Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

EE.UU. acusa a Rusia de tener como objetivo restaurar la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), ganando más influencia sobre los exestados miembros.

Creo que es correcto, creo que ese es uno de los objetivos del presidente Putin, y es volver a ejercer una esfera de influencia sobre países que antes formaban parte de la Unión Soviética”, denunció el domingo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en una entrevista concedida a la cadena CNN.

De esta manera, confirmó los alegatos del exsecretario estadounidense de Defensa Leon Panetta, quien una vez dijo que el presidente ruso, Vladímir Putin, aspiraba restaurar la antigua Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

A juicio de Blinken, el deseo del país centroasiático es “inaceptable” y debe abordarse, dado que un mundo de esferas de influencia era una “receta para la inestabilidad, una receta para el conflicto, una receta que condujo a guerras mundiales”.

El alto funcionario estadounidense volvió a acusar a Rusia, mientras las autoridades rusas han descartado una y otra vez la posibilidad de reconstrucción de la antigua URSS.

“Primero, incluso si alguien quisiera hacer esto, sería imposible. En segundo lugar, nunca hemos demostrado ninguna ambición imperial. El tren se ha ido”, aseveró en el pasado diciembre la presidenta del Consejo de la Federación Rusa, Valentina Matvienko.

EEUU ve difícil alcanzar un progreso real en reuniones con Rusia

Refiriéndose a las reuniones entre Washington y Moscú, previstas para este lunes en Ginebra (Suiza), el secretario subrayó la dificultad de un progreso real, en el medio de la escalada de tensiones bilaterales, especialmente sobre Ucrania.

Al llamar a Rusia a tomar medidas para “desescalar”, advirtió que el país norteamericano está preparado para “tratar muy resueltamente con Rusia si elige la confrontación”.

La Casa Blanca y el Kremlin viven unas relaciones tensas por varias razones, entre ellas, el despliegue de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), liderada por EE.UU. cerca de las fronteras rusas. No obstante, Rusia considera estos actos como una provocación y alerta de unarespuesta militar si el bloque militar no cesa su expansionismo cerca de las fronteras del país euroasiático.

Rusia reta a EEUU y podría desplegar misiles en Cuba y Venezuela

Un informe revela que Rusia podría llevar a cabo negociaciones activas sobre el despliegue de armas de misiles en Cuba y Venezuela para desafiar a EEUU.

A raíz de la negativa de la Organización del Tratado Norte Atlántico (la OTAN) a negociar con Rusia para no expandirse, se supo que Rusia podría llevar a cabo negociaciones activas sobre el despliegue de misiles en Cuba y Venezuela, informó el lunes el portal militar ruso Avia.pro.

Moscú había anunciado en varias ocasiones que estará dispuesta a dar a Estados Unidos y a la OTAN una respuesta muy dura si, durante las negociaciones para proporcionar a Rusia garantías de seguridad, los representantes estadounidenses y de la OTAN se niegan a cumplir los requisitos.

“Es probable que sea el despliegue de armas misilísticas rusas cerca de las fronteras estadounidenses lo que pueda obligar a Washington a atender seriamente tal cuestión”, señala la nota.

En este sentido y conforme a la información no confirmada oficialmente del medio ruso, en los últimos dos días se supo de varias visitas extrañas del avión del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, por sus siglas en ruso) a Venezuela y Cuba.

De acuerdo con los datos de los recursos de monitoreo abierto, en el espacio aéreo de Venezuela y Cuba, fue visto un avión ruso Tu-154M (el domingo y lunes), que puede pertenecer al FSB ruso.

Según la nota, la identidad de personajes al bordo del dicho vuelo especial y su propósito de llevar a cabo visitas a los países mencionados siguen desconocidos. Sin embargo, detalla el informe, los expertos creen que “la parte rusa puede negociar precisamente sobre la creación de bases e instalaciones militares rusas en Venezuela y Cuba, así como las perspectivas, y las armas de misiles”.

El próximo miércoles, se llevará a cabo en Bruselas el Consejo OTAN-Rusia y al día siguiente se producirá en Viena otra reunión, auspiciada por la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Se espera que en esas conversaciones se aborden las garantías de seguridad que Moscú le ha pedido por escrito a EE.UU. y la Alianza Atlántica.

Las delegaciones de Rusia y EE.UU. se reunieron este lunes en Ginebra antes de la cumbre del miércoles en un ambiente de pesimismo. El vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, luego de reunirse con la subsecretaria de Estado de EE.UU., Wendy Sherman, para discutir sobre la seguridad en Europa y, especialmente, la crisis ucraniana, señaló que las negociaciones se acabaron “sin avances en el tema de la no expansión de la OTAN y el no despliegue de misiles cerca de Rusia”.

Moscú a EEUU: Haremos maniobras en Rusia dónde y cuándo queramos

La embajada de Rusia en Washington avisa a Estados Unidos que Rusia realizará ejercicios militares en cualquier punto de su territorio nacional que prefiera.

El lunes, la subsecretaria estadounidense de Estado, Wendy Sherman, luego de reunirse con el vicecanciller ruso, Serguéi Riabkov, en Ginebra (Suiza) para discutir sobre la seguridad en Europa y, especialmente, la crisis ucraniana, otra vez acusó a Moscú de preparar un ataque a Kiev, y pidió el regreso de las tropas rusas a sus bases.

En reacción, la embajada rusa en Washington ha dicho que no entiende la lógica de Washington en mencionar tales propuestas mientras EE.UU. se niega incluso a declarar el número de sus tropas estacionadas en Europa.

Es nuestra decisión dónde y cuándo realizar ejercicios militares en el territorio nacional. Seguiremos realizándolos, porque ello responde a los intereses de seguridad de Rusia”, ha manifestado la embajada rusa en Washington en su cuenta de Twitter.

La tensión se ha disparado con acusaciones mutuas entre Kiev y Moscú de movilización de tropas y preparativos para una posible ofensiva, especialmente después de que Washington estimara que Rusia había desplegado más de 175 000 efectivos cerca de sus fronteras como parte de un premeditado ataque para principios de 2022 contra Ucrania.

Bajo esa premisa, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ha trasladado miles de efectivos a los países bálticos y la región del mar Negro, zonas que están muy cerca de las fronteras rusas, por lo que Moscú ve esa acumulación militar como una amenaza directa a su seguridad.

Por su parte, Moscú refuta los señalamientos y previsiones, subrayando que sus actividades militares en la zona responden a la necesidad de defensa y disuasión ante la amenaza de una posible ofensiva de Kiev y el bloque militar occidental.

Dinamarca envía equipo militar al Báltico en desafío a Rusia

Dinamarca anuncia posibilidad de enviar aviones de combate F-16 y buques de guerra para unirse a las bases de OTAN en el mar Báltico, pese a tensiones con Rusia.

Mediante un comunicado emitido el lunes, el ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Jeppe Kofod, declaró que Copenhague ofreció aviones de combate F-16 y buques de guerra para operaciones de la Organización del Tratado Norte Atlántico (OTAN) en el mar Báltico, para desafiar a Moscú.

“Dinamarca se ha ofrecido a enviar cuatro cazas F-16 y una fragata a las operaciones de la OTAN en la región del Báltico y el norte de Europa en respuesta a la concentración de tropas rusas en la frontera de Ucrania”, anunció Kofod, tal y como recogió la agencia británica de noticias Reuters.

Según un comunicado del Ministerio de Defensa, el Gobierno danés lo ha decidido tras consultar con el Consejo de Política Exterior. La contribución danesa estará bajo el mando de la OTAN, pero se centrará en el Báltico. La fragata de la Marina Real Danesa HDMS Peter Willemoes (F 362) estará lista para su despliegue a partir de mediados de enero y los cuatro cazas F-16 a finales de mes, detallaron los medios locales.

Las palabras del canciller danés se produjeron a raíz de las acusaciones de Estados Unidos contra Rusia de que el gigante euroasiático habría desplegado más de 175 000 efectivos cerca de sus fronteras como parte de un premeditado ataque para principios de 2022 contra Ucrania.

No obstante, Moscú ha negado estas acusaciones, subrayando que sus actividades militares en la zona responden a la necesidad de defensa y disuasión ante la amenaza de una posible ofensiva de Kiev y la Alianza Atlántica, encabezada por EE.UU., que también han acumulado fuerzas y equipos bélicos en las fronteras cercanas al territorio ruso.

Rusia ha denunciado en reiteradas ocasiones que el refuerzo de las tropas de la OTAN cerca de sus fronteras “amenaza” su seguridad nacional y desestabiliza la región, por lo que ha adoptado una serie de contramedidas.

Los países «inútiles» de la OTAN podrían arrastrar a la alianza a nuevas guerras: The National Interest

Cada vez más, los aliados de Estados Unidos están demostrando ser dependientes pequeños, débiles y militarmente inútiles que pueden arrastrar a la Alianza a conflictos armados desventajosos. Esta opinión fue expresada por un miembro senior del Instituto Cato, Ted Galen Carpenter, en un artículo paraEl interés nacional.

El experto señaló que Washington debería ser más selectivo sobre qué países están incluidos en la «lista de aliados de Estados Unidos». Según Carpenter, los políticos estadounidenses deberían dejar de «elevar a los países que dependen de la seguridad al estatus de aliados».

“Peor aún, algunos de ellos están en malos términos con estados vecinos más poderosos. En estas circunstancias, los llamados aliados son pasivos importantes, no activos, para Estados Unidos. De hecho, son trampas potenciales que pueden arrastrar a Estados Unidos a enfrentamientos militares innecesarios ”, enfatizó el experto.

Carpenter cree que los nuevos aliados de la OTAN como Albania, Eslovenia, Montenegro y Macedonia del Norte no solo no mejoran la seguridad de la alianza, sino que también pueden representar una amenaza adicional. Según él, esos «enanos con armas ligeras añadirían poco o nada a las propias capacidades de Washington en caso de un enfrentamiento armado con otra potencia importante».

“Es poco probable que las fuerzas armadas que puedan desplegar nuestros nuevos aliados de la OTAN infundan miedo en Rusia o en cualquier otro agresor potencial”, concluyó.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente