Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

Hasta hace apenas unas semanas, San Marino era el único país de Europa occidental sin suministro de vacunas contra el coronavirus. Ahora, gracias al antídoto ruso Sputnik V, este microestado en el centro de Italia puede convertirse en un "enclave protegido" mientras otras partes del continente aún luchan contra el virus, recoge The Washington Post.

La crisis y la solución

En un primer momento, San Mario tenía la intención de depender completamente de Italia respecto a las vacunas. En enero firmó un acuerdo con Roma para recibir una de cada 1.700 dosis suministradas por Europa a Italia, lo que parecía garantizar que San Marino vacunaría al mismo ritmo que la UE. Sin embargo, el acuerdo requería no solo la aprobación de Italia, sino también de Bruselas y de los proveedores de vacunas, por lo que "el papeleo retrasó el acuerdo casi dos meses", recuerda el artículo.

"Una vez que comenzaron las demoras, nos encontramos frente a una protesta muy fuerte de los ciudadanos", indica el ministro de Salud, Roberto Ciavatta, que admite que se vieron ante la necesidad de "ofrecer soluciones".

San Marino consideró varias opciones además de la vacuna Sputnik V. Sin embargo, las fabricadas en China no tenían estudios revisados por pares que demostraran su eficacia, mientras que la opción de la India también se presentaba como un "salto a la oscuridad", recuerda Ciavatta. En cambio, Sputnik V reunía varias ventajas, como un artículo en la prestigiosa revista médica The Lancet —que demostró que la vacuna tiene una efectividad del 91,6 % y de un 100 % contra los casos graves—, un precio relativamente barato de unos 10 dólares por dosis, así como un diseño similar a los antídotos de AstraZeneca y Johnson & Johnson.

Debido a que San Marino, que no es miembro de la Unión Europea, no tiene un regulador de medicamentos equivalente a la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. o la Agencia Europea de Medicamentos, simplemente planteó la pregunta sobre el uso del Sputnik V ante un pequeño comité de bioética, que dio luz verde al antídoto ruso, convirtiendo al microestado en el único país de Europa occidental en autorizarlo.

Rusia rápidamente accedió a la petición de San Marino, proporcionándole las 15.000 primeras dosis, suficientes para cubrir a 7.500 personas. Las autoridades indican que, probablemente, pronto pedirán más, con la idea de vacunar a toda su población adulta de 29.000 personas para finales de mayo.

Estrategia exitosa

Agostino Ceccarini, jefe de la campaña de vacunación en San Marino, sostiene que Sputnik V claramente está funcionando, pues ninguno de entre los más de 7.000 pacientes inoculados han tenido una forma grave de covid-19. Además, el antídoto ha evitado que el único hospital del país "explote", apunta.

Aunque el país ya está recibiendo también algunas dosis de Pfizer en el marco de su acuerdo con Italia, Sputnik V representa el 85 % de las inyecciones administradas por San Marino.

Cientos de italianos intentan obtener cita para vacunarse con Sputnik V en San Marino

Cientos de ciudadanos italianos están tratando de conseguir cita en San Marino para poder vacunarse con el fármaco ruso Sputnik V, disponible en ese país, publicó The New York Times. Por el momento, esta es la única vacuna contra el coronavirus que se usa en esta pequeña república independiente, pese a que el fármaco ruso aún no ha sido autorizado por los reguladores de medicamentos europeos o italianos.

Roberto Ciavatta, ministro de Salud de San Marino, dijo que muchos están tratando de evaluar la vacuna Sputnik V desde una perspectiva geopolítica, pero para su país el asunto fue mucho más simple. "La única vacuna disponible en ese momento en el mercado era Sputnik", señala.

Hasta el momento, el 26 % de los residentes de ese pequeño Estado, de solo 33.000 habitantes, ya han recibido al menos una dosis de la vacuna rusa, un porcentaje que duplica el ritmo de vacunación en la UE. Anteriormente, San Marino había contado con un acuerdo con Italia para que le suministrara vacunas, pero ese nunca llegó a materializarse. Con el aumento de las tensiones, las autoridades locales acudieron a Rusia, con la que mantiene desde hace tiempo estrechos vínculos.

Las autoridades sanmarinenses dicen que cientos de italianos han intentado concertar citas de vacunación en San Marino, y algunos incluso se presentaron, esperando en vano ser vacunados en el país vecino. "Le pedimos ayuda a Italia y no la recibimos. Ahora son los italianos los que nos la piden", dijo Denisa Grassi, una maestra de 42 años, después de recibir su dosis.

Bolsonaro llama a Putin para tratar la compra y producción de la vacuna Sputnik V en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, telefoneó este martes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, para tratar la adquisición y producción de la vacuna Sputnik V en el gigante latinoamericano, según informó en una nota la Secretaría de Comunicación.

Durante la llamada, Bolsonaro estuvo acompañado de varios ministros y del director de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), Almirante Barra Torres.

El Gobierno brasileño comunicó en marzo la compra de 10 millones de dosis del fármaco ruso; pero, además, el inmunizante se produce en el país por la União Química, socia del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF).

El primer lote de este fármaco producido en suelo brasileño fue presentado a finales del mes pasado; sin embargo, la União Química aún espera la respuesta de la Anvisa ante la solicitud que hizo para autorizar el uso de emergencia de esta vacuna en el país.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente

RECOMENDACIONES