Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

El vocero presidencial ruso, Dmitri Peskov, señaló este lunes en rueda de prensa que Moscú está evaluando diferentes vías de acción para garantizar la seguridad del país ante la amenaza potencial que representa la expansión de la OTAN hacia sus fronteras, informa RIA Novosti.

Preguntado sobre la posibilidad de desplegar infraestructura militar rusa en países de América Latina como Cuba o Venezuela, Peskov señaló que "en el contexto de la situación actual, Rusia, sin duda, piensa en cómo garantizar su propia seguridad", si bien recordó que se trata de países soberanos.

El pasado 13 de enero, el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, afirmó que esta posibilidad "depende de las acciones" de Washington.

"En el estilo estadounidense, la opcionalidad de la política exterior y militar es la piedra angular para asegurar la poderosa influencia de ese país en el mundo", dijo. No obstante, destacó que una medida de este tipo no es deseable para Rusia y que son los diplomáticos quienes deben llegar a un acuerdo.

"La cuestión es perfectamente directa"

En respuesta a las palabras de la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de EE.UU., Victoria Nuland, que reveló el pasado 15 de enero que Washington había preparado 18 escenarios de respuesta en caso de que se deteriore la situación en Ucrania, Peskov señaló que no ve la necesidad de barajar tantas variantes de acción, informa TASS.

"También evaluamos diferentes escenarios. Creemos que debe haber muchos menos [de 18], ya que nuestra forma de plantear la cuestión es perfectamente correcta [...] La cuestión es perfectamente directa y formulada de la manera más concreta", agregó Peskov.

Por otra parte, el vocero señaló que la reciente propuesta de la vecina Estonia de ubicar tropas de despliegue rápido de la Alianza Atlántica en su territorio vuelve a confirmar la razonabilidad de las preocupaciones de Moscú en materia de seguridad. "Es la prueba de que no somos la razón del aumento de las tensiones", subrayó.

Stoltenberg: "La OTAN rechaza retirar tropas de los países que se unieron desde 1997, pero está lista para abordar con Rusia la reducción de armas"

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, declaró este domingo que la Alianza "no puede aceptar" retirar sus tropas del territorio de los países que se adhirieron desde 1997.

De acuerdo con sus palabras, entonces habrá "una mitad de todos los miembros" que no estarán "protegidos" por las tropas de la OTAN.

"Los aliados de la OTAN no pueden transigir en principios absolutamente básicos de seguridad europea y nacional: el hecho que todas las naciones tienen derecho a elegir su propio camino, decidir por sí mismas si quieren pertenecer o no pertenecer a una alianza como la OTAN", afirmó durante una entrevista con CBC News.

Al mismo tiempo, Stoltenberg indicó que la OTAN está lista para "participar en medidas balanceadas, verificables para reducir armas, misiles convencionales [y] nucleares y este tipo de cosas". "Esto sería bueno para Rusia y bueno para la OTAN", destacó.

El no despliegue de tropas fuera del territorio de los países que formaban parte de la Alianza en 1997 y el compromiso de que Ucrania ni Georgia no se adherirán a la OTAN estaban entre las propuestas sobre garantías de seguridad, formuladas por Rusia para EE.UU. y la OTAN.

Rusia observa "una invasión gradual de la OTAN" en Ucrania

Mientras tanto, el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, declaró este domingo que la OTAN "no es una paloma de la paz, la estabilidad y la prosperidad", sino un "arma de confrontación" que cada día se acerca más a las fronteras de Rusia.

Al mismo tiempo, el vocero señaló que Rusia no considera la invasión de Ucrania como una opción posible. "Nadie está amenazando a nadie con una acción militar. Sería una locura hacer eso. Pero estaremos listos para tomar medidas en contra", dijo.

Según el portavoz, el despliegue de las tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania se debe a "una situación muy tensa, una atmósfera hostil creada por varios ejercicios de la OTAN, cazas y aviones espías de la OTAN, el avance de la infraestructura de la OTAN a las fronteras". "Hemos visto una invasión gradual de la OTAN en el territorio ucraniano, con infraestructura, sus instructores, con suministros de armas defensivas y ofensivas, [con el personal] enseñando a los militares ucranianos y así sucesivamente", declaró Peskov.

Una eventual desconexión de Rusia del SWIFT sería como una "bomba atómica" para los mercados de capitales, dice el líder entrante de la CDU alemana

El designado líder de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), Friedrich Merz, ha advertido del peligro de excluir a Rusia del sistema internacional de pagos bancarios SWIFT, como una sanción contra Moscú en caso de una escalada de tensiones en torno a Kiev, que se está discutiendo actualmente en Occidente.

Según declaró este domingo a la agencia alemana DPA el político, "poner en duda el SWIFT podría ser la bomba atómica para los mercados de capitales y también para las relaciones de bienes y servicios" y agregó que hay que "dejar el SWIFT sin tocar".

"Si algo así ocurriera, vería enormes reveses económicos para nuestras propias economías. Afectaría a Rusia, pero nosotros mismos nos perjudicaríamos considerablemente", subrayó Merz, añadiendo que teme pérdidas importantes no solo para el comercio europeo-ruso de bienes y servicios, sino también para el comercio mundial. La suspensión de Moscú "rompería básicamente la espalda del tráfico internacional de pagos", dijo.

Las declaraciones del líder entrante de la CDU se producen en víspera de la visita de la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, a Ucrania y Rusia. Tiene previsto reunirse el próximo lunes con el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski, y el ministro de Exteriores, Dmitri Kuleba, antes de viajar a Moscú para mantener el martes conversaciones con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

Nuevas medidas restrictivas propuestas contra Moscú

Este miércoles, un grupo de demócratas encabezado por Bob Menendez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU., presentó un proyecto de ley sobre medidas restrictivas contra Moscú en caso de una escalada de las tensiones en torno a su nación vecina, denominado 'Ley de Defensa de la Soberanía de Ucrania de 2022'.

El documento prevé la imposición de sanciones contra el presidente ruso, Vladímir Putin, el primer ministro, los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y otros miembros de la cúpula militar de Rusia, así como la limitación del acceso ruso a los sistemas interbancarios internacionales, como el SWIFT. Además, las sanciones propuestas también podrían afectar al gasoducto Nord Stream 2.

"Para ayudar a satisfacer las necesidades urgentes de defensa, la legislación pide a los Departamentos de Defensa y de Estado que aceleren la transferencia de artículos de defensa para reforzar las capacidades defensivas de Ucrania y autoriza 500 millones de dólares en ayuda de seguridad de emergencia suplementaria a Ucrania en caso de una reinvasión por parte de Rusia", reza la propuesta.

Respuesta de Rusia

Por su parte, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, había afirmado este jueves que la imposición de las sanciones contra el presidente del país, Vladímir Putin, por parte de Washington, sería un paso equivalente a una ruptura de las relaciones entre ambas naciones.

"La imposición de sanciones contra el jefe de Estado y contra el jefe de Rusia, repito una vez más, es una medida exagerada que es comparable a una ruptura de relaciones", anunció Peskov. "¿Qué está dispuesta a hacer Rusia? Rusia siempre está lista y siempre hará lo que sea mejor para nuestro país", aseguró en respuesta a una pregunta de periodistas sobre las posibles medidas recíprocas que podría tomar Moscú.

Moscú: Las Tropas rusas no se retirarán de la frontera con Ucrania

Rusia afirma que mantiene a sus fuerzas armadas cerca de la frontera con Ucrania por los movimientos militares de la OTAN y la subida de tensión por Occidente.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha informado este domingo que, debido a la tensa situación y a las acciones de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), Moscú se ve obligado a mantener sus tropas en su territorio cerca de la frontera ucraniana.

“Hay tropas rusas en el territorio de la Federación Rusa junto a las fronteras ucranianas. Y nos parece necesario mantener esas tropas allí ante la situación tan tensa y el ambiente tan poco amistoso”, ha señalado Peskov, en una entrevista concedida a la cadena estadounidense de noticias CNN.

Asimismo, ha subrayado que, en una situación en la que la OTAN sigue realizando simulacros militares y moviendo sus equipos de guerra hacia las fronteras rusas, Rusia tiene que “responder y tomar medidas de precaución”, por lo tanto, considera necesario mantener sus militares en dicha región.

De acuerdo con el diplomático ruso, Moscú ha estado observando “la invasión gradual” de la Alianza Atlántica en el territorio ucraniano con “su infraestructura, sus instructores, los suministros de armas defensivas y ofensivas”.

Una circunstancia que, según ha remarcado Peskov, ha llevado a Rusia “a la línea roja” y a una situación en la que “no puede tolerar más”.

“La OTAN no es una paloma de paz, sino un arma de confrontación”

“La OTAN no es una paloma de la paz, ni de la estabilidad, ni de la prosperidad. La OTAN es un arma de confrontación. Y esta arma de confrontación con cada año comenzó a acercarse más y más a nuestras fronteras”, ha manifestado.

Según el portavoz del Kremlin, la situación actual no se ha desarrollado de la noche a la mañana, sino que lleva décadas desarrollándose. “A nuestro entender, la OTAN es una organización hecha a medida y creada para la confrontación, no para la defensa”, ha agregado.

Sistema de guerra electrónica de Rusia puede golpear bases de OTAN

Un informe revela que el complejo ruso de guerra electrónica ruso “Murmansk-BN” puede golpear poderosamente los sistemas de la OTAN en Europa.

De acuerdo con un informe publicado este domingo por el portal militar ruso Avia.pro, en caso de que Estados Unidos y la Organización del Tratado de Norte Atlántica (OTAN) “no intenten” resolver la situación con Rusia “en un futuro próximo”, Moscú se verá obligado a utilizar sus sistemas de guerra electrónica de ultra largo alcance Murmansk-BN para suprimir los sistemas de reconocimiento, defensa aérea o defensa de misiles y cazas de la Alianza.

El medio ruso destaca la efectividad de esta arma electrónica rusa, precisando que Murmansk-BN puede suprimir en 90 por ciento las comunicaciones móviles y de satélites, y el funcionamiento tanto de las instalaciones de GPS como de las estaciones de radar en Europa.

Además, Moscú ya podría usar los sistemas de guerra electrónica Murmansk-BN, dado que están desplegados en tres direcciones principales, incluidas la región de Murmansk (noroeste), la región de Kaliningrado (territorio ruso entre Lituania y Polonia) y en Crimea.

La precisa ubicación de los Murmansk-BN “le permite suprimir completamente cualquier señal de radio en la mayor parte de Europa. Además, un poco antes se supo de la vulnerabilidad de los sistemas de los cazas estadounidenses F-35 a estos sistemas avanzados de contramedidas electrónicas, lo que permite bloquear completamente los vuelos de estos cazas, que están en servicio con Italia, El Reino Unido y Noruega”, señala el informe.

El complejo Murmansk-BN está diseñado para el reconocimiento electrónico y la supresión de señales enemigas. El sistema cubre toda la gama de ondas cortas con frecuencias de 3 a 30 MHz utilizadas por los buques y aviones de guerra.

El misil ruso SSC-8, el as en la manga de Putin para disuadir a Europa y la OTAN

El sistema de misiles Novator 9M729 -en la denominación OTAN se presenta como SSC-8- es un misil de crucero ruso de tierra que tiene un alcance de entre 500 y 2.500 km. Es muy polémico porque su despliegue por parte de Rusia provocó en 2019 la retirada de Estados Unidos del Tratado INF, firmado en 1987, al final de la Guerra Fría. El despliegue de misiles en Europa ha estado sobre la mesa de negociación entre Rusia y la OTAN y EEUU esta semana. EEUU teme que Moscú pueda desplegar cerca de las fronteras con Europa este sistema para presionar a Europa y a Washington.

El Tratado INF prohibía el desarrollo de misiles balísticos y de crucero -ya fuesen con ojivas nucleares o convencionales- de corto alcance y de medio alcance. Estos misiles son capaces de alcanzar un objetivo de entre 500 y 1.000 Km (corto alcance) y hasta 5.500 km (medio alcance). El acuerdo de 1987 obligó a EEUU y la entonces Unión Soviética a deshacerse de más de 2.600 misiles.

Estados Unidos y la OTAN sostienen que el sistema de misiles SSC-8 desarrollado por Moscú viola no solo el histórico tratado de finales de los ochenta -que ya es papel mojado- sino que representa una nueva amenaza, ya que puede llegar a las capitales europeas en cuestión de minutos. Moscú alega que el SCC-8 tiene un alcance inferior a los 500 kilómetros. Todos los países europeos temen los misiles de alcance intermedio ya que pueden lanzarse desde una plataforma móvil en cualquier área remota y alcanzar sus objetivos en menos de seis minutos.

Rusia comenzó el desarrollo encubierto del SSC-8 (desarrollado por la empresa rusa NPO Novator, que pertenece a la compañía de armas estatal rusa Almas-Antei) a mediados de la década de 2000 e inició las pruebas de vuelo en 2008, si bien fue disparado por primera vez desde una plataforma móvil terrestre en julio de 2014.

El tratado INF permite que ciertos sistemas de misiles de mediano y largo alcance se prueben en tierra, siempre que estén diseñados para su uso en la marina o la fuerza aérea. Sin embargo, EEUU argumentó que Rusia usó esta cláusula INF para ocultar el propósito real del sistema de misiles 9M729 probando un misil terrestre de un alcance prohibido por el acuerdo INF.

Con un tamaño aproximado de 6-8 metros de longitud y 0,514 m de diámetro, el SSC-8 es probablemente una variante del misil 3M-54 Kalibr de la Armada rusa, si bien también se presenta como una versión modificada del Iskander-K.

En enero de 2014, Estados Unidos decidió informar a sus aliados de la OTAN sobre un misil ruso que violaba las regulaciones establecidas en el Tratado INF. El proyectil en cuestión era el SCC-8. En 2017, EEUU anunció que Rusia había desplegado dos batallones de misiles SSC-8. Cada batallón incluye cuatro lanzadores, y cada lanzador suministra seis misiles. La web Missile Threat estima que a diciembre de 2018 Rusia había producido menos de 100 misiles SSC-8.

El 23 de enero de 2019, Rusia exhibió públicamente el misil SSC-8 por primera vez. El teniente general Mikhail Matveevsky, jefe de las fuerzas militares de misiles y artillería, argumentó que el misil presenta una ojiva más poderosa y un sistema de guía mejorado en comparación con el modelo 9M728 anterior.

La OTAN ha dicho que no quiere desplegar misiles con capacidad nuclear similares a los rusos en Europa, pero desde Moscú no se lo creen y aseguran que la reactivación del Comando de Artillería 56, con sede en Wiesbaden, Alemania, por parte del Ejército de EEUU es una clara indicación “indirecta” de que la Alianza Atlántica tiene la intención de desplegar misiles nucleares en el Viejo continente.

Análisis: El no ultimátum

Observer R

Los documentos emitidos por Rusia en diciembre de 2021 (los llamados “No-Ultimátum”), relativos a modificaciones en la arquitectura de seguridad en Europa, han causado una gran sensación en el mundo diplomático y militar. Rusia solicitó cortésmente que la OTAN limitara sus actividades a su ubicación a partir de 1997 y se mantuviera fuera del antiguo territorio del Pacto de Varsovia.

Esto fue para cumplir con las promesas que Estados Unidos le hizo a la Unión Soviética en el momento en que los soviéticos acordaron disolver el Pacto. Tanto Estados Unidos como la OTAN respondieron negativamente a la iniciativa, pero acordaron mantener negociaciones con Rusia durante la semana del 11 al 14 de enero de 2022.

Durante el período de negociación, muchos comentaristas han opinado que la calidad intelectual de las declaraciones oficiales de EE. UU. y los productos de los grupos de expertos de EE. UU. podrían mejorar. Sin embargo, quizás no todo esté perdido, ya que al menos algunos funcionarios estadounidenses han captado los cambios en las armas rusas y la economía rusa que hacen que sea necesario sentarse y hablar seriamente.

Por ejemplo, el máximo general de EE. UU. ha anunciado que el mundo ha pasado de una configuración unipolar a una multipolar, y que EE. UU. ahora es solo uno de los polos, los otros son China y Rusia. El general de EE. UU. se ha involucrado en conversaciones de "desconflicto" con los principales generales de China y Rusia, presumiblemente para tratar de evitar cualquier error que podría terminar friendo el mundo hasta dejarlo crujiente. Además, el jefe de la CIA ha permitido que se publique el Libro de hechos de la CIA que muestra que China y Rusia tienen una clasificación mucho más alta en PIB de lo que la mayoría de los políticos y expertos en los EE. UU. sostienen. China está significativamente al frente, y Rusia es sexta y se acerca al quinto lugar. Finalmente, una ex Primera Dama y Secretaria de Estado ha escrito que los enormes portaaviones estadounidenses son en gran medida obsoletos y que el avión de combate F-35 no está a la altura de las expectativas. Existe la sensación generalizada de que Estados Unidos está detrás de los rusos en armas hipersónicas, defensa aérea y probablemente también en guerra electrónica.

La charla en el Congreso, los resultados de varios grupos de expertos y la cobertura en los principales medios de comunicación no reflejan completamente estos cambios radicales en el equilibrio de poder mundial. Este factor pone a la actual Administración estadounidense entre la espada y la pared. No puede reconocer la necesidad de actualizar la arquitectura de seguridad en Europa porque el público estadounidense no ha estado preparado para el cambio, pero no puede continuar con el statu quo porque EE. UU. ya ha perdido la carrera armamentista y está perdiendo terreno constantemente en la competencia económica. El mundo de los tres polos ha llegado, pero EE. UU. parece no estar preparado para él y no sabe qué hacer. Sin embargo, la apariencia de falta de preparación es lo que se muestra frente a la cortina; lo que el estado profundo detrás de la cortina realmente está planeando y preparando es opaco.

Sin embargo, las negociaciones diplomáticas de esta semana han ido y venido sin avances observables o pasos positivos. Los anuncios posteriores a la reunión indican un punto muerto, con ambas partes hundiendo aún más sus proverbiales apuestas.

El lado de los Estados Unidos

Independientemente de lo que pueda o no estar sucediendo en secreto, no hay indicios observables de que Estados Unidos esté preparado para adaptarse a un mundo de tres polos. Al contrario, parece estar tratando de eliminar los otros dos polos y seguir siendo la potencia hegemónica del mundo.

Hay varios métodos que Estados Unidos está siguiendo. Una es continuar moviendo armas a los países fronterizos con Rusia e intentar establecer bases en más de estos lugares. Según los informes, EE. UU. ha estado trabajando para obtener la aprobación de nuevas bases en los países de Asia Central, hasta ahora sin mucho éxito.

Otra táctica es fomentar revoluciones de color en la periferia de Rusia. Esto tuvo éxito en Ucrania, fracasó en Bielorrusia, Kirguistán y, hasta ahora, en Siria y Kazajstán, con resultados confusos en Armenia y Georgia. Transnistria aparece a continuación en la lista, con otros probablemente en el futuro. A estas alturas, es probable que la mayoría de los gobiernos hayan leído el libro de jugadas de la revolución del color y hayan desarrollado contramedidas apropiadas.

Una tercera táctica es instituir sanciones a Rusia en un intento de frenar o prevenir un futuro desarrollo positivo en ese país. Algunas de las sanciones propuestas actualmente incluyen las de los teléfonos inteligentes, las máquinas herramienta, las piezas de aeronaves y cualquier otra cosa que se negocie con Rusia. Muchos expertos, sin embargo, sienten que estas sanciones son una causa perdida porque Rusia ya se ha desvinculado de Occidente en gran medida. Las sanciones anteriores sobre piezas de aeronaves y materiales compuestos llevaron a Rusia a desarrollar su industria nacional para producir motores y alas compuestas para el avión de pasajeros MC-21. Ambos esfuerzos han tenido éxito y el avión está programado para ser entregado a las aerolíneas rusas. El avión competirá con el Boeing 737MAX de fama reciente y la familia Airbus A320. El MC-21 tiene un diseño más moderno y avanzado que cualquiera de los modelos occidentales.

El problema para EE. UU. es que todas estas tácticas ahora parecen estar más o menos bloqueadas o compensadas por Rusia. Lo que funcionó incluso hace cinco años, no tiene la misma eficacia en la situación actual.

Mientras que la revolución de color tuvo éxito en Ucrania, el actual intento de revolución de color en Kazajstán ha sido un fiasco. Estados Unidos está gastando demasiado dinero para obtener muy pocos resultados. Es Estados Unidos el que está atrapado en demasiados atolladeros, no Rusia. Además, no ha perfeccionado el arte de retirarse con éxito de los atolladeros para que las retiradas puedan convertirse en victorias gloriosas. La retirada de Estados Unidos de Afganistán es una vívida ilustración de este fracaso. La gente detrás de la cortina necesita concentrarse en este problema porque vendrán muchas más retiradas en el futuro. Las bases estadounidenses en el oeste de Asia no son particularmente viables en el caso de una guerra. Los iraníes ya demostraron ese hecho cuando enviaron misiles directamente a la gran base estadounidense en Irak e incluso se lo notificaron con anticipación. Las fuerzas estadounidenses no pudieron interceptar los misiles. Las bases estadounidenses en los países del CCG son igual de vulnerables, y los soldados estadounidenses allí podrían ser vistos como rehenes casi de facto si comienza el tiroteo.

Es una ilusión bastante triste cuando EE. UU. envía portaaviones cerca de Irán o China como demostración de fuerza, cuando está claro que el alcance de los aviones a bordo de los portaaviones es inferior al alcance de los misiles antibuque iraníes y chinos.

El estado profundo enfrenta aún más problemas en el oeste de Asia (anteriormente "Medio Oriente"). El principal cliente de petróleo tanto para Irán como para Arabia Saudita es China. Esto pone en entredicho la viabilidad del petrodólar, ya que ahora siempre existe el peligro de que se convierta en el petroyuan. China también está extendiendo la Iniciativa Belt and Road (BRI) para incluir a Irán, Arabia Saudita, Turquía y otros países en el área. La reciente incorporación de Siria el 12 de enero muestra la continua extensión de la Nueva Ruta de la Seda hacia el Mediterráneo. China también firmó un acuerdo de desarrollo económico masivo con Irán y planea brindar asistencia a Arabia Saudita en el desarrollo de misiles balísticos. En Irak, EE.UU. acordó retirar las tropas de combate y dejar las tropas de entrenamiento. Mucha gente en Irak quiere que todas las tropas estadounidenses se vayan y están haciendo estallar los convoyes logísticos estadounidenses para demostrar su deseo. Mientras tanto, Estados Unidos está construyendo una refinería en Siria para procesar el petróleo apropiado ilegalmente. Todos estos desarrollos no parecen un camino viable a largo plazo para beneficiar a los EE. UU.

El lado ruso

La principal ocupación de los analistas y expertos en política exterior durante el último mes ha sido intentar pronosticar lo que Rusia hará una vez que las negociaciones sobre el No-Utimátum se hayan estancado. Todos esperaban un punto muerto, pero diferían ampliamente sobre lo que podría suceder a continuación. Un grupo pensó que la posición rusa, así como la posición de EE. UU., era solo una demanda máxima emitida con fines de negociación, y que ambas partes terminarían comprometiéndose en algún punto intermedio. Otro pronóstico era que Rusia había mordido más de lo que podía masticar, y que EE. UU. le estaba dando a Rusia un camino para bajar de su caballo alto sin perder demasiado la cara. Un tercer pronóstico fue que Rusia se vería obligada a realizar alguna acción cinética para despertar a los EE. UU. a la seriedad de las demandas rusas. Se sugirieron muchos lugares diferentes como posibles puntos que podrían explotar. Un cuarto pronóstico fue que Rusia respondería en especie acercando los misiles rusos a la frontera con Estados Unidos. No parecía haber ningún pronóstico de que Rusia impusiera sanciones onerosas a los EE. UU. (no más suministros de petróleo o motores de cohetes pesados, por ejemplo). Las sanciones parecen centrarse en los gasoductos de Rusia a Europa, donde los analistas no pueden ponerse de acuerdo sobre quién estaría en mayor desventaja si el gas dejara de fluir. Tampoco había pronósticos de que Rusia instituiría una ola de revoluciones de color en los estados vasallos de Estados Unidos. De hecho, esto último parece ser una gran diferencia en los enfoques ruso y estadounidense de las relaciones exteriores. En la superficie, parece que Rusia está luchando con una mano detrás de la espalda,

La opción de acción cinética a menudo se describe utilizando Ucrania como ubicación probable. Ese yesquero está constantemente en las noticias, pero es posible que no entre en acción a menos que Kiev ataque seriamente a los prorrusos o intente recuperar Crimea o alguna fantasía similar. Otras posibilidades podrían ser la eliminación por la fuerza de los sistemas de armas hostiles cerca de las fronteras rusas, o que Rusia dé luz verde a los combatientes antiestadounidenses en Siria o Irak para eliminar a los estadounidenses por la fuerza. En un momento, los rusos bombardearon los convoyes petroleros que robaban petróleo en Irak, por lo que ya hay un precedente en esa área.

La opción en especie es la mencionada por un alto funcionario ruso cuando señaló el peligro de una segunda Crisis de los Misiles en Cuba. Los medios de comunicación ya han comenzado a especular que Rusia podría estacionar misiles en Cuba o Venezuela, después de que el seguimiento de vuelos mostrara un avión de pasajeros ruso supuestamente utilizado por el FSB visitando ambos países recientemente. Otras opciones señaladas son estacionar submarinos rusos con misiles Posideon en la costa de los EE. UU., que, si se usan, podrían desencadenar tsunamis contra las áreas costeras. La primera crisis cubana comenzó cuando EE. UU. envió misiles a Turquía e Italia y la Unión Soviética respondió moviendo misiles hacia Cuba, lo mismo podría volver a suceder.

Rusia también está mostrando sus armamentos nuevos y mejorados para dar seriedad al No-Ultimátum. El nuevo misil hipersónico Zircon ya está en servicio y el bombardero supersónico TU-160M, ampliamente actualizado y modernizado, acaba de realizar su primer vuelo de prueba. Se han exhibido muchas otras armas, barcos, misiles, submarinos y aviones rusos avanzados para la edificación de analistas militares y agregados militares. Rusia también está construyendo súper rompehielos para el Ártico y estableciendo una ruta de transporte en la cima del mundo.

Tiempo de decisión

Un problema principal al tratar de analizar la crisis del no ultimátum es no saber quién o qué está moviendo los hilos detrás de la cortina estadounidense. Un consenso sostiene que los que están al frente, como el presidente y el vicepresidente, no exhiben mucha autoridad y sus discursos indican una gran cantidad de pensamiento mágico. Por otro lado, hay funcionarios de alto nivel en los EE. UU. que hablan en términos diferentes y señalan que al menos algunos poderes detrás de la cortina tienen una visión más objetiva de la realidad y los hechos relevantes. Algunos de estos hechos son 1) que EE. UU. ha perdido la carrera armamentista, 2) la deuda del gobierno de EE. UU. está fuera de control, 3) EE. UU. tiene la peor inflación en 37 años, 4) el déficit presupuestario de EE. UU. está fuera de control, 5) la economía de EE. UU. ya no es la más grande del mundo, 6) EE. UU. continúa invirtiendo dinero en sistemas de armas obsoletos, 7) las redes sociales de EE. UU., las políticas raciales, educativas y de salud son un desastre. Rusia, por otro lado, lo está haciendo razonablemente bien en estos factores. Todos los analistas de Langley y el Pentágono no pueden estar ciegos ante estos hechos. Por lo tanto, es difícil creer que no haya grupos secretos en algún lugar de las entrañas de las burocracias tratando de descubrir cómo evitar que la nave del estado choque contra el iceberg. La manifestación clave de tal esfuerzo será si nuevas ideas comienzan a aparecer en los principales medios de comunicación y los políticos más expertos comienzan a virar en una dirección diferente. Si esto no sucede, entonces el Imperio Americano se moverá cada vez más rápido hacia el ocaso y seguirá a todos los imperios anteriores con el mismo destino.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente