Libros Recomendados

Portada - Últimas noticias

MOSCÚ (Sputnik) — La tensión en la frontera entre Rusia y Ucrania es demasiado alta, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una entrevista con el canal CNN.

"Tenemos demasiada tensión en la frontera, demasiada tensión en esta parte de Europa", constató Peskov.

Advirtió que tal situación es "extremadamente peligrosa para nuestro continente".

En este contexto, continuó, Moscú quiere "una respuesta muy concreta a sus propuestas muy concretas" sobre la seguridad en Europa.

Comentando los supuestos planes de Rusia para escalar la situación en torno a Ucrania, el portavoz calificó de infundadas tales acusaciones y señaló que "vivimos en un mundo de acusaciones falsas".

Bruselas acogió la reunión del Consejo Rusia-OTAN para debatir las garantías de seguridad en Europa propuestas por Moscú.

El tema ya se examinó los días 9 y 10 de enero en Ginebra en las negociaciones de EEUU y Rusia, y el pasado jueves también fue debatido en el seno de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa en Viena.

A finales de 2021, el Ministerio de Exteriores de Rusia publicó sus propuestas para EEUU y la OTAN sobre las garantías de seguridad en Europa, en las que se plantea a los países de la Alianza Atlántica comprometerse a contener la ampliación del bloque y excluir la adhesión de las exrrepúblicas soviéticas, en especial de Ucrania.

El portavoz del Kremlin negó las acusaciones de implicación de Rusia en recientes ciberataques contra organismos públicos de Ucrania.

"No tenemos nada que ver con esto, Rusia no tiene nada que ver con estos ciberataques", dijo Peskov en un fragmento de su entrevista con el canal CNN publicado en Twitter por el periódico The Hill.

Según el portavoz, se trata de "otra acusación infundada" contra Rusia.

Las páginas web de varios sitios gubernamentales de Ucrania dejaron de funcionar durante unas horas, este 13 de enero, después de sufrir un masivo ataque informático. El mensaje, aparecido en el sitio del Ministerio de Educación y Ciencias, decía que todos los datos personales de ciudadanos fueron supuestamente transferidos a la red.

Las autoridades ucranianas comunicaron más tarde que no registraron fuga de datos tras el incidente, la mayoría de los sitios restablecieron su funcionamiento.

¿Por qué es clave isla sueca Gotland en ataque ruso al Báltico?

Suecia despliega vehículos blindados y decenas de militares en su mayor isla en el mar Báltico por temor a un posible conflicto entre la OTAN y Rusia por Ucrania.

Los residentes de la ciudad portuaria de Visby, ubicada en la isla sueca de Gotland, en el mar Báltico, se despertaron el sábado con el ruido de equipos militares pesados ​​que se desplegaban por las principales calles y plazas.

Los vehículos de combate de infantería Stridsfordon 90 del Ejército sueco habían llegado durante la noche del viernes al sábado para asegurar Visby y su puerto ante el aumento de las tensiones entre el Occidente y Rusia.

El Ejército sueco anunció la misma jornada que una unidad táctica de respuesta rápida de las Fuerzas Armadas del país había sido desplegada en la isla. Una parte de la unidad fue trasladada el viernes por la noche por el avión de transporte pesado C-17 de Estados Unidos como parte del programa de “colaboración internacional” de Suecia, mientras que el resto llegó en un transbordador desde Suecia continental.

Gotland y su importancia en la guerra por los países bálticos

El despliegue “no tiene por qué significar un mayor nivel de amenaza”, alegó a los medios el jefe de operaciones de las Fuerzas Armadas suecas, Michael Claesson, a la agencia estadounidense AP, mientras que hizo alusión al supuesto aumento de la actividad rusa en el mar Báltico.

Si bien los comentarios de Claesson aparentemente restaron importancia a una “amenaza rusa” inmediata, los artículos publicados el sábado en los medios suecos barajaron el fortalecimiento de la posición militar de las fuerzas del país, al tiempo que se preparan para defender el “lugar más vulnerable de Suecia”.

El tabloide alemán Bild fue aún más lejos, vinculando específicamente el sorprendente despliegue sueco con la reciente decisión de Rusia de trasladar tres de sus navíos de desembarco pesado desde el mar de Barents, en el océano Ártico, hasta el mar Báltico. Citando a un funcionario de Estocolmo, bajo condición de anonimato, el periódico dijo que el Ejército sueco está en alerta, en caso de que el presidente ruso, Vladimir Putin, decida usar los barcos para capturar Gotland.

“Si Putin planea algo contra los países bálticos, primero tendría que tomar Gotland. Vemos los movimientos de tropas rusas y tenemos que tomarnos en serio este escenario”, avisó el funcionario.

La medida se produjo en medio de los planes de la Organización del Tratado Norte Atlántico (OTAN) para reforzar sus bases militares en el mar Báltico.

Moscú ha denunciado una y otra vez una posible adhesión de Finlandia y Suecia a la OTAN y advertido que tal medida tendrá consecuencias militares y políticas “graves” que el país euroasiático no dejará sin respuesta.

La OTAN acusa a Rusia de haber acumulado tanques y decenas de miles de soldados en la frontera con Ucrania en las últimas semanas, preludio, según la Alianza Atlántica, de una posible invasión.

Rusia niega enérgicamente estar preparando una ofensiva militar y afirma que es una respuesta a la creciente provocación y presencia de la OTAN en su esfera de influencia.

De hecho, Moscú considera una amenaza la presencia militar de la OTAN en las inmediaciones de sus fronteras, incluida en el Báltico, y advierte que dará una respuesta contundente a cualquier provocación del Occidente en el momento debido.

Análisis: Europa está tratando apresuradamente de razonar con Zelensky

Instituto RUSSTRAT

El jefe de la oficina del presidente de Ucrania, Andriy Yermak, acompañando a Volodymyr Zelenskyy en un viaje a los Cárpatos, siguió el camino indicado por su líder y también prorrumpió en publicaciones sobre la belleza del país. En su página de Facebook, que un funcionario del gobierno ucraniano mantiene en ruso, Yermak escribió sobre la belleza y la energía de los Cárpatos, y el aumento de energía que necesitará para trabajar.

Un portavoz de la oficina presidencial dice que habló por teléfono con el asesor diplomático del presidente de Francia, Emmanuel Bonn, y el asesor del canciller alemán en política exterior, Jens Platner. Según Yermak, "discutieron la situación actual en torno a las fronteras de Ucrania y los aspectos de seguridad". En la segunda quincena de enero, los representantes de los asesores políticos de los líderes del formato de Normandía de Francia y Alemania llegarán a Kiev.

Recuerde que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia declaró que Ucrania viola regularmente sus obligaciones y está disparando contra el territorio de la RPD y la RPD, es decir, de hecho, se ha retirado de los acuerdos de Minsk. Zelensky, por su parte, declaró que era necesario "descifrar cada cláusula" del acuerdo firmado por Ucrania y otros países, y solo después de eso determinaría si la parte ucraniana estaba "en condiciones de cumplirlo o no". Además, dijo que consideraba "obsoleto" el Tratado de Minsk y sugirió invitar a Estados Unidos al círculo de participantes para concluir un nuevo tratado sobre este tema.

Es de destacar que el 6 de enero, el jefe adjunto de la administración presidencial de Rusia, Dmitry Kozak, ya siguió una visita similar de asesores de los líderes del formato de Normandía. El político ruso, tras una reunión con los asesores políticos de la canciller alemana y el presidente francés, dijo lacónicamente que los negociadores habían confirmado su adhesión a los acuerdos de Minsk, y no se discutía la creación de formatos paralelos dentro de los Cuatro de Normandía.

Al mismo tiempo, los corresponsales en la zona de contacto entre las Fuerzas Armadas de Ucrania y las fuerzas armadas de la RPD informan que los francotiradores ucranianos están matando a los jubilados. Los residentes de la zona de primera línea están acostumbrados a los bombardeos desde el lado ucraniano. No pasa una semana sin que algunos proyectiles o minas vuelen desde allí. La gente está muriendo, los heridos están siendo llevados a los hospitales. La terrible rutina se ha convertido en parte de la vida de la población civil.

Según los canales oficiales de información de Kiev y Washington, todo esto “causa preocupación” en las autoridades estadounidenses y ucranianas, quienes quieren frenar el derramamiento de sangre. Por ello, el jefe de la oficina de Zelensky dijo recientemente que en una conversación con la subsecretaria de Estado de EE. UU. para Asuntos Europeos y Eurasiáticos, Karen Donfried, discutió la situación en las fronteras de Ucrania y los aspectos de seguridad.

Las preocupaciones de Washington son fáciles de entender: el gabinete del presidente estadounidense Joe Biden no parece saber qué hacer. La política interna de los Estados Unidos ha llevado al país a la parálisis. En el contexto de una grave crisis económica, se produjo un brote de delincuencia, los demócratas gobernantes mostraron una incapacidad para tomar medidas para garantizar la seguridad de los estadounidenses, según muchos expertos, Estados Unidos está al borde de una guerra civil.

Al mismo tiempo, la situación en la Unión Europea se ha agravado. Las autoridades de los estados europeos muestran cada vez más descontento, y la gente sale a acciones de desobediencia, exigiendo que sus gobiernos actúen en interés de su propio pueblo, y no de los Estados Unidos.

Moscú ha demostrado su extrema determinación, y es imposible no contar con esto. Cabe señalar que la UE reaccionó muy rápidamente a las conversaciones entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y Biden sobre la visión del ingreso de Ucrania en la OTAN.

Hasta hace poco, los medios europeos discutían activamente el tema de la admisión de Ucrania en la Alianza del Atlántico Norte. Hoy ya no se habla de esto. Además, uno de los canales de televisión alemanes más grandes, Das Erste, dijo que ni un solo país europeo miembro de la OTAN quiere que Ucrania se una a la alianza con sus problemas.

De hecho, a Ucrania ya se le ha negado lo que sus autoridades llevan tanto tiempo animando a Estados Unidos. No hace mucho tiempo, el exsecretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, exigió reescribir los estatutos de la alianza y otorgar a Ucrania y Georgia la membresía en el bloque, pero aparentemente ganaron el sentido común y el racionalismo en los países europeos.

Es por eso que los representantes de Francia y Alemania vuelan a Kiev. Todo sugiere que explicarán persistentemente al presidente Zelensky la necesidad de implementar los acuerdos de Minsk. La posibilidad de prestar se ha secado, los riesgos son demasiado grandes. Europa no está lista para luchar por los intereses de Kiev.

Análisis: Negación Específica

Sergey Aksyonov

Si quieres paz prepárate para la guerra. Aunque un poco trillado, pero esta verdad verdadera se ve obligada a recordarse cada vez más a menudo en los últimos años. Resultó que el hechizo soviético "¡Paz para el mundo!" en el contexto de una política exterior completamente musculosa, incluso ofensiva de nuestro país de ese período, no fue una paradoja extraña, sino una reacción saludable e inteligente de un estado que se respeta a sí mismo, basado en la sabiduría de los antiguos. Y tal política de Moscú, aunque no sin excesos, aseguró con bastante éxito la estabilidad estratégica en el planeta durante medio siglo.

¿Qué tiene que ver la URSS con esto? Pues que los negociadores rusos con Occidente, tan brillantes en solitario en los primeros días hábiles del nuevo año, salieron de la escuela diplomática soviética. Y esta es la clave para entender lo que está pasando. Y el futuro que se está formando estos mismos días en las viejas capitales europeas, Ginebra, Bruselas y Viena, donde tres etapas de consultas sobre las propuestas de seguridad presentadas por Moscú a las partes interesadas -EE.UU. y la OTAN- a finales del pasado año, se acaban de terminar .

Por desgracia, los escépticos tenían razón. Como se vio obligado a declarar el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov , Estados Unidos y la OTAN no están listos para cumplir con Rusia en requisitos clave: no expansión del bloque militar hacia el este, reducción de su infraestructura y regreso a las fronteras de 1997. Además, nadie va a dar garantías jurídicamente vinculantes a Moscú de que no se desplegarán sistemas de ataque en las inmediaciones de nuestras fronteras. Y aunque todavía no se ha dicho formalmente el “no” definitivo, nuestro diplomático  no ve ningún sentido en continuar con las negociaciones .

Ryabkov llamó a la posición del lado opuesto "astuto y de dos caras". Oh, qué "fresco" es. Según él, el “grupo anglosajón” sigue desempeñando el papel de acosadores en la banda occidental. Es decir, la alianza entre Washington y Londres, en la que este último parece ser aún más destructivo. Al no tener una fuerza comparable a la de Estados Unidos, pero con las ambiciones de una antigua superpotencia, incita y aguijonea a su hermano mayor a emprender acciones antirrusas. En este caso, ninguna acción. Ay, ingles...

El líder del grupo anglosajón, Estados Unidos, determina el rumbo de la OTAN. No es de extrañar que el secretario general del bloque, Jens Stoltenberg, llamara a su expansión "la expansión de la democracia". Y como ejemplo citó a Yugoslavia, despedazada por los buitres americanos. El jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal, Leonid Slutsky, señaló lo pernicioso de este enfoque. “El Occidente todavía no se toma lo suficientemente en serio las propuestas de Moscú que, perdonen la franqueza, tienen una proyección directa en temas de seguridad europeos”, subrayó .

Pero, ¿qué tienen que ver los anglosajones con la seguridad europea? Europa como entidad política juega aquí un papel subordinado. Stoltenberg transmite directamente a los ministros de defensa de los miembros europeos de la OTAN su voluntad, construyendo una realidad para las tareas militares. El liderazgo político de la UE, más bien, retrata la participación dentro del marco que le asigna el socio mayoritario. De ahí la descarada  retórica del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, de que Rusia recibió "una negativa extremadamente concreta" a sus demandas. Los fuertes no necesitan un bombeo emocional en sus declaraciones.

Sin embargo, los burócratas europeos quieren sentirse como adultos y, por lo tanto, en Bruselas están discutiendo seriamente el envío de algún tipo de misión a Ucrania para “entrenar personal de alto nivel” para el ejército. Todavía no hay una decisión, si la misión irá a Nezalezhnaya o no, aún no está claro incluso para el propio Borrell, pero duele hinchar las mejillas por el bien de la importancia.

Más vergonzoso que eso, solo las interminables solicitudes de Kiev a Occidente para no discutir el futuro de Ucrania sin estar ellos. Pero todavía están discutiendo. Incluso avergonzado a los ex compatriotas.

Kiev no se da cuenta de ninguna manera de que su valor para Occidente no está en su independencia, sino en servir como pretexto para acciones antirrusas por parte de jugadores serios en la política mundial. Y ahora todas las negociaciones se construyeron en torno al supuesto deseo de Moscú de atacar a Ucrania. Exactamente por esto, apoyaron al “Maidan” en un momento, y pusieron a su gente en los puestos necesarios, para que luego fueran exiliados. Ryabkov y nuestros otros diplomáticos, Alexander Grushko y Alexander Lukashevich, que estaban negociando a través de la OTAN y la OSCE, han escuchado suficiente sobre esto en los últimos días.

Además, los representantes rusos aseguraron claramente a sus homólogos del Departamento de Estado que no habría una ofensiva de esbeltas columnas de tanques en Kiev. Se puede confiar en ellos. La cultura política de nuestros diplomáticos es tal que no desorientarán al enemigo de esta manera. ¿Por qué lo quieren, francamente anhelan, los oponentes? ¿Nos esperas en Ucrania? Iremos a Kazajstán. Y no como agresor, sino como amigo y aliado. Este es nuestro camino. Aunque no se discutió la situación en Kazajstán, este tema "estaba en el trasfondo", señaló Ryabkov.

Si no existiera Ucrania, habría que inventarla. No hay otra razón tan impecable para las intervenciones verbales de Occidente contra Rusia. Así, en la última ronda, los estadounidenses usaron Kiev para el propósito previsto, amenazando, entre otras cosas, con sanciones contra el presidente ruso personalmente. La imposición de sanciones contra el jefe de Estado es una medida escandalosa, cargada de una ruptura de las relaciones interestatales, dijo Dmitry Peskov. Sergey Lavrov fue más frío. “Los estadounidenses están teniendo un ataque de nervios”, imprimió el jefe de la diplomacia rusa.

Al mismo tiempo, Lavrov prometió responder no al bla, bla, bla de los estadounidenses, sino al desarrollo real de los acontecimientos. Una comprensión de cómo podría verse tal reacción proviene de un estudio cuidadoso de la transcripción de su entrevista con el programa Big Game en Channel One luego de los resultados de tres días de negociaciones. Para nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores era de fundamental importancia cumplir con la “orden directa del Presidente de Rusia”. El resultado de la ejecución de las instrucciones allí se considera la respuesta de Estados Unidos y la OTAN, plasmada "en el papel". “Después de eso, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y yo informaremos a Vladimir Putin”, explicó Lavrov.

La mención del Ministro de Defensa ruso en este contexto recuerda la promesa preliminar de nuestra diplomacia de dar una respuesta técnico-militar a las presiones occidentales si se niegan a resolver los asuntos que nos preocupan de manera amistosa, por medio de medidas políticas. Y si los funcionarios, por su alta responsabilidad, siguen hablando vagamente, entonces no es difícil que un publicista libre de obligaciones asuma que podemos hablar de una amenaza simétrica para Europa y Estados Unidos, similar a la que se creó por Moscú durante la crisis del Caribe de 1961-1962.

En la práctica, esto puede significar el despliegue de sistemas de ataque rusos en los países de América Central y del Sur: en Cuba, Venezuela, Bolivia o Nicaragua (Ryabkov no lo descartó), la organización de una vigilancia permanente de nuestros drones nucleares submarinos en la proximidad a la costa este (y oeste) de los Estados Unidos, el despliegue de armas nucleares en Bielorrusia y la región de Kaliningrado, el fortalecimiento de la cooperación técnico-militar con China hasta la creación de una alianza militar de las dos superpotencias. Cuántas medidas más se puedan idear...

Washington y Bruselas tienen algo en lo que pensar.

Crisis de Ucrania: Estados Unidos se está preparando activamente para las provocaciones y culpa a Rusia por ellas

Instituto RUSSTRAT

Washington está aumentando las apuestas en Ucrania lanzando cartas marcadas. El juego va en varias direcciones. En primer lugar, en la noche del 12 al 13 de enero, algunos piratas informáticos "desconocidos" hackearon "de repente" los sitios web del gobierno ucraniano, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Servicio de Emergencia del Estado y el Ministerio de Energía.

En la página de inicio del sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, apareció un mensaje en varios idiomas: “¡ucraniano! Todos sus datos personales han sido subidos a la red pública. Todos los datos en la computadora se destruyen y no se pueden recuperar. Toda la información sobre ti se ha hecho pública, ten miedo y espera lo peor. Esto es para su pasado, presente y futuro. Por Volyn, por la OUN-UPA, por Galicia, por Polissya y por las tierras históricas”.

Esta acción se convirtió inmediatamente en motivo de reacción de los EE. UU. y la UE. La Casa Blanca se dirigió a Kiev con una propuesta para brindarle apoyo y protección contra ciberataques. Al mismo tiempo, se inició un operativo de tapadera informativa. La estación de radio dirigida por el gobierno Voice of America (un agente extranjero) comenzó a entrevistar a "expertos" con la clara tarea de culpar a Rusia por los piratas informáticos.

Al mismo tiempo, los cabilderos estadounidenses en la Unión Europea fueron lanzados a la refriega. El secretario de prensa del Ministro-Coordinador de los servicios especiales polacos, Stanislav Zharyn, y la jefa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde, se distinguieron aquí al señalar que “los servicios especiales rusos” podrían estar detrás del ciberataque. Su presentación fue aceptada por el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell.

Estamos movilizando todos nuestros recursos para ayudar a Ucrania a lidiar con este tipo de ciberataques”, dijo Borrell, dejando en claro quién era el “culpable”. Según él, hay sospechas de que Rusia está detrás del hackeo. Y aunque el alto representante admitió que “no tenemos pruebas”, eso no impidió que anunciara una reunión urgente del comité político y de seguridad de la UE y la activación de la unidad de respuesta rápida cibernética de la UE.

En segundo lugar, el asesor de seguridad nacional de EE. UU., Jake Sullivan, comenzó a crear intrigas. Al día siguiente, sus tesis fueron desarrolladas por el representante oficial del Departamento de Defensa de Estados Unidos, John Kirby.

Él y otro funcionario estadounidense anónimo dijeron que "grupos rusos" en el este de Ucrania estaban preparando "provocaciones". Estos "grupos" están entrenados en "guerra urbana y uso de explosivos para sabotaje". Dichos "operativos" pueden organizar "un ataque contra Rusia o la población de habla rusa de Ucrania". Y los "agentes de influencia rusos" están listos para apoyar las "provocaciones" en los medios y redes sociales ucranianos.

Las publicaciones occidentales que se han sumado a la campaña de desinformación dirigida contra Rusia la acompañan con recordatorios de que hace solo unos días, representantes estadounidenses y rusos mantuvieron una serie de reuniones para “discutir los requisitos de seguridad de Moscú” y “las negociaciones no trajeron avances notables”. Esta es una señal franca de Rusia de que, si no renuncia a sus demandas, el agravamiento de la situación en Ucrania con la reproducción de acusaciones antirrusas solo se intensificará.

Finalmente, en tercer lugar, según Reuters, citando sus fuentes, el gobierno estadounidense discutió con varias compañías energéticas internacionales la posibilidad de organizar los suministros de gas a Europa "en circunstancias de emergencia", es decir, si "un conflicto entre Rusia y Ucrania interrumpe los suministros rusos".

El asesor principal de seguridad energética del Departamento de Estado de EE. UU., Amos Hochstein, continúa la agencia, estaba consultando con empresarios para averiguar quién podría tapar el agujero en la ausencia de gas ruso. A lo que las preocupaciones respondieron: los recursos mundiales son limitados y no hay tanto gas que pueda reemplazar los grandes volúmenes de Rusia.

Un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. se negó a comentar sobre las conversaciones con las compañías energéticas internacionales, pero confirmó que "la planificación de contingencia está actualmente en marcha", dijo Reuters. Y esto lleva a ciertos pensamientos.

Parece que al difundir historias sobre míticos “saboteadores rusos” en el este de Ucrania, los estadounidenses quieren desviar la atención del hecho de que actualmente hay varios cientos de tropas estadounidenses en este país, y algunas fuerzas especiales también entrenan y asesoran a unidades ucranianas. Además, obviamente no solo las fuerzas armadas, sino también los grupos paramilitares de nacionalistas ucranianos.

¿Qué les impide organizar ellos mismos provocaciones en el momento adecuado, hasta hacer estallar tramos del sistema de transporte de gas de Ucrania, para que en las condiciones de la crisis energética más severa que se ha apoderado de Europa, la pongan al borde de la supervivencia, después ¿Qué podría intentar Washington para que la UE introduzca medidas duras sin precedentes contra Rusia? En una situación en la que Estados Unidos no tiene suficientes argumentos políticos y diplomáticos para una discusión civilizada con Moscú, se puede esperar cualquier cosa de ellos.

Rusia puede responder inmediatamente a Occidente con una estrategia de acción indirecta

Los colegas dicen que “si no se sigue una respuesta militar o militar-técnica declarada en las próximas semanas, entonces la situación se convertirá en una gran derrota diplomática para Rusia”.

Los plazos no son lo principal aquí, deje que los "socios" estén en suspenso durante algún tiempo. Lo principal es que la respuesta seguirá, pero no necesariamente dentro de las próximas semanas. La producción en serie de misiles de crucero hipersónicos Zircon ya está en marcha y es necesario producirlos en cantidades suficientes.

Eso si hablamos de “medidas en la línea de la armada rusa”, como dijo el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, en una entrevista con RTVI. Esta opción implica el despliegue de un grupo de barcos de la Armada rusa equipados con misiles Zircon en aguas neutrales frente a las costas de los Estados Unidos.

Creo que, para empezar, Rusia puede hacer un movimiento completamente económico y no apoyar la propuesta de EE. UU. de imponer sanciones a través del Consejo de Seguridad de la ONU contra la RPDC debido a la mayor frecuencia de lanzamientos de misiles.

Por cierto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que Estados Unidos, Corea del Sur y todas las demás partes interesadas deben abstenerse de emitir juicios apresurados y reaccionar exageradamente ante el aumento de los lanzamientos de misiles de Corea del Norte. En este tema, Beijing puede apoyar a Moscú. Y nada une como las acciones conjuntas.

¿Cuál es la posición fuerte de Rusia en las negociaciones con EE.UU.?

Se supo lo que, de hecho, se sabía antes: Estados Unidos rechazó las propuestas para proporcionar garantías de seguridad en la redacción propuesta por Rusia. El tema principal, la expansión de la OTAN, no estaba en la agenda. De hecho, no hubo negociaciones, hubo reuniones de prueba de dos delegaciones, sobre las cuales se sabía de antemano que las demandas de las partes estaban exageradas al máximo y no tenían potencial de mitigación.

La Cancillería rusa no ocultó que no creía en la posibilidad de acuerdos. Las negociaciones no fueron al más alto nivel, sino a nivel de vicecancilleres (por parte del Departamento de Estado de EE.UU.). Ni Putin y Biden, ni siquiera Lavrov y Blinken se involucraron en los resultados de la reunión en Ginebra.

La parte estadounidense, a través de Blinken, en la víspera de la reunión, comentó de manera bastante tosca sobre la operación de la CSTO en Kazajstán, y a través de oradores como el presidente de Finlandia, el jefe de la OTAN, Stoltenberg, los funcionarios del Departamento de Estado y la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jane Psaki, dejaron en claro que no había nada de qué hablar. Ryabkov, el jefe de la delegación rusa, comentó inicialmente la agenda en un tono inusualmente duro para la diplomacia. Esto en sí mismo hizo imposible un proceso de negociación normal y un resultado positivo.

Surge la pregunta: ¿por qué Rusia incluso inició negociaciones sobre un tema que era inaceptable para los Estados Unidos en la situación actual? ¿Alguien realmente creía que Estados Unidos se negaría a expandir su zona de influencia, el principal logro tras su victoria sobre la URSS en la Guerra Fría? Entonces, sin batallas perdidas ¿simplemente porque Rusia presentó un ultimátum para pasar a preparar algún tipo de respuesta técnico-militar? ¿Estados Unidos realmente se ha vuelto tan tímido y mostrará miedo ante todo el mundo apresurándose a cumplir con la demanda tan pronto como reciba un reclamo?

Todo lo que hizo Rusia y cómo lo hizo demuestra que las negociaciones eran necesarias para algún otro propósito. Está claro que están encubriendo algo. También es claro que las negociaciones ocultas y por lo tanto reales se llevan a cabo en un tono diferente y por otras personas a través de otros canales, son cerradas y no públicas, su agenda no se publica antes de la reunión y no se formaliza con una retórica dura. ¿De qué estamos hablando y cuáles son los verdaderos objetivos de Rusia y Estados Unidos?

Es obvio que todas las respuestas de carácter técnico-militar en los Estados Unidos han sido calculadas, y la amenaza de ellas se considera real. Y la activación de Rusia en América Latina, y el aumento de la actividad de patrullaje de la costa estadounidense por parte de la flota nuclear rusa, y la actividad espacial militar, y la profundización de la alianza con China, que prevé la creación de un espacio común en las zonas de intereses vitales de los dos estados.

También se pronostica que las fuerzas nucleares estratégicas de Rusia se fortalecerán en Kaliningrado y Bielorrusia, a lo largo de la frontera con la OTAN. También se tuvo en cuenta el peligro de erradicar el estrato pro-occidental de la élite en Rusia, socavando sus posiciones y concentrando recursos en el condicional "Partido del Consejo de Seguridad". La política de Rusia hacia los corredores limítrofes postsoviéticos que han caído bajo el paraguas de la OTAN se volverá más dura. Las amenazas militares serán destruidas, incluidas las palancas económicas.

Todas las posibles respuestas rusas en EE. UU. son visibles y extremadamente desagradables, aunque se cree que EE. UU. tiene la capacidad de responder en cada caso y, con la ayuda de acciones de respuesta, tratar de evitar que Rusia despliegue toda la gama de amenazas. Sin embargo, EE. UU. lo acepta y surge la pregunta: ¿por qué están haciendo esto? ¿No es más racional, viendo los costos de la confrontación, intentar ponerse de acuerdo para evitarla?

Pero EE. UU. no puede permitirse el lujo de aceptar la agenda rusa, ni siquiera teóricamente: significa admitir la debilidad diplomática. Incluso si Estados Unidos luego rechaza las propuestas rusas y presenta contracondiciones, el mero hecho de negociaciones serias con Rusia lo convierte en un poder equivalente a Estados Unidos. Además, en el proceso de discusión, Rusia tendrá la oportunidad de una amplia campaña de información a favor de su posición. Se corre el riesgo de presentar a Estados Unidos como un lado poco constructivo y, peor aún, provocador.

Otro motivo de la abrupta retirada de Estados Unidos de la batalla diplomática es el fracaso del golpe de Estado en Kazajstán. Estados Unidos no obtuvo la influencia deseada sobre Rusia, y Rusia llegó con una fuerte carta de triunfo bajo la manga. Estados Unidos no esperó a que se usara esta carta de triunfo. Simplemente no entraron en negociaciones, salvando las apariencias con una mueca arrogante.

Las negociaciones con Rusia destacaron las debilidades de los Estados Unidos, y esto era completamente inaceptable desde el punto de vista del liderazgo estadounidense, que siempre negocia desde una posición de fuerza. En estas negociaciones Estados Unidos ciertamente tuvo que devolver el cuadro a su marco habitual.

Si las razones por las que Estados Unidos no inicia negociaciones con Rusia son comprensibles, también debemos comprender las razones por las que Rusia ofrece negociaciones a Estados Unidos en una agenda que es inaceptable para ellos y en un contexto de negociación imposible. Cuando Rusia presentó un ultimátum a los Estados Unidos, pudo frenar el ritmo de la escalada de la situación de Occidente en la LDNR con esta técnica. Después de todo, la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania fue una respuesta a la concentración en el Donbass de la mitad de la composición total de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Retirar las tropas rusas y la invasión del Donbass sería inevitable. Rusia ha demostrado que si hay una escalada, la respuesta ya está lista.

Para Estados Unidos, lo más importante era obligar a Rusia a retirar sus tropas de la frontera a toda costa. Esto era importante no desde un punto de vista militar, sino político. La demostración de la impotencia de EE. UU. en la esfera político-militar es inaceptable en las relaciones con los vasallos, especialmente con Ucrania. Usando el dominio de la información y la presencia de aliados, Estados Unidos comenzó a presionar a Rusia.

La presión cambió gradualmente la percepción de la situación a los ojos de la población occidental, facilitando las perspectivas de sanciones y la consolidación del bloque de la OTAN. Este ritmo de la guerra relámpago de información sólo podía ser derrotado por una contraofensiva de contrainformación. Fue el ultimátum presentado por Rusia a los Estados Unidos en una formulación deliberadamente inaceptable.

Rusia ha conseguido lo que quiere. El caso de Ucrania se desvaneció en las sombras, mezclado con el de Kazajstán. Esto hizo posible no solo dejar las tropas rusas donde están, sino también ganar un punto de presión sobre los Estados Unidos por el hecho de que este abandono ahora está vinculado no a las acciones de las Fuerzas Armadas de Ucrania, sino a la propia respuesta militar-técnica de Rusia a los Estados Unidos.

Por eso Ryabkov, que tiene fama de "halcón", fue enviado a las negociaciones por Rusia. Simbolizó la rigidez e inflexibilidad de Rusia precisamente ante la expectativa de que Estados Unidos rechazaría la agenda. Ryabkov no pudo registrar una victoria diplomática contundente como su activo.

Su misión era diferente. Desvió a las fuerzas enemigas, mientras que a través de canales cerrados otros negociadores, cuyos nombres no sabremos durante mucho tiempo, llevaron a cabo sus negociaciones, entendiendo el significado de cada palabra y gesto, dejando a los Estados Unidos la oportunidad de salvar las apariencias y mostrando Ryabkov qué acciones podrían comenzar de otra manera.

Se puede decir que Rusia y Estados Unidos han montado un espectáculo, pero toda política pública es un espectáculo. Si Estados Unidos accediera repentinamente a las demandas de Rusia, entonces esta sería una razón no solo para no creer en ellos, sino también para desconfiar. Estados Unidos no dio ninguna razón para creer en tal comportamiento.

Sin embargo, en la dirección actual, tanto los lobos están llenos como las ovejas están a salvo. Estados Unidos ha mostrado una determinación inquebrantable, al igual que Rusia. Pero el caso Donbass ya no está en el centro de atención, la respuesta a las sanciones está políticamente preparada, la redada kazaja es repelida. Estados Unidos tuvo en cuenta el cambio de peso geopolítico de Rusia.

Esto afectó las negociaciones en Kazajstán y en el vector ucraniano. Ucrania recibió el estatus de "OTAN +". Esto permitió a los EE. UU. salvar las apariencias frente a la demanda de eliminar a la OTAN. Pero el mensaje de Rusia también fue escuchado y tomado en serio: la membresía real de Ucrania en la OTAN en los próximos 10 años no se llevará a cabo. Y para Rusia, esto es lo principal: no se incluirá en la Alianza. Esto evitará que Ucrania y los Estados Unidos se aventuren en el Donbass y preservará el statu quo logrado de manera tan difícil para Rusia.

El resultado final: cada lado ha demostrado fuerza y ​​se mantuvo en sus posiciones. Nadie movió a nadie. Lo que se llama “consultas” después de las conversaciones de Ginebra ya no es una negociación, sino un proceso lento sin plazos, obligaciones, agenda y responsabilidad de las primeras personas. Pero Rusia se mantuvo firme, y esto fue lo principal en su estrategia.

El estudio de ajedrez llamado "Ultimátum de EE. UU. sobre la no proliferación de la OTAN en el Este" requería concentración de fuerzas y movimientos inconfundibles. Rusia tomó la iniciativa, EE. UU. respondió, Rusia no dobló a EE. UU., pero EE. UU. tampoco dobló a Rusia. Hasta ahora hay tablas en el tablero. Pero esto no es un empate a favor de los Estados Unidos. Y este es el resultado más importante del juego.

Entra en vigor una ley que prohíbe publicar medios impresos solo en ruso en Ucrania (pero no en inglés)

Este domingo ha entrado en vigor en Ucrania una ley que requiere que los medios impresos en lenguas que no son el ucraniano publiquen una copia en esa lengua.

Según la norma, adoptada en 2019, a partir de hoy los medios pueden imprimirse en otros idiomas solo si producen un tiraje en ucraniano. El contenido, el tamaño y el método de impresión de este tiraje deben ser similares a los del tiraje en otras lenguas. Asimismo, se requiere garantizar la posibilidad de suscripción a la versión del medio en ucraniano.

Las restricciones no se aplican al tártaro de Crimea, al inglés ni a los 24 idiomas oficiales de la Unión Europea. El ruso no entra dentro de estas excepciones.

El expresidente Piotr Poroshenko regresa a Ucrania y una multitud de partidarios impide su detención en el aeropuerto de Kiev

El expresidente ucraniano Piotr Poroshenko, acusado de alta traición por el Servicio de Seguridad de Ucrania, ha protagonizado una accidentada llegada al aeropuerto de Kiev, adonde llegó tras un mes de ausencia del país.

Los agentes del Servicio Fronterizo trataron de impedir la entrada del exmandatario al país reteniendo su pasaporte con pretexto de un chequeo adicional. Asimismo, un investigador del Buró Indagatorio Estatal le presentó una cita judicial sobre la adopción de una medida cautelar en su contra y le informó de que estaba detenido.

Sin embargo, un grupo de diputados de su partido Solidaridad Europea rodeó a Poroshenko, impidiendo el acceso a los uniformados.

Como resultado, el político logró entrar sin ser detenido hasta la zona de llegadas, donde fue recibido por una multitud de partidarios y periodistas, ante quienes calificó lo ocurrido como "una provocación para instigar a manifestaciones de masas".

Antes de su regreso, Poroshenko anunció la fecha de su llegada y su intención de comparecer ante el tribunal de Kiev que iba a determinar la medida cautelar en su contra.

El expresidente estuvo fuera de Ucrania durante un mes realizando una gira "diplomática" a Turquía y Polonia, según informó su partido. Tres días después de su partida el 17 de diciembre pasado, Poroshenko fue acusado oficialmente de alta traición y de complicidad al terrorismo. Se le imputa haber autorizado en 2014 y 2015 compras de carbón desde la región de Donbass, en medio del conflicto militar en el este de Ucrania.

El político denuncia que las autoridades ucranianas han lanzado 120 casos criminales en su contra y afirma que ha llegado para proteger a su país contra un gobierno incompetente.

Según Poroshenko, está siendo perseguido por razones puramente políticas. Muchos creen que su llegada es la antesala de un enfrentamiento entre el expresidente y el actual mandatario Vladímir Zelenski, ganador de las elecciones de 2019.

CANAL

 

elespiadigital.com
La información más inteligente