unido. Ha informado desde y vivido en los territorios palestinos ocupados y actualmente trabaja con Quds News y Press TV.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES