Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, equiparó a una ruptura de relaciones la propuesta de senadores estadounidenses de imponer las llamadas sanciones paralizantes contra Rusia en el caso de un ataque a Ucrania.

"Se trata de sanciones que, por su naturaleza, y tomando en consideración una inminente respuesta pertinente, podríamos de hecho equiparar a la iniciativa de ruptura de relaciones", declaró Peskov a los periodistas.

Tal y como se ha formulado la propuesta de nuevas restricciones, agregó, "no cabe interpretarlas de otra manera".

El representante del Kremlin valoró en términos muy negativos que legisladores estadounidenses hayan presentado esa iniciativa mientras Rusia y Occidente mantienen varias rondas de negociaciones sobre seguridad, "infructuosas pero negociaciones al fin y al cabo".

"Que estas declaraciones hayan coincidido con el proceso de negociaciones es, por supuesto, un intento —sin sentido, a priori‒ de presionar a Moscú", sentenció.

Peskov dijo que "Moscú no planea responder por el momento", confiando en que el sentido común acabará por triunfar y que no sean más que declaraciones rimbombantes, un ruido de sables en el intento de ejercer influencia sobre Rusia.

Además, Peskov comunicó que las amenazas de nuevas sanciones de EEUU son un intento de presionar a Rusia.

También, el Kremlin lamenta discrepancias entre Rusia y EEUU sobre temas principales pero reitera la disposición a dialogar.

"En Rusia nunca hubo falta de voluntad política para celebrar conversaciones y para continuarlas (...) pero tiene que haber resultados concretos", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al comparecer ante la prensa.

El funcionario remarcó que el objetivo de las negociaciones era "obtener respuestas concretas a cuestiones concretas planteadas", pero, en lugar de ello, quedaron marcadas las discrepancias sobre esos temas.

Rusia busca impedir el emplazamiento de misiles de ataque de Estados Unidos y otros países de la OTAN cerca de sus fronteras y la incorporación de Ucrania en el bloque bélico. Además reclama a Washington la retirada de sus armas nucleares del continente europeo.

Peskov remarcó que los puntos clave de las negociaciones siguen en el aire, si bien hubo momentos positivos.

El portavoz se refirió también a las intenciones de la OTAN de seguir incorporando a nuevos países.

"Escuchamos las declaraciones de la OTAN de que continuará expandiéndose, escuchamos las declaraciones de los estadounidenses que llaman a nuevos países a la OTAN, me refiero a Finlandia y Suecia. Escuchamos las declaraciones de algunos Estados de la OTAN que exigen aumentar los contingentes militares de la alianza en sus territorios, tengo en cuenta a los países bálticos [Estonia, Letonia y Estonia]. ¿De qué distensión están hablando en este contexto? La OTAN quiere dictarnos cómo y adónde mover nuestras tropas en nuestro propio territorio, eso es imposible", subrayó.

Rusia, enfatizó, "no desplaza sus fuerzas militares por el territorio de otros países".

Tras el cara a cara de Estados Unidos y Rusia en Ginebra, las conversaciones sobre la seguridad prosiguieron el 12 de enero en el Consejo Rusia-OTAN en Bruselas y este 13 de enero el tema es debatido en el seno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Viena.

Desde Moscú denuncian que los países de la OTAN, entre ellos Estados Unidos, están acumulando tropas y equipos militares cerca de las fronteras rusas y en los últimos años aumentaron sus acciones disruptivas. A su vez, los estadounidenses esgrimen un supuesto plan de Rusia para incursionar en Ucrania, algo que Moscú califica de absurdo.

Rusia exige a EEUU y a la OTAN, en su conjunto, garantías creíbles y vinculantes de que no emplazarán misiles de ataque cerca de sus fronteras, en particular en Polonia y Rumanía.

Washington cuenta ya con una base militar en la localidad polaca de Redzikowo, a unos 180 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado, y otra en el poblado rumano de Deveselu, a unos 600 kilómetros de la península de Crimea.

A finales de 2021, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia publicó sus propuestas para EEUU y la OTAN sobre las garantías de seguridad en Europa, en las que se plantea a los países de la Alianza Atlántica comprometerse a contener la ampliación del bloque y excluir la adhesión de las exrepúblicas soviéticas, en especial de Ucrania.

Mientras continúan las negociaciones, un grupo de senadores demócratas presentó el 12 de enero al Congreso de EEUU un proyecto de ley para imponer sanciones "paralizantes" a una docena de grandes bancos de Rusia y a altos cargos del Gobierno, incluidos el presidente Vladímir Putin, el primer ministro, los titulares de Asuntos Exteriores y de Defensa, así como los altos mandos militares, en caso de un ataque a Ucrania.

La UE prorroga por 6 meses las sanciones económicas a Rusia

BRUSELAS (Sputnik) — El Consejo de la Unión Europea prorrogó otros seis meses las sanciones económicas contra Rusia, se desprende del comunicado del organismo.

"El Consejo ha decidido hoy prorrogar las medidas restrictivas aplicables a determinados sectores económicos de la Federación de Rusia seis meses más, hasta el 31 de julio de 2022", dice el documento.

La decisión de la institución europea viene a raíz de la última evaluación del estado de implementación de los Acuerdos de Minsk, realizada el pasado 16 de diciembre de 2021.

Los líderes europeos acordaron por unanimidad extender las sanciones económicas vigentes contra Rusia en vista de que el país no aplicó de forma plena estos acuerdos, explicó el Consejo.

También alentaron los esfuerzos diplomáticos y apoyaron el formato de Normandía para lograr la implementación de dichos acuerdos.

"Además de las sanciones económicas, la UE puso en marcha medidas diferentes en respuesta a la anexión ilegal de Crimea y la ciudad de Sebastopol por parte de Rusia, así como a una desestabilización deliberada de Ucrania", indica la nota.

Las medidas incluyen, entre otras cosas, la congelación de activos y restricciones de viaje, así como restricciones específicas a las relaciones económicas con Crimea y Sebastopol.

Las relaciones de Rusia y Occidente empeoraron a raíz del conflicto interno en Ucrania y la adhesión de Crimea a Rusia tras el referéndum celebrado en marzo de 2014, en el que más del 96% de los votantes avaló esta opción.

Ese mismo año, Estados Unidos, la UE y otros países aprobaron varios paquetes de sanciones contra Rusia. Moscú respondió a las restricciones con un embargo alimentario que causa pérdidas millonarias a las empresas europeas.

La UE condiciona el levantamiento de las sanciones impuestas por la crisis bélica en el este de Ucrania —en el que, según Bruselas, supuestamente está implicada Rusia— a la implementación de los Acuerdos de Minsk, formulados para resolver el conflicto armado.

Rusia, a su vez, insiste en que no es parte del conflicto en Ucrania y tampoco es objeto de los Acuerdos de Minsk.

Ante la proposición rusa de garantías de paz, ‎Washington hace envíos secretos de armamento ‎a Ucrania

Afinales de diciembre de 2021, el presidente estadounidense Joe Biden dio luz verde al envío ‎a Ucrania de 200 millones de dólares en armamento, según revela la publicación Politico. ‎

Esta entrega estadounidense de armamento a Ucrania, aprobada por el presidente Biden, es ‎posterior a la publicación por Rusia –el 17 de diciembre de 2021– de una proposición de ‎tratado bilateral sobre garantías de paz basadas en el estricto respeto de la Carta de la ONU y de ‎la palabra dada por ambas partes. ‎

El volumen total de armamento que Estados Unidos ha entregado a Ucrania desde la llegada de ‎Biden a la Casa Blanca ya se elevaba a 500 millones de dólares, a los cuales habrá que agregar ‎ahora los 200 millones cuya entrega ya está teniendo lugar. ‎

Sin embargo, todavía habría que agregar los volúmenes de armamento enviados a Ucrania ‎por Turquía así como otros volúmenes de armamento estadounidense, alemán y finlandés ‎enviado a Ucrania por Estonia.

Se incorporan dos asesores de EEUU al Ministerio de Defensa ucraniano

KIEV (Sputnik) — Dos asesores de Estados Unidos comenzaron a trabajar de forma permanente en el Ministerio de Defensa de Ucrania, informó el servicio de prensa del organismo castrense ucraniano.

"El 11 de enero de 2022 los asesores de EEUU Chris Rizzo y Todd Brown empezaron a trabajar de forma permanente en la dirección de política de defensa del Ministerio de Defensa de Ucrania", dice el comunicado publicado en la cuenta de Facebook de la entidad.

Según el organismo, entre las principales responsabilidades de los asesores figuran las consultas en materia de política de defensa y la integración euroatlántica.

Ucrania firmó en 2014 el acuerdo de asociación con la Unión Europea, que estipulaba la creación de una zona franca. El acuerdo empezó a funcionar en 2016. Además de libre comercio, se proclamó el desarrollo de la cooperación en defensa, la prevención de conflictos, la tributación, en el sector de finanzas, la lucha contra el terrorismo y en los ámbitos de migración y de control fronterizo.

En junio de 2017, la UE introdujo para Ucrania el régimen de viajes sin visa de 90 días dentro de cualquier período de 180 días.

En febrero de 2019, el Parlamento de Ucrania enmendó la Constitución del país, refrendando la línea de ingreso en la UE y la OTAN.

El excomisario para la Política de Vecindad y Ampliación de la UE Johannes Hahn calificó con anterioridad de "irreal" la pronta entrada de Ucrania en el bloque comunitario y recomendó a Kiev concentrarse en la implementación del Acuerdo de Asociación con la UE.

El exsecretario general de la Alianza Atlántica Anders Fogh Rasmussen, a su vez, señaló que para la adhesión de Ucrania a la OTAN se tenían que cumplir unos criterios precisos, lo que llevaría mucho tiempo.

Según los expertos, Ucrania no podrá ser admitido en la OTAN hasta dentro de 20 años.

Josep Borrell, jefe de la “diplomacia” europea, ‎organiza bloqueo contra Donbass y Transnistria ‎

El español Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y ‎Política de Seguridad, viajó discretamente a Ucrania a principios de enero. ‎

Durante su estancia en ese país, Josep Borrell estuvo en la línea del frente en Donbass y se reunió con ‎los funcionarios de la Misión de la Unión Europea para la Asistencia Fronteriza en Moldavia y ‎Ucrania (EUBAM) para instaurar un bloqueo económico contra Transnistria, oficialmente República Moldava Pridnestroviana, un‎ pequeño Estado ‎no reconocido cuya población decidió –por vía de referéndum– separarse de Moldavia después de ‎la desaparición de la URSS [1]. ‎

La Unión Europea, que se presenta oficialmente como una potencia «de paz», en realidad está ‎preparando los teatros de guerra para la OTAN. ‎

Los depósitos de gas en la UE ya están medio vacíos

Ver el vaso medio lleno o medio vacío: esto es lo que les queda a los europeos. El llenado de los almacenamientos subterráneos de gas en Europa ha caído por debajo del 50%, según datos de Gas Infrastructure Europe.

Es la primera vez desde 2011 que esto ocurre tan temprano en el año. Anteriormente, la caída más temprana por debajo del 50% desde el inicio del año natural se alcanzó en 2017 y tuvo lugar el 19 de enero.

El 12 de enero de 2022, la extracción de gas fue de 814,66 millones de metros cúbicos con una inyección de 22,64 millones de metros cúbicos. Las instalaciones de almacenamiento están llenas en un 49,33%. Tienen unos 53.260 millones de metros cúbicos de gas (en 2021 había 17.700 millones).

Mientras tanto, en medio de un aumento del número de buques cisterna que transportan GNL desde EEUU a Europa, los envíos desde las terminales de GNL alcanzaron un récord para este periodo de 360-380 millones de metros cúbicos al día. La cantidad de GNL es bastante elevada para mediados de enero: un 25% más que en 2021 y un 15% más que la media de cinco años para las fechas actuales.

La víspera, Gazprom informó de que las reservas de gas en los almacenes subterráneos de Europa están en sus niveles más bajos para esta temporada en la larga historia de las observaciones. A partir del 20 de diciembre, Gazprom dejó de reservar capacidad para el gasoducto Yamal-Europa hacia Alemania.

Estados Unidos está haciendo todo lo posible para retrasar el lanzamiento de Nord Stream 2

Estados Unidos está trabajando con Alemania y la Unión Europea para retrasar el inicio del gasoducto Nord Stream 2. La subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Victoria Nuland, dijo esto en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado el martes.

“Lo que estamos haciendo ahora es trabajar con la parte alemana, con la UE para retrasar su consideración del tema del uso del gasoducto. El actual gobierno alemán ha tomado medidas importantes para lograrlo. También reafirmó los acuerdos que alcanzamos con el gobierno anterior con respecto a lo que sucederá con Nord Stream 2, a saber, que su trabajo se suspenderá si Rusia recurre a la agresión contra Ucrania ", dijo Nuland a TASS. ...

Según el diplomático, Estados Unidos no tiene desacuerdos con sus aliados, incluida Alemania, en cuanto a las "medidas en el ámbito financiero" y las "restricciones a la exportación" que puedan introducirse. “Confiamos bastante en las consultas que estamos realizando con nuestros socios aliados... Como lo hemos hecho en el pasado, Estados Unidos puede tomar una serie de medidas, y Europa y otros aliados pueden tomar medidas paralelas que no serán exactamente lo mismo, pero también será doloroso para Rusia, porque estamos en diferentes niveles de riesgo”, dijo.

Según Nuland, Estados Unidos "no quiere usar" estas medidas, pero no ve las acciones de Rusia para desescalar la situación en torno a Ucrania, lo cual es necesario para el éxito de las negociaciones con Moscú.

“No vemos ningún paso [para desescalar]... A medida que estas negociaciones (sobre garantías de seguridad - ed.) continúan, no pueden tener éxito a menos que [las llevemos a cabo] en una atmósfera de desescalada”, dijo.

Nuland dijo que desplegar "cientos de miles de tropas" cerca de la frontera con Ucrania es "extremadamente costoso" para Rusia, y pidió a la población ucraniana "a la unidad". “La unidad nacional es especialmente necesaria en este momento. Vuestra independencia y soberanía concierne... vuestras aspiraciones europeas. Pero ahora es importante estar unidos en el contexto de lo que está pasando”, dice.

Al mismo tiempo, el secretario general del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), Kevin Kuehnert, dijo en una entrevista con el Frankfurter Allgemeine Zeitung que, a pesar de la "amenaza para Ucrania", su partido apoya el proyecto Nord Stream 2.

“Debemos dejar atrás un conflicto político fundamental”, informa RIA Novosti.

Análisis: Myśl Polska: el vendedor ataca de nuevo

Adam Śmiech

Por si alguien no lo recuerda, Roman Dmowski usó la palabra "vendedor ambulante" en 1930 en relación a las fuerzas internacionales que intentaban desatar una guerra con la URSS. Perseguían sus propios intereses políticos y económicos (de ahí lo de "vendedor ambulante"), pero no iban a derramar su propia sangre, sino la de otra persona por dinero. Se trataba de sangre polaca. En ocasiones, también se planeó trasladar las fronteras occidentales de Polonia, para lo cual, como se hizo con otros actores en las negociaciones de la Paz de Brest-Litovsk en 1918, se le prometieron tierras en el este.

Roman Dmovsky, en su último discurso importante (sin embargo, subestimado y olvidado) en el escenario internacional, expuso este plan. No podía interferir en su implementación, pero las palabras sonadas sirvieron de ímpetu para acciones que no permitieron que se hiciera realidad. Dmovsky escribió sobre las intenciones del vendedor ambulante en las páginas de Gazeta Varshavskaya, y también se puso en contacto con el embajador de la URSS en Varsovia, Vladimir Antonov-Ovseenko. El artículo fue traducido al ruso y publicado en la Unión Soviética, acompañado de comentarios introductorios de Felix Kohn, quien, irónicamente, era socio de Józef Piłsudskiego antes de la escisión en el Partido Socialista Polaco. En los documentos de los servicios especiales soviéticos, quedó la siguiente frase, dirigida por Dmovsky a Antonov-Ovseenko, pero de hecho a los líderes de la URSS, después de todo, el embajador informó en detalle a Moscú sobre sus reuniones:

El vendedor ambulante de 1930 tuvo problemas y perdió. La divulgación de sus planes también condujo al hecho de que los partidarios del prometeísmo (un proyecto destinado a debilitar y desmembrar a Rusia, y más tarde a la Unión Soviética apoyando las aspiraciones de liberación nacional de los pueblos que viven en su territorio) perdieron en la batalla dentro de su campo político. Incluso el régimen polaco entendió entonces cuál era el equilibrio de poder.

¿Qué está pasando ahora? Estamos siendo testigos de conversaciones entre Estados Unidos y Rusia que probablemente terminen en un fracaso. La primera etapa resultó ser extremadamente infructuosa; el 13 de enero, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Ryabkov, actuando como el principal representante de su país, debe decidir si tiene sentido continuarlos. Creo que de las negociaciones no saldrá nada, porque Estados Unidos y su criatura, la OTAN, claramente se esfuerzan por escalar el conflicto.

Mientras tanto, Moscú no puede retroceder más, como lo indica, en particular, el embajador en Estados Unidos, Anatoly Antonov. Está acorralada, la retirada significaría la derrota y el compromiso total. Obviamente, si ahora hace concesiones, entonces, como dicen los luchadores, será "tirada al suelo". El punto no es solo que las nociones de "nuestros socios occidentales" o "nuestros colegas estadounidenses" perderán su significado, por lo tanto, la política de Putin-Lavrov, es decir, las fuerzas que han estado al frente del país durante más de 20 años, será desacreditado. Esto tendrá sus propias consecuencias políticas internas, pero también sufrirá el prestigio de Rusia como tal.

Luego solo habría un paso hacia el caos interno y nuevos intentos del vendedor ambulante de tomar el control del estado ruso con su riqueza. El Kremlin no puede dejar de ser consciente de cómo se ve la situación y, por lo tanto, tiene que reaccionar. Si Estados Unidos no retrocede en su posición, la guerra será inevitable. Estados Unidos, o mejor dicho, sus élites de poder, por supuesto, tienen algo que perder, valoran su forma de vida, que es contraria a todos los valores occidentales anteriores. No quieren una guerra nuclear, porque en ella no habrá ganadores. Necesitan una guerra en Ucrania y están tratando de arrastrar a Rusia a ella.

Sin embargo, el conflicto, paradójicamente, sólo permitirá que Moscú se haga más fuerte, porque, de nuevo, retirarse ahora sería un auténtico desastre para ella. Estados Unidos y la OTAN están en una posición cómoda: no van a derramar la sangre de los soldados estadounidenses u occidentales en general. ¿Qué tipo de sangre, además de la ucraniana, se derramará? Naturalmente, la polaca. También hay que añadir que un plan verdaderamente diabólico implica la creación de una situación en la que los representantes de los pueblos ruso y ucraniano, que tienen raíces religiosas, culturales y en gran medida étnicas comunes, se matarán entre sí en el marco de un conflicto a gran escala. El vendedor solo se frota las manos.

¿Y la sangre polaca? No en vano nos han estado persuadiendo durante tanto tiempo de que era necesario oponerse a la URSS junto con Hitler. No en vano se publican libros sobre los valientes (y no solo) alemanes defensores de la civilización occidental cerca de Monte Cassino, Pomorie y Berlín. No en vano, los historiadores trastornados pusieron a los polacos y a Polonia del lado de los grupos colaboracionistas de las Waffen SS, Bandera e Ipatingas Buris. No en vano, a los jóvenes polacos se les inculca el culto destructivo de los llamados soldados malditos, ensalzando su sacrificio. Y, finalmente, con la asistencia de representantes de la Iglesia católica, se implanta en los círculos de aficionados al deporte el “patriotismo” del odio (poco tienen en común quienes llaman a colgar a algunos “comunistas” y cortar a la “chusma roja” con los fans de los deportes).

Todos estos son elementos de un plan, que no se implementa en el mundo ficticio, sino en la realidad que nos rodea, y que nos afectará a todos. Un poco más y los soldados polacos irán a la batalla con el lema "gloria a Ucrania, gloria a los héroes" en los labios. En el contexto de tal vergüenza, la represión de la revolución en Santo Domingo o la guerra en España contra Napoleón e incluso la participación en la partición de Checoslovaquia junto con Hitler parecerán pura tontería.

Gracias a los esfuerzos de Pilsudski, Polonia se involucró una vez en una aventura ucraniana, y esto casi llevó al joven estado al colapso. Pero Petliura, con todas sus carencias, no es Bandera con toda su pandilla de secuaces degenerados. Ahora el soldado polaco se enfrenta a la perspectiva, sirviendo a los intereses de un vendedor ambulante, de ir a la batalla hombro con hombro con un "aliado", en cuyos estandartes hay retratos de Bandera y Shukhevych, los santos de su cuasi-religión popular.

Al final de este amargo texto, me gustaría preguntar a algunos colegas. ¡Por el amor de Dios, dejen de hablar del deber con el Estado! La tarea del estado y su liderazgo prudente es garantizar la coexistencia pacífica de Polonia con sus vecinos más cercanos. Es así como se puede garantizar la seguridad, que debe ser una consecuencia de la paz y no un fin en sí mismo. Nuestras autoridades, guiadas por locas ideas políticas, nos conducirán, sino a una terrible catástrofe, a un estado que resultará ser una pseudoseguridad. Sus señas de identidad serán refugios antiaéreos y búnkeres, muros de hormigón armado y alambradas de púas, y misiles nucleares y convencionales apuntados entre sí a ambos lados de la frontera. Esta política no solo conduce al fracaso, es pura locura clínica.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente